OBJETIVO

Las industrias creativas aportan crecimiento económico y desarrollo cultural. En pleno siglo XXI necesitan pilares sólidos que permitan a sus autores, creadores y trabajadores vivir de lo que hacen y ejecutar sus labores en un marco de seguridad y transparencia, sobre todo para freelancers que no disponen de un Código capaz de ampararlos o dirigir su actividad.

Este acuerdo busca fomentar buenas prácticas y definir un protocolo de desempeño común a todo trabajador, cliente y empleador de la Industria Creativa, en consonancia con el valor que esta genera, y con la formalidad que corresponde a cualquier gremio profesional.

Hasta hoy fue siempre posible recurrir a los servicios de un proveedor inexperto y desinformado cuando sus pares más avezados exigían «demasiadas formalidades». Así mismo, un creativo incompetente podía escudarse en su aislamiento o falta de conocimientos para ofrecer servicios de modo negligente. En la medida en que este acuerdo se difunda y convierta en norma, todos trabajaremos con el mismo estándar de profesionalismo, elevando así el nivel de nuestras disciplinas y erradicando una de las formas más comunes, perniciosas y a veces involuntarias de competencia desleal.

 

Share