Advertencia sobre concursos
Home  »  Community News  »  Advertencia sobre co...
Nov
13
Grafiscopio
Advertencia sobre concursos
Debate, Editorial, Metodológico
6
, , , , , , , , , , ,

Cuando era principiante y no entendía el aspecto legal o comercial de producir obra gráfica, mi único interés al participar en concursos era el premio y el plazo para entregar propuestas. Luego aprendí cuán importante es leer la “letra chica” y hacer(se) preguntas. Ya abordé este tema en un artículo previo, pero el que hoy presento tiene un enfoque mucho más práctico: cómo interpretar las bases de un concurso y qué debemos tener claro antes de enviar propuesta(s).

1) ¿Por qué se somete a concurso público un encargo?

Seguro que existen razones nobles (participación democrática en un proyecto, etc.), pero no podemos descartar otra menos poética: los concursos permiten al organizador disponer de múltiples propuestas -e ideas- sin tener que pagar por todas ellas. Además, y al contrario de una negociación, estas instancias pueden ser bastante leoninas: una parte define las condiciones –“bases”– a su albedrío y la otra debe acatarlas en forma inapelable (requisito para participar) lo que a mi juicio abona el terreno para sospechas.

2) “Cada participante puede presentar un máximo de 2 propuestas”

Para aumentar la probabilidad de ganar, es muy posible que todo participante envíe 2 propuestas. Aun si gana, ha regalado dos trabajos e ideas por el precio de una. Teniendo en cuenta que sólo habrá tres ganadores (o uno, cuando existe premio único), es palmario que el grueso de los concursantes regalará 2 trabajos y 2 ideas.

3) Cuando el público puede votar

Al someter la votación a una entidad no calificada -usuarios, lectores, visitantes, público general- el concurso pierde objetividad, pues no es misterio que en esta clase de votaciones un concursante hará campaña entre su círculo para reunir votos favorables a su propuesta (promoción y publicidad gratis de la que se beneficia el organizador). Y aunque no lo haga, el ganador podría igualmente ser el diseño más popular, pero no el mejor, lo que profundiza el problema de que varios diseñadores competentes -o al menos los finalistas que no ganen- regalarán trabajo en vano.

4) Cesión de derechos patrimoniales

Esta cláusula debe ser leída con cuidado. La cesión total de derechos patrimoniales significa que por un mismo precio -o mejor dicho, “premio”- el autor permite que su obra sea utilizada y/o reproducida por tiempo y formatos indefinidos, en cuyo caso la recompensa pecuniaria debería ser proporcional a los privilegios. Puede que el concurso represente una oportunidad para principiantes o profesionales que valoren su propia obra en función de la aprobación masiva (“que sea aplaudida por muchos”), pero ambos deben saber que existe la posibilidad de que esa obra, o parte de ella, se constituya en imagen corporativa (incluso logotipo), aplicada o replicada en otros soportes por tiempo indefinido y sin pagos adicionales al diseñador, puesto que el organizador ha pasado a ser titular de derechos patrimoniales desde el momento mismo en que el diseñador entregó su propuesta. Por todo ello sugiero no dejarse encandilar por la fama o premios de 2, 3 ó 5 millones, sino preguntarse si los privilegios concedidos valen el doble o triple de ese monto.

Cuando tengas dudas sobre alguna cláusula legal en las bases, pregunta al organizador si se refieren a cesión completa o parcial de derechos patrimoniales, si tú mantienes los derechos para usar tu creación en otros fines (es decir, si se trata de una licencia), y los usos específicos que darán a tu obra.

5) Concursos declarados desiertos. “No se devuelven propuestas recibidas”.

Esto quiere decir que existe la posibilidad de que todos los participantes regalen tiempo, trabajo e ideas en vano. ¿Y qué tal si un concurso se declara desierto en forma premeditada, para dar otro destino al monto asignado a premios? Puede sonar a paranoia, pero es una chance que yo no descartaría.

Como sea, el hecho de que el organizador no devuelva los diseños recibidos no lo convierte en dueño o titular de Derecho de autor sobre tales obras, EXCEPTO si las inscribe antes que el concursante, por lo cual recomiendo tomar la precaución elemental de inscribir tus propuestas en el Depto. de Derechos Intelectuales (a cargo de DIBAM) o en la entidad autorizada de tu país (si eres extranjero) antes de entregarlas, para evitar robo de ideas.

6) «Premios» consistentes en vitrina

Una práctica habitual y reprochable es la de concursos cuyo «premio» consiste en difusión de la obra del ganador («Ser el autor de nuestra nueva imagen..», «Contar con una sección especial en www…»). Para quienes no sepan, la difusión de tu trabajo NO es un premio, sino mera aplicación de tus derechos patrimoniales, que tienen precio. «Ok, pero sirve para mostrar mi trabajo»: patrañas. Como afirma Stephen Silver: TÚ creas tu vitrina. NO des publicidad gratis a nadie. Regalar trabajo para hacerse un nombre no conduce a ninguna parte, excepto a la bancarrota.

7) Trabajo especulativo

El proyecto (UK) NO!Spec advierte que al favorecer prácticas reñidas con la ética profesional -como las descritas en este artículo-, los concursos abonan terreno para el llamado trabajo especulativo.  Sin condenarlo per se como instancia para seleccionar proyectos, advierten que un concurso serio y profesional debería satisfacer al menos 3 condiciones, según se detalla en el apartado de preguntas frecuentes:

¿ES MI CONCURSO TRABAJO ESPECULATIVO?

Para responderlo, pregúntate:

  • ¿Pagaré equitativamente por su trabajo al diseñador que gane, como si hubiese sido contratado para hacer dicha tarea?
  • ¿Negociaré una recompensa apropiada por el uso de derechos, y proporcional a su nivel profesional?
  • ¿Haré devolución de los archivos entregados y derechos cedidos a TODOS los participantes, especialmente si no ganan?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es “no”, es muy probable que tu concurso promueva el trabajo especulativo. Es más, cualquier concurso que lleve a diseñadores a trabajar gratis (especialmente en el caso de los “perdedores”) colabora en devaluar la labor de un diseñador, lo que en último término perjudica la calidad de cualquier entorno de trabajo profesional.

8) Una noble excepción

Los concursos organizados por instituciones públicas o privadas sin fines de lucro, que promueven fines humanitarios o alguna causa noble, merecen un trato distinto. Estos califican dentro de lo que en países anglosajones se conoce como modalidad Pro-bono, y que no es considerado trabajo especulativo (según afirman organismos reputados como AIGA).

La modalidad Pro-bono es una excepción que admite el trabajo gratis -o a cambio de poco dinero- y cesión o descuento por concepto de derechos, cuando: a) el cliente u organizador de concurso no persigue un fin lucrativo, b) el profesional creativo o concursante acepta voluntariamente tomar parte en una causa noble en la que honestamente cree. Grafiscopio deja a criterio de cada quien evaluar en conciencia si desea o le conviene participar en este tipo de concursos, que quedan libres de objeción.

Con todo, es bueno revisar detenidamente la naturaleza de un concurso, ya que a veces se presenta como buena causa (p. ej., “ecológica”, “diseño sustentable”, “por un mundo mejor”) pero en la práctica busca generar ventas y es organizado por alguna entidad comercial que sí tiene fines de lucro. No permitas que nadie se aproveche de tu buen corazón.

9) Conclusiones

No pretendo disuadir a nadie que desee tomar parte en algún concurso, ni predisponerlo contra los organizadores -sean instituciones públicas o privadas-, sino enseñar a mirarlos con objetividad, realismo y conocimiento de causa, así como transparentar las reglas del juego para beneficio de todas las partes involucradas; Y también hacer un llamado a los organizadores para que sus “bases” estén inspiradas por un marco ético y justa recompensa que motiven a diseñadores, artistas o creadores a aportar con su obra al patrimonio cultural de nuestro país.

Finalmente recomiendo a todo participante hacer preguntas, exigir modificaciones o limitaciones a las cláusulas en la medida de lo posible y evaluar si el premio compensa el esfuerzo o privilegios otorgados. A título personal, y por propia experiencia, me cuesta encontrar un concurso suficientemente tentador como para arriesgarme a probar suerte. Prefiero un pájaro en la mano antes que cien volando.



  1. Al principio de mi carrera, hace como 20 años, yo participaba en cualquier concurso de diseño que se me atravesara, y tuve la suerte de ganar algunos. Incluso pude comprar mi primera computadora con el premio de uno de ellos. También me llevé sorpresas como cuando fui a recoger mi propuesta de cartel que no fue seleccionado ¡pero ni siquiera habían abierto el sobre que lo contenía!

    Pienso que con los años se ha abusado de la mecánica de los concursos y ahora cualquiera escribe una convocatoria y organiza uno a través de las redes sociales.

    Yo sugiero a los diseñadores que no participen en concursos que ofrezcan como “premio” solamente la reproducción de su diseño junto con el crédito, como el que organizó el Festival Internacional de Cine de Morelia (México) http://www.moreliafilmfest.mx/noticias.php?id=1650

    También es buena idea no participar en concursos donde no tenemos una idea clara de quienes serán los encargados de declarar al ganador, por ejemplo “El jurado estará compuesto por reconocidas personalidades de la publicidad” ¿y quienes son esas reconocidas personas? ¿porqué no dan su nombre?

    Por otro lado, cuando un concurso está abierto a todo público podemos estar seguros de que la cantidad y calidad de las propuestas será tan variada como los criterios de selección.

    Y no creo que sea atractivo participar en un concurso de diseño cuando su convocatoria está mal redactada, por ejemplo:
    “Todos los archivos deberán entregarse en original, a 72 dpis con resolución para impresión a 90 x 60 cm. formato CMY”

  2. jooni dicho el Enero 2, 2013

    Nunca he participado de un concurso porque me parecen muy ofensivos como es este caso en donde el “premio” es de 50 mil pesos y el jurado está compuesto por egresado de filosofía.
    http://www.diarioenaccion.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=381752:invitan-a-participar-en-concurso-de-diseno-de-afiche-para-el-v-congreso-de-estudiantes-de-postgrado-en-uach&catid=107:docentes&Itemid=486

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 trackbacks