Propiedad Intelectual
Home  »  Noticias de la comunidad  »  Propiedad Intelectual
Jun
1
Grafiscopio
Señales positivas desde las industrias creativas chilenas
Cultura, evento, Propiedad Intelectual
0
, , , ,

El siguiente artículo es una colaboración de Pedro Pablo Leiva, abogado chileno, para Grafiscopio.

El pasado 11 de mayo asistí como espectador lego a la charla de Behance Reviews[*] (BE) que se desarrolló en la Fábrica de Medios, y fue probablemente una de las experiencias más reveladoras que he tenido en lo que va del año.

Lo primero que sorprende es el alto grado de tecnificación y calidad del trabajo presentado por los expositores, que derriba el mito y prejuicio en torno a las industrias creativas: supuestamente unos «hippies que graban videítos» o «niñitos que hacen esas tonteras de los jueguitos de video». También llama la atención el masivo interés que despiertan las industrias creativas. Tratándose de un día lluvioso y en hora punta —perfectos disuasivos para asistir a cualquier evento— había un lleno total, lográndose un peak de visualizaciones de alrededor de 350.000 personas vía live streaming en un periodo cercano a 3 horas de presentaciones.

Tras la jornada, sumada al lanzamiento del Plan Nacional de Economía Creativa y el programa de CORFO —atracción producciones audiovisuales— hace un par de semanas, queda una agradable sensación de que está despertando el movimiento necesario que nos permita diversificar la oferta exportable de Chile al ser capaz de transformar la dependencia de commodities, a una mentalidad económica enfocada en la explotación del conocimiento y talento, sus obras culturales y los parajes únicos de Chile como activos monetizables, dignos de protección.

Sin embargo, estos últimos movimientos nos plantean desafíos muy importantes como operadores de las industrias creativas, que no se limitan solamente al eterno drama de la obtención de financiamiento, sino que junto a ello debemos comprender el proceso de cómo hacer empresa.
Las lecciones aprendidas durante el BE, en primer lugar, se relacionan con que las empresas exitosas no responden al factor “suerte y puro talento” o “genialidad y pasión desenfrenada” sino que, por el contrario, son exitosas porque existe planificación y estrategia sobre cómo cumplir los objetivos fijados, sea generar un corto donde se destruye hipotéticamente el Costanera Center o el desarrollo y lanzamiento de un videojuego. Esto se relaciona esencialmente con la capacidad de comprender y manejar herramientas de planificación, definir campañas de marketing y planificar el financiamiento y presupuesto de la operación de la empresa, alejándose completamente del móvil del artista amateur, que confía únicamente en el talento como gancho comercial.

Otra lección aprendida tiene que ver con romper el comportamiento estanco de los diferentes subsectores de las industrias creativas. Esto se vincula en parte con la generación de un mercado interno para productos de los distintos subsectores de las industrias creativas, que favorezca el intercambio de “insumos” de propiedad intelectual de un área a otra, permitiendo que un diseño, ilustración, entre otros, estén disponibles para ser transformados en una obra distinta.

La finalidad de este mercado interno dice relación con la posibilidad de integrar diversos proveedores de insumos, que al final del día son obras de propiedad intelectual y que permiten abordar proyectos más complejos, generando obras nuevas más refinadas y de alta calidad, a una mayor velocidad, siendo por ende más eficientes en la producción. Por ejemplo, sin que un ilustrador gaste tiempo en aprender a programar desde cero, si aspira a crear videojuegos.

Finalmente, es muy necesario romper el comportamiento individualista de los diferentes subsectores de las industrias creativas para fomentar la asociatividad con industrias estratégicas como la del turismo, que actúa como embajadora de los servicios de las industrias creativas cuando posiciona al país como un destino proveedor de diseño, animación o películas. Además, es un aliado natural pues promueve y propende al mantenimiento y cuidado de la identidad de los lugares que sirven tanto como destino imperdible para un viaje, o como escenario ideal para la filmación de una obra audiovisual.

[*] Evento dedicado a potenciar el crecimiento creativo por medio de feedbacks y networking; donde los creativos pueden interactuar entre sí, compartiendo su trabajo y el desarrollo de su oficio. Esta edición estuvo enfocada en temas de Animación 3D, Ilustración, Motion Graphics, Game Design y 3D aplicado a la industria del VFX.

Pedro Pablo Leiva Olivares es abogado —Master of Laws (LL.M), UC Davis— y Gerente Legal de Etapa Zero.
May
25
Grafiscopio
Cómo evitar el «robo de ideas»
Legal, Negociación, Propiedad Intelectual
0
, , , , , ,

Últimamente varios colegas denuncian haber sido víctimas de robo de ideas. Cada caso es distinto, pero el modus operandi es bastante parecido: un cliente (u organizador) les solicitó una propuesta gráfica como requisito para adjudicarse cierto proyecto. Una vez que entregaron el diseño (o ilustración, fotografía, obra, etc) no tuvieron más noticia o se les comunicó que la propuesta fue rechazada. Para su sorpresa, transcurrido cierto tiempo se enteraron de que el cliente publicó una creación sustancialmente parecida, sin reconocer la obra original ni pedirles autorización para explotar comercialmente la obra derivada. ¿Por qué ocurre esto? Y más importante: ¿Cómo prevenirlo?

¡LA IDEA FUE MÍA!

Una aclaración importante antes de desarrollar el tema: las ideas no tienen dueño, por tanto nadie puede reclamar propiedad sobre ellas. Lo que sí tiene dueño son las obras, o sea la materialización específica de una idea en alguna forma o sobre algún soporte:

LA RAÍZ DEL PROBLEMA

Como quiera que se produzca este «robo de ideas» (en rigor, de obra), la clave del problema es que los artistas gráficos suelen presentarse a licitaciones o convocatorias sin tomar precauciones, concretamente sin inscribir su obra hasta entonces inédita. El robo en estas circunstancias es bastante común y adquiere diversos mecanismos:

1) Test de admisión: suele darse en agencias, donde el postulante a un cargo debe ejecutar y entregar tareas o ejercicios para evaluar su capacidad de respuesta. P. ej.: cómo resolvería una campaña publicitaria ficticia.

2) Muestra: es común en editoriales, donde el dibujante o ilustrador debe presentar una propuesta bastante más acabada que un simple boceto lineal (más bien una obra completada, a todo color), supuestamente con objeto de evaluar cómo funciona su mano y de qué manera interpreta un texto. En ocasiones esta muestra se usa como modelo, para asignar la tarea a otro artista por menos precio.

3) Licitaciones / concursos gráficos: por medio de las bases (muchas veces leoninas) el organizador recopila un buen número de ideas gratis, de las que se apodera premiando solo a una de ellas o bien declarando desierto el concurso.

NO BASTA CON CREAR. HAY QUE INSCRIBIR

Según la OMPI o el Convenio Internacional de Berna, el derecho de autor surge por la mera creación de una obra y no requiere ninguna otra formalidad para tal protección. No obstante, en la práctica dicho amparo es insuficiente.

En un artículo titulado “no basta con crear… hay que inscribir” , la Dibam (que administra al Dpto. de Derechos Intelectuales de Chile, o DDI) explica que:

Inscribir una obra es el medio más rápido de prueba ante la ley. Frente a un juicio por derechos de autor, la prueba palpable de la obra inscrita es irrefutable. El número de inscripción ‘es como un espanta-cucos’, dice una funcionaria de esta unidad, refiriéndose a quienes se dedican al poco honroso oficio del plagio.

En simple: al presentarnos a concursos o cualquier otra convocatoria con este dato acompañando nuestra propuesta gráfica estaremos evitando cualquier robo de ideas, por el carácter disuasivo del Nº de inscripción.

Importante: el trámite de inscripción no es inmediato (obtener el certificado tarda apróx. 1 mes), pues la propuesta debe cotejarse con la base de datos del DDI. Mientras tanto podemos agregar a nuestra obra una glosa que demuestre que la inscripción se encuentra en trámite y/o pedir alguna certificación provisoria al DDI.

«NO ES PLAGIO SI LA COPIA NO ES IDÉNTICA»: ¿SEGURO?

Un «ladrón de ideas» argumentará que no hubo calco, sino que tomó prestados ciertos elementos de una obra ajena, pero que en último término dieron origen a obra distinta; en otras palabras que puede haber semejanza, pero no identidad. ¿Cierto o falso?

Según la Guía “Creaciones artísticas y el derecho de autor” (OMPI, 2007) una obra no tiene que ser idéntica a otra para hablar de copia. Basta que sea sustancialmente parecida y/o que se demuestre que el autor de la copia tuvo acceso a la obra original. Por demás, ya hemos hablado de las obras derivadas, y para que estas puedan ser publicadas, reproducidas, distribuidas o explotadas comercialmente requieren autorización expresa del titular de derechos de la obra original (en Chile, según prescribe el art. 20 de la Ley 17.336 de Propiedad intelectual).

El punto, sin embargo, es probar quién tuvo la idea primero, y ahí cuentan las fechas de creación de obra (archivos originales) y nuevamente, el Nº de inscripción en el DDI, pues deja constancia sobre fecha y hora de creación. Esto es determinante en litigios, como demostró el caso del actor y guionista Álex Rivera, quien emprendió acciones legales contra la estación televisiva chilena Canal 13, por supuesto plagio.

ACCIONES LEGALES: ¿VALEN LA PENA?

Una demanda es trámite lento, caro y engorroso. Tiene sentido sólo en casos relevantes, donde haya mucho dinero en juego (hablemos de millones) y las pruebas sean muy favorables al artista. Esto lo saben algunos inescrupulosos y por ello la recomendación es no actuar sobre hechos consumados, sino tomar medidas preventivas o disuasivas como las expuestas en este artículo.

De todas formas la consulta a un abogado especialista en Propiedad Intelectual siempre será una buena inversión. Aparte de ser el único profesional facultado para interpretar la Ley, es quien mejor puede ayudarnos a determinar un plan de acción (incluyendo la vía de un acuerdo extrajudicial) o armar un caso para obtener compensación por daño emergente. Para contactar a alguno, revisa nuestro directorio de abogados.

Abr
12
Grafiscopio
Claudio Castañeda, abogado: El futuro del Derecho está en el Diseño
Diseño, Editorial, Propiedad Intelectual
1
, , , , ,

El siguiente es el primer artículo de Claudio Castañeda P., abogado chileno, para Grafiscopio.

La imbricación entre Derecho y Diseño no se agota en que el primero proteja las creaciones del segundo. La revolución tecnológica va a cambiar radicalmente el paisaje de relaciones entre personas e instituciones a través del maridaje entre diseño, programación y derecho; y creo necesario que seamos conscientes de ello.

Para que esto no suene a mesianismo hueco vale recordar el reciente caso de Joshua Browder, un programador londinense quien el 2015 (a sus 19 años) diseñó el sitio DoNotPay.co.uk, para apelar infracciones de tránsito. El procedimiento era bastante sencillo: el usuario contestaba unas cuantas preguntas a través de un chatbot y el sistema generaba un formulario automático para ser presentado al tribunal, quién terminaba rebajando o condonando completamente la multa. Se calcula que gracias a su bot se rebajaron el equivalente a 3 millones de libras en el primer año.

Esto, por supuesto, solo supone el comienzo de una evolución que tenderá a profundizarse en los próximos años y que nos afectará a todos. El Derecho está involucrado en todas las actividades humanas; todo está regulado desde que nacemos hasta que damos nuestro último respiro, tal como elocuentemente dice el iuspoeta: «No hay muerte, sino más Derecho». Y no solo eso, la omnipotencia de la ley es tal que una vez promulgada es obligatoria y se entiende conocida por todos, ficción que escapa a todo principio de realidad y que, sin embargo, nos define en nuestras relaciones sociales diariamente.

El uso de AIs para automatizar procesos y manejar grandes masas de información no es algo lejano, parte de un futuro de ciencia ficción, es algo que está pasando: los robots están aquí junto a nosotros, ayudándonos con tareas que antes parecían muy difíciles de lograr. En mi experiencia profesional, por ejemplo, encontrar determinada pieza de información era como encontrar una aguja en un pajar, dependía de la suerte. Ahora soy testigo privilegiado de la facilidad con que actualmente se puede encontrar información valiosa en solo unos cuantos clicks si se utiliza la plataforma correcta: en mi caso, Darts-Ip para encontrar información sobre Propiedad Intelectual, pero evidentemente este es solo un ejemplo. Las consecuencias saltan a la vista: el actual desarrollo de la tecnología ha de tener necesariamente correlatos en la cultura de la cual estamos siendo partes, incluido el Derecho. Así las cosas, tal como la creación de la imprenta influyó en el proceso de codificación del Derecho (recopilación y sistematización de textos jurídicos en Códigos), la tecnología actual habrá de hacer lo propio en estos tiempos, acortando la brecha entre ciudadano y ley a través de medios digitales.

Pero para ello necesitaremos diseñadores y programadores locales que como Browder comprendan el potencial de esta evolución y sean capaces de diseñar plataformas simples y atractivas para facilitar acceso al conocimiento legal, explicar trámites complejos y permitir a las personas realizar gestiones a través de abogados-robots siempre disponibles en nuestras pantallas. La ley no ya dispuesta en grandes masas de textos numerados en artículos e incisos, sino recopilada y sistematizada en aplicaciones ingeniosamente ilustradas para facilitar la experiencia del usuario. El futuro del Derecho, y de gran parte de toda la cultura por venir, dependerá del Diseño.

La ley al alcance de todos, una utopía razonable, tal como lo cree el mismo Browder, quien ahora trabaja en chatbots que permitan dar asistencia legal a refugiados. Lamento comunicarles, eso sí, que esto no significará la desaparición de los abogados: la tecnología puede hacer maravillas, pero claro, no milagros.

Claudio Castañeda Peñaloza es abogado por la Pontificia Universidad Católica de Chile, escritor, guionista y editor, desarrolla su labor jurídica como especialista en Propiedad Intelectual para Darts-Ip.
Nov
30
Grafiscopio
¿Debo usar contrato para cualquier trabajo, por insignificante que sea?
Derecho autor, Legal, Propiedad Intelectual
0
, , , ,

RESPUESTA CORTA: sí.

RESPUESTA LARGA: cuando oímos la palabra «contrato», generalmente pensamos en un manuscrito muy serio, con ribetes dorados y sello de lacre. Lo cierto es que hay diversas formas contractuales, desde un “apretón de manos” (contrato consensual) hasta una escritura pública (“ante notario”). Lo importante es que toda negociación sea pactada POR ESCRITO, ya que esto deja evidencia comprobable de lo acordado: tarea, fecha y forma de pago, condiciones de trabajo (p. ej., autónomo) y sobre todo, derechos de autor (algo que una Orden de Compra no considera, por mucho que sea un documento con validez legal y vinculante; por ello se recomienda acompañarla de un contrato que se refiera a derechos). Incluso un mail es -bajo cierta óptica- una forma de contrato, ya que tiene validez como prueba legal y alterar su contenido o datos (fecha, hora) puede ser penalizado.

En EEUU se usa el vocablo «agreement» (acuerdo) para referirse a un documento escrito que tiene carácter de contrato, pero sin la “carga” legal y/o emocional de esta palabra, evitando así espantar al cliente. Pero más allá de la forma, el fin sigue siendo el mismo: garantizar que la negociación se realice en un marco de formalidad. Por ello diversas fuentes de este y otros países desarrollados insisten en recomendar el uso de contratos para TODO tipo de trabajos, en oposición a los acuerdos “de palabra“ que suelen abonar terreno para malentendidos, problemas (para ambas partes: cliente y prestador de servicios creativos) e incluso infracciones (según el reciente estudio “The Costs of NonPayment” [2015, Freelancers Union, USA] apenas un 28% de freelancers usa SIEMPRE un contrato, lo que naturalmente deriva en pagos pendientes o estafas para quienes no tomaron la precaución de usarlo).

¿CONVIENE QUE UN ABOGADO REVISE MIS CONTRATOS?

Es lo ideal. Un abogado no solo es especialista en materias laborales y legales, sino que según nuestro ordenamiento jurídico es el único profesional facultado para interpretar la Ley. Ahora bien, esto no quiere decir que todos tus contratos deban pasar por el visado de un abogado, pues sería poco práctico y además oneroso. Eso sí, para encargos de cierta relevancia o envergadura donde la explotación comercial de obra gráfica será importante para tu bolsillo o portafolio, siempre será aconsejable recurrir a los servicios de un experto en la materia. Si no conoces alguno, puedes revisar nuestro directorio de abogados y estudios jurídicos especializados en Propiedad Intelectual y Derecho de Autor.

ANEXO: Modelo de contrato de prestación de servicios gráficos a honorarios
A modo de referencia puedes revisar nuestro contrato tipo descargable, especialmente su anexo legal, sobre derechos, revisado por abogado especialista en Propiedad Intelectual.

Sep
16
Grafiscopio
Marcelo Serres: videojuegos e Industrias Creativas en Chile
Editorial, Entrevista, Propiedad Intelectual
1
, , ,

Marcelo Serres (1981) es Director de Tecnología y producción de videojuegos en Pebblekick Inc. (Pasadena, California, EEUU). Arquitecto de profesión (U. de Chile), fue Presidente y Director de la Asociación Gremial Chilena de Empresas Desarrolladoras de Videojuegos (VG Chile), co-fundador del Estudio Bekho Team (desarrollo de videojuegos) y docente universitario de gráfica digital. En esta entrevista conversó con Grafiscopio sobre los desafíos y logros en su área (un mercado que mueve alrededor de USD $100 billones en el mundo), pero también compartió su valiosa mirada panorámica de las industrias creativas (IC) chilenas, lo que podría inspirar o incluso expandir el horizonte de profesionales y estudiantes cuya óptica suele ser limitada o excesivamente «de nicho».

1) ¿Cuál es la situación del sector videojuegos en Chile actualmente? ¿Qué momento vivimos y cuáles son las proyecciones para esta industria en el corto y mediano plazo?

«Aun bastante verde, pero con muchas personas con ganas y talento. No faltan fondos: hay que auto-generarlos; están ahí, a nivel local, regional y global. A mí parecer esto es un asunto del huevo o la gallina. Mejor armemos un pollo asado con huevo frito, y a partir de ahí solicitamos mayor apoyo local o de gobierno. Están apareciendo más eventos e instancias a nivel local, pero lamentablemente el aporte es bajísimo desde un punto de vista de propulsar industria. O sea, reunir a desarrolladores para hablar de producir videojuegos es literalmente una sesión de mirarse el ombligo. Estas actividades -muy loables- deben apuntar a ser integradoras con áreas afines o que se superponen comercialmente. Estudiando las IC en Latinoamérica advierto que este problema no es exclusivo del área videojuegos, sino extensivo a cada uno de los sectores de IC, verticalmente.»

A diferencia de otros sectores creativos, el de videojuegos ya goza de una organización y ecosistema relativamente consolidado: está agrupado en una Asociación Gremial (VG Chile), ya existe como asignatura en universidades (Campus Creativo UNAB, U. del Pacífico, U. de Talca), se realizan periódicamente eventos de promoción (como Festigame) y cuenta con apoyo institucional (ProChile).

En cuanto a la centralización, que determina -o sirve de excusa- a algunas IC, Serres afirma: «Una de las ventajas de este medio es que la globalización y acceso a internet permiten a cualquier equipo ser relativamente competitivo desde cualquier lugar del mundo. El problema se produce al escalar en proyectos, pero me parece muy interesante que equipos pequeños de regiones consigan atraer y consolidar polos de desarrollo».

2) En conversación con José Manuel Muñiz (abogado especialista en Prop. Intelectual, docente de Grafiscopio y vinculado al sector videojuegos), comentó que el videojuego es tal vez la plataforma más completa en términos de integración de trabajo creativo, pues reúne a desarrolladores, diseñadores, ilustradores, músicos, guionistas, etc. ¿Qué importancia tiene esta colaboración y crees que podría aplicarse a otros formatos (p. ej., el medio editorial, etc)?

«Es lo que he venido promoviendo activamente. Esa ingenuidad de querer empujar proyectos aisladamente desde cada sector, sin estrategias ni tácticas concretas, es fórmula para el fracaso. Ejemplo: una feria de videojuegos es el mejor lugar para promover trabajo editorial relacionado con juegos. ¿Por qué no exhibir en ferias literarias algún juego basado en un best-seller? Ese purismo o egolatría que separa verticalmente las diversas áreas, sin mucho espacio para la comunicación y promoción horizontal, es lo que mantiene bajos retornos para todos los proyectos locales.»

marcelo-serres02

3) Alguna vez me comentaste que, si bien el sector videojuegos está en permanente reclutamiento de creativos para desarrollar nuevas producciones, a veces los postulantes no saben presentar bien su trabajo o material, o no entienden de qué forma pueden integrarse al sector. ¿Qué consejo darías a alguien que aspire a encontrar trabajo o hacer carrera en dicho medio?

«Ustedes son producto / servicio único, de un valor y potencial ilimitado, pero piensen en tercera persona y definan qué puede observar un tercero de ustedes, con la información que están por compartir. Qué aporte entregan a la cadena de valor a la que pretenden integrarse, cuáles son sus proyecciones. Alguien cuya actitud se limita a enviar un CV / Portafolio agregando: ‘espero que les guste; de ser así, contáctenme’ tal vez ni siquiera se tome la molestia de revisar lo que envía, por un problema de actitud. ¿Investigaste a la compañía o estudio? ¿Qué productos / servicios desarrolla o vende? ¿Seleccionaste las mejores o más apropiadas piezas de tu trabajo? ¿Consideraste al menos personalizar el correo y no solo copiar / pegar?. Como uno de mis mentores me explicó en su momento: la presentación es todo.

La gente ama tener apellidos y cartones. La verdad sólo sirven como pasos iniciales. El profesional que fui hace tan solo unos meses no es el que soy ahora. Si somos incapaces de redefinirnos continuamente por medio de aciertos y errores, siempre nos veremos forzados a optar por el mal menor y jamás saldremos de ese bucle. Ejemplo: resulta potencialmente atractivo trabajar con un escritor o guionista, pero muchos se niegan a abandonar su lógica lineal para aventurarse a creaciones en que deben considerar al lector como una contraparte interactiva, en este caso, un jugador. En la lógica flexible de la redefinición, un escritor o guionista más bien sería un ‘narrador interactivo’

4) ¿CONVIENE SER GENERALISTA O ESPECIALISTA?

«Lo ideal es explorar tu fuerte, especializarte, pero no pierdas el norte: visualiza de qué forma tu trabajo se relaciona con el resto de la cadena productiva

marcelo-serres03

FORMACIÓN: OUTSIDERS Y AUTODIDACTAS

5) Por tu cargo y trayectoria se diría que fuiste formado en videojuegos, pero tu profesión es arquitecto…

«Verás, las metodologías de diseño aplican transversalmente: alguien que realmente aprende a resolver desafíos / problemas en un área, sólo requiere sumar expertise técnica en otra para dar el salto.»

6) Mencionaste que los autodidactas son muy valorados hoy en día, en IC. La gente «auto-formada» (untrainable people, aquellos que no puedes educar porque lo hacen por su cuenta) es más valiosa que un ejecutante.

«En el fondo, el mayor valor de un recurso humano reúne 3 características: capacidad para definir el requerimiento, capacidad para solucionarlo, y capacidad para relacionarse con el entorno. Bajo esas 3 variables se puede cimentar un equipo sólido. El mayor pecado en las IC es la incapacidad de definir claramente el requerimiento. El talento sobra a nivel local y regional, pero es prácticamente nula la disponibilidad de gente competente para enfocar, liderar y llevar a puerto proyectos de valor.»

7) Te “formaste” en Sao Paulo, Brasil, dando un salto bastante proactivo. Cuéntame de eso.

«Más que formarme, fue ahí donde mi carrera dio un giro. Viajar a dictar una certificación de instructor en “portuñol”, a medias, con los pesos justos y muchas ganas, fue un auténtico leap of faith. Me abrió una puerta a la empresa Autodesk, donde terminé de desarrollar un set de competencias que no había completado al egresar de Arquitectura y tampoco en estudios posteriores relacionados con Informática. El resto vino desde la praxis: hacer, romper y entender. Casi 100 proyectos más tarde -entre Arte, diseño, dirección, producción, asesoría, implementación y comercialización- me siento con bastante confianza no solo para manejar diversos desafíos, sino también brindar ayuda a quienes se inician.»

8) ¿Cuál es el perfil de desarrolladores y creativos de Videojuegos en Chile? Me comentabas que en su mayoría son itinerantes, no dedicados 100%. Al parecer su motivación no es clara y tienden a minimizar su valor.

«Efectivamente. Talento hay, capacidad técnica también. Lo que falta son productores y líderes con experiencia para sacar adelante proyectos y empresas. Hay muchas ganas, pero poca definición real sobre cómo construir valor comercial para productos de la IC. Muchas veces terminan realizando proyectos para sí mismos, lo que es válido si se persigue una expresión artística, pero si el fin es comercial y no hay siquiera estudios de mercado ni fuerza de venta, no hay manera.

Además faltan docentes con experiencia y las ambiciones presupuestarias son demasiado altas. Faltan objetivos claros: ¿Qué busco con este proyecto? ¿Cómo hago que la producción de videojuegos sea comercialmente sustentable sin depender de externalidades (fondos, concursos)?»

marcelo-serres05

9) ¿Es necesario reformar al personal especializado?

«Con frecuencia escucho quejas -injustificadas- sobre la insuficiencia de personal calificado para hacer crecer la Industria. La verdad es que, volviendo al tema de la capacidad para definir y planificar requerimientos, la mayor debilidad de quienes lideran proyectos es la miopía para detectar el talento potencial, subyacente. En cualquier mercado en desarrollo temprano no encontrarás una sobreoferta de talento especifico para cada equipo y proyecto. Pero si en verdad se está apostando a proyectos con un retorno comercial aceptable, no debería haber inconveniente para generar internamente un bootcamp (“campo de entrenamiento”) donde se termine de pulir un diamante en bruto, o bien complementarlo técnicamente.»

GESTIÓN: CÓMO INGRESAR AL MERCADO

10) Uno de los principales obstáculos que enfrentan los trabajadores de la IC es la falta de fondos, de financiamiento para materializar proyectos. ¿Cuál es tu opinión? ¿Qué opciones hay?

«Yo diría que una de las mayores deficiencias no es sólo gestión interna, sino también networking, crear y ampliar redes. A los desarrolladores y gente de la industria les cuesta enormidad salir a promocionarse y vender. ¿Ir a eventos de networking? “Naaa, para qué perder el tiempo…“. Una postura nefasta, pues muchas posibilidades de negocios interesantes surgen en conversaciones casuales de pasillo.»

11) O sea que la colaboración es determinante…

«Sí. Pensar lateralmente cómo potenciarse no es muy dificil. En vez de estar compitiendo deberíamos estar co-produciendo con otros actores de la industria creativa. ¿Por qué no tender puentes con un estudio de animación, una productora de cine, un dibujante de cómic, un ilustrador, un escritor y un equipo de videojuego? Trabajar sobre una misma IP (Propiedad Intelectual) (*) en vez de trabajar aisladamente y competir por el tiempo y atención del público/jugadores en solitario. Asociarse les permitiría dividir la carga promocional y el posicionamiento del proyecto.»

serres-perez-ent

Marcelo Serres y el Director de Grafiscopio, Marcelo Pérez

12) Quieres decir que el capital no se expresa únicamente en billetes, sino además en el valor de la Propiedad Intelectual.

«Así es. Probablemente la IP de un proyecto que lleve más de 6 meses de desarrollo, que está siendo trabajada -si es que está siendo trabajada seriamente-, vale tanto o mucho más que el proyecto de videojuego mismo.»

ANEXO: Administración de capital o fondos

«Por cierto, en cuanto a la administración del capital o fondos, el desarrollo de un proyecto -la producción- no debería tomar más del 30%. El resto debe dedicarse a marketing, posicionamiento y retención

13) ¿Qué opinión tienes del fenómeno Pokémon GO? ¿Se puede conseguir mucho con un videojuego o presupuesto modesto?

«Pokémon GO es ejemplo de una ejecución técnicamente compleja, pero a la vez muy poco pulida, junto a una colosal IP. Si esto lo escalas a una realidad local, hay un sinfín de potenciales buenos negocios que no se están desarrollando. Muchas veces esta industria (videojuegos), olvida que está inserta en el mercado de IC, y lo que genera son propuestas de valor por medio de experiencias. Dentro de esto, las IP son un gancho importantísimo en atención y tracción hacia un nuevo producto. No podría pensar en una dificultad mayor que intentar poner un nuevo producto (videojuego) y una nueva IP al mismo tiempo en el mercado y esperar generar tracción sin un plan activo de cross-media o similar.»

(Entrevista realizada en Santiago, agosto 2016. Edición: Marcelo Pérez Dalannays. Fotografías Brasil Game Show (BGS) 2016, gentileza de Marcelo Serres.)

Ago
26
Grafiscopio
Cuando tu obra aparece en TV… sin permiso
Audiovisual, Derecho autor, Propiedad Intelectual
0
, , , , , , ,

Encontrar casualmente una fotografía, ilustración, diseño o video de tu autoría en televisión es siempre sorpresivo, aunque no siempre halagador. Existe la idea popular -hasta cierto punto avalada por los propios creativos- de que «toda publicidad es buena», lo cual no es cierto en todos los casos y puede prestarse para infracciones más o menos graves. Este artículo no pretende acusar, sino alertar y educar al respecto.

En un tweet (publicado a las 16:38 hrs – 24 jul 2016), el ilustrador chileno @kaekin alertó sobre la publicación de una de sus ilustraciones en la estación televisiva La Red, como documenta la siguiente imagen:

CoKSxerWgAApEiU

Además, al día siguiente el mismo canal de TV publicó en el programa Mentiras Verdaderas una ilustración realizada por Marcelo Pérez Dalannays (Director de Grafiscopio) para revista Muy Interesante Chile (ver screen-cap más abajo).

¿Qué ocurrió aquí? Tal vez se trate de franco desconocimiento de la Propiedad Intelectual, un problema generalizado que lleva a cometer faltas involuntarias -como tomar material gráfico o audiovisual de internet pensando que es de Dominio Público-, lo que sin embargo no es atenuante desde el punto de vista de la Ley chilena, concretamente el Art. 8º de nuestro Código Civil: «Nadie podrá alegar ignorancia de la ley después que ésta haya entrado en vigencia» y en Chile, la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual fue promulgada el 28 de Agosto de 1970.

1) ¿ES LEGAL USAR IMÁGENES AJENAS EN UN PROGRAMA DE TELEVISIÓN?

Según José Manuel Muñiz, abogado especialista en Derecho de Autor, Consejero para Otros Formatos Audiovisuales del Consejo del Arte y la Industria Audiovisual (CAIA) y docente de Grafiscopio:

«La gente usualmente comete el error de asumir que por estar una imagen disponible en internet, esta se encuentra ubicada en el dominio público o patrimonio cultural común. La verdad es que toda imagen posee -en principio- un titular exclusivo de derechos, y por ende estamos limitados en el uso que podemos darle. Ahora bien, para cada caso existen excepciones legales, que nos permiten hacer uso de obras que en principio nos están prohibidas o impedidas. Un ejemplo para este caso es lo que dispone el Artículo 71 letra B de la ley 17.336 de Propiedad Intelectual, que permite a cualquier persona usar un fragmento de otra obra, sin pagar derechos y sin requerir autorización del titular. Lo importante, sin embargo, es recordar que las excepciones están para permitir un uso en casos específicos. Por ejemplo, en la excepción ya indicada, el uso debe ser para fines de cita, crítica, ilustración de un asunto o enseñanza de este. Además debemos recordar que, aún cuando la excepción nos permite usar la obra sin pagar derechos ni pedir autorizaciones, ello jamás nos exime de la obligación de indicar expresa y claramente la identidad de la obra y de su autor.»

masoneria-la-red

 

2) ¿PUEDE UN LOCAL COMERCIAL MOSTRAR MI OBRA EN PANTALLAS SIN MI PERMISO?

Es común que tiendas de electrónica doméstica exhiban imágenes en televisores y/o monitores de computador para demostrar las propiedades de tales aparatos. ¿Qué ocurre cuando incluyen imágenes ajenas?

Según la Ley chilena existen las llamadas Excepciones y Limitaciones al Derecho de Autor, que son situaciones específicas donde una obra protegida por Derecho de Autor puede ser usada sin autorización del autor ni deber de compensarlo económicamente. En Chile se encuentran normadas por el Art. 71 de la Ley 17.336, que incluye varias letras. Una de ellas, la letra E, señala textualmente:

Artículo 71 E. «En los establecimientos comerciales en que se expongan y vendan instrumentos musicales, aparatos de radio o televisión o cualquier equipo que permita la emisión de sonidos o imágenes, podrán utilizarse libremente y sin pago de remuneración, obras o fonogramas, con el exclusivo objeto de efectuar demostraciones a la clientela, siempre que éstas se realicen dentro del propio local o de la sección del establecimiento destinada a este objeto y en condiciones que eviten su difusión al exterior.

En el caso de los establecimientos comerciales en que se vendan equipos o programas computacionales, será libre y sin pago de remuneración la utilización de obras protegidas obtenidas lícitamente, con el exclusivo objeto de efectuar demostraciones a la clientela y en las mismas condiciones señaladas en el inciso anterior.»

3) ¿QUÉ OCURRE CON LA PUBLICIDAD TELEVISIVA?

Si hay un área inapropiada para usar obra ajena es en Publicidad, dado su carácter específicamente comercial. En cuanto a la producción de material publicitario, el abogado Rodrigo Lavados explica en este artículo que algunas agencias utilizan el trabajo de diversos autores sin haber celebrado contratos que hagan referencia expresa al tema derechos (en su lugar negocian con simple orden de compra), exponiéndose a reclamos de quienes participaron en la creación de tales piezas publicitarias.

Sin perjuicio de lo anterior -y partiendo del supuesto de que se pactaron correctamente derechos- advierte el abogado José Manuel Muñiz que en Publicidad se produce una excepción según la cual no es obligación citar el nombre del (los) autor(es) de una determinada obra gráfica o audiovisual encomendada por un cliente o agencia. El objeto de esta norma es evitar generar confusión en el consumidor (al mezclar marcas y autores). Es por ello que en avisos comerciales televisivos (y publicidad en general) no figuran créditos que mencionen autores.

4) ¿QUÉ SANCIONES IMPLICA USAR IMÁGENES AJENAS EN TELEVISIÓN?

Descontando los casos tipificados como Excepciones y Limitaciones al Derecho de Autor (que son legítimos), y volviendo a nuestro artículo sobre infracciones, la utilización de obra ajena sin autorización es una de las conductas sancionadas por la ley 17.336 (Art. 79 No 1 y 2) con una multa de entre 5 a 1000 UTM, dependiendo del monto del perjuicio.

¿Qué medidas tomar si has sido víctima de este tipo de infracción? Puedes revisar nuestro plan de acción en este artículo.

5) CONSIDERACIONES ADICIONALES

  • En el caso de las obras audiovisuales (videoclip, documental ,etc), no debe olvidarse que muchas veces se trata de obras colaborativas, donde participan varios autores (animador, ilustrador, guionista), por tanto su divulgación exige el consentimiento de todos los coautores y la infracción a sus derechos podría implicar acciones legales no de uno, sino de varios creadores.
  • Como vimos en otro artículo sobre casos excepcionales de titularidad de derechos de autor, las obras creadas por funcionarios públicos pertenecen a su institución, por tanto esta puede permitir el uso por parte de una estación televisiva sin notificar al autor de dicha obra.
Mar
8
Grafiscopio
“Plagio Inc.”: Sobre infracciones a copyright en agencias
Debate, Propiedad Intelectual, Publicidad
1
, , ,
Featured Video Play Icon

El bullado caso de plagio (feb. 2016) en que se vio envuelta la prestigiosa agencia Porta luego de presentar un comercial de TV para CMR Falabella casi idéntico al de Cadillac, vuelve a poner en el tapete la mecánica de trabajo al interior de empresas creativas (agencias publicitarias, productoras audiovisuales, estudios de Diseño) y las repercusiones que puede tener sobre su imagen y la de sus clientes.

Por insólito que parezca, no es primera vez que Porta se ve involucrada en algo así y frente el mismo cliente (Falabella): en 2007 protagonizó el caso “Panda Punk”, verdadero hito en la historia de las licencias Creative Commons en Chile. Aquí surgen dos preguntas: ¿Es que no aprendieron la lección? Y aun más importante, ¿Por qué ocurre esto y cómo remediarlo?

1) LA CULTURA SWEATSHOP

En psiquiatría se dice que la administración de fármacos que no venga acompañada de terapia sólo alivia el síntoma, pero no el problema que lo origina. Análogamente, una multa no impedirá que sigan ocurriendo plagios. En el caso de las agencias hay que buscar las causas en su dinámica de trabajo, fuente de toda práctica viciada, fuga de talentos y/o faltas a la Ética. En este artículo vimos en qué consiste la cultura “sweatshop” y sus dramáticas consecuencias.

Dicha mecánica laboral puede poner presión sobre los ejecutantes, que muchas veces se ven forzados a seguir al pie de la letra instrucciones de directores empeñados en satisfacer las exigencias del cliente a toda costa («quieren ESTO. Hazlo igual»). Deb McAlister comenta la encrucijada en este artículo, que por cierto nos lleva al siguiente punto.

2) RESPONSABILIDAD DEL EQUIPO

Sería injusto e inexacto atribuir responsabilidad ética solamente a los directores creativos o a “la agencia”, como si fuera una entidad impersonal, un edificio operado por máquinas. La culpa en empresas creativas se extiende desde directores hasta ejecutantes, por el hecho palmario de que una campaña o pieza publicitaria no son producidas por un solo hombre. Un diseñador que siguió adelante con el encargo a sabiendas de que era plagio, o guardó silencio para no perder el empleo, o ignoraba que pudiera tratarse de una copia (por escasa cultura general sobre la competencia y/o referentes de su rubro), es igualmente responsable -aunque de nuevo, víctima de la cultura sweatshop-. A esto se refiere Mike Monteiro en su polémica conferencia How designers destroyed the world (2014).

3) DESCONOCIMIENTO SOBRE PROPIEDAD INTELECTUAL

Aparte de la presión y el miedo, un caso de plagio en agencias responde en primer término a desconocimiento (o a veces desprecio) de la Propiedad Intelectual, defecto sistémico que se hizo patente hoy, pero ya existía cuando tuvo lugar el seminario ad-hoc, a cargo del abogado Rodrigo Lavados (2009), y confesado por el entonces presidente de la ANDA (lo que es serio, teniendo en cuenta el Art. 8 de nuestro Código Civil: Nadie podrá alegar ignorancia de la ley después que ésta haya entrado en vigencia.” En Chile la Ley 17.336 sobre Propiedad Intelectual fue promulgada en 1970). Pero téngase presente que este fenómeno afecta no solo a países emergentes. Ocurre también en las “grandes ligas”: baste recordar el caso Ogilvy para Volkswagen, el de varias agencias “tributarias” de Heineken o el de Dentsu Malasia para WWF, que de todos modos no atenúa una falta simplemente porque otros la cometan.

Yo mismo fui víctima de infracción a derechos por parte de una agencia publicitaria, hace unos años. Según el abogado que me representó, los argumentos esgrimidos por la agencia para justificar su proceder no tenían sustento (empezando porque no hubo contrato escrito que hiciera referencia al tema derechos en la forma que dictamina el Art. 20 de la ley precitada), por lo que no tuvieron otra opción que indemnizarme. El punto es que todo esto pudo evitarse de haber existido conocimiento o respeto por la Propiedad Intelectual.

CONCLUSIONES

Hecho el diagnóstico, pasemos al tratamiento. De partida no pretendemos instalar ni fomentar una campaña de desprestigio contra agencias. Son parte de la Industria Creativa y no puede decirse seriamente que un puñado de plagios sean la norma o representen al conjunto. Es más, no todas las que obran mal lo hacen de forma premeditada, como advierte Mike Wolfsohn en su artículo para AdAge. Sin embargo, alertar sobre malas prácticas cumple una función de saneamiento y prevención que no puede ser soslayada.

El remedio, a nuestro criterio, pasa por al menos cuatro medidas:

a) Fortalecimiento y presencia efectiva del tribunal de Ética de la CONAR, para que opere con el mismo rigor que ACID en el Reino Unido, ojalá mediante educación, fiscalización y/o auditoría previas a cualquier infracción.

b) Capacitación en materia de Propiedad Intelectual. A este respecto, Grafiscopio ofrece desde ya sus servicios para dictar taller sobre el tema, exclusivo para agencias, productoras, estudios y/o empresas afines.

c) Formación académica profesional con enfoque holístico y énfasis en materias humanistas, no solamente técnicas o comerciales. Tarea que compete a las Escuelas de Publicidad.

d) Difusión pública y sistemática de este tipo de incidentes, (Ej., Copy Anticopy) para disuadir cualquier reincidencia. Gracias a internet hoy “todo se sabe” y como bien afirmó el Presidente de la Corte Suprema (2014 – 2015), Sergio Muñoz: «No hay mejor antídoto contra la corrupción que la publicidad (en el sentido de difusión) y la transparencia

ANEXOS:

May
14
Grafiscopio
Resumen charla Derecho de Autor en Casa de Oficios
Académica, Derecho autor, Propiedad Intelectual
0
, , , , , ,

El pasado sábado 9 de mayo se realizó en Casa de Oficios una muy instructiva charla a cargo de Rodrigo León, abogado del renombrado estudio jurídico Silva & Cía. Aunque el título del evento fue “Derecho de Autor en Ilustración”, su enfoque resultó bastante aplicable a otras disciplinas creativas. En este artículo resumiré los aspectos más importantes.

1) VALOR DE LA CREATIVIDAD EN EL MUNDO ACTUAL Y EN CHILE

Para empezar el abogado informó que se está repartiendo a jueces y fiscales un manual de Propiedad Intelectual, pues esta materia es desconocida incluso para quienes imparten justicia. «El futuro del país está en la creatividad. Dentro de 30 años -con suerte- no quedará cobre. Ya se está probando exitosamente un nuevo material -el grafeno-, con las mismas o mejores propiedades. El problema es que 50% de la economía chilena depende de la producción de cobre. ¿Se imaginan qué ocurrirá cuando se acabe? Por ello lo que ustedes hacen, la innovación y creatividad, son la única salida y nuestro activo más importante

León advirtió que la Propiedad Intelectual es fundamental para los creativos y para el presente y futuro de países emergentes, en especial porque contribuye a democratizar la economía. Sin embargo, tanto esto como la creatividad todavía son incomprendidos o generan resistencia entre modelos de negocio o empresas grandes y tradicionales. Las pequeñas, en cambio, están más dispuestas a innovar (ergo mejor preparadas para el futuro): «Facebook, Microsoft y Google fueron creadas por estudiantes». Hoy las marcas tienen tanto o más valor que muchos productos («el nombre Google está tasado en US$ 120 millones»).

2) PROPIEDAD INDUSTRIAL VS. DERECHO DE AUTOR

En su intervención, el profesional señaló que muchos confunden Propiedad Intelectual (PI) con Derecho de Autor. Lo cierto es que la primera se divide en dos grandes cuerpos: Propiedad Industrial (que comprende marcas, patentes, diseños industriales, modelos de utilidad y denominaciones geográficas) y Derecho de Autor (Propiedad literaria, artística, derechos conexos y derechos sui géneris). La principal diferencia entre ambos sub-conjuntos de la PI es que en la Propiedad Industrial «debo registrar para que nazca el derecho». En Chile esta tarea compete al INAPI. Además, el registro de Prop. Industrial «es como las patentes de vehículos: debe hacerse país por país, y es caro en relación a su vigencia: una patente dura 15 años y un diseño industrial: 10, siendo ambos plazos no renovables».

El Derecho de Autor, en cambio, «tiene por objeto la obra, vale decir, la manifestación de la personalidad del autor en una forma determinada». Además, nace por la mera creación de una obra y no requiere formalidad alguna. Sin embargo, León comenta que es importante registrar obra -operación que en Chile compete al DDI– para acreditar autoría, aun cuando esta también puede impugnarse, p. ej. «en caso de que alguien haya inscrito una obra tuya a su nombre». Y sobre infracciones recalca: «El derecho de autor es cosa seria. Infringirlo se multa con prisión».

charla-rleon-pres

3) ¿ESTÁ EL DISEÑO GRÁFICO PROTEGIDO POR DERECHO DE AUTOR?

La descripción de la Ley no alude directamente a diseño gráfico, sino a pintura, dibujo, obra artística, etc. Consultado al respecto, el jurista indica: «la protección del diseño gráfico depende de qué entendamos por ese concepto. Si se trata de logotipos, afiches o alguna otra forma determinada, están protegidos. Pero la diagramación de una revista -entendida como la estructura o ‘esqueleto’ donde se ubicarán bloques de texto e imágenes- no califica, por cuanto el derecho de autor ampara formas, y lo que tenga función meramente utilitaria no es obra

4) IMPORTANCIA DE DESARROLLAR ESTRATEGIA COMERCIAL

Según León, «los creativos invierten muchos recursos en crear, pero descuidan la estrategia comercial. Siendo justamente creativos e innovadores, deberían aprovechar los cambios tecnológicos y darles valor comercial.» Aquí cita paradigmas como el de iTunes, que revolucionaron la industria discográfica al punto de prácticamente extinguir el modelo tradicional, o el tristemente célebre caso de Kodak, que prácticamente quebró por no haber anticipado el auge de la fotografía digital. «Lo mismo pasa entre creativos. Hay modelos de negocio que están en crisis, como el rubro Editorial, y por ello es importante anticipar hacia dónde va la cosa.»

charla-rleon-des

5) DERECHOS QUE ATAÑEN AL ILUSTRADOR

El experto comentó que la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual chilena tiene 2 Artículos especialmente importantes para ilustradores que negocian obra original (no reproducción):

Artículo 36.- El autor chileno de una pintura, escultura, dibujo o boceto tendrá, desde la vigencia de esta ley, el derecho inalienable de percibir el 5% del mayor valor real que obtenga el que lo adquirió, al vender la obra en subasta pública o a través de un comerciante establecido.
    El derecho se ejercitará en cada una de las futuras ventas de la obra y corresponderá exclusivamente al autor, y no a sus herederos, legatarios o cesionarios.
    Corresponderá al autor la prueba del precio original de la obra o de los pagados en las ventas posteriores de la misma.

 Artículo 37.- La adquisición, a cualquier título, de pinturas, esculturas, dibujos y demás obras de artes plásticas, no faculta al adquirente para reproducirlas, exhibirlas o publicarlas con fines de lucro.
    El autor conserva el derecho de reproducción de la obra, pero no podrá, salvo autorización del propietario del original, ceder o comercializar esas reproducciones. Podrá, asimismo, hacer publicar y exhibir sin fines lucrativos, las reproducciones de sus obras originales que hubiese transferido, a condición de dejar expresa constancia de que se trata de una copia del original.

5) CONTRATO DE EDICIÓN

Para Rodrigo León, el contrato editorial «es el más protector y regulado. Se trata de un documento solemne, no meramente un papelito, que además debe inscribirse en un lapso máximo de 60 días». Otro aspecto clave de esta forma contractual -de particular interés para ilustradores o creadores de obra gráfica- es que «se refiere a edición de obra. No es una cesión de derechos. Únicamente con el software hay cesión automática de derechos en Chile, pero cuando se trata de obra, los derechos no se presumen cedidos. Lo que sucede es que a veces un contrato de edición camufla una transferencia», lo que sería irregular.

6) CONCLUSIONES

Grafiscopio agradece a organizadores y expositor por esta didáctica charla y por el material de estudio entregado a quienes asistimos. Confiamos en que este tipo de instancias sea cada vez más frecuente, en beneficio del gran número de profesionales creativos que, como sostiene el abogado, son el futuro pilar económico y cultural de Chile.. y el mundo.

(Fotografías por Marcelo Pérez Dalannays)

Abr
7
Grafiscopio
Cómo inscribir una obra en el Depto. de Derechos Intelectuales (DDI) Chile
Derecho autor, Metodológico, Propiedad Intelectual
3
, , , , , ,
Featured Video Play Icon

En este video-tutorial de 3,5 minutos te enseñaré a inscribir (o registrar) en línea una obra gráfica o visual en el Departamento de Derechos Intelectuales (DDI) de Chile, organismo vinculado a la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM). Es importante que leas este artículo antes de proceder con el trámite:

1) ¿DÓNDE INSCRIBO UNA OBRA?

Para ir directamente a la sección de inscripción de obra, modalidad en línea, haz click AQUÍ.
(También puedes ir personalmente a inscribirla, en calle Herrera #360, comuna de Santiago, a pasos de metro estación Quinta Normal.)

2) ¿ES OBLIGACIÓN INSCRIBIR O REGISTRAR UNA OBRA PARA QUE ESTÉ PROTEGIDA POR DERECHO DE AUTOR?

No. El Derecho de Autor ampara a una obra por su mera creación y no requiere ninguna formalidad para existir. Sin embargo, la inscripción es importante.

3) ¿PARA QUÉ SIRVE INSCRIBIR UNA OBRA?

Según Revistas Abiertas (ONG Derechos Digitales), inscribir «resulta conveniente, en especial cuando hay intención de explotar comercialmente una obra. La función que cumple la inscripción de una obra en el registro correspondiente es la de preconstitución de prueba; es decir, se presume que quien inscribe una obra como propia en el Registro es el autor de esa obra y tiene todos los derechos sobre la misma.» Además, el propio DDI señala que la inscripción es una valiosa prueba sobre la originalidad de una obra, reduciendo la posibilidad de plagio o evitando el uso y/o explotación comercial de otra obra muy similar. En el peor de los casos, la inscripción puede servir como evidencia pública de autoría, en caso de litigio.

4) ¿DEBO INSCRIBIR TODAS MIS OBRAS?

Como me planteó el abogado Andrés Grünewaldt, del Estudio jurídico Silva & Cía., no es necesario inscribir toda tu obra, pero sí es conveniente hacerlo con aquella relevante, p. ej., tu trabajo hecho para alguna campaña publicitaria, concurso, o como medida de prevención al entregar material gráfico para postular a algún empleo, si te someten a examen o “prueba de creatividad” (a pesar de que Grafiscopio rechaza este tipo de tests de admisión, por cuanto fomentan el trabajo especulativo).

¿QUIÉN PUEDE INSCRIBIR UNA OBRA?

Como señala el sitio ChileAtiende el registro “puede realizarse por el propio titular, por quien obtenga tal calidad por medio de la respectiva transferencia o transmisión de los derechos, o por una resolución judicial o administrativa.” Lo que nos lleva al siguiente punto:

5) ¿QUÉ SIGNIFICA EL BOTÓN “AGREGAR TITULAR”? ¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE AUTOR Y TITULAR?

El primer paso en el proceso de inscripción de obra exige “Agregar titular”: esto quiere decir quién es el dueño de los derechos patrimoniales de la obra. En el momento en que creamos una obra somos al mismo tiempo autores y titulares, pero si cedemos todos los derechos a un cliente, seguimos siendo autores (por cuanto los derechos morales son irrenunciables), pero hemos transferido la titularidad a ese cliente (que ahora es dueño de los derechos patrimoniales, o sea los de explotación comercial de la obra). Por eso en el min. 1:31 puedes ver un apartado que dice “INFORMACIÓN SOLICITANTE: ¿Es el solicitante la misma persona que el titular?”.

6) ¿PUEDO INSCRIBIR UNA IDEA?

No. El Derecho de Autor ampara obras, no ideas (nadie puede reclamar propiedad sobre el pensamiento), y esta misma lógica aplica en el caso de inscripciones. Sin embargo, no es obligación inscribir una obra acabada: basta un boceto o incluso un bosquejo rápido hecho sobre servilleta, siempre y cuando sea legible y su aporte de originalidad sea evidente. Por otro lado, una idea puede inscribirse como texto, pero de nuevo: debe ser original y suficientemente creativo, no un pensamiento genérico.

7) ¿CUÁNTO VALE INSCRIBIR UNA OBRA?

Según el Art. 76 de la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual chilena:

“La inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual se hará previo pago de los siguientes derechos calculados en porcentajes sobre una unidad tributaria mensual (UTM):
1.- Proyectos de ingeniería, de arquitectura y programas computacionales, 35%;
2.- Obras cinematográficas, 40%, y
3.- Cualquier otra inscripción de las contempladas en esta ley, 10%.”

Es decir, la inscripción de una obra visual o diseño gráfico cuesta el 10% de 1 UTM. Sin embargo, hace años acudí personalmente a inscribir 5 ilustraciones para una campaña publicitaria, y el DDI me permitió gentilmente inscribir todas por el precio de una. Si tienes dudas, lo mejor es que consultes antes de proceder a inscripción.

8) ¿CUÁNTO TARDA ESTE TRÁMITE?

El proceso en línea me tomó en total cerca de 10 minutos. Sin embargo, la recepción del certificado (momento en que, en rigor, finaliza el trámite) tardó 1 mes. Ignoro si esta tardanza obedece a problemas burocráticos, al tiempo que toma cotejar la obra con otras del archivo (para determinar su originalidad) o al momento en que realicé el trámite (enero, éxodo masivo por vacaciones de verano).

9) ¿TIENE VALIDEZ LEGAL EL CERTIFICADO ESCANEADO QUE LLEGA A MI MAIL?

Fue precisamente lo que pregunté al DDI tras recibirlo. Les comenté que, según entiendo, la firma en un documento escaneado no tiene validez legal, con lo que estuvieron de acuerdo. Me ofrecieron la opción de pasar a retirar una copia personalmente a sus oficinas.

10) ¿PUEDO INSCRIBIR UNA OBRA QUE ME ENCARGÓ UN CLIENTE, O MIENTRAS SE DESARROLLA EL PROYECTO?, ¿EN QUÉ CASOS MI INSCRIPCIÓN PODRÍA SER IMPUGNADA?

Depende. Como vimos en este artículo, las instrucciones no bastan para atribuirse autoría de una obra por encargo, de manera que un cliente no puede considerarse co-autor ni evitar que la inscribas, a menos que exista un aporte creativo sustancial de su parte (p. ej., un guión, material gráfico, una novela en el caso de narrativa gráfica, etc). También es importante revisar las condiciones de un contrato -si es que lo hubo- para verificar en qué medida la titularidad de la obra pertenece al cliente. Por ej., el modelo de contrato Grafiscopio, revisado por el abogado Andrés Grünewaldt (Estudio jurídico Silva & Cía) manifiesta expresamente que el cliente autoriza al profesional creativo para inscribir la obra. Finalmente, considera los casos especiales de titularidad que advierten los abogados José Ignacio Gallardo y Juan Carlos Lara (ONG Derechos Digitales), y que podrían invalidar la inscripción de este tipo de obras. Todo lo anterior nos lleva al siguiente punto:

El portal ChileAtiende indica:

“El conservador de derechos intelectuales (jefe del Departamento de Derechos Intelectuales, DDI) podrá oponerse a la inscripción cuando ella no se refiera a bienes protegidos por los derechos de autor o los derechos conexos. También, cuando sea evidente que el bien protegido solicitado no pertenece a la persona a cuyo nombre se solicita la inscripción.

Además, deberá negarse a inscribir cuando:

– Se solicita la inscripción a favor de una persona distinta de la que aparece como autor y/o como titular de los derechos en el ejemplar o documentos que se registran, ya sea por nombre verdadero o por seudónimo inscrito.
– Se solicita la inscripción de una obra bajo seudónimo no inscrito o que no se inscribe simultáneamente.
– Se solicita el registro de seudónimos no usados públicamente.
– Las sentencias y autos aprobatorios judiciales no están ejecutoriados, pudiendo al efecto exigir constancia fehaciente.
No se presenten los instrumentos públicos o privados autorizados ante notario que acrediten los derechos transferidos entre vivos o transmitidos por causa de muerte.
– No se cumplan los requisitos establecidos por la Ley Nº17.336 o su reglamento.”

BONUS: TENGO OTRAS CONSULTAS ESPECÍFICAS, ¿A QUIÉN ME DIRIJO?

Jun
25
Grafiscopio
Guía: qué hacer si tu obra está siendo usada sin permiso
Legal, Metodológico, Propiedad Intelectual
2
, , , , , ,

Navegando en internet, viendo tv o pasando frente a una vitrina, de pronto notas que tu obra ha sido usada sin permiso (como recientemente ocurrió al ilustrador chileno Sephko) o ha sido plagiada. A la sorpresa sigue un sentimiento de desorientación: no sabes bien qué hacer para detener la infracción y que los implicados paguen (en todo sentido de esta palabra). Aunque ya expuse el tema en mi entrevista a abogado, quiero desarrollarlo para despejar toda duda y presentar un plan de acción.

1) MANTÉN LA CALMA

Tranquilo. Como tú, también fui víctima de infracción a mis Derechos de Autor y parece como si el agravio y usufructo de tu trabajo creciera a cada minuto. La rabia y ansiedad que esto genera pueden hacer que tomes decisiones equivocadas. Para enfrentar el problema debes actuar con cabeza fría, armar el caso ordenadamente .

2) RECOLECTA PRUEBAS

Como recomienda el abogado Sebastián Alvarado, lo primero que debes hacer es guardar prueba de la infracción, que pueda servirte en caso de demanda, pues naturalmente el infractor tratará de borrar toda evidencia, así que no le avises sin antes tomar esta precaución. Un pantallazo (o screen cap, si hablamos de internet), una fotografía (si es en lugar público, o pidiendo permiso si es un recinto privado), algún recorte (si es revista, prensa escrita) o grabación (si es video). Siempre que sea posible, procura registrar la fecha y hora en que el infractor publicó tu obra. (ej.: en Facebook, cada post va acompañado de ambos datos: fecha y hora).

3) EVALÚA LA MAGNITUD DEL DAÑO EMERGENTE

Investiga si se trata de un plagio, uso no permitido o falsificación (delitos tipificados de manera diferenciada), por cuánto tiempo y en qué canales se ha producido la infracción. Mientras más extenso (o relevante) el perjuicio, mayor la sanción y multa a que se expone el autor del delito.

Comprueba que la supuesta infracción no figure entre las excepciones y limitaciones del Derecho de Autor. (usos legítimos de obra ajena sin necesidad de pedir permiso ni pagar al autor o titular de derechos). De nuevo, investiga si tu obra ha sido usada en un solo medio, por espacio de tiempo puntual o si ha tenido amplia cobertura mediática y usufructo comercial. Esto permitirá decidir la mejor forma de abordar el asunto y si necesitas ayuda profesional calificada (ver punto #6).

ompi-do-autor

4) DETERMINA TU GRADO DE AUTORÍA Y/O PROPIEDAD DE LA OBRA

Antes de poner el grito en el cielo, considera si la obra te pertenece únicamente a ti o si en cambio se trata de una colaboración, o si es colectiva.

Si fue creada mientras eras empleado de una empresa, revisa las condiciones del contrato (p. ej., si alguna cláusula menciona que toda creación hecha para la empresa es de propiedad de ellos) y por último sopesa la medida en que dicha obra existe gracias al equipamiento, insumos o servicios básicos (electricidad, etc) que te facilitaron.

Si hubo Contrato de prestación de servicios a honorarios, chequea los usos que permitiste. Por ejemplo, la artista chilena Marcela Donoso denunció al director de la película “Caleuche” por usar su obra en modos no permitidos por el contrato.

4) INSCRIBE TU OBRA AFECTADA

Si no lo has hecho, inscríbela en el Departamento de Derechos Intelectuales (DDI). Puedes hacerlo vía internet o en forma presencial. Si bien el Derecho de Autor no requiere formalidades para existir (surge por la mera creación de una obra), al inscribir refuerzas públicamente tu titularidad, pues deja constancia pública sobre la fecha y hora en que fue creada, y quien quiera refutarlo tendrá que demostrarlo. Un ejemplo de la importancia de inscribir una obra fue el de los libretistas afectados en el plagio perpetrado por el Jefe de guionistas de Canal 13 de Televisión (Chile).

Nota: si tu obra violada está acogida a una licencia Creative Commons, recuerda que esta NO reemplaza a la inscripción y además, tal entidad no puede representarte legalmente en una reclamación, por lo que en último término tendrás que recurrir al punto #6 de este artículo.

5) CONSIGUE TESTIGOS. VIRALIZA.

Hecho todo lo anterior, es hora de aprovechar el potencial de las redes sociales: difunde la noticia y alerta sobre la infracción. Esto dará relevancia pública al caso y puede ser un atajo para llegar directamente al infractor o disuadirlo (lograr que retire el contenido usado sin permiso y/o te indemnice).

Visibilizar públicamente una infracción a través de redes sociales ha probado ser un método más eficaz y eficiente que los canales tradicionales, incluido el judicial (sobre todo para quienes no pueden costear los servicios de un abogado). Ejemplos sobran: Francisco J. Olea vs Le Fournil (Sep. 2015), Katie Rodgers + Inslee Haynes vs Pilar Castaño (Nov. 2013), Loish vs Editorial Puerto de Escape (Ene. 2013), campaña Change vs concurso portada Olvidado Rey Gudú (Jul. 2014), Tuesday Bassen vs Zara (Jul. 2016, que incluso dio lugar al portal “Shop Art Theft.com” donde varios artistas afectados denuncian y venden directamente la obra que les fue copiada), Sephko vs Maruchan (Nov. 2016), entre otros casos que prueban que viralizar es una medida que obtiene resultado veloz y concreto.

Por cierto, evita todo tipo de descargos, amenazas o injurias que puedan jugarte en contra si el asunto se complica (el infractor podría llevarte a tribunales, sobre todo si tus acusaciones son inexactas o infundadas). Simplemente expone los hechos: “mi obra está siendo usada sin permiso”, “mi obra ha sido plagiada”, etc.

Que alguien te haya comprado una obra intelectual no significa que pueda usarla a su antojo. Un contrato entre las partes debería especificar de qué forma se ha permitido el uso.

6) CONTACTA A UN ABOGADO

Es verdad que algunas infracciones parecen menores como para molestar a un abogado, pero ¿Cómo saberlo? Tal vez ignoras los alcances del caso, cuánto dinero hay en juego o qué ley se puede aplicar a tu favor. Un abogado es quien mejor sabe ambas cosas, por lo que siempre recomiendo invertir en una hora de consulta. Además, puede actuar en representación tuya -sin compromiso emocional- y enviar al infractor una carta de intimación o “Cease and Desist” (ver pág. 11) para que cese la conducta y/o te indemnice por perjuicios. Si no dispones de dinero para costear los honorarios de un estudio jurídico para que te represente, prueba buscar portales de abogados freelance, como Derecho-Chile.cl que ofrece consulta gratis y tarifas asequibles para particulares.

Es posible que algunos infractores ignoren tu reclamo personal o viral, pero difícilmente harán caso omiso a la carta de un abogado.

7) NEGOCIA

Dicen que “es preferible un mal acuerdo que un buen juicio”: la gente sensata siempre optará por negociar antes que ir a tribunales, proceso engorroso que empaña la reputación de cualquiera y podría terminar siendo más costoso que una indemnización. Es más, no todos los infractores son villanos. En ocasiones lo hicieron por simple ignorancia de la Propiedad Intelectual.

Extrajudicialmente se puede llegar a buen puerto. Hace años un diario publicó sin permiso una de mis ilustraciones. Les informé de multas y sanciones a que se exponían. Me hicieron una oferta que acepté de buena gana. La clave es negociar con altura y profesionalismo, porque nunca sabes si de ahí puede salir un futuro cliente. No se trata de ponernos complacientes, pero de actuar con diplomacia.

8) CUANDO EL INFRACTOR ESTÁ EN EL EXTRANJERO

En este caso, la sensación de desamparo aumenta (como ocurrió al ilustrador y diseñador viñamarino Álvaro Tapia), pero no desesperes. De partida, y como dice el documento “La protección internacional del Derecho de Autor y de los Derechos Conexos” (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, OMPI):

«Una de las ventajas prácticas más importantes para un país que se adhiere al Convenio de Berna es que las obras de sus autores están automáticamente protegidas en todos los países parte en el Convenio.

El hecho de que un país pase a ser miembro de la Unión de Berna es prueba de que éste está dispuesto a ejercer la voluntad política necesaria para proteger los derechos de los autores de los demás países.»

Ante una infracción internacional puede ser muy útil el punto #5 (las redes sociales ayudaron a la ilustradora holandesa Loish a denunciar el uso no autorizado de su obra por parte de Editorial chilena. Incluso twitteros chilenos corrieron la voz) y, desde luego, el punto #6 si la cosa pasa a mayores. Un abogado de tu país SÍ puede representarte en incidentes fuera de sus fronteras. Es importante escoger un Estudio Jurídico que tenga contactos en el exterior.

Para más información sobre Derecho de Autor Internacional:

9) APÉNDICES