Metodológico
Home  »  Blog  »  Metodológico
Dic
13
Grafiscopio
Boleta de honorarios: su utilidad para buscar departamento
Metodológico, Negociación, Tributario
0
, , , , ,

Algunos profesionales independientes(*) no emiten boleta de honorarios por cada trabajo que realizan. Consideran que no vale la pena tanta formalidad por montos pequeños o negociaciones «en confianza». Incluso hay quienes no desean destinar parte de lo que ganan a pagar impuestos. Más allá de que esto sea ilegal, es también ingenuo e inconveniente. ¿Por qué?

En primer lugar tus movimientos de dinero no son misterio para el SII. Aunque no los acredites mediante boleta, la entidad puede igualmente cotejarlos por otras vías (p. ej., tus depósitos bancarios). Pero además las boletas cumplen otros fines:

Por ejemplo, cuando postulas a arrendar un departamento es habitual que el dueño de la propiedad te exija 3 o más liquidaciones recientes de sueldo para acreditar tu solvencia económica. Esto funciona si eres empleado, pero como independiente no tienes sueldo ni liquidaciones, así que tu forma de acreditar ingresos son las boletas de honorarios y, por extensión, el certificado de tu declaración de renta anual, que muestra un promedio de tus ingresos -o “rentas”- durante un año(**). Sin boletas ni documentación objetiva que acredite tus ingresos será difícil que te tomen en serio como potencial arrendatario.

Si no sabes cómo emitir boletas de honorarios, puedes revisar nuestros artículos:
Cómo iniciar actividades (para empezar a emitir boletas).
Cómo emitir boletas de honorarios.
Cómo declarar impuestos mensuales mediante Formulario Nº 29 del SII.

(*) Particular o individuo, no empresa.
(**) Este certificado es valioso para un independiente (cuyo trabajo es por definición variable, con algunos meses “buenos” y otros “malos”) pues da una idea de lo que generas mensualmente. Por ej.: si tu declaración de renta anual arrojó una devolución de impuestos de $1.200.000, esto representa tu “sueldo” mensual, aunque algunos meses hayas generado más y otros menos que esa cifra.

Oct
29
Grafiscopio
Calculadoras, convertidores e indicadores de valores
Metodológico, Tarifas, Tributario
1
, , , , , , , ,

El trabajo creativo va de la mano con tareas como el cobro de honorarios y pago de impuestos. Sea que tengamos clientes locales o extranjeros, debemos emitir boletas o facturas y calcular los montos respectivos. Este proceso puede simplificarse gracias a las herramientas disponibles en la red, que hemos compilado en un solo artículo (en permanente actualización), para hacerlo aun más práctico y sencillo.

Agradecemos cualquier aporte o corrección a los datos aquí expuestos (sean plataformas en línea o Apps). Idealmente incluir una descripción para explicar en qué consiste y/o cuál es la contribución a la información ya publicada.

1) CALCULADORAS DE IMPUESTOS PARA LLENAR BOLETA DE HONORARIOS (10%)

Bolettta
Calculadora para llenado de boleta de honorarios. Expresa montos según cómo hayan sido pactados los honorarios con el cliente (en valores brutos o líquidos).
http://silogismo.com/bolettta/
Autor: @juque / silogismo.com

Calculadora de Impuestos en Chile
Boletas (10%) y Facturas (19%)
http://www.buscavina.com/iva.html

2) CONVERTIDORES: PESO A UF / UF A PESO

Calculadora de presupuesto en UF
Válida dentro de Chile. Permite expresar presupuesto en Unidad de Fomento (UF), que es un valor reajustable de acuerdo con la inflación. A diferencia de montos expresados en pesos, evita la depreciación en el tiempo y presenta al cliente un valor perceptualmente más fácil de digerir (40 UF suena menos duro que $1.000.000, pero es lo mismo).
https://franciscoamk.com/calcular-presupuesto-en-uf/
Autor: Francisco Aguilera / FranciscoAMK

UFaPesos
Válida dentro de Chile. Convertidor de UF a peso, de UTM a peso y de Dólar a peso.
http://www.ufapesos.cl/

3) CALCULADORAS DE IVA (en Chile 19%)

Calculadora de IVA
Cuanto impuesto se paga sobre bienes inmuebles y servicios de personas y empresas. Puede servir para calcular el precio efectivo de insumos o servicios (p. ej. impresión) a cuyos valores originales debes sumar el IVA (“+ IVA”). Ojo: si vas a emitir una boleta de honorarios no corresponde hablar de IVA, ya que este valor es para facturas.
http://www.iva.cl/

Calculadora de Impuestos en Chile
Boletas (10%) y Facturas (19%)
http://www.buscavina.com/iva.html

4) CALCULADORA DE IPC

Calculadora IPC
Aplicación que permite calcular la tasa de variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) entre dos periodos y actualizar (o “reajustar”) valores monetarios expresados en pesos. En pocas palabras, si te deben un pago hace 1 año ¿A cuánto equivale ese valor hoy?
Autor: Instituto Nacional de Estadísticas (INE)
http://encina.ine.cl/CALCULADORA/

5) CONVERTIDORES DE DÓLAR A PESO / PESO A DÓLAR
Para negociar con clientes extranjeros.

Valor-Dólar
Calculadora e indicador Valor del Dólar actual en Chile
http://www.valor-dolar.cl/

Conversor.cl
http://www.conversor.cl/

6) CONVERTIDORES DE EURO A PESO / PESO A EURO (€)

Valor-Dolar/Euro
http://www.valor-dolar.cl/valor-euro

Money Converter
http://themoneyconverter.com/ES/CLP/EUR.aspx

Nacionales.cl
http://www.nacionales.cl/valor-euro

7) CALCULADORAS DE VALOR POR HORA DE TRABAJO

Calculadora Freelance
Autora: Laura López (España)
http://www.calculadorafreelance.com/

Cuánto cobrar por hora de servicios
Autor: Cosmonauta (México)
http://cosmonauta.mx/toolbox/precioporhora.html

8) CALCULADORAS DE SUELDO

Calculadora de sueldo líquido / herramienta de liquidación de sueldo
Para saber cuál será el dinero que recibirás mensualmente en tu bolsillo (sueldo “líquido”). También útil si estás negociando un sueldo y no sabes el sueldo bruto que debes pedir.

Ago
8
Grafiscopio
¿Cuál es tu propuesta de valor?
Cliente, Metodológico, Negociación
0
, , ,

¿Cuál es tu aporte? ¿Por qué debería pagarte el doble que a tu competencia? Parecen preguntas simples pero no lo son, y si varios creativos tienen problemas para vender es porque no han sabido responderlas.

Prosperar en un mar de competidores exige tener claro lo que ofreces y sus ventajas desde la óptica del cliente, no de tus colegas. En una palabra, tu Propuesta de Valor (PdV).

► ¿QUÉ ES UNA PROPUESTA DE VALOR?

Al decir que ofreces “diseño”, “retoque digital” o “ilustraciones” estás describiendo tu actividad, pero no comunicando valor. Muchos clientes ni siquiera entienden qué hace un diseñador, mucho menos para qué sirve. La PdV puede definirse como promesa de entrega de algo valioso, útil. Si un cliente ha de pagar por tu producto o servicio, es porque percibe valor (en otras palabras, porque puede comprender de qué manera le sirve lo que haces).

Según Peep Laja (Conversion XL), la PdV es un resumen que transmite claramente:

1) Relevancia: cómo resuelves problemas del cliente o mejoras su situación
2) Valor concreto: qué beneficios específicos entregas
3) Diferenciación: por qué un cliente debería preferirte (y no a tu competencia)

► ¿CÓMO ARMAR TU PROPUESTA DE VALOR?

Al intentar definir una PdV es natural querer impresionar, lo que puede conducir a errores. Por ello es importante considerar 2 aspectos:

1) Claridad: nada de poesía, tecnicismos o palabrería enredada («aporto customización de SEO para incrementar el ROI, bla, bla…»). La PdV es simple, directa y puede entenderla cualquier persona. Tampoco es un eslogan («está pasando, lo estás viendo», etc.), sino una frase que resume lo que ofreces y para qué (quién) sirve.

2) Foco: está dirigida al cliente y expresada en su lenguaje, no en tu argot profesional ni el de tus colegas. Por tanto debes aprender quién es, dónde se mueve y cómo habla tu cliente. Visita los lugares donde opera, o bien usa las redes sociales para entrevistarlo y conocer su opinión.

Elementos-propuesta-de-valor-Infografia-Neil-Patel-Quicksprout-Innokabi

► ESTRUCTURA DE LA PROPUESTA DE VALOR

Una buena PdV debería resumirse en 4 puntos, según Neil Patel (Quick Sprout):

1) Titular: frase que describe el principal beneficio ofrecido al cliente. Puede describir el producto o servicio y debería capturar la atención.

2) Bajada de texto (o párrafo): explicación detallada pero no muy extensa de lo que ofreces, a quién y por qué.

3) Tres puntos clave (opcional): listado de beneficios y/o características de tus servicios o productos.

4) Apoyo visual: video o imagen que potencie tu mensaje (piensa en tu portafolio o web).

► POTENCIADORES DE TU PROPUESTA DE VALOR

Si no sabes bien cómo armar tu PdV, puedes empezar en torno a 2 tipos de valor:

a) Cuantitativos: precio módico, descuento (o algún servicio gratis, como envío), velocidad de entrega, etc.
b) Cualitativos: comodidad, innovación, estatus, desempeño, utilidad, algo “único” (esto último debe ser útil: nadie va a pagar por neumáticos cuadrados sólo porque sean “únicos”).

► EJEMPLOS DE PROPUESTA DE VALOR

Dicen que el ejemplo es mejor que el consejo. Aquí tienes mi PdV como artista gráfico:

“Una imagen a la medida, para comunicar mejor tu mensaje.”

Fíjate que esta frase aun es amplia, pero en seguida el párrafo y puntos clave la acotan a mi segmento objetivo (empresas o emprendimientos, agencias publicitarias, Productoras) y explican la ventaja de mi servicio por sobre la fotografía:

“Da a conocer tu marca, producto, servicio o idea con una ilustración didáctica, memorable y al estilo que necesite tu audiencia.”

3 puntos clave:

– Economía: “ahorras en producción (locaciones, modelos, estudios, traslados). Todo se hace en mi escritorio.”
– Versatilidad: “desde el estilo más simple hasta el más complejo, según requiera tu audiencia. Soy 5 artistas por el precio de uno.”
– Distinción: “cualquiera puede recurrir a un banco de imágenes en la red, incluso tu competencia. Mi trabajo te destaca.”

Puedes estudiar otros ejemplos reales de PdV exitosa aquí:

mpd-portfolio

► A TENER EN CUENTA

1) Una PdV debe ser comprobable. No basta una promesa espuria (“soy el mejor creativo que ud. puede encontrar”). Debe garantizar credibilidad y por ello se recomienda cotejarla con la percepción del cliente: ¿qué opina de tu PdV? ¿Cómo la percibe?

2) Teniendo claro lo que ofreces y tus ventajas será mucho más fácil persuadir y vender lo que haces.

3) Si no tienes experiencia comprobable: intenta reforzar tu PdV (y portafolio) con ejemplos, soluciones visibles, por medio de comparación o encargos ficticios donde se aprecie tu potencial.

4) Una PdV no es infalible ni puedes ser el mejor prestador de servicios creativos del planeta. Enfócate en el área en que destacas. Como dice este artículo: Apple no tiene los mejores precios, ni Amazon el más atractivo diseño web, pero continúan liderando en ventas porque sus consumidores los valoran por otras razones.

5) Procura que tu PdV sea visible en tu web, portafolio o donde quiera que ofrezcas productos o servicios profesionales. Como digo al comienzo, una simple colección de imágenes muestra lo que sabes hacer, pero un cliente podría no entender de qué forma le sirves a su negocio, por qué tu trabajo es más caro o en qué te distingues de tu competencia.

► INFORMACIÓN Y FUENTES ADICIONALES

Jun
28
Grafiscopio
Cómo tributar por talleres, cursos y ferias de Arte
Legal, Metodológico, Tributario
0
, , , , , , , ,

Entre las actividades que normalmente realizan profesionales independientes y artesanos hay dos muy populares: dictar cursos (workshop, taller, clases prácticas o técnicas) y participar en ferias de Arte o Diseño de carácter ocasional (p. ej., una jornada o un fin de semana). Ambas representan un ingreso complementario y a veces el principal, cuando el trabajo para clientes no alcanza para cubrir gastos, sostener un negocio o incluso una familia. La pregunta es ¿Deben tributar por los ingresos que generen? Y si es así, ¿Cómo y cuánto?

1) QUÉ DICE LA LEY

De partida acabemos con un mito: la creencia de que ciertas actividades no están obligadas o no ameritan tributar porque generan ingresos modestos a los que el SII sencillamente «no presta atención». Al respecto, el Decreto Ley 824 -más conocido como Ley sobre Impuesto a la Renta (o LIR)– es categórico:

«Párrafo 3°
 De los contribuyentes

 Artículo 3.°- Salvo disposición en contrario de la presente ley, TODA PERSONA domiciliada o residente en Chile, pagará impuesto sobre sus rentas DE CUALQUIER ORIGEN, sea que la fuente de entradas esté situada dentro del país o fuera de él, y las personas no residentes en Chile estarán sujetas a impuestos sobre sus rentas cuya fuente esté dentro del país…»

Teniendo claro lo anterior -importante para no evadir impuestos, lo cual es ilegal- veamos cómo se tributa por estas actividades.

taller-dib

.

2) ¿CÓMO TRIBUTAR POR DICTAR UN CURSO, WORKSHOP O TALLER?

Si eres profesional independiente o artesano (es decir particular, persona natural, contribuyente de 2ª Categoría de la LIR) y quieres dictar un curso o taller, debes proceder como sigue:

1) Una vez recaudado el monto por inscripción[*] emites boleta de honorarios a nombre de cada alumno (explicándoles que esto no implica ningún compromiso para ellos ante el SII). En este caso tú retienes el impuesto de 10%, dado que seguramente tus alumnos serán personas naturales, no empresas. En este artículo explicamos cómo se emite boleta de honorarios para persona natural.

2) Declaras la suma total de impuestos mediante Formulario 29 del SII, al mes siguiente. En este artículo explicamos paso a paso cómo se hace.

[*] Según instruye el SII: «En caso de prestaciones de servicios, las boletas deberán ser emitidas en el momento mismo en que la remuneración se perciba o se ponga, en cualquier forma, a disposición del prestador del servicio.»

3) ¿CÓMO TRIBUTAR POR VENTAS EN UNA FERIA DE ARTE / DISEÑO?

Supongamos que eres un ilustrador freelance sin tienda ni local establecido, que aparte de prestar servicios a clientes (ilustraciones por encargo para revistas, libros, etc) deseas participar en una feria (p. ej., Bazart) y vender tu obra directamente a público en forma de prints, camisetas, chapas y otros accesorios. ¿Cómo tributar estos ingresos?

Según informa el SII:

«Cuando una persona necesita realizar una actividad comercial por un período breve, como es el caso de las ferias artesanales de verano, por ejemplo, no requiere dar un aviso de Inicio de Actividades ni emitir documentación tributaria, sino acudir a la oficina del SII correspondiente al domicilio donde va a funcionar comercialmente, pedir la respectiva autorización y pagar los impuestos girados, conforme a los antecedentes requeridos en la oportunidad.
Puede obtener mayor información relativa a este tema en el sitio Web del SII, menú Normativa y Legislación, opción Decreto Ley N° 830 sobre Código Tributario, específicamente en su artículo 68.»

3.1) ¿SE PUEDE EMITIR BOLETA DE HONORARIOS POR LOS PRODUCTOS VENDIDOS EN UNA FERIA DE ARTE?

No. Como explica el SII, la Boleta de Honorarios es el documento que acredita ante el SII la prestación de un servicio profesional o actividad lucrativa según lo instruido en la Circular Nº 21, de 1991. En cambio cuando existe transferencia de especies o prestaciones de servicios catalogadas en arts. 52 y 53 de la Ley sobre impuesto a ventas y servicios corresponde emitir boleta de Compraventa (Ojo: incluso si se trata de una tienda online NO corresponde emitir Boleta de Honorarios). Sin embargo, para venta en ferias esporádicas de Arte / Diseño no es necesario emitir ningún tipo de boleta, pues basta contar con autorización del SII como detalla el punto #3 de este mismo artículo.

local-mercado-indie

.

4) ¿CÓMO TRIBUTAN LOS TALLERES ARTESANALES?

Aunque parecen lo mismo, desde el punto de vista tributario una feria de Arte (o de Diseño) NO es lo mismo que un taller artesanal. La primera se entiende como esporádica, ocasional, en cambio el segundo se refiere a un local establecido donde se producen y/o venden artículos, accesorios -y en general, productos- de forma continua. Un ejemplo de taller artesanal sería Mercado Indie.

En la sección Preguntas Frecuentes del sitio web del SII hay información exhaustiva sobre este tema:

ANEXO: MICROEMPRESAS

Se considera Microempresa a toda entidad que ejerce una actividad económica de forma regular, ya sea artesanal u otra, a título individual o familiar o como sociedad, y cuyas ventas anuales son inferiores a 2.400 UF. En esta circular del SII se explica en qué consiste una Microempresa, su régimen de tributación (y contabilidad) y aspectos propios de este tipo de contribuyente.

Confiamos en que esta información sea de utilidad para quienes transan productos o servicios creativos en alguna de las formas precitadas, y les instamos a hacerlo en consonancia con las leyes tributarias vigentes, para evitar cualquier problema presente o futuro.

(Imágenes tienda y feria Mercado Indie, gentileza de Carolina García.)

Ene
22
Grafiscopio
Cómo iniciar tu carrera freelance
Comercial, Laboral, Metodológico
0
, , , , , , ,

¿Pensando en independizarte este año? Ser freelance o emprendedor -que no son lo mismo– es una forma de trabajo que empieza por decisión voluntaria (estar cansado de tu empleo, querer ser tu propio jefe) o bien forzosa (haber sido despedido, no encontrar trabajo). El problema es que no hay escuelas o cursos que enseñen a trabajar en forma independiente, por lo que mucho se aprende a base de ensayo y error. En este artículo intentaré ayudarte a llenar el vacío, con base en mi propia experiencia -20 años de ejercicio autónomo- y la de terceros.

1) ¿QUÉ ES SER FREELANCE?

Algunos piensan que freelance equivale a autodidacta, un profesional sin título. La verdad es otra: hablamos de trabajadores y/o profesionales auto-empleados (self-employed), no necesariamente limitados a un empleador en particular o a largo plazo. Es un segmento creciente (que hoy ocupa 34% de la fuerza laboral en EEUU y 22,1% en Chile, contando sólo a profesionales). Sin embargo, algunos prefieren no llamarse freelancers, tanto por el motivo citado al comienzo, como porque varios clientes asocian el término con un desempleado o alguien que trabaja en la azotea de la casa de sus padres. Esto se relaciona con la construcción de marca que veremos más adelante.

2) ¿TIENES EL PERFIL?

Lo primero que hacer si estás pensando renunciar a tu empleo o fuiste despedido es evaluar en qué formato laboral produces mejor y te sientes más cómodo. No todos funcionan como freelancers, y ello tampoco implica un déficit. En este artículo explicamos la diferencia entre los perfiles emprendedor, ejecutivo y freelancer.

3) ¿CUÁNDO DAR EL SALTO?

Varios se preguntan esto antes de iniciar su carrera independiente. ¿Probar suerte o soltar la liana una vez que has cogido la siguiente? No todos pueden elegir: tal vez fuiste despedido y no encuentras nuevo empleo. La respuesta única o “correcta” no existe. Depende de tu perfil (ver punto #2), habilidades (seamos francos: las personas con talento sobresaliente reciben más trabajo del que buscan), situación personal y financiera actual (ej.: es natural que seas más cauto si tienes hijos; o tal vez la puesta en marcha de tu negocio independiente exige adquirir insumos o herramientas para cuya compra necesitas haber ahorrado), etc.

Este artículo de Freelancers Union aporta buenos consejos, como hacer una transición paulatina, destinar tiempo fuera de tu horario de oficina para preparar tu negocio independiente, y/o nunca dejar de hacer marketing (promocionar tus servicios y productos, aunque aun sigas empleado). En suma, planificar tu nueva etapa. En palabras de R. Buckminster Fuller: «La mejor forma de predecir el futuro es diseñarlo.»

4) INICIAR ACTIVIDADES

Hay quienes han pasado toda su vida laboral como empleados, bajo el paraguas de un jefe y un área de contabilidad, ergo nunca tuvieron necesidad de prestar servicios profesionales y desconocen el protocolo tributario para ejercer por cuenta propia. Aquí en Chile debes partir por iniciar actividades, lo que te permitirá emitir boleta de honorarios y declarar impuestos mensuales y renta anual cuando corresponda.

Arriba: Dale Partridge (diseñador gráfico y autor superventas, según el Wall Street Journal) comparte consejos para empezar tu carrera freelance (en inglés)

5) DEFINIR TU MARCA

En el mercado freelance la competencia es fuerte y numerosa. Por ello es importante diferenciarse. ¿Cuál es tu sello? ¿Qué ventajas ofrece tu persona, producto o servicio en comparación a otros? En suma, ¿Cuál es tu propuesta de valor? Si no lo tienes claro (porque no has estudiado a tus competidores) o tu trabajo es básicamente igual al de los demás, entras a competir por precio: el escenario más desfavorable, donde “gana” (?) el que vende más barato.

Define tu sello, tu marca (el nombre de tu persona o negocio) e invierte recursos en la forma en que te presentas: logotipo, tarjeta de negocios, sitio web y portafolio son herramientas fundamentales que hacen la diferencia. No subestimes este punto. Expertos como Debbie LaChusa aconsejan que el Branding (o construcción de marca) es más importante para un independiente que para una empresa consolidada, por una sencilla razón: a diferencia de las grandes compañías, un individuo no dispone de presupuesto para posicionarse a través de sendas campañas publicitarias, y al empezar nadie te conoce.

6) DEFINIR TU MODELO DE NEGOCIO

¿Trabajo por encargo o venta directa en una tienda? ¿Producto (libretas, stickers, prints, etc), servicio (trabajo por encargo, consultoría) o ambos? El paso siguiente a la definición de tu marca es plantear tu modelo de negocio: a qué o quién quieres apuntar (lo que en países anglo llaman “target market” o mercado objetivo) y cómo cumplirás esa meta. Esto se relaciona con explorar si tienes pasta de freelancer o de empresario. En este artículo profundizamos sobre el tema modelo de negocio. Y también puedes consultar el interesante estudio ad-hoc de Rodrigo Gajardo (disponible para descarga) que propone pautas de acción objetivamente dirigidas a freelancers.

7) CREAR TU PORTAFOLIO

Si eres freelance, un portafolio profesional (también llamado “book”) es de todas la principal herramienta para enganchar clientes, porque a menudo será lo primero o único que verán de ti (antes que tu persona o tarjeta) y sin ello nadie podrá hacerse idea de lo que ofreces. Puedes incorporarlo o transformarlo en tu sitio web personal. Y si no sabes o no tienes presupuesto para montar un sitio con dominio propio, hay múltiples plataformas que permiten alojar tu portafolio gratis, como Behance, Tumblr, WordPress, Blogger, Carbonmade, DeviantArt, etc. Aquí explicamos en qué consiste un portafolio profesional.

8) DEFINIR TU ESPACIO DE TRABAJO

Al ser tu propio jefe y ejercer desde tu hogar, la línea entre trabajo y vida personal se vuelve peligrosamente difusa. Los freelancers profesionales necesitan un nivel de disciplina que se extienda no solo al cumplimiento de tareas, sino también a definir un espacio de trabajo diferenciado del habitacional y una jornada laboral que no ponga en riesgo las relaciones interpersonales o familiares, evitando el burnout (fundirse por exceso de trabajo). La salud física, mental y social son determinantes para un operario individual cuyo negocio se detiene si el único trabajador falla.

Ser freelance implica muchas veces trabajar solo, una prueba mental que no todos toleran. Este artículo de The NuSchool sugiere opciones para paliar el problema. Además, si te complica trabajar sólo o desde casa, hoy existen alternativas a la oficina convencional, como los espacios de cowork o el modelo Hoffice.

9) Y AHORA, ¿QUIÉN PODRÁ DEFENDERME?

Los empleados que trabajan bajo régimen de dependencia y subordinación están amparados por el Código del Trabajo y sus órganos: la Dirección e Inspección del Trabajo. Los freelancers, en cambio, se mueven en el ámbito de los acuerdos civiles. Esto quiere decir que ante problemas laborales con nuestros clientes, debemos dirimirlos en tribunales civiles, y cubrir los costos por nuestra cuenta (empezando por contratar a un abogado que nos represente). Por lo mismo es importante acostumbrarse a trabajar con contrato de prestación de servicios a honorarios, que raye bien la cancha y evite malos ratos (pagos pendientes, etc).

Además de nuestro artículo puedes revisar el de Lance Talent, sobre cláusulas básicas que debe contener un contrato freelance. Si surgiera un problema legal, puedes revisar nuestro artículo con directorio de abogados.

10) ¿CÓMO BUSCAR Y DÓNDE ENCONTRAR CLIENTES?

Si bien es verdad que tanto en Chile como en países desarrollados la economía freelance funciona predominantemente por el “boca a boca”, no todos los independientes parten con un pool de contactos estratégicos, así que deben buscarlos. Y aquí la iniciativa, proactividad e ingenio juegan un rol clave (dada la alta competencia que ya mencionamos): si esperas a que te encuentren, estás perdido. Eres tú quien debe ir tras los clientes, ya sea contactándolos por medios virtuales (tener presencia en redes sociales es primordial), vinculándote con otros freelancers que puedan recomendar tus servicios, o asistiendo a eventos de toda clase (sí, también a cumpleaños y fiestas) donde pueda haber clientes potenciales. Todo lo anterior no es otra cosa que hacer marketing. Para el segmento objetivo a que apunta nuestro sitio, pueden revisar nuestros artículos sobre cómo buscar y dónde encontrar clientes.

11) ¿CÓMO COBRAR?

Esta es la pregunta que atormenta a muchos freelancers, particularmente a los que recién empiezan y no tienen parámetros para saber cuánto vale su trabajo. La solución parecería ser un Tarifario, pero estos instrumentos han probado ser inútiles por varias razones. Entonces ¿Cómo cobrar?

Básicamente existen 2 modelos de cobro: por hora y por proyecto. El primero es una tarifa en relación al tiempo que toma ejecutar un encargo, y es usado por principiantes o para tareas relativamente uniformes. El segungo en cambio, es una tarifa variable que depende de la relevancia de un proyecto, y es usada por veteranos que estiman los costos y alcances de una tarea en base a su propia experiencia con proyectos anteriores o similares. En este artículo profundizamos en el método para presupuestar tu trabajo. Además, este artículo de IdeasWeb (Perú) -cuya fuente original es la Guía para empezar como Freelance de Freelance Switch– da luces sobre cómo cobrar.

Anexo: cotización

La cotización es una tarea básica de todo freelance: entregar al cliente un precio por cierto encargo. Pero no basta dar un número. En este artículo explicamos el protocolo y ofrecemos un documento para elaborar cotización formal.

12) ¿CÓMO NEGOCIAR CON CLIENTES EXTRANJEROS?

Tal vez una buena oportunidad venga desde fuera de tu país y te impulse a hacer carrera independiente. En este artículo estudiamos el escenario de clientes extranjeros, rama fundamental para todo freelancer que se proyecte a futuro en un mundo globalizado (y en el caso de Chile, para aumentar posibilidades laborales y de ingresos, ya que nuestro mercado es diminuto y muy focalizado: 80% de la industria creativa nacional se concentra en el Área Metropolitana, según SantiagoCreativo). Por cierto, saber inglés es un must hoy en día, tanto para ampliar tu radio de acción como para acceder a la mejor y más actualizada información.

NOTA: Si tienes alguna inquietud adicional, deja aquí tu comentario o escríbeme a marcelo@grafiscopio.com. Con casi 20 años de trayectoria independiente para clientes chilenos y extranjeros, seguro que puedo ayudarte con algún dato o buen consejo.
Ene
14
Grafiscopio
Sobre el ejercicio ilegal de profesiones creativas
Académica, Legal, Metodológico
0
, ,

No es extraño ver a creativos -incluso de vasta trayectoria- ejerciendo sin título profesional, ya sea porque abandonaron estudios o se vieron obligados por fuerza mayor. Aun más, hay licenciados de otras carreras diseñando, dirigiendo Productoras, etc. ¿Son profesionales? ¿Puede considerarse legítima la manera en que ejercen, y hasta qué punto?

1) QUÉ DICE LA LEY

En primer lugar, que “muchos lo hagan” no es argumento válido desde el punto de vista legal. Como indica el Art. 2º del Código Civil chileno:

Art. 2. La costumbre no constituye derecho sino en los casos en que la ley se remite a ella.

Aun más específico es el Art. 213 del Código Penal chileno, cuando trata el asunto del ejercicio ilegal de una profesión (Título IV, Libro II, párrafo 8):

ejercicio-ilegal-profesion-cod-penal

Sin embargo, hay una controversia que va más atrás, al concepto mismo de «profesional», cuya interpretación puede variar dependiendo de qué actividad o carrera hablemos.

2) ¿QUÉ ES SER «PROFESIONAL»?

Definición.de es una suerte de enciclopedia en línea que tiene el mérito de abordar las distintas aristas de un término, sin limitarse a la definición estricta, aunque tampoco la evade:

«Un profesional es quien ejerce una profesión (un empleo o trabajo que requiere de conocimientos formales y especializados). Para convertirse en profesional, una persona debe cursar estudios (por lo general, terciarios o universitarios) y contar con un diploma o título que avale los conocimientos adquiridos y la idoneidad para el ejercicio de la profesión.»

Esto despeja dudas, excluyendo a autodidactas, artesanos o técnicos de nivel superior (CFT) y admitiendo únicamente a Técnicos superiores (IP) o profesionales universitarios con grado académico de licenciado. Así, cualquiera que ejerza una profesión sin pertenecer a este último grupo (o sin haber obtenido el título profesional), lo haría en forma ilegal.

Sin embargo -y como en muchos ámbitos- la práctica suele contradecir a las definiciones teóricas (e incluso a la Ley). Prosigue la misma fuente:

«Las personas autodidactas logran muchas veces romper con las barreras establecidas por la sociedad acerca de cuáles son los requisitos para convertirse en un profesional. Si bien este fenómeno no se da en todos los ámbitos (no ocurre, por ejemplo, en la Medicina), muchos de los que toman la decisión de estudiar por sí mismos, sin acudir a centros de formación tales como facultades, conservatorios o profesorados, consiguen puestos de trabajo para los cuales se suele requerir un título o diploma. (…) El adjetivo profesional también hace referencia a la actividad que se lleva a cabo como profesión (en el sentido de que implica una retribución económica), y no como afición o pasatiempo.»

Así, las fronteras del concepto «profesional» se vuelven, para bien y mal, difusas. Aunque un párrafo de esta fuente aporta una valiosa advertencia:

«Cabe mencionar que en la mayoría de los casos sigue siendo necesario un título para ser admitido por ciertas empresas, con lo cual el camino de la formación independiente no siempre es el ideal.»

3. EL ENFOQUE DE LOS COLEGIOS PROFESIONALES

Como sugiere su nombre, los Colegios regulan, representan y defienden los intereses de profesionales debidamente titulados. Se oponen a cualquier forma de práctica ilegal (p. ej. falsificación de títulos) e incluso en algunos países existe obligación de colegiarse para practicar una determinada profesión, y por buenas razones: evitar la proliferación de personas no calificadas «que ofrecen servicios sin ser colegiados, en perjuicio de ciudadanos que en calidad de clientes son víctimas de fraude, estafa e incumplimiento o deficiente práctica profesional.» (Fuente: Colegio de Arquitectos del Perú).

Aparte de Arquitectura, la única disciplina creativa que en Chile está representada por un Colegio Profesional es Diseño (tema importante en relación a lo que comentamos a continuación, en apartado “conclusiones”) y uno de sus estatutos (Art. 30, letra ‘o’) se refiere puntualmente al ejercicio ilegal de la profesión.

4. CONCLUSIONES

Se podría argumentar que el desempeño no calificado es más crítico en áreas como Derecho, Ingeniería o Medicina que en disciplinas creativas, donde aquellas de índole técnica (Producción Audiovisual, Ilustración, Fotografía, Artesanía, etc) no requieren poseer un título profesional (por lo mismo no se imparten en universidades) y hasta ofrecen buenas perspectivas de desarrollo para un autodidacta, sin que ello sea ilegal.

Con el Diseño no obstante, la cosa cambia, por tratarse de una actividad estrechamente vinculada a un nivel de formación teórica, ética profesional y porque opera en un radio más amplio y relevante que el formal o decorativo. Tanto así que el Colegio de Diseñadores Profesionales de Chile A.G. propone desvincularlo de las llamadas “Artes de la Visualidad” (de competencia del futuro Ministerio de Cultura), para inscribirlo en el campo de acción del Ministerio de Economía.

Por cierto que hay personas ejerciendo labores de diseño sin tener título, pero generalmente se limitan a tareas técnicas; y desde luego están permanentemente expuestos a lo que sanciona el Código Penal cuando asumen cargos o labores de competencia exclusiva de un profesional. Además, la sanción social suele ser más severa que la jurídica en materia de ejercicio ilegal: varios hemos visto la polémica desatada en prensa o redes sociales al descubrirse que alguien ocupa cierto cargo sin tener el título que faculte para ejercerlo. En tal sentido, aunque no existieran leyes explícitas o definiciones rigurosas, parece que todo mundo tiene cierta noción elemental de lo que compete a un profesional.

Ene
12
Grafiscopio
Los 5 documentos para negociar proyectos
Cliente, Metodológico, Negociación
0
, , , , , , , ,

A lo largo de 3 años en funciones (2012 hasta el presente), Grafiscopio ha aportado recursos para formalizar el desempeño profesional, reduciendo así la posibilidad de que sigan ocurriendo prácticas irregulares derivadas de negociaciones informales. Entre otro material hemos publicado una serie de documentos imprescindibles para negociar cualquier proyecto del área creativa (y por qué no decirlo, de otras áreas también). Este artículo recopila los 5 principales, para consulta rápida:

Recuerda que SIEMPRE será preferible poner por escrito las condiciones en que va a desarrollarse un proyecto, ya que esto previene interpretaciones arbitrarias y garantiza que ambas partes (cliente y prestador de servicios profesionales) jueguen sobre un tablero transparente y bien definido.

Si consideras que esta información ha sido de utilidad, por favor ayúdanos a difundirla para que la negociación en estos términos sea norma y no excepción.

(*) No confundir con Contrato Individual de Trabajo

 

Dic
30
Grafiscopio
Cómo proponer Contrato sin espantar al cliente
Cliente, Metodológico, Negociación
0
, , , , ,

Para muchos creativos el acto de proponer al cliente un contrato es incluso más difícil que redactarlo. Pero claro, en un mercado con sobreoferta cuesta capturar proyectos, por lo que pocos pueden darse el lujo de retrasar un ingreso o perder un cliente por exceso de burocracia. El problema es que la desesperación abona terreno para malas prácticas, deudas o infracciones a Propiedad Intelectual, todas consecuencias de no firmar contratos, como demostró el estudio The Costs of Non Payment (2014) del Freelancers Union (cuya muestra abarcó a profesionales de todo EEUU).

Hablar de Gestión no se limita a números (horas-hombre, cálculo de precio, etc) sino que se extiende a la negociación y habilidades blandas necesarias -y muchas veces determinantes- para cerrar un trato. En este artículo vamos a tratar un problema de gestión: cómo lograr que tus clientes firmen un contrato de buena gana.

1) ESCOGE LAS PALABRAS APROPIADAS

Puede parecer un detalle, pero la forma en que te refieres al documento podría hacer la diferencia entre una firma y un rechazo. Aunque la palabra Contrato es una expresión genérica para cualquier tipo de acuerdo (consensual, escrito, notariado), algunos clientes no conocen otro que el Individual de Trabajo, con todo el compromiso que involucra (cotizaciones previsionales, salud, seguro de cesantía). Por ello sospechan de un Contrato a Honorarios. ¿Solución? replicar el modelo anglosajón, que emplea el término “Agreement” (“Acuerdo”) o “Proposal” (“Propuesta”) en lugar de “Contract(ver modelo estándar del AIGA). En la práctica es lo mismo, pero la palabra “Acuerdo” tiene un tono de conciliación, mientras que el “Contrato”, de obligación.

2) EXPLICA LAS VENTAJAS DE FIRMARLO

Si puedes ofrecer valor, tienes ganada buena parte de una negociación, y esta regla aplica desde poner precio hasta firmar un contrato. Todo cliente quiere saber las ventajas de pagar por tus productos o contar con tus servicios. ¿Qué gana con firmar un Contrato? ¿Por qué tendría que molestarse en trámites burocráticos en lugar de comenzar a trabajar de inmediato, basándose en la mutua confianza?

Ante estas preguntas, mi método y respuesta son siempre los mismos: un principiante trabaja de manera informal. Te ahorrará el fastidio de firmar contratos, pero luego entregará fuera de plazo, desaparecerá del mapa, cambiará las reglas y muy posiblemente va a reclamar o difamarte por redes sociales cuando descubra que diste un uso no pactado a la obra / diseño negociada. En suma: «disfrute hoy, pague mañana». Un contrato previene justamente esto y por lo mismo es herramienta de norma del profesional: define reglas claras para beneficio de ambas partes.

3) DOS EN UNO

En este video de Lynda.com, Terry Lee Stone dice que una práctica habitual entre freelancers es presentar cotización primero y contrato después (de aprobado el presupuesto). Sin embargo, ella discrepa, ya que dividirlos incrementa la percepción de burocracia. A cambio propone fundirlos en un solo documento, que ofrece una ventaja adicional: el cliente sabe de entrada qué obtendrá exactamente por la tarifa pactada, lo que lejos de espantar garantiza mayor seguridad.

4) ESCOGE EL MOMENTO OPORTUNO

El tacto es una de las principales habilidades blandas que todo profesional debe ejercitar. Puedes conseguir lo que quieres sin tener que adoptar una actitud confrontacional o defensiva (que de por sí espantan), y elegir un buen momento para plantear tus exigencias es parte de una negociación efectiva. Por definición un contrato debería estar firmado antes de iniciar cualquier tarea, de manera que conviene plantearlo temprano: informar a clientes que es parte de tu sistema de trabajo. Esto no quiere decir que debas amenazar de entrada. Ya sea en un mail o reunión, crea primero una atmósfera de confianza, cordialidad y profesionalismo que conduzca espontáneamente a discutir las “reglas del juego”.

5) ENTIENDE LAS LIMITACIONES DE UN CONTRATO

Por muchas cláusulas que contenga, ningún contrato puede cubrir absolutamente todas las situaciones que pueden surgir en una negociación o proyecto (de lo contrario sería tan extenso como un libro). Por lo mismo -y esto vale para el punto #3- es bueno que contenga lo necesario y suficiente para dar seguridad a ambas partes, pero permitiendo movilidad y espacio para la confianza o la palabra empeñada.

Para conocer y descargar el Contrato Tipo de Grafiscopio (editable), visita este artículo.

Sep
21
Grafiscopio
¿Cómo enfrentar períodos de vacas flacas?
Comercial, Metodológico, Negociación
0
, , , , , , ,

Todos hemos pasado o pasaremos períodos de «vacas flacas»: cuando no entra dinero ni clientes. El origen de esto puede ser endógeno (falta de planificación, pereza) o exógeno (despido, crisis financiera). En mis 20 años de trayectoria he vivido largas rachas de sequía. Afortunadamente pude sortearlas sin problema, o al menos reducir su impacto gracias a algunas medidas que hoy compartiré.

1) ANTICIPA UNA FASE DE VACAS FLACAS

Para R. Buckminster-Fuller, «la mejor forma de predecir el futuro es diseñarlo», regla muy aplicable a finanzas. Planificar tus negocios (qué encargos tomas) y movimientos de dinero -administrando tus arcas en forma inteligente y austera- es clave en el modelo freelance, por definición inestable.

Una opción (la que prefiero, aunque también puedo optar a ella por mi experiencia) es enfocarse en proyectos relevantes y lucrativos, donde ganes más trabajando menos. No llegan con regularidad, pero cuando resultan permiten cubrir el lapso de sequía entre dos proyectos grandes. La otra es apuntar a proyectos medianos o pequeños (p. ej., ofreciendo precio módico) que aseguren ingresos relativamente estables. Cualquiera sea la que elijas, no está libre de sequía y por tanto sugiero te acostumbres a un estilo de vida ordenado y austero. Los 3 errores de un freelance son: 1) darse lujos excesivos cuando estás ganando bien, 2) suponer que la bonanza será eterna (ergo, no ahorrar) y 3) comprar o negociar con dinero incierto (mientras el cheque no repose en tu cuenta bancaria, no existe).

diagrama-koo

Fuente imagen: Miguel Koo, empresario, business coach y conferencista peruano.

2) REDUCE COSTOS FIJOS

La falta de ingresos u oportunidades golpea más fuerte mientras mayores son tus costos fijos: todo aquello que debes pagar aunque no generes entradas (me refiero a arriendos, servicios básicos, etc). En este artículo explico por qué es importante reducirlos tanto como puedas, sobre todo si eres freelance.

3) ENCHULA TU PORTAFOLIO

Mientras no hay prospectos es buen momento para reforzar o pulir tu portafolio (¿Cómo? Aquí). Una posible causa de tu sequía laboral es que tu trabajo no vende. Resulta incómodo aconsejarlo y difícil admitirlo, pero muchos están convencidos de que son geniales porque no han estudiado a la competencia, que es fuerte y numerosa. No por nada Seth Godin advierte que estos tiempos (con internet a la mano de cualquier cliente) son particularmente duros para un freelance de habilidades medianas.

Si tu trabajo toca la misma tecla, es más artístico que comercial (o sea que apunta a mostrar tus habilidades o intereses, más que a resolver problemas comunicacionales de clientes, usuarios o consumidores) o se ve inconsistente (propuestas brillantes al lado de otras mediocres), tus posibilidades de enganchar clientes se reducen a la mitad o menos. De ser necesario y cuando las utilidades te sonrían, invierte en capacitación técnica (talleres, cursos, diplomados) para mejorar el producto que entregas.

4) REFORMULA TU ESTRATEGIA DE BRANDING Y MARKETING

¿Por qué hay talentos sobresalientes sin trabajo? Porque se enfocan en el producto y descuidan el servicio (la puesta de ese producto en el mercado, en las manos del cliente). «Branding» y «Marketing» son palabrejas altisonantes que pueden resumirse en algo simple y concreto: construir tu marca y vender tu producto, respectivamente. Debbie La Chusa dice que para un freelancer es tan o más importante generar una marca personal que para una empresa ya consolidada (entendiendo Marca como sello, identidad, no como un simple logo). Por su parte Abby Hayes afirma que la estrategia de venta es algo tedioso, pero necesario para generar ingresos: golpear puertas, hacer llamadas, enviar mails o repartir volantes son formas de ponerte en el mapa o destacar en un medio sumamente competitivo y sobrepoblado. En la otra vereda, Luis R. Silva recomienda no intentar vender a todo el mundo lo que haces (repitiendo técnicas agotadas como descuentos o forzando la compra), sino definir a tu cliente ideal y enfocarte en él. ¿Qué has hecho últimamente para diferenciarte?, ¿Cuál es tu sello o valor agregado respecto a la competencia (el producto por sí solo no basta, aunque sea de gran calidad)?, ¿Cómo sabe un nuevo cliente que existes y qué haces?, ¿Estás insistiendo con un método de venta que alguna vez resultó, pero ya no?

4) REFORMULA TU MODELO DE NEGOCIO

Tal vez te acostumbraste al servicio, al trabajo por encargo. Sigues esperando que los clientes llamen o envíen mails. O al contrario: quizás te obstinas en hacer las cosas a tu manera, sin obedecer instrucciones, por tanto creas productos que sin embargo no tienen demanda (o no bastante para permitirte subsistir). Entonces es hora de abandonar tu zona de confort y cambiar tu modelo de negocio o complementarlo con el opuesto. Intenta vender productos (prints, accesorios, libretas, etc). O bien prueba ofrecer servicios (consultoría, gráfica a pedido). También puedes impartir clases particulares o colectivas de un área que domines. Si te cuesta hablar en público, crea cursos online (que puedes alojar en tu propio servidor o en plataformas como Domestika o Platzi. Los cursos en línea podrían significar un interesante ingreso pasivo) o asóciate con algún colega. Los cursos de 2 profesores son una ventaja para el alumno.

6) CUIDADO CON LOS CLIENTES FIJOS

En un artículo titulado Los grandes errores que un freelance debería evitar, Nicole Fallon menciona el confiar en tus clientes a largo plazo. Sí: es genial tener ingresos estables y un vínculo estratégico, por lo que este tipo de cliente es el sueño de todo freelance. Pero puede convertirse en pesadilla si el lazo termina abruptamente por diferencias de criterio, recorte presupuestario o quiebra. Está bien cuidar y priorizar a tu cliente fijo, pero está mal poner todos tus huevos en una sola canasta. No dejes de «ampliar tu matriz energética» aunque todo parezca bien. La estabilidad tiene el inconveniente de volvernos menos adaptables a crisis.

7) HAZTE AMIGO DEL TEMA FINANCIERO

Los «artistas» tenemos fama de ser alérgicos a números, dinero, contabilidad o matemática. Esta idea popular ha hecho bastante daño, pues disocia la actividad creativa de los medios básicos de subsistencia para ejercerla. Yo diría que los creadores necesitan antes que nadie familiarizarse con temas como administración de negocio, finanzas y contabilidad, porque sus apremios económicos responden menos a la naturaleza de su profesión u oficio que a un mal manejo de dinero. SERCOTEC ofrece una serie de cursos gratuitos de capacitación online para aprender nociones fundamentales sobre materias de primera importancia para nuestro quehacer.

ANEXO: ¿TIENES PASTA DE FREELANCER?

En opinión de Daniel Daccarett, es irresponsable enseñar a emprender, dado que esta actividad involucra no solo conocimientos académicos, sino un perfil psicológico, una personalidad dispuesta al riesgo y a soportar la presión. Lo mismo puede decirse de ser freelancer. Las etapas de «vacas flacas» son algo que el perfil freelance conoce y acepta. Pero tal vez no sea tu caso y la inestabilidad te angustie o frustre. Antes que aprender a manejar la crisis financiera, evalúa en conciencia si tienes lo que se necesita para ser freelance o si en cambio preferirías estabilidad, integrarte a un equipo humano y a la estructura organizada de una empresa (horario, fecha de pago, beneficios, etc). «Ser tu propio jefe» no te hace mejor ni está exento de apremios. Lo importante es reconocer en qué entorno funcionas mejor y si ganas más tiempo enviando CV que buscando clientes.

Ago
10
Grafiscopio
Mucho boom, pocas nueces
Debate, Ilustración, Metodológico
0
, ,
ue
Featured Video Play Icon

boomTiempo atrás leí un artículo en La Tercera sobre el supuesto «Boom de la ilustración». No es primera vez que veo ambas palabras enyuntadas. La pregunta es qué entendemos por «Boom».

En cierta entrevista, el dibujante Christiano opinaba: «desconfío de la palabra ‘Boom’», explicando que generalmente se refiere a moda, algo temporal o intermitente. Por su parte, en artículo para El Guillatún, Claudio Aguilera (Galería Plop!) desmitifica o mejor dicho corrige la percepción errónea perpetuada por el uso de la onomatopeya. Yo agregaría que el alto nivel de exposición o presencia de la disciplina (exhibiciones, eventos, publicaciones, premios) no va necesariamente a la par con un reconocimiento en términos concretos (empleo, respeto público por la profesión, ingresos que garanticen subsistencia). En ocasiones el gremio ilustre me recuerda la Sociedad de Naciones de Woodrow Wilson: cargada de buenas intenciones, pero con presencia y potestad meramente formal, terminó por desaparecer (y su heredera -la ONU- tampoco es muy distinta).

1) PROFESIONALIZAR LA DISCIPLINA

Hablar de «Boom» implica diferenciar primero -y citando a Benjamin Franklin- el concepto movimiento (que estén ocurriendo cosas, que haya producción o sobreoferta de talleres[*] y concursos) del concepto acción (que haya impacto, asociación gremial, industria). En seguida, definir si las erupciones sirven de algo o si en cambio queremos echar raíces. Y para convertir la tendencia en permanencia yo empezaría por formalizar la carrera, que actualmente se imparte en solo 3 planteles de educación superior (Arcos y Duoc, ambos IPs, y en el CFT Alpes), pues en tanto ello no ocurra, la única certificación para proclamarse ilustrador es el portafolio –“a quién le has ganado”– y a veces, ni siquiera. Porque siendo objetivos, decir que dibujas o has-trabajado-para-clientes tiene tanto que ver con ser ilustrador como un pasajero de avión tiene que ver con ser piloto. Pero también, y esto es lo más importante, debemos resolver un problema comunicacional, de branding, de cómo nos vendemos los ilustradores individualmente y en conjunto.

taller-dibujo2) ¿QUIÉN CONSUME ILUSTRACIÓN?

Me ha tocado ir a varios lanzamientos, exposiciones y eventos de gran oficio y organización. Es habitual encontrar las mismas caras (amigos o exponentes) y productos u obra que satisfacen deseos de expresión personal o gremial (¿autocomplacencia?) más que necesidades prácticas o utilitarias. Es decir, no estamos llegando a público nuevo o diferente -que no sea lector– ni atendiendo a sus intereses o problemas, sino girando en el mismo nicho: el de culto, del fan incondicional o altruista (que consume para ayudar al autor o su sector). El foco está puesto en creaciones autorales editoriales y poco en ilustradores de medios (revistas, publicidad, apps móviles, motion graphics, productos de retail, etc); Otro caso: sin contar la noble excepción de Revista IF, prácticamente no hay ilustración de moda (Fashion Illustration); Y también falta un catastro del sector y el campo laboral: si existe sobreoferta, cuántos ilustradores se desempeñan en qué área, etc. Por ejemplo, muchos aficionados al dibujo desconocen el impacto comercial de exportación que está generando la industria latinoamericana del videojuego (de lo que conversé con el presidente de VG Chile, Marcelo Serres). Con el agravante señalado por académicos de la Fac. de Artes de la Universidad Chile en un interesante artículo titulado “¿Existe Industria Cultural en Chile? (a propósito de la dependencia casi patológica de Fondos de Cultura para mover la máquina cultural local). Según Carlos Ossa:

«..La multiplicación de productos es desproporcionada a su uso social (…) La estructura de la industria cultural chilena es deficiente al no tener una repercusión significativa en el consumo de la población.»

Se produce mucha obra que da impresión de presencia, pero las ventas no se condicen con dicho esplendor (el propio Alberto Montt señaló que en Chile vender 3 mil ejemplares de cualquier libro es poco menos que milagro), y la percepción pública respecto a nuestro quehacer sigue siendo la de una fraternidad de artesanos.

Al respecto, sería importante realizar estudios confiables sobre ROI en ilustración: qué impacto tienen los «monitos» en ventas. Podría implementarse un experimento como el de galletas Cuétara (México), que aisló el factor diseño para determinar su incidencia comercial específica. Manteniendo intacto el plan de marketing (publicidad, distribución, etc), sólo se rediseñó el envase de las galletas. Resultado: incremento en ventas desde el primer año.

3) ABRIR EL CÍRCULO

En un capítulo del documental Ruta del Comiquero (ver video arriba), Mostrenco Buendía (escritor e ilustrador) hace una afirmación que me interpreta: sería ideal si «los ilustradores pudiésemos salir más allá de las ferias» (min. 5:13). Dar este paso implica un cambio de esquema mental no menor, que deje de ver las palabras Arte y negocio, o más específicamente Arte y Servicio como antónimos; deshacernos del prejuicio según el cual trabajar por encargo en materias como Educación, Ciencia o Marketing Corporativo es una forma de renuncia, o que el dinero corrompe el espíritu de la obra.. o del complejo que impide confesar que hacer Cultura es un trabajo en toda regla, y merecedor de remuneración. Amanda Palmer lo explicó mejor que yo en su artículo para The Guardian. Y las primeras líneas del Manifiesto para una Ley de Artes Escénicas (por Claudia Pérez) ya es que son brillantes.

4) CONCLUSIONES

Para hablar propiamente de un «Boom» me gustaría ver -o ayudar a generar- instancias donde la orientación, el énfasis, esté claramente puesto en el cliente, usuario, consumidor, ciudadano o en gral, la gente fuera de nuestro círculo, y que tales instancias sean un esfuerzo sistemático, organizado y permanente. Menos exposiciones (ya hay muchas y muy buenas) o cócteles donde los artistas se dan de palmaditas en la espalda -parafraseando a Jorge Frascara en “Diseño Gráfico para la gente” (Ed. Infinito, 2000)- y más eventos donde dialoguemos con empresarios, publicistas, editores, periodistas y público en general. Donde podamos mostrarles para qué sirve lo que hacemos y transmitir valor a un nivel más práctico que espiritual (sin desmerecer al segundo, sino supliendo la abrumadora carencia del primero). Esto generará vínculo (conocimiento y respeto mutuo). El vínculo generará negocios. Los negocios generarán medios de subsistencia.

Seguro los puristas o espíritus más artísticos me acusarán de «Avida Dollars» -como el mote despectivo que Breton le colgó a Dalí-, pero me parece que es tiempo de replantear la forma en que proyectamos la ilustración, un oficio de naturaleza híbrida (Arte y servicio), que con demasiada frecuencia se percibe como decorativo por ignorancia de la sociedad y complicidad de los artistas. El énfasis en la producción autoral es lo que más me incomoda del concepto «Boom».

En el prólogo de La 2ª Guerra Mundial en Cómic (Ed. Libsa, 2008), Mark Bryant cita un pasaje del libro “Mein Kampf”, donde el infame Adolf Hitler escribía: «De un solo golpe… la gente comprenderá una presentación, en dibujo, de algo que exigía una larga y laboriosa lectura para entenderlo.» Sin querer, el dictador definió mejor que nadie el valor utilitario de la ilustración. Es posible que algunos interpreten demasiado literalmente la referencia como prueba de que lo práctico «corrompe», pero los más perspicaces sabrán advertir el punto de fondo: el potencial comercial y comunicacional de la ilustración y que los creadores no han sabido explotar, como no sea a través de intermediarios (agente, editor, cliente, etc). ¿Por qué ellos prosperan mientras muchos artistas viven al tres y al cuatro? «¡Por Dios! Nosotros hemos creado sus puestos de trabajo…», alerta con razón Stephen Silver. Y son ellos mismos quienes acuñaron el concepto «Boom», para recordar cada cierto tiempo que existimos.

[*] Me pregunto si la sobreoferta de talleres es señal de prosperidad gremial, o todo lo contrario: falta de oportunidades laborales que deben compensarse por esta vía.