Pregunta
Home  »  Blog  »  Pregunta
Ene
19
Grafiscopio
¿Conviene tener oficina?
Comercial, Metodológico, Pregunta
1
, , , , , , ,

Con 75% de diseñadores y creativos aspirando a independizarse (según estudio de Rodrigo Gajardo) es natural que sueñen con tener espacio propio, un lugar capaz de proyectar imagen de negocio serio o próspero (que una oficina sea o no la solución es tema de debate) y donde no deban cumplir más obligaciones que las auto-impuestas. Sin embargo, es bueno considerar la eventual brecha entre deseo y realidad. He tenido tres oficinas y algo aprendí como para compartir mi experiencia:

1) EQUIPO

Si piensas formar equipo, escoge minuciosamente a tus compañeros de trabajo. A menudo el principal criterio de selección es amistad, pero a largo plazo podrían surgir problemas si la confianza pesa más que la idoneidad. Reúne a personas que compartan tu misión (trabajar, obtener retornos), visión (lograr metas, crecimiento y desarrollo profesional), principios (responsabilidad, honradez) y costumbres (orden, higiene). A veces conocemos una sola faceta de nuestros amigos –“puertas afuera”-, que cambia al estrechar vínculo o pasar del tiempo libre al trabajo. No temas dar un plazo de prueba o incluso despedir a un elemento que no se ajuste a la mecánica tuya o del resto.

2) AUTO-DISCIPLINA: QUOD NATURA NON DAT...

Error habitual es pensar que una oficina te dará la disciplina (y un motivo para levantarte de la cama) que tu hogar no. Lo cierto es que las buenas intenciones se diluyen pronto si no vienen precedidas de voluntad y rigor. Antes de dar el paso, examina con franqueza tu rutina diaria cuando nadie te dice qué hacer: ¿trabajas en pijama, a cualquier hora, pospones tareas? Tal vez una oficina no sea para ti, o no en esta etapa.

Ahora bien, que te levantes tarde no implica que seas flojo: en lo que a mí respecta, toda mi vida he sido de biorritmo “búho” (nocturno, en oposición a las personas “alondra” o diurnas), por lo que una oficina me obliga a empezar temprano la jornada; ¿Ventaja?: ordenar mi agenda según la del resto del mundo (desde el horario de clientes hasta el de bancos); ¿Desventaja? forzarme a trabajar en el momento en que soy menos productivo. A la larga este último factor terminó por alejarme de oficinas.

3) CALCULA TUS COSTOS FIJOS

El arriendo es un costo fijo: deberás pagar el espacio, gastos comunes e insumos (p. ej., útiles de aseo) aunque no generes ingresos en el mes. Por ello emprendedores como Uri Martinich aconsejan reducir al mínimo ese tipo de gastos, sobre todo si estás empezando. Previo a mudarte, evalúa tus ingresos y qué tan estables o seguros son. Evita el voluntarismo: cuenta tus clientes o ganancias seguras y descarta las posibles. A los egresos que menciono al comienzo suma los de alimentación, locomoción y aseo (si contratarás a alguien que limpie el lugar). Por último, aunque no menos importante: primero consigue clientes, y después oficina. Lo contrario suele ser utópico. La mayoría de mis amigos que hoy tienen agencia propia partieron cultivando una cartera de clientes mientras trabajaban en el patio trasero de casa: tras reunir una masa crítica y entradas estables, dieron el salto.

Arriba: según Laura Spencer, de Freelance Folder, una oficina puede ayudar a incrementar la productividad del trabajador independiente y dar imagen de estabilidad financiera a sus clientes, pero se debe tomar en el momento adecuado, pues implica un aumento sustancial en los costos de tu negocio freelance.

4) VE A TRABAJAR, NO A HACER VIDA SOCIAL

Una variante del punto 2 es la de quienes buscan que el trabajo supla necesidades de otra índole, por ejemplo, vida social o realización personal. Esto es delicado, pues incide en la productividad y excede la función de una oficina. No digo que el lugar deba ser tan impersonal como un call-center, pero hazte un autoexamen o convérsalo con tus futuros compañeros para descubrir la auténtica motivación de cada uno. En este sentido puede ser muy valioso tener en cuenta el modelo de trabajo alemán, que disocia trabajo de vida personal y es altamente productivo.

5) ¿OFICINA DE EMPRENDEDORES O FREELANCERS?

La mayoría de las personas pone a emprendedores y freelancers en una misma categoría: “trabajadores independientes”, lo que aparte de inexacto podría traer problemas, como advierte Seth Godin. Un freelancer es alguien que puede y prefiere trabajar por su cuenta, de forma muy flexible, por lo que una oficina podría ser más obstáculo que trampolín para su carrera (incluso las nuevas plataformas laborales llevan a muchos a evadir entornos convencionales). El emprendedor, en cambio, tiende a integrar o administrar equipos de trabajo y para él una oficina satisface dos necesidades: una de orden práctico (supervisar o cotejar rápidamente la labor del equipo) y otra espiritual (fomentar la cohesión grupal). La elección de espacio de trabajo debe partir por conocer nuestro perfil y objetivos.

6) SEGURIDAD

Las oficinas suelen atraer ladrones porque están situadas en sectores comerciales donde no hay nadie que advierta la presencia de extraños fuera de la jornada laboral. Por bien ubicada que esté, antes de escoger lugar estudia su entorno y nivel de seguridad (alarmas, luces, cerraduras o seguros, rejas, conserje) y una vez lo arriendes controla quién ingresa y dónde circula, pues terceros podrían «datear» o informar a ladrones sobre horarios de entrada y salida de trabajadores, así como espacios donde hay objetos de valor. Si puedes, evita dejar computadores, o guárdalos al retirarte. Otro aspecto relevante es averiguar el grado de responsabilidad que tendrás ante el arrendador en caso de pérdida, robo, incendio o imprevistos (y que conste en algún documento escrito).

7) ALTERNATIVAS A OFICINA

a) Oficina virtual

Ya sea por dar una buena impresión corporativa o razones prácticas, algunos necesitan tener domicilio comercial diferenciado del habitacional, o bien un sitio donde convocar reunión con cliente. Si no tienes ingresos para solventar algo real, puedes aprovechar los servicios de oficina virtual que ofrece el mercado y que van desde domicilio comercial y secretaria hasta salas de reunión que se arriendan por horas.

b) Espacios de co-work

Esta modalidad permite arrendar espacios de trabajo colectivos (co-work) por horas o por mes. Son ideales para trabajadores de agenda flexible, emprendedores y quienes buscan reducir costos fijos de oficina. En este reportaje de Fayer-Wayer -y los comentarios de lectores- puedes conocer mejor cómo operan y cuánto cuestan. Otro muy útil de la misma fuente enseña 8 reglas simples para sobrevivir a un espacio de coworking.

c) Hogar + oficina = HOficina

En Suecia ha surgido una nueva modalidad de trabajo pensada especialmente para quienes no quieren o no pueden solventar los gastos fijos de una oficina, pero tampoco desean trabajar solos. Se llama Hoffice (contracción de “home”, hogar y “office”, oficina) y consiste en invitar a personas a trabajar a tu departamento, bajo un régimen estructurado de horario y metas, lo que la hace más metódica que su predecesor, el modelo Jelly.

Ene
10
Grafiscopio
Lector pregunta: cómo cobrar por afiche para evento masivo
Cotización, Negociación, Pregunta
3
, , , , , , , ,

A través de un mensaje privado por Facebook, un lector nos pregunta:

“necesito saber cómo cobrar por un afiche para una fiesta masiva. Estoy algo confundido. Espero me ayuden.”

Estimado,

para presupuestar debes considerar varios aspectos:

1) TU EXPERIENCIA DISEÑANDO AFICHES DE ESE TIPO

El cobro es distinto para un primerizo que para alguien con un portafolio robusto de afiches para eventos masivos o relevantes, ya que este último tiene pruebas comprobables de éxito comercial de sus servicios profesionales.

2) EL PROBLEMA CON LA HORA-HOMBRE

Un método bastante popular es el de calcular el valor de nuestra Hora-Hombre (HH) y según eso cobrar. Pero este sistema tiene limitaciones. Supongamos que tardas 2 horas en diseñar el afiche para un almacén de barrio, y luego te encargan diseñar otro para una empresa multinacional, que también toma 2 horas. ¿Vas a cobrarles lo mismo? Obviamente no. Esto explica porque algunos recomiendan descartar de plano el cobro por HH.

3) DERECHOS

Al momento de cobrar, los derechos son tan o más importantes que la simple ejecución de una tarea, por cuanto el trabajo se realiza una sola vez, pero el uso de esa obra puede extenderse a diversos formatos, difusión internacional, o reediciones y adaptaciones consecutivas. Debes asegurarte de cubrir tales eventualidades cobrando derechos en una de las siguientes formas: de una sola vez, por un monto total estimado (“tanto alzado”), o bien regalías (“royalties” o participación en el producto de la venta, que puede ser un porcentaje acordado entre tú y cliente).

Antes de proponer una cifra, pregunta a tu cliente cómo piensa usar el afiche:

– ¿Sólo en impreso o también en medio web y móviles, televisión, etc?
– ¿Difusión local, regional, nacional o internacional?
– ¿Qué vigencia tendrá? Terminada la fiesta no volverá a ser usado o quieren seguir mostrándolo en algún canal?
– ¿Piensan reproducirlo en otros formatos impresos como flyers, insertos de prensa o revistas, etc?

En cuanto a la negociación misma:

3) REFERENCIA DE TARIFA

Para que te hagas una idea, el premio por concurso nacional para diseñar afiche del Festival de Viña pagaba cerca de $1,5 millones cuando gané el 1er lugar (2004). Por su parte, el concurso afiche Lollapalooza Chile 2014: $1 millón. Afiches de marketing interno en empresas grandes rondan los $700~$800 o más. Las cifras son referenciales y pueden aumentar o disminuir dependiendo de todas las condiciones que señalo más arriba.

Para conocer un modelo de contrato con licencia de uso, revisa el disponible aquí en Grafiscopio.

Para saber cómo negociar derechos, revisa estos 2 links:

Material adicional:

Nov
28
Grafiscopio
Carta de un colega en apuros: sobre los vicios del negocio creativo
Debate, Negociación, Pregunta
4
, , , , , , ,

A continuación transcribo la carta enviada a mí por un colega de Valparaíso, que desde luego edité (suprimiendo nombres que puedan comprometerlo) y condensé, para rescatar lo esencial de un caso muy frecuente, sobre el que conviene alertar:

“Mi nombre es Felipe Escobar y soy ilustrador. Tiempo atrás realicé dos encargos para un estudio de animación. Hace 2 meses terminaron de pagarme el primero, y el segundo está pendiente. He sido muy amable con “X” (el intermediario), recordándole cada cierto tiempo -no muy seguido, para no hastiarlo- que me pague lo que debe.

No pretendo difamar, sino alertar sobre clientes que utilizan el subterfugio de ser “una víctima más del mercado a gran escala chileno”. O sea que mientras a ellos no les paguen, tampoco pueden pagarnos.

“X” me contactó por mail cuando postulé ingenuamente a su encargo. Acepté sus pobres condiciones -pago sin boleta después de entrega-, pero nunca imaginé que fuera a prolongarse por meses, o tal vez eternamente. Yo cometí el error de no preverlo. Ahora les cuento para alertar a otros que estén a punto de caer en lo mismo, ya que algunas empresas subsisten con esta clase de políticas, pues siempre habrá alguien que les diga “sí”.

Esto es demasiado recurrente. “X” me escribió: “El mercado de las grandes ligas en Chile es el que abusa de los pequeños productores. Tú y yo somos víctimas del mismo enemigo. Así que lo más estúpido que podemos hacer es enfrentarnos y culparnos entre nosotros…”, lo cual me parece muy grave, porque significa que yo, como profesional, jamás me dignaré a trabajar en Chile, para empresas chilenas, y no recomendaría a ningún colega hacerlo. De este modo nuestro país se desprestigia como oportunidad de trabajo. La gente pierde interés en ejercer como artista gráfico, ergo nuestra profesión se transforma en un verdadero chiste de mal gusto. No sorprende que Chile tenga pocos ilustradores profesionales. Y los que lo son no trabajan para chilenos.

Es una discusión abierta. De hecho ignoro si ustedes acogen este tipo de denuncias, o hacen algo con ellas. Sólo espero que pueda servir a varios, o dar pie a una conversación.

PD: En cierto grupo escuché el comentario de un colega, que curiosamente tuvo apoyo entre los demás: “prefiero tener un mal cliente a no tener ninguno”. Yo no lo apruebo, sobre todo porque ya casi no trabajo para chilenos, sino mayoritariamente para extranjeros, siendo japoneses los mejores clientes que he tenido.

Saludos,

Felipe Escobar
Ilustración & Arte de Concepto
Valparaíso, Chile”

Este incidente revela varias situaciones que afectan al proveedor de servicios gráficos, y que debemos conocer y anticipar para evitar perjuicios, incluido el de perder clientes.

A menudo somos víctimas de una cadena en donde el pago del cliente (Empresa, Institución) al intermediario (Agencia, Productora) es condición para que se pague al freelancer. Conviene señalar que esto es legítimo en acuerdos civiles (a honorarios), pero requiere el consentimiento del freelancer a la cláusula “pagamos cuando cliente paga.” O sea que mientras haya proveedores dispuestos a aceptar tal condición, es muy probable que los intermediarios sigan proponiéndola, porque les conviene (pueden contar con una propuesta inmediatamente, y tomarse el tiempo que necesiten para pagarla). A propósito y aparte: todos sabemos la diferencia entre legítimo y ético, por lo que no vale la pena profundizar en esta disquisición, salvo tomar todas las precauciones necesarias en acuerdos civiles.

El subterfugio al que “X” echa mano tiene su parte de razón: es cierto que la tardanza en la cadena de pagos parte por algunas grandes empresas, pero cuando este vicio administrativo se transfiere del intermediario a los proveedores freelance, no hace más que perpetuarlo y acentuarlo. En simple: la gran empresa nunca aprenderá a respetar fechas de pago en tanto los intermediarios y freelancers actúen de forma condescendiente con ella. Aunque necesario, es difícil declarar esto por 2 motivos: 1) los eslabones inferiores de la cadena no van a reconocer de buena gana que son sumisos, 2) toda crítica a la gran empresa tiende a tomarse como expresión de resentimiento, un término que confunde mucho más de lo que ayuda a explicar el fenómeno.

Discrepo, sin embargo, con Felipe en cuanto a que fuera de Chile habría más respeto por la labor creativa. Ejemplos como este, este, este o este (por citar solo cuatro) dan cuenta de que en todas partes el trabajo freelance lleva implícito un grado de precariedad, que no debe desalentarnos, sino al contrario, ser enfrentado con dos “escudos”: la Propiedad Intelectual y la información. Si conocemos nuestros derechos y negociamos formalmente, se reduce drásticamente la posibilidad de inconvenientes como el que describe Felipe.

En suma, para revertir el problema de la cadena de pagos -y de las condiciones en que debemos operar los proveedores independientes- debemos partir desde abajo (freelancers) hacia arriba (gran empresa): si el intermediario aprende que ninguno de nosotros moverá el lápiz sin anticipo del 50%, contrato y pago del 50% restante en un plazo máximo de 30 días, tanto aquel como el cliente estarán obligados a cumplir con su parte de la negociación para obtener el producto.

Con todo, detengámonos en que la culpa no siempre es de la gran empresa, sino que a veces puede atribuirse exclusivamente a deficiencias administrativas del intermediario, que fabrica un villano ficticio para justificarse ante el proveedor freelance, o engañarlo. He conocido historias de directores de agencias que piden comprensión y prórrogas para liquidar pagos, aduciendo que “aun no les pagan el dinero” o que ellos mismos están viviendo en un régimen franciscano con tal de saldar deudas. Curiosamente, se les ve al poco tiempo en el Caribe. Y no parece un viaje para recaudar fondos…

Gracias, estimado Felipe, por confiarme tu experiencia y permitir su publicación. Espero haber ayudado a ti y otros lectores a precaver riesgos y darnos cuenta de que muchos vicios del medio gráfico -que en apariencia o en principio son atribuibles a clientes, agencias o editoriales- tienen a menudo raíz en la forma en que nosotros, los profesionales creativos independientes, negociamos.

Nov
14
Grafiscopio
Lector pregunta: ¿Qué hago si un cliente no me paga después de 30 días?
Cliente, Negociación, Pregunta
1
, , , , , , , , , , , ,

Por Twitter, el lector Sephko nos pregunta:

“¿Qué hago si un cliente no me paga después de 30 días de emitida la boleta de honorarios?, ¿La cancelo?”

Estimado:

En este negocio los retrasos son pan de cada día. Por lo mismo conviene tomar precauciones y acostumbrarse a negociar todo tipo de encargos con anticipo de 50% del monto total (para paliar cualquier incumplimiento de pago o descubrir de antemano a un mal cliente, cuando se niega a anticipos) y contrato donde se estipule claramente una fecha de pago (este documento puede ser valiosa prueba a tu favor en caso de demanda).

No olvides que es fundamental pactar una fecha (incluso por mail, pues este medio también tiene validez legal como prueba); de lo contrario un cliente inescrupuloso podría argumentar: “yo dije que iba a pagar, pero nunca dije cuándo.”

Algunos clientes y empresas pagan a contraentrega, es decir, apenas reciben el producto o finaliza el proyecto. Pero la mayoría -especialmente PyMEs- se rige por la convención ampliamente aceptada de cursar pagos a 30 días. Las grandes empresas, por su parte, pueden hacerlo incluso a 60, 90, 120 o 150 días (por el nivel en que invierten y la complejidad de su aparato administrativo), lo que representa un dolor de cabeza para sus proveedores más pequeños, sobre todo freelancers. Esto explica que el Gobierno fomente un plan de pago justo, en un plazo no mayor a 30 días, como reconocimiento al aporte que los pequeños hacen a la gran empresa.

Por ningún motivo debes anular la boleta de honorarios, ya que esta acredita que se realizó la prestación de servicios profesionales, para efectos tributarios.

Respecto a qué medidas tomar cuando se retrasa un pago, sugiero sigas los pasos que indico en este artículo. Si ya ha pasado mucho más tiempo del pactado y estás pensando demandar por deuda impaga, puedes leer lo que señalo en este otro artículo. Saludos.

Nov
4
Grafiscopio
Lector pregunta: ¿Debe tributarse un premio de concurso gráfico o artístico?
Metodológico, Pregunta, Tributario
1
, , , , , , ,

Por Twitter, el lector Keint Villarroel nos pregunta:

“¿Los premios de concursos se consideran honorarios? (es decir, ¿deben declararse impuestos por ellos?). Algunos concursos (p. ej., el de cuentos ilustrados del FCE) tienen en sus bases premios en efectivo que ofrecen como pago por royalties o similar. Mi duda nació a raíz de que algunos bancos piden documentar el origen de fondos cuando los ingresas a cuenta de ahorro.”

Estimado:
Tras consultar directamente al Servicio de Impuestos Internos (SII), nos informan que la respuesta se encuentra en sección preguntas frecuentes de su sitio web (“¿Qué impuesto debe pagar una persona que recibe un premio en dinero de un concurso?”), donde dice:

Los premios en general son rentas que se clasifican en el Artículo 20 N° 5 de la Ley sobre Impuesto a la Renta (“Todas las rentas, cualquiera que fuera su origen, naturaleza o denominación, cuya imposición no esté establecida expresamente en otra categoría ni se encuentren exentas.”), y se afectan con el Impuesto de Primera Categoría, Global Complementario o Adicional, según corresponda.

Los premios de Lotería, pagarán un impuesto, con tasa del 15% en calidad de impuesto único de la Ley de la Renta, según lo consignado en el artículo 20 N° 6, de la norma señalada.

Adicionalmente, cabe mencionar, que no constituyen renta los premios mencionados en el Artículo 17 N° 23, de la norma legal citada anteriormente, otorgados por el Estado o las Municipalidades, por la Universidad de Chile, Universidad Técnica del Estado o Universidades reconocidas por el Estado, por una corporación o fundación de derecho público o privado, o por alguna otra persona o personas designadas por Ley, siempre que se trate de galardones establecidos de un modo permanente en beneficio de estudios, investigaciones y creaciones de ciencia o de arte, y que la persona agraciada no tenga la calidad de empleado u obrero de la entidad que lo otorga.”

Como vemos, la Ley sobre Impuesto a la Renta chilena exime de tributación a los premios obtenidos en concursos gráficos o artísticos (“en beneficio de…creaciones…de arte”) siempre que sean permanentes y otorgados por corporaciones o fundaciones de derecho público o privado. El Artículo 17 Nº 23 no aborda expresamente la circunstancia de que el premio sea otorgado por una corporación o fundación extranjera (p. ej., el FCE que mencionas en tu pregunta), aunque la descripción lleva a pensar que la exención tributaria es aplicable solo a Chile. Donde claramente no hay mención explícita es sobre la forma de pago (dinero efectivo o cheque, monto único o pago por regalías, también conocidas como royalties, que son pago con participación de las ventas), y en tal caso quedaría igualmente exenta de impuestos. De todos modos -y dado que no soy experto en materia legal o tributaria- sugiero cotejar esta información con un abogado, contador o acudiendo personalmente a las oficinas del SII (ya que por teléfono sólo te remitirán a este mismo dato). También es bueno consultar sobre este tema a los organizadores del concurso, especialmente si son extranjeros, para saber si existe alguna forma de convenio con el Estado chileno o si se desentienden del asunto y debe ser el concursante quien lo averigüe por su cuenta. Saludos.

Sep
27
Grafiscopio
Lectora pregunta: cesión total de derechos para exposición
Derecho autor, Metodológico, Pregunta
3
, , , , ,

Por Facebook la lectora Angy Casanova nos pregunta:

“Me llegó un correo sobre una exposición a la que me invitan a participar, pero dice -en letras minúsculas- que si envío los trabajos cedo TODOS los derechos de las obras, como para modificarlas para la expo, etc. Legalmente, ¿que significa ceder TODOS los derechos?, ¿Es como si yo la regalara y nunca más fuese mía o algo así?. ¿Es algo regular que hagan eso? Me pareció MUY raro, por eso pregunto, puesto que da lo mismo la expo; las obras son mías y punto, ¿no?”

 

Estimada:

El Derecho de Autor -del que goza el creador de una obra por el simple hecho de crearla- se compone básicamente de dos partes: derechos patrimoniales y derechos morales. Los primeros tienen por objeto el provecho económico (explotación comercial de la obra) y los segundos relacionan al autor con la obra creada por él o ella, aunque no de manera comercial, sino espiritual e ideológica.

Sólo pueden cederse (mediante venta o regalo) los derechos patrimoniales. Los morales, en cambio, son inalienables (no pueden cederse, donarse ni venderse), inembargables (no están sujetos a apremio legal) e irrenunciables.

¿Cuál es, entonces, el problema de ceder todos los derechos (en rigor, ceder todos los derechos patrimoniales)?: que pierdes a perpetuidad cualquier facultad para seguir explotando comercialmente tu obra. Tu contraparte, en cambio, se convierte en titular de derecho de autor y puede reproducir y lucrar a partir de tu creación -que en principio destinaste a una exposición- en otros formatos, como impresos (revistas, letreros, libretas, insertos publicitarios en prensa), sitios web y redes sociales, televisión, decoración de vehículos, etc., por tiempo indefinido y en el territorio (nacional o internacional) que quiera.

¿Te pertenece una obra cuyos derechos has cedido? Sí, aunque solamente a nivel moral (es decir, debe reconocerse que fuiste quien la hizo), pero ya no puedes volver a negociar con ella, reproducirla ni publicarla (entiéndase, producir ejemplares para su oferta a público) sin cometer infracción a la Ley de Propiedad Intelectual.

Hay varios organizadores de concursos o exposiciones, y también clientes, que entienden poco y nada de Propiedad Intelectual -específicamente Derecho de Autor- y piden cesión total de derechos para asegurarse de que puedan hacer lo que quieran con una obra sin exponerse a reclamos o indemnizaciones. Pero aunque sepan de tal materia legal y sea legítimo proponer esta cláusula en las bases, están solicitando privilegios excesivos en perjuicio de concursantes, expositores o proveedores que deben entregar mucho a cambio de muy poco (reconocimiento, exposición o remuneración).

Por todo lo anterior, debes evitar participar en concursos, eventos o encargos que exijan cesión total de derechos sin recompensa pecuniaria por ellos (o donde el monto no se condice con los privilegios que vas a otorgar). Además, organizadores y clientes deben saber que existe un procedimiento legal y formal para transferencia (cesión) de derechos, por lo que una cesión informal tiene mera validez privada -entre las partes que acuerdan- pero no pública. Saludos.

Sep
25
Grafiscopio
¿Cómo empezar?
Comercial, Metodológico, Pregunta
2
, , , , , , , , ,

El título de este artículo figura entre las preguntas frecuentes que debo responder a estudiantes, lectores o colegas con empleo fijo que están pensando hacer carrera como freelancers: ¿Qué hacer?, ¿Dónde empezar?, ¿Con quién hablar?

En primer lugar debo aclarar que no existe fórmula mágica, infalible o transversal que garantice éxito de la noche a la mañana, pero sí existen claves que pueden guiar el camino del principiante.

Hazte un portafolio

Lo primero antes de siquiera tomar el teléfono, enviar mail o golpear la puerta de una agencia es mostrar tus habilidades y/o a quién le has ganado. Tener una vitrina que el cliente pueda ver. Para ello necesitas crear un portafolio. Al respecto, sólo agregaré 2 consejos básicos: 1) si estás recién partiendo y tu cartera de clientes está vacía, puedes crear propuestas o campañas ficticias. 2) No agregues a tu portafolio cualquier cosa o lo que llevas hecho, sino lo mejor que tengas. Recuerda los sabios consejos de Joe Madureira y Jessica Hische.

No descartes crearte un fanpage en Facebook para presentar o compartir tu trabajo. Se ha comprobado que es más fácil encontrar trabajo a través de contactos en dicha red que en Linkedin (aun cuando esta última fue diseñada específicamente para contactos profesionales).

Aprende a gestionar tu trabajo

El problema con la formación académica es que enseña a crear obras o productos, pero no a gestionar. Algo así como tener un automóvil y no saber conducir, o desconocer la ley de tránsito. Quien mejor expone el asunto -y cómo organizarlo- es el diseñador argentino Jorge Piazza en su artículo Distancias entre la educación y la vida profesional: La gestión.

Otra buena fuente es el artículo 15 consejos para freelancers que empiezan su propio negocio (Treehouse.com), que da un enfoque muy práctico al tema, incluyendo la importancia de vestir adecuadamente, trasladarse a un espacio de trabajo (oficina), saber comunicarse con clientes, saber decir no (o delegar un encargo a un tercero) y evitar a toda costa los atrasos (reuniones, entregas, etc).

Conoce tu perfil

Otro aspecto que pasa por alto la Educación Superior es el perfil. Todos recibimos conocimientos más o menos homogéneos, pero no sabemos cuál es el mejor escenario -o el más acorde a nuestras características personales y profesionales- para ponerlos en práctica. Así, muchos asumen a priori que el único requisito para ser freelancer es no tener empleo fijo o bien tener las ganas de ser independiente o trabajar desde casa. Antes de cometer ese error, sugiero que leas un artículo publicado en Howdesign.com: ¿Estás listo para ser un freelancer?. También deberías estudiar el artículo que publiqué sobre conocer tu perfil.

Inicia actividades

Un paso elemental para poder empezar a trabajar es emitir boleta de honorarios por los servicios profesionales que prestas. De lo contrario evades impuestos. Infracción a leyes tributarias. Delito. Así de simple. Por supuesto, antes de poder emitir tu primera boleta necesariamente tienes que iniciar actividades ante el SII.

Conoce tus derechos

Cuando egresan de la universidad o abandonan su empleo fijo, muy pocos freelancers tienen idea sobre Derecho de Autor y Propiedad Intelectual. Este déficit les va a pesar cuando negocien diseños, obras o productos. Es más, los regalarán o permitirán su uso sin restricciones, con la consecuente pérdida de dinero. Como explica la Guía Economía Creativa (British Council), la Propiedad Intelectual es la principal herramienta que tiene un creador de obra intelectual para obtener beneficios económicos a partir de sus creaciones. Si piensas entrar en el negocio y poner tu trabajo en el mercado, necesitas partir leyendo la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual chilena y el documento-resumen sobre Derecho de Autor (.pdf) de Mariana Mosnaim, abogada argentina y asesora de la ADA.

Aprende inglés

La mayoría de los estudiantes o colegas que conozco se concentra en aprender técnicas o manejo de software, pero descuidan una herramienta fundamental para hoy y el futuro: el idioma inglés. ¿Por qué es útil? Porque la información más actualizada y valiosa de la red está en inglés y desde que existe internet puedes perfectamente ampliar tu cartera de clientes al extranjero. En este artículo explico cómo teletrabajar.

Concursa 

Una vía para matar dos pájaros de un tiro -ponerte en el mapa y tener algo que presentar en el portafolio- es participar en concursos. Ahora bien, conviene ser selectivo y saber a cuáles y cuántos dedicar tus energías, ya que los concursos no garantizan recompensa (aunque de todas formas una propuesta perdedora puede servir como ejercicio y material para el portafolio) y algunos proponen bases leoninas o francamente irregulares. Si piensas participar, sugiero que primero leas mi artículo sobre concursos.

Conoce tu entorno 

La diseñadora estadounidense Jessica Hische escribió un interesante artículo sobre conseguir trabajo freelance. Entre otros puntos señala la importancia de prestar atención a la industria, lo que se está haciendo, quién es quién. No trates de inventar la rueda. Infórmate o actualiza datos sobre la economía de tu país o mundial, dónde se está invirtiendo dinero, qué nichos están disponibles y cuáles están saturados o reservados a un círculo cerrado. Para alguien que empieza en esto es fundamental estudiar (sí, texto, letras, no solo imágenes), leer las noticias, sobre todo la sección financiera; hablar con gente de tu medio profesional y llevar siempre encendida una antena sobre tu cabeza.

Ponte en el mapa

Una estrategia básica es “ponerte en el mapa”: asistir a eventos, charlas, exposiciones; participar de grupos, foros o redes, no solo virtuales sino también reales. Dar tu opinión (por escrito y hablando), mostrar lo que haces y compartir información útil con colegas. Para encontrar trabajo no tienes que ser el mejor con un software o técnica, ni siquiera tomar todos los cursos o diplomados disponibles. A veces basta que seas medianamente bueno pero conocido: alguien de confianza y agradable para trabajar.

Consigue clientes

Es fácil decirlo, pero hacerlo es otra cosa. En este medio debes ser muy proactivo, ya que la competencia existe y es mucha. Olvida que los clientes te descubrirán, a no ser que tengas buenos pitutos. Revisa este artículo, donde entrego varias claves para conseguir clientes.

Si vives fuera o lejos de la capital, el trabajo para ampliar tu cartera de clientes será doble, aunque existen atajos como los que plantea Rodrigo Vives en su artículo Cómo ser diseñador en regiones. (No creas que no te sirve si eres ilustrador, fotógrafo o productor audiovisual en vez de diseñador).

El primer encargo

En medium.com puedes hallar un artículo buenísimo de Pasquale D’Silva, titulado Empezando tu carrera como artista en internet. Entre otros puntos aborda el de la negociación de tus primeros trabajos, que se resume en 4 puntos:

  • Cobra bien o trabaja gratis (por “gratis” entiéndase: para amigos o familiares, no empresas), pero no lo hagas por bajo precio.
  • No exageres la importancia de tu primer cliente o encargo. Evita mostrarte demasiado contento, porque notarán tu necesidad y eso puede ser contraproducente.
  • Negocia formalmente (mediante contrato) desde el principio. Así evitas retrasos en pagos y otros problemas típicos de principiante.
  • Calcula objetivamente tu tarifa, si es por proyecto o por hora. Mide cuánto efectivamente tardas o gastas ($) para llegar al producto final.

Como ves, empezar no es fácil ni rápido. Más bien es un largo camino, pero no tiene que ser tortuoso si te informas y tomas las decisiones correctas. Bienvenid@ a bordo. Te deseo un buen viaje.

Ago
9
Grafiscopio
Lectora pregunta: horas extra en trabajo de medio tiempo
Laboral, Legal, Pregunta
1
, , , , , , , , ,

Por Facebook, la lectora María José Bunster nos pregunta:

¿Qué pasa cuando se trabaja medio tiempo?; ¿Cualquier hora establecida fuera del contrato se debe pagar como extra?; ¿Las horas en fines de semana valen lo mismo, o equivalen al 50% y 100% más, respectivamente?; Por último, ¿Es válido el concepto “hora extra” en un contrato de medio tiempo?

 

Estimada:

Lo primero es que tú y tu empleador tengan claro qué es el trabajo a medio tiempo o part-time. Desde el punto de vista de la Dirección del Trabajo (Gob. de Chile), nuestra legislación no contempla la modalidad de contratación part-time de un modo independiente (es decir que las condiciones legales sobre horas extra -que veremos a continuación- también son válidas para un contrato part-time), sin perjuicio de lo cual, el Código del Trabajo contempla la posibilidad de pactar contratos de trabajo con jornada de tiempo parcial, que son aquellos en que se ha convenido una jornada de trabajo no superior a 30 horas semanales.

Veamos ahora qué se entiende por jornada extraordinaria: según el artículo 30 del Código del Trabajo, jornada extraordinaria es aquella que excede de la jornada ordinaria máxima legal (45 horas semanales) o de la pactada si es menor. Además, las horas extraordinarias sólo se pueden pactar para atender necesidades o situaciones temporales de la empresa y los pactos, que deben constar por escrito, pueden tener una vigencia transitoria no superior a tres meses, pudiendo renovarse. Por otra parte, y aunque el legislador estableció la obligación de pactar las horas extraordinarias por escrito, en forma previa a su realización, también estableció que, no obstante la falta de pacto escrito, se consideran extraordinarias las horas que se trabajen en exceso de la jornada pactada con conocimiento del empleador. Así las cosas, serán horas extras y deberán pagarse como tales todo exceso por sobre la jornada ordinaria, aun cuando expresamente en el contrato u otro documento se haya dejado constancia que son horas extras sólo si han sido autorizadas por el empleador o el jefe directo del dependiente.

En cuanto al porcentaje con que se recarga el sueldo para pagar horas extraordinarias realizadas en día domingo, festivo o en horario nocturno: el inciso 3° del artículo 32 del Código del Trabajo indica que las horas extraordinarias deben pagarse con un recargo del 50% sobre el sueldo convenido para la jornada ordinaria de trabajo, liquidarse y pagarse conjuntamente con las remuneraciones ordinarias del respectivo período. El porcentaje antes indicado es el legal, esto es, el mínimo con que debe recargarse el sueldo para tal efecto y dicho recargo se aplica de igual forma sea que se trate de horas extras laboradas en días hábiles, domingos, festivos o en horario nocturno. En todo caso, nada impide a los contratantes convenir un porcentaje de recargo mayor al que la ley establece, así como tampoco hay impedimento para establecer un porcentaje superior para las horas trabajadas en día domingo, festivo o para las horas nocturnas.

Por último, sugerimos visitar la página web del Centro de Consultas Laborales de la Dirección del Trabajo, que ofrece información detallada en torno al tema horas extraordinarias. Si en cambio tienes otras consultas específicas que no figuren ahí, puedes preguntar al teléfono del Centro de Atención Laboral: 600 450 4000

Saludos.

Jun
17
Grafiscopio
Lectora pregunta: Qué hacer si cliente pide que yo retenga y declare impuesto (10%)
Comercial, Pregunta, Tributario
6
, , , , , , , , ,

Por Twitter, la lectora Ángela González nos pregunta:

“Un cliente me dice que yo retenga el 10% de la boleta, pero nunca lo he hecho y no se qué se hace.”

 

Estimada Ángela:

Ya sea por ignorancia de las leyes tributarias o deseo de evadir impuestos, algunos clientes piden a sus proveedores que retengan y declaren el impuesto de 10% con que están gravados los servicios de 2ª categoría. Al respecto, la ley es clara: cuando un proveedor emite Boleta de Honorarios a cliente persona jurídica (empresas o sociedades, públicas o privadas, como agencias, productoras, estudios, etc.) es la empresa quien debe retener y declarar el impuesto de 10%. El único caso en que nosotros -proveedores- debemos retener tal impuesto y declararlo mediante Formulario 29 es cuando emitimos Boleta de Honorarios a cliente persona natural (p. ej.: un particular, alguien que no es empresa ni sociedad) o extranjero (empresa o particular ubicados fuera de Chile).

Es comprensible que un cliente persona jurídica busque ahorrarse el Impuesto al Valor Agregado (IVA) (19%), y por ello algunos prefieren negociar con profesionales que emitan factura en vez de (o además de) Boleta de Honorarios, pero cuando dicho cliente pretende dar a una Boleta de Honorarios el carácter de una factura, no solo se equivoca, sino que está cometiendo una franca irregularidad (muchas veces avalada por proveedores condescendientes, o igual de confundidos en materia tributaria: tanto así que se refieren al impuesto de 10% como “IVA”).

Confiamos en haber despejado tu duda y te invitamos a leer los siguientes artículos relacionados:

Saludos.

May
24
Grafiscopio
Lectora pregunta: ¿debo entregar originales o archivos editables si cliente lo pide?
Metodológico, Negociación, Pregunta, Uncategorized
22
, , , , , ,

Por Facebook, la lectora Isabel Gueren nos pregunta:

“Un cliente me solicita los archivos editables de un trabajo y yo obviamente me estoy negando a siquiera debatir el tema, pero no sé con qué figura legal explicarle que NO. ¿A qué ley me puedo “agarrar” para defender mi trabajo en caso de que esto pase a mayores?”

 

Estimada:

¿Se pactó originalmente su entrega entre tú y el cliente? ¿Quedó estipulado por escrito, en algún contrato? Si tu respuesta es no, entonces no estás obligada a entregarlos.

Nadie puede forzarte a entregar archivos originales o editables, por 2 razones: una legal y otra de sentido común. La primera dice relación con los artículos 17 al 20 de la Ley Nº 17.336 de Propiedad Intelectual chilena (especialmente el inciso C del Artículo 18). Como creadora de dicha obra eres titular de derecho de autor y por ende tú determinas la forma en que se puede usar (reproducir, modificar, publicar, etc.) tu creación. Además, en nuestro país no existe la transferencia automática de derechos, o sea que no se presumen cedidos. Quien adquiere una obra intelectual (el “dueño“) no pasa a ser titular de derechos de autor por el simple hecho de haber pagado por ella, sino que debe obtener autorización expresa del creador de la obra, en la forma que prescribe el Art. 20 de la Ley antedicha.

REGLA DE ORO:

“Los archivos originales no se entregan. O no por el mismo precio del archivo copia”.

Por otra parte, está el sentido común: cuando vas a un restaurant pagas por que te sirvan un plato, pero en ningún caso el chef está obligado a darte la receta del plato por ese precio. Desde luego existen trabajos que llevan implícita la entrega de archivos editables (p.ej.: los diseños vectoriales), pero de nuevo, como titular de derecho de autor eres TÚ quien autoriza qué se puede o no hacer con tu obra, se trate de un video, una pintura al óleo, una imagen en mapa de bits o un diseño vectorial. Ahora, si además de pagarte por la obra, tu cliente quiere ser titular de derecho de autor para usarla o modificarla como quiera, entonces puedes cederle algunos o todos tus derechos patrimoniales, pero ello debería realizarse por un precio mayor al del mero ejemplar -por razones evidentes- y con las formalidades que implica una cesión. Por lo demás, ya hemos visto que el número cero de una revista (diseño modelo a partir del cuál se crearán los siguientes números o ejemplares) tiene un costo muy superior al de un diseño que será utilizado una sola vez (3 veces el valor de un ejemplar corriente, según diseñadora editorial y docente, charla “Cómo cobrar Diseño” U. Pacífico, 2012. La razón es evidente: es la receta para armar los demás ejemplares). Y también vimos que al momento de entregar archivos originales, algunos profesionales de trayectoria trazan textos (rasterizar), funden capas o aplican otros recursos para impedir que se dañe la integridad de su obra, o por lo menos hacer más difícil la tarea a quien esté pensando aprovechar un original para crear una variedad de obras derivadas de aquel (arriesgando cometer infracción a las leyes de propiedad intelectual).

La obra visual funciona por sí misma. No es indispensable entregar la receta con que fue hecha (salvo tal vez algunos logotipos, lo que explica su alto precio, sin contar su multiplicidad de aplicaciones). Para tal efecto existen los manuales de normas gráficas, que en todo caso explican cómo se usa una pieza gráfica, no cómo se hace. Esta misma lógica aplica en el Manual del Usuario de diseños industriales o tecnológicos.

 

¿CON QUÉ OBJETO TE PIDEN LOS ARCHIVOS ORIGINALES?

¿Para qué querría pedirte un cliente los originales o editables si no es para modificar la obra y/o crear adaptaciones a partir de ella? Este es uno de tus derechos patrimoniales y si alguien piensa que puede crear variaciones por el mero hecho de tener los originales, está peligrosamente equivocado. La aventura puede costarle entre 5 a 1000 UTM (multa por utilización de obra ajena sin autorización, Art. 79, No. 1 y 2, Ley 17.336 de Prop. Intelectual chilena).

De cualquier forma, es importante recalcar que si trabajas como empleada de una empresa, probablemente tu contrato señale que ésta es dueña de los archivos originales y creaciones que produzcas para ella, y en tal caso no cabe reclamo alguno (sobre todo si el documento lleva tu firma). En los acuerdos civiles, en cambio, las partes definen las reglas del juego a su albedrío, y si al comienzo de la negociación un cliente te pide los archivos originales o editables, y tú aceptas entregarlos, podrías verte en aprietos si quedó alguna evidencia comprobable de tu conformidad con dicha cláusula. Pero si no se habló de este tema al principio, ni se pactaron condiciones formales de entrega, cualquier exigencia por parte de cliente está fuera de lugar.

Confiamos en haber aclarado tu duda. Saludos.

Link estrechamente relacionado con este tema: