El submundo de las ofertas de empleo ...
Home  »  Community News  »  El submundo de las o...
Ago
11
Grafiscopio
El submundo de las ofertas de empleo en Diseño
Debate, Diseño, Laboral
4
, , , ,

Para quienes seguimos de cerca el acontecer práctico del Diseño y otras carreras del área creativa es imposible no advertir dos fenómenos cada vez más notorios en ofertas de empleo:

a) El número de estas que buscan estudiante en práctica en vez de un empleado.

b) La incongruencia entre los requisitos solicitados al postulante (experiencia, conocimientos y habilidades técnicas) y el salario ofrecido a cambio.

Resultaría poco serio decir (sin respaldo estadístico) que estos casos son la norma, o siquiera mayoría entre el abanico de ofertas laborales existentes, pero tampoco puede negarse que abundan en grado suficiente como para llamar la atención, y no solo de Grafiscopio:

¿EMPLEADO O PRACTICANTE?

practica-tw

Un estudiante en práctica no tiene culpa de ser convocado o preferido por cierto empleador. También es razonable que algunos empleadores aspiren -y están en su derecho- a formar un colaborador o futuro empleado “desde cero”, o que recurran a estudiantes cuando el negocio o Pyme recién empieza y el presupuesto no abunda. Además, es bueno que los futuros profesionales se inserten en el mercado laboral, no solo para conocer cómo funciona, sino para aumentar sus posibilidades de encontrar empleo (se sabe que 60% termina empleado en el lugar donde realizó su pasantía).

Sin embargo, me preocupan los efectos colaterales: es complicado que algunos empleadores opten por un practicante pensando en una especie de “empleado en oferta” (dado que su labor no configura contrato de trabajo y se le puede pagar mucho menos y exigir igual o más, pues necesita aprobar su informe de práctica y hará lo posible por dejar satisfecho a su empleador). Máxime si consideramos que el estudiante no es un profesional; se encuentra en etapa formativa. Tiene poca o ninguna experiencia y es posible -y probable- que no esté a la altura de una tarea que el diseñador avezado domina. Yo mismo intervine hace años en un proyecto relevante a cargo de practicantes. Su jefe me llamó para apagar el incendio, con lo que involuntariamente acabé enseñando a todos una lección: lo barato cuesta caro.

HOMBRE ORQUESTA A 20 PESOS

educa-cliente(Fuente imagen: #EducaAlCliente)

Entre broma y broma, la verdad asoma. A muchos postulantes a puestos de diseño se les exige una batería de conocimientos y destrezas que no se condicen con la remuneración ofrecida (o que escapan a su área: community manager, desarrollador, RRPP, etc). Si bien entiendo a colegas que exigen respeto por nuestra labor, no soy partidario de este tipo de solicitudes. Pienso que si existen ofertas como esas es porque nuestra profesión padece sobreoferta (de lo que en cierta forma son responsables los planteles de educación superior) y porque a causa de ella hay candidatos dispuestos a tomar cualquier cosa. El hombre orquesta a 20 pesos es un engendro creado conjuntamente por académicos, empleadores y los propios diseñadores. Nosotros (mal)educamos al mercado respecto a qué esperar del creativo (un acierto aquella infografía de Petapixel / Photoseeds). Si nadie atendiera la demanda, desaparecería la oferta. Pero dado que muchos colegas ignoran el valor de lo que hacen, es lógico que regalen trabajo pensando que el número de skills aumenta la probabilidad de ser contratados. Seguro que sí, pero no se extrañen si acaban fundidos.

Ciertos empleadores no desean -o no saben- pagar lo que un cargo y sus responsabilidades o pericias valen. Por ello recurren a practicantes, y si tienen que contratar a alguien (cuando los practicantes se vieron sobrepasados) esperan un “todo-en-uno” a precio muy económico. Tendrán que aprender a tropiezos, pues seguramente los pocos que postulen al trabajo serán incompetentes. Un profesional multifacético, de calidad, sabe lo que vale y no está disponible para limosnas: premisa válida para todo tipo de profesiones -o servicios-, incluida la nuestra.



  1. Esto sucede principalmente porque la gran mayoría de empresarios desconoce del diseño en todo su ámbito (trabajo, costos, impacto, importancia, etc) lo que en cierta parte también es nustra responsabilidad

  2. Me encantan Los que te piden Java, ya ni los desarrolladores usan eso.
    Java, corel draw y flash, si los piden, es muestra de que probablemente sea un mal lugar
    Para trabajar.

    • Me encantan los diseñadores que opinan sobre cosas que no tienen idea.
      Java está más vivo que nunca con Android.

  3. Es verdad, ahora los profesionales que buscan un trabajo es muy duro que se les den las cosas. Un tecnologo o un aprendiz tiene las de ganar. La única ventaja que puedo ver de todo esto es que en verdad se de un enganche laboral con la persona.

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *