autor
Home  »  Noticias de la comunidad  »  autor
Nov
10
Grafiscopio
¿Por qué pagar derechos intelectuales?
Cliente, Negociación, Propiedad Intelectual
0
, , , , ,

«¿Derechos? ¿Por qué me vas a cobrar eso?» Pregunta razonable que varios clientes formulan en negociaciones por obra creativa. Lo importante es que tanto ellos como los prestadores de servicios gráficos entiendan exactamente qué están transando y qué valor o ventaja encierran los derechos intelectuales para ambas partes. En otras palabras, por qué pagarlos es una inversión y no un gasto.

1) FIRST THINGS FIRST: LOS CREATIVOS VIVEN DE SUS DERECHOS

Suena poético, pero es algo bastante concreto: los autores de creaciones intelectuales viven de la explotación comercial de sus derechos (como instruyen la OMPI, CERLALC o el BID), por tanto lo que negocian no es tanto la ejecución sino la forma en que tales creaciones serán usadas (aplicaciones, territorio y vigencia). Así, un profesional creativo gestiona y administra sus derechos de manera estratégica, para convertir el fruto de su conocimiento y esfuerzo en fuente de ingresos a corto y largo plazo. En general la regla es que mientras más derechos (o más definitivos) desee el comprador de la obra, mayor será el precio al que la venderá su autor. ¿Y qué gana el cliente con todo esto? Lo veremos a continuación:

2) PROPIEDAD (OWNERSHIP)

Por definición toda obra intelectual (artística, literaria, musical, inventos, etc) lleva aparejados derechos. Esto la distingue de cualquier otro producto que puedes usar libremente con solo pagarlo (un reloj, una prenda, etc). Si compraste una obra artística o diseño eres dueño de ella, pero no necesariamente titular de derechos de autor para usarla como quieras:

 

Por ello, como empleador o cliente es fundamental que obtengas autorización (mediante licencia) o titularidad (mediante cesión parcial o total) de derechos de una obra intelectual para usarla en la forma que necesites y dentro de un marco legal. En su artículo titulado “Understanding Intellectual Property: Ownership”, Seedcamp (UK) explica la importancia de entender este aspecto y las potenciales consecuencias de que un negocio (empresa o StartUp) no sea propietario intelectual de las creaciones que producen sus empleados o trabajadores externos (freelancers). Por el contrario, al convertirse en titular de derechos, el empleador o cliente tiene libertad para sub-licenciar su trabajo a terceros, ampliar su producción o emprendimiento en el tiempo y a mayor territorio, etc.

3) EXCLUSIVIDAD / DISTINCIÓN

Gracias a internet, hoy en día es posible encontrar marketplaces como Envato o Fiverr que venden soluciones gráficas (logotipos, plantillas para sitio web y mockups de papelería corporativa, íconos, fotografía, etc.) a precio módico y “royalty free”, o sea libre de pago de derechos, o más exactamente de regalías. Pero como todo lo económico tiene un precio que se paga caro de otra forma: no es exclusivo. Esto quiere decir que muchos clientes —incluso tu competidor directo— pueden adquirir el mismo material u ostentar tu misma imagen de marca, lo que generará confusión entre consumidores o usuarios y potencial pérdida de participación en el mercado (market share). Puede que esta razón no convenza a negocios pequeños de ambiciones modestas, pero un cliente que aspira a encabezar y/o controlar su nicho de mercado buscará distinguirse de la competencia, y en otro artículo hemos visto datos objetivos que prueban cómo el diseño puede hacer la diferencia entre prosperidad y fracaso de un producto o negocio.

Un ejemplo conocido en materia de derechos son los contratos editoriales, donde estas empresas suelen negociar licencias exclusivas para impedir que la obra encomendada a ilustradores sea vendida a otra casa editorial, lo que no solo es razonable, sino estratégicamente astuto.

3) MULTIPLICIDAD DE USO

Los derechos patrimoniales de autor —aquellos que pueden venderse o cederse, en oposición a los derechos morales— comprenden varias facultades: reproducción de una obra (generar copias), modificación (adaptarla a diversos formatos, realizar cambios), distribución (permitir la entrega a público) y publicación (divulgarla por cualquier medio). Mientras no tengas permiso o no seas titular de derechos (según establece en Chile el art. 20 de la Ley 17.336 de Prop. Intelectual), todo uso no pactado en una negociación es delito. Dicho de otra forma: invertir en derechos te permitirá mayor libertad de maniobra para los usos que tu empresa o proyecto requieran.

Un ejemplo son las campañas publicitarias, donde el uso de una obra comercialmente exitosa va a extenderse a diversos formatos durante varios años. Por ello es importante negociar correctamente la propiedad intelectual de creaciones publicitarias.

4) REDUCCIÓN DE RIESGO

De todo lo anterior se deduce que adquirir una obra original y sus derechos reduce riesgos como competidores, confusión entre tus usuarios/consumidores y demandas judiciales por plagio o uso no autorizado. Un creativo novato no te hablará de derechos, pero a futuro podría denunciarte. Un profesional en cambio te hará saber desde el comienzo lo que implica una negociación por obra intelectual y te evitará posteriores inconvenientes. Recuerda que el daño emergente y el monto del perjuicio a lo largo del tiempo son clave en demandas y pueden ser agravantes del delito.

En pocas palabras: si no cuentas con permiso expreso para usar una obra: consíguelo, adquiere sus derechos o deja de usarla, por el bien tuyo y de tu negocio.

5) ¿CÓMO SE NEGOCIAN LOS DERECHOS INTELECTUALES?

Para este efecto se usa alguna forma contractual. (Es común que agencias publicitarias utilicen órdenes de compra (OC) en transacciones con profesionales creativos, pero aunque es legal y vinculante, este documento suele dejar fuera el tema derechos, lo que es riesgoso). Para entender la gestión de derechos en general, revisa este artículo donde tratamos el tema en profundidad.

May
14
Grafiscopio
Resumen charla Derecho de Autor en Casa de Oficios
Académica, Derecho autor, Propiedad Intelectual
0
, , , , , ,

El pasado sábado 9 de mayo se realizó en Casa de Oficios una muy instructiva charla a cargo de Rodrigo León, abogado del renombrado estudio jurídico Silva & Cía. Aunque el título del evento fue “Derecho de Autor en Ilustración”, su enfoque resultó bastante aplicable a otras disciplinas creativas. En este artículo resumiré los aspectos más importantes.

1) VALOR DE LA CREATIVIDAD EN EL MUNDO ACTUAL Y EN CHILE

Para empezar el abogado informó que se está repartiendo a jueces y fiscales un manual de Propiedad Intelectual, pues esta materia es desconocida incluso para quienes imparten justicia. «El futuro del país está en la creatividad. Dentro de 30 años -con suerte- no quedará cobre. Ya se está probando exitosamente un nuevo material -el grafeno-, con las mismas o mejores propiedades. El problema es que 50% de la economía chilena depende de la producción de cobre. ¿Se imaginan qué ocurrirá cuando se acabe? Por ello lo que ustedes hacen, la innovación y creatividad, son la única salida y nuestro activo más importante

León advirtió que la Propiedad Intelectual es fundamental para los creativos y para el presente y futuro de países emergentes, en especial porque contribuye a democratizar la economía. Sin embargo, tanto esto como la creatividad todavía son incomprendidos o generan resistencia entre modelos de negocio o empresas grandes y tradicionales. Las pequeñas, en cambio, están más dispuestas a innovar (ergo mejor preparadas para el futuro): «Facebook, Microsoft y Google fueron creadas por estudiantes». Hoy las marcas tienen tanto o más valor que muchos productos («el nombre Google está tasado en US$ 120 millones»).

2) PROPIEDAD INDUSTRIAL VS. DERECHO DE AUTOR

En su intervención, el profesional señaló que muchos confunden Propiedad Intelectual (PI) con Derecho de Autor. Lo cierto es que la primera se divide en dos grandes cuerpos: Propiedad Industrial (que comprende marcas, patentes, diseños industriales, modelos de utilidad y denominaciones geográficas) y Derecho de Autor (Propiedad literaria, artística, derechos conexos y derechos sui géneris). La principal diferencia entre ambos sub-conjuntos de la PI es que en la Propiedad Industrial «debo registrar para que nazca el derecho». En Chile esta tarea compete al INAPI. Además, el registro de Prop. Industrial «es como las patentes de vehículos: debe hacerse país por país, y es caro en relación a su vigencia: una patente dura 15 años y un diseño industrial: 10, siendo ambos plazos no renovables».

El Derecho de Autor, en cambio, «tiene por objeto la obra, vale decir, la manifestación de la personalidad del autor en una forma determinada». Además, nace por la mera creación de una obra y no requiere formalidad alguna. Sin embargo, León comenta que es importante registrar obra -operación que en Chile compete al DDI– para acreditar autoría, aun cuando esta también puede impugnarse, p. ej. «en caso de que alguien haya inscrito una obra tuya a su nombre». Y sobre infracciones recalca: «El derecho de autor es cosa seria. Infringirlo se multa con prisión».

charla-rleon-pres

3) ¿ESTÁ EL DISEÑO GRÁFICO PROTEGIDO POR DERECHO DE AUTOR?

La descripción de la Ley no alude directamente a diseño gráfico, sino a pintura, dibujo, obra artística, etc. Consultado al respecto, el jurista indica: «la protección del diseño gráfico depende de qué entendamos por ese concepto. Si se trata de logotipos, afiches o alguna otra forma determinada, están protegidos. Pero la diagramación de una revista -entendida como la estructura o ‘esqueleto’ donde se ubicarán bloques de texto e imágenes- no califica, por cuanto el derecho de autor ampara formas, y lo que tenga función meramente utilitaria no es obra

4) IMPORTANCIA DE DESARROLLAR ESTRATEGIA COMERCIAL

Según León, «los creativos invierten muchos recursos en crear, pero descuidan la estrategia comercial. Siendo justamente creativos e innovadores, deberían aprovechar los cambios tecnológicos y darles valor comercial.» Aquí cita paradigmas como el de iTunes, que revolucionaron la industria discográfica al punto de prácticamente extinguir el modelo tradicional, o el tristemente célebre caso de Kodak, que prácticamente quebró por no haber anticipado el auge de la fotografía digital. «Lo mismo pasa entre creativos. Hay modelos de negocio que están en crisis, como el rubro Editorial, y por ello es importante anticipar hacia dónde va la cosa.»

charla-rleon-des

5) DERECHOS QUE ATAÑEN AL ILUSTRADOR

El experto comentó que la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual chilena tiene 2 Artículos especialmente importantes para ilustradores que negocian obra original (no reproducción):

Artículo 36.- El autor chileno de una pintura, escultura, dibujo o boceto tendrá, desde la vigencia de esta ley, el derecho inalienable de percibir el 5% del mayor valor real que obtenga el que lo adquirió, al vender la obra en subasta pública o a través de un comerciante establecido.
    El derecho se ejercitará en cada una de las futuras ventas de la obra y corresponderá exclusivamente al autor, y no a sus herederos, legatarios o cesionarios.
    Corresponderá al autor la prueba del precio original de la obra o de los pagados en las ventas posteriores de la misma.

 Artículo 37.- La adquisición, a cualquier título, de pinturas, esculturas, dibujos y demás obras de artes plásticas, no faculta al adquirente para reproducirlas, exhibirlas o publicarlas con fines de lucro.
    El autor conserva el derecho de reproducción de la obra, pero no podrá, salvo autorización del propietario del original, ceder o comercializar esas reproducciones. Podrá, asimismo, hacer publicar y exhibir sin fines lucrativos, las reproducciones de sus obras originales que hubiese transferido, a condición de dejar expresa constancia de que se trata de una copia del original.

5) CONTRATO DE EDICIÓN

Para Rodrigo León, el contrato editorial «es el más protector y regulado. Se trata de un documento solemne, no meramente un papelito, que además debe inscribirse en un lapso máximo de 60 días». Otro aspecto clave de esta forma contractual -de particular interés para ilustradores o creadores de obra gráfica- es que «se refiere a edición de obra. No es una cesión de derechos. Únicamente con el software hay cesión automática de derechos en Chile, pero cuando se trata de obra, los derechos no se presumen cedidos. Lo que sucede es que a veces un contrato de edición camufla una transferencia», lo que sería irregular.

6) CONCLUSIONES

Grafiscopio agradece a organizadores y expositor por esta didáctica charla y por el material de estudio entregado a quienes asistimos. Confiamos en que este tipo de instancias sea cada vez más frecuente, en beneficio del gran número de profesionales creativos que, como sostiene el abogado, son el futuro pilar económico y cultural de Chile.. y el mundo.

(Fotografías por Marcelo Pérez Dalannays)

Jul
1
Grafiscopio
¿Cómo se aplica el pago por Derechos de Autor en el rubro editorial?
Derecho autor, Editorial, Metodológico
13
, , , , , , , , , , ,

En mi entrevista a Miguel Ángel Ferrada ya toqué el tema del Derecho de Autor en el medio editorial. Sin embargo, quedó fuera un punto no exento de controversia (y que vine a saber tiempo después): la forma en que se pagan tales derechos.

Por diversas fuentes -conversaciones, foros, artículos, redes sociales, etc- supe que ilustradores y escritores encuentran difícil vivir de los derechos de autor a menos que las ventas de un libro sean exorbitantes, con el agravante -y aquí apunta este artículo- de que varios autores no estarían recibiendo el monto íntegro por concepto de derechos que fija la Ley. Me interesó estudiar un problema que desconozco, pues mi trabajo para editoriales ha sido ocasional, y la mayoría de los contratos que firmé fueron por Obra antes que de Edición (la diferencia entre uno y otro, aquí). Para quienes, en cambio, sueñan con publicar libros o cuentan entre sus principales clientes -e ingresos- a editoriales, es motivo razonable de preocupación (y a veces, de hermetismo). A continuación expongo lo que he podido averiguar y desde luego estoy abierto a opiniones o datos que rectifiquen, complementen o confirmen esta información.

1) QUÉ DICE LA LEY

El Capítulo VI de la Ley Nº17.336 de Propiedad Intelectual chilena se refiere al Contrato de Edición. Puntualmente, en su Art. 50º, aborda el caso de remuneración consistente en participación sobre el producto de la venta (también conocida como royalties o regalías por derecho de autor):

“Artículo 50°- Cuando la remuneración convenida consista en una participación sobre el producto de la venta, ésta no podrá ser inferior al 10% del precio de venta al público de cada ejemplar.

En tal caso, el editor deberá rendir cuenta al titular del derecho por lo menos una vez al año, mediante una liquidación completa y documentada en que se mencione el número de ejemplares impresos, el de ejemplares vendidos, el saldo existente en bodegas, librerías, depósito o en consignación, el número de ejemplares destruidos por caso fortuito o fuerza mayor y el monto de la participación pagada o debida al autor.

Si el editor no rindiere cuenta en la forma antes especificada, se presumirá vendida la totalidad de la edición y el autor tendrá derecho a exigir el pago del porcentaje correspondiente a dicho total.”

2) CÓMO INTERPRETAN LA LEY ALGUNAS EDITORIALES Y CÓMO INCIDE EN EL PAGO DE DERECHOS DE AUTOR

El texto parece suficientemente claro. Sin embargo, algunas editoriales lo interpretan a su manera, pues aquel no definiría quién es propiamente el “público” que compra el libro. Así, optan por considerar “público” no al lector, sino a la Librería (a la que abastecen de libros), lo que obviamente incide en el 10% que finalmente recibe el autor (ilustrador, escritor, etc), como explico a continuación:

Según esta lógica, si en librerías encontramos un libro a $11.900, el desglose producto de su venta sería el siguiente: $1.900 corresponden al IVA (19% que pasa directamente al Servicio de Impuestos Internos). De los $10.000 restantes, el 40% ($4.000) pertenece a la Librería (para pagar arriendo, sueldos, servicios básicos, publicidad, etc.) y 60% ($6.000) pertenece a la Editorial (para pagar arriendo, sueldos, servicios básicos, bodegaje, distribución, imprenta… y derechos de autor).

Por tanto, bajo este sistema, el Autor NO recibe el 10% del precio de venta A PÚBLICO de cada ejemplar (como indica la Ley), sino el 10% del precio de venta NETO de la Editorial: o sea, el 10% de 60% del valor del libro, descontado el IVA. En resumen: por cada libro vendido a $11.900 en librerías, el Autor recibirá -en el mejor de los casos- $600 por cada ejemplar (en vez de $1.190, como indica la Ley. Multiplicando esto por un tiraje -vendido- de 1000 ejemplares, notamos bastante diferencia entre recibir $600.000 y recibir $1.190.000 ¡Prácticamente el doble!). Ahora, si el Autor (escritor) comparte derechos con un ilustrador o traductor, puede que esos $600 se reduzcan a la mitad.

Si a lo anterior agregamos que una Editorial puede realizar ventas especiales al Gobierno, a bibliotecas, a clientes especiales, o transar libros al precio que estime conveniente, tendríamos que volver a calcular los montos según la rebaja al precio de venta a público decidido por la Editorial. Es decir, si esta opta por vender el libro a una biblioteca a la mitad o un cuarto del precio de venta a público, el 10% de Derecho de Autor se calculará sobre esa mitad o ese cuarto.

3) CONCLUSIONES

Grafiscopio existe, entre otras razones, para informar y transparentar el modo en que se negocia Propiedad Intelectual, por su importancia cardinal para la industria creativa, como advierten el British Council, CERLALC o el BID: los creativos subsisten gracias a la explotación comercial de los derechos asociados a su obra. Es necesario respetar y valorar su trabajo para que sigan siendo un agente que ayude a clientes -empresas privadas, instituciones públicas, editoriales, etc- a multiplicar ventas y a difundir la Cultura. Si en cambio se ven perjudicados o amenazados, esto redundará negativamente en el crecimiento y desarrollo de su industria y del país. Ni más, ni menos.

Muchos creativos ingresan cada año al mercado. Lamentablemente suelen hacerlo con poco o ningún conocimiento sobre las leyes que los amparan, el valor de lo que hacen o cómo funciona el medio. Esto deja campo abonado para toda clase de vicios o defectos, que en parte pueden atribuirse a clientes inescrupulosos, pero también al hermetismo o miedo entre colegas, que dificulta la fijación de una doctrina de conducta y desempeño profesional común a todos(*).

Por último, debe admitirse que no todos incurren en prácticas irregulares en forma deliberada. A veces solo se ha perpetuado una norma viciada por negligencia involuntaria de clientes y proveedores, que seguramente ambos estarían dispuestos a corregir si se les enseña cómo y en qué están fallando. Confío en que sea el caso mayoritario entre las editoriales a que apunta este artículo, y que ellas entiendan el espíritu de lo que he analizado: informar más que sentenciar.

(*) Esto excluye la fijación de tarifas mínimas o estandarizadas, acto sancionado por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), Decreto Ley Nº 211 de 1973, Art. 3º, inciso a.

NOTA: en Grafiscopio nos interesa seguir recopilando datos sobre este asunto. Si has trabajado para editoriales (dentro o fuera de Chile), por favor responde a estas preguntas:

1) ¿Has recibido pago de Derechos de autor por los libros en que se ha publicado tu trabajo?

2) En caso afirmativo, ¿Qué rol cumpliste en la ejecución del libro (ilustrador, escritor, colorista, traductor, etc)?

3) ¿Qué porcentaje te asignó la editorial por ese rol? ¿El porcentaje que recibes por Derecho de Autor es sobre el precio de venta final del libro (PVP – Precio de Venta a Público) o sobre el precio de venta neto de la editorial?

Dic
10
Grafiscopio
Collage y derecho de autor
Derecho autor, Metodológico, Propiedad Intelectual
3
, , , , , , ,

¿Es legal la técnica del collage? ¿Infringe algún derecho de autor? Dos preguntas que muchos creadores se hacen, bien por auténtica preocupación, con cierto escepticismo (como el debate que abren los artistas incluidos en el libro The alchemy of Appropriation. The science of visual theft and the new collage) o en tono desafiante (como el documental-collage o vídeo-remix “Me kago en los derechos de autor”). En este artículo despejaremos toda duda, pero antes definamos exactamente el término.

El collage es una técnica artística que consiste en crear una nueva obra mediante ensamble de varios elementos en un todo unificado. Aunque solemos limitarla a Pintura, Ilustración o Diseño (p. ej., agrupación de recortes de revistas), también es aplicable a otros medios como el audiovisual (videoclips, cine), música o literatura.

Es importante aclarar y advertir la relación entre collage y Propiedad Intelectual, a fin de orientar a artistas que piensan construir -o de hecho han construido- su portafolio en base a esta técnica, para evitarles inconvenientes como el bullado caso de plagio en que se vieron envueltas una joven ilustradora colombiana, la autora del libro y su casa editorial (nov. 2013). No se trata de las opiniones personales que cada artista pueda tener sobre el derecho de autor (“coarta la libertad”) o el collage (“muchos lo han hecho”), sino de remitirnos a lo que dice la Ley.

CopyrightAdviser.com, sitio que ofrece información general sobre copyright, responde a la pregunta de un lector: “Pretendo vender copias (prints) de collages que he creado a partir de varias revistas. ¿Infrinjo algún derecho?” 

Respuesta breve:

– ¿Usar imágenes recortadas de revistas constituye infracción?:
– ¿Soy titular de los derechos de autor del collage que he creado?: También la respuesta es  (pero bajo ciertas condiciones).

Respuesta detallada:

  • Aunque uses fragmentos pequeños de cada imagen de una revista, de todas formas necesitas permiso del titular de derecho de autor (copyright) de esas imágenes.
  • Aunque en general se establece que la infracción tiene que ver con usar una parte sustancial de obra ajena, al recortar un rostro estás usando una parte sustancial, aunque solo sea un fragmento del cuerpo de una modelo.
  • Si no quieres pagar o pedir autorización a los dueños de los derechos, puedes usar imágenes acogidas a licencia Creative Commons (CC), pero prestando atención a las condiciones de la licencia, ya que no todas permiten crear obra derivada y/o darle uso comercial.
  • Otra opción es que tú mismo hagas las fotos cuyos fragmentos usarás para armar el collage, o encargarlas a un fotógrafo, pero asegurándote de que cuentas con su permiso para usarlas.

FunnyStrange.com es un sitio administrado por la artista de collage inglesa Sarah Ovenall, quien ofrece un compendio exhaustivo de información legal sobre este tema. Entre otras definiciones aclara:

  • Que el collage es obra derivada. Es decir, está basada o incorpora elementos de obra pre-existente y/o ajena.
  • Para que una obra derivada quede amparada por el derecho de autor (copyright) debe ser significativamente distinta de la(s) obra(s) original(es) como para constituir una creación nueva. De lo contrario es mera reproducción (copia idéntica).
  • Lo más importante para el artista de collage es que una obra derivada puede incluir material protegido por derecho de autor SOLAMENTE si el autor del collage:

a) Es al mismo tiempo el autor de la(s) obra(s) original(es) de donde se extrajeron los fragmentos que lo forman.

b) Cuenta con la autorización expresa del titular de derechos de autor de la(s) obra(s) original(es). Por ej.: de la editorial que publica las revistas de donde se obtuvieron los recortes que lo forman.

Además, Ovenall enumera una serie de MITOS COMUNES sobre collage y propiedad intelectual, cuya descripción detallada (en inglés) se puede leer bajo cada uno:

  • “El collage es considerado uso legítimo (fair use), por tanto no está sujeto a leyes de copyright.”
  • “Mi collage puede incluir material protegido por copyright, mientras yo no use más del 5%, 10% o una pequeña porción de obra original.”
  • “Puedo usar material protegido por derecho de autor en mi collage, siempre y cuando yo no lo reproduzca / haga pocas copias / lo regale o done para fines benéficos.”
  • “Si algo ha sido publicado sin aviso de copyright / en lugar público / en la internet, no está protegido por copyright, y por tanto se puede usar libremente.”
  • “Mi collage es una parodia, por tanto está protegido.”
  • “Todo este palabrerío legal está bien, pero solo importa para los peces gordos. Nadie va a demandarme.”
  • “Algunos artistas se salen con la suya ignorando el copyright, ¿Puedo hacerlo yo también?”

Por su parte, la Asociación de Artistas Visuales de Islas Baleares (AVIB) expone en su artículo “Sobre los derechos de autor en los collage” el siguiente antecedente:

“Según derecho, entran en juego varios factores. Mi obra de collage se consideraría como obra compuesta (derivada), es decir, creada en base a una obra preexistente, obra objeto de propiedad intelectual. En el proceso normal de gestión de derechos se entiende esta cadena: las modelos ceden su derecho a la propia imagen (de esas fotografías concretas) al fotógrafo, y el fotógrafo cede los derechos de su obra (las fotografías) a la revista que las compra (en mi caso VOGUE y ELLE). Con lo cual, los derechos son de la revista; así debiera ser. Con todo esto, la recomendación de este abogado de “Arte y Derecho” es que me ponga en contacto con ambas editoriales y les pida permiso para utilizar esas imágenes en mi obra, para evitar así ningún tipo de problema.”

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) ofrece un interesante artículo titulado “Problemas jurídicos que plantea tomar o utilizar fotografías de marcas, personas y material protegido por derecho de autor”, donde también puede hallarse información aplicable al ámbito de los collages.

 

Anexo: collage y ley de Propiedad Intelectual chilena

Nuestro país se encuentra acogido al Convenio de Berna y otros tratados que de cierta forma homologan las leyes de propiedad intelectual entre países suscritos, por lo que buena parte de la información contenida en este artículo aplica de igual forma dentro y fuera de Chile. En el caso específico del collage, sitios como FayerWayer o Quemar Las Naves advierten que hacer uno sin autorización es ilegal y plantean críticas razonables a un modelo de Derecho de Autor que bajo cierta óptica resulta demasiado restrictivo y obsoleto para la era de internet (o en un mundo donde finalmente todo es mezcla y copia, como propone este documental). Pero un juicio de valor sobre el Derecho de Autor no deja de ser simple opinión y por el momento es riesgoso darle carácter oficial pasando por alto la Ley, que en Chile aborda el tema de las obras derivadas (es decir, aquellas creadas a partir de otras obras originales) en el Art. 18:

“Sólo el titular del derecho de autor o quienes estuvieren expresamente autorizados por él, tendrán el derecho de utilizar la obra en alguna de las siguientes formas:”

inciso c): “Adaptarla a otro género, o utilizarla en cualquier otra forma que entrañe una variación, adaptación o transformación de la obra originaria, incluida la traducción.”

Por cierto que la titularidad de derecho de autor no opera en el caso del Dominio Público, fuente abierta y universal de la que Chile no está exento. Si creas un collage con material disponible en D. P., no tienes que pedir autorización a nadie ni infringes derecho alguno.

A continuación transcribimos un compendio de links para búsqueda y descarga de imágenes de uso libre (Dominio Público):

Nov
25
Grafiscopio
Cómo gestionar y cobrar por derechos
Derecho autor, Propiedad Intelectual, Tarifas
6
, , , , , ,

En el presente artículo enseñaré cómo gestionar y cobrar derechos, aspecto que debe estar presente en toda negociación por obra gráfica, visual o audiovisual, pues así lo determina la Ley.

01-derechos

Más allá de que usar un diseño u obra artística sin permiso constituye delito (cosa que muchas agencias que contratan servicios freelance desestiman, con las potenciales repercusiones de esta omisión), la guía “Economía Creativa” (British Council, 2010) advierte:

  • Existen consensos acerca de una característica básica de las industrias creativas: la propiedad intelectual. Es el catalizador que convierte la actividad creativa en una industria creativa: protege el derecho de propiedad que tienen los dueños sobre sus ideas, de la misma manera como otras leyes garantizan el derecho a poseer bienes o finca raíz.
  • Da a los inventores de nuevos productos y procesos los medios para obtener beneficios de su creatividad, y plantea un marco conceptual en el que empresas e individuos creativos pueden desempeñarse con seguridad.
  • El Gobierno UK definió las industrias creativas como aquellas actividades que tienen su origen en la creatividad, habilidad y talento individual y que tienen el potencial de crear empleos y riqueza a través de la generación y explotación de la propiedad intelectual.

02-derechos

 

 

La Propiedad Intelectual se divide en 2 grandes áreas: Derecho de Autor (obras) y Propiedad Industrial (marcas, patentes, diseños industriales). Nos interesa la primera, que otorga al creador dos grandes clases de derechos. Según el apartado “Preguntas Frecuentes sobre Derecho de Autor” de Revistas Abiertas:

2.1) Derechos PATRIMONIALES

Son los que entran en juego en una negociación (pueden cederse o venderse) y tienen por objeto la explotación comercial de la obra (tanto así que en España se llaman derechos de Explotación). El autor puede hacer cualquiera de tales usos o cederlos para que los ejerza otra persona o institución. Si un tercero quiere usarlos, debe contar con autorización expresa del autor (o titular de derechos) o de la ley, como sucede con las excepciones y limitaciones al derecho de autor. Consisten en:

  • derecho de reproducción 
  • derecho de modificación, adaptación o transformación
  • derecho de publicación
  • derecho de distribución
  • derecho de comunicación, interpretación y ejecución pública

2.2) Derechos MORALES

Relacionan al autor con su obra, pero no económicamente, sino de forma espiritual e ideológica. Son inalienables (no es posible cederlos ni venderlos), inembargables (no pueden ser sujetos de medidas de apremio legal) e irrenunciables. Consisten en:

  • derecho de paternidad
  • derecho a la integridad
  • derecho de divulgación
  • derecho al anonimato

03-derechos

 

 

En la guía “Creando Derecho” (Corporación Innovarte), el abogado y académico especialista en Prop. Intelectual, don Luis Villarroel, señala que las principales formas de gestión son:

3.1) CESIÓN O TRANSFERENCIA DE DERECHOS

Los derechos patrimoniales se pueden vender o ceder en forma independiente (regalar alguno y retener otro), o bien cederlos totalmente. “La ‘cesión’ del derecho”, continúa Villarroel, “permite al autor recibir una suma determinada por su obra o la facultad que cede.”

Formalidades de una cesión: El Art. 73 de la Ley 17.336, que regula los derechos intelectuales en Chile, dice: “La transferencia total o parcial de los derechos de autor o de derechos conexos, a cualquier título, deberá inscribirse en el Registro dentro del plazo de 60 días, contado desde la fecha de celebración del respectivo acto o contrato. La transferencia deberá efectuarse por instrumento público o por instrumento privado autorizado ante notario. También deberá inscribirse, dentro del mismo plazo, la resolución del contrato que originó la transferencia.”

Un contrato de cesión debería incluir cuatro aspectos clave:

  • Los derechos objeto de cesión y su modalidad.
  • El tiempo durante el cual se cederán o se otorgarán esos derechos.
  • El espacio donde se podrán explotar los derechos cedidos.
  • Si la cesión es exclusiva o no. (Este punto es importante ya que exclusiva significa que las formas de explotación concedidas no podrán ser utilizadas ni siquiera por el propio autor.)

3.2) LICENCIA O AUTORIZACIÓN DE USO

Según la guía “Las letras al Derecho”  (CERLALC / UNESCO), una autorización de uso o licencia es un acuerdo de voluntades con que el autor o titular de derechos patrimoniales autoriza a otra persona (natural o jurídica) usar su obra estableciendo tiempo, territorio y modos específicos, sin desprenderse de ninguno de sus derechos (o sea, no es cesión). El Depto. de Derechos Intelectuales (DDI), a través de Cecilia Núñez (a quién consultamos directamente), incluso señala: no es necesario ceder derechos. Puede autorizar el uso, una especie de licencia.”

Formalidades de una autorización o licencia: la mencionada autoridad cita los Arts. 18 al 20 de la Ley 17.336 de Prop. Intelectual y agrega: “como ve, la Ley no estipula ninguna formalidad legal respecto de las autorizaciones. Es un acuerdo entre privados.” Un popular ejemplo de licencia son las Creative Commons (CC). Para conocer la estructura de una licencia recomiendo ver los modelos de autorización de uso de obra para persona natural o persona jurídica que ofrece el DDI. (Nota: estos también pueden servir en el caso de inscribir obra colectiva en contratos de edición, como veremos más adelante en este mismo artículo)

Un contrato de licencia involucra dos participantes:

  • El autor (o titular del derecho), conocido como licenciante
  • El tercero a quien se autoriza el uso de la obra, o licenciatario

Un contrato de licencia debería definir:

  • Los derechos objeto de autorización.
  • El modo particular en que se autoriza el uso de esos derechos.
  • El tiempo durante el cual se autoriza la utilización.
  • El lugar donde la obra puede ser utilizada.
  • Si la autorización es exclusiva o no. (Este punto es importante ya que exclusiva significa que las formas de explotación concedidas no podrán ser utilizadas ni siquiera por el propio autor.)

ANEXO: ENTIDADES DE GESTIÓN COLECTIVA DE DERECHOS

Son organizaciones creadas por leyes de propiedad intelectual (o por acuerdos privados) para administrar los derechos de autor y conexos de un conjunto de creadores (afiliados). A continuación un listado de aquellas autorizadas y reconocidas por el Ministerio de Educación (MINEDUC) y el DDI, que guardan relación con nuestro público objetivo:

  • ATN, Asociación de Autores Nacionales de Teatro, Cine y Audiovisuales.
  • PROFOVI, Sociedad de Productores Fonográficos y Videográficos de Chile.

(*) CREAIMAGEN propone tarifas (expresadas en UF) por reproducción de las obras de su repertorio, según formato o aplicación. Para conocerlas, visita este link.

04-derechos

Según informa el sitio del Grupo Clarke, Modet & Cía España, existen 2 tipos de obra en cuya creación participan varios autores:

4.1) Obra EN COLABORACIÓN

Aquella realizada por varios autores, donde los aportes individuales son inseparables e indistinguibles, correspondiendo los derechos de propiedad intelectual en la proporción que todos ellos determinen. Para su divulgación y modificación se requiere el consentimiento de todos los coautores. Ej. de obra en colaboración sería un mural realizado por varios pintores.

Un contrato de obra en colaboración debería incluir:

  • El alcance de la aportación de cada una de las partes y el material necesario para la ejecución del mismo en caso de que fuera necesario.
  • El uso que la empresa podrá hacer de dicho material.
  • Las obligaciones de las partes.
  • La cesión del colaborador a la empresa de todos los derechos sobre la obra resultante. Determinación del grado de cesión (exclusiva, no exclusiva, etc.)
  • Las condiciones económicas por el trabajo realizado.

4.2) Obra COLECTIVA

Aquella realizada bajo la coordinación de una persona natural o jurídica que la edita y divulga bajo su nombre. Reúne aportaciones de diferentes autores cuya contribución personal se funde en una creación única y autónoma, para la cual haya sido concebida sin que sea posible atribuir separadamente a cualquiera de ellos un derecho sobre el conjunto de la obra realizada. Típico ejemplo de obra colectiva sería una Enciclopedia.

Los derechos sobre la obra colectiva corresponden a la persona (natural o jurídica) que la edite y divulgue bajo su nombre, salvo pacto en contrario. Habitualmente, quien edita y divulga la obra solicita la autorización de cada participante, como explica M.A. Ferrada. Así mismo, el DDI ofrece modelos de autorización de uso de obra (persona natural y persona jurídica) para estos fines.

05-derechos

 

 

La completísima guía “Las Letras al Derecho” (CERLALC / UNESCO) ofrece información detallada para conocer y negociar derechos de autor. Es más, muestra con casos reales las consecuencias que puede generar la falta de información y brinda herramientas para negociar con conocimiento de causa y en condiciones de igualdad. El apartado “claves para una buena negociación” aconseja:

  • Valore su trabajo creativo y sea consciente de sus derechos.
  • NO SE TRATA DE NEGOCIAR TODO O NADA. Identifique las necesidades suyas y del cliente, para ver si corresponde cesión total o parcial de derechos, y así pactar la remuneración apropiada.
  • Conozca los tipos de contratación que puede celebrar para la explotación de su obra.
  • USTED TIENE EL CONTROL SOBRE SU OBRA. Solo limita o restringe su uso mediante la contratación.
  • Discuta las cláusulas del contrato y busque siempre asesores especializados en la materia.
  • No se reserve ninguna inquietud, formule todas las preguntas que considere necesarias.
  • Lleve registro escrito de todas las etapas de la contratación (mails, mensajes, cartas, comunicaciones telefónicas, etc).
  • Proyecte imaginariamente el desarrollo del contrato, visualizando escenarios adversos y favorables para prever cláusulas que mantengan el equilibrio contractual.
  • Esté pendiente del cumplimiento de las obligaciones pactadas, así asegura la buena ejecución del contrato.
  • Mantenga las mejores relaciones con la otra parte, esto favorecerá la ejecución y éxito del contrato.

06-derechos

 

 

El Nuevo Libro Blanco de la ilustración (FADIP España) contiene bastante información aplicable a otras disciplinas creativas. Advierte que los ilustradores perciben habitualmente remuneración no por la venta de sus obras, sino por la cesión de derechos de explotación (o patrimoniales), a cambio de una contraprestación económica proporcional. Las formas de remuneración son dos:

6.1) Cobro POR REGALÍAS (royalties)

También llamado porcentaje sobre el precio de venta del producto, habitual en contratos de edición. “Cuando la remuneración se basa en el cobro de un porcentaje sobre el precio de venta del producto se cobra a la entrega del trabajo lo que se denomina anticipo, que es un adelanto a cuenta de futuros beneficios. Lo común es que en el ámbito editorial no se reclame la devolución de ese adelanto en el caso de que los beneficios no se den finalmente. En proyectos de envergadura que vayan a suponer una inversión de tiempo y dinero por parte del ilustrador también se da el caso de anticipos entendidos como pagos efectuados antes o durante la realización del trabajo.” Quien mejor explica los diversos escenarios y pormenores de un contrato de edición (porcentajes, derechos, etc) es el editor Miguel Ángel Ferrada en esta entrevista.

El Cap. VI, y en particular el Art. 50 de la ley 17.336, se refieren explícitamente al contrato de edición y la remuneración en forma de participación sobre el producto de la venta (royalties):

“Cuando la remuneración convenida consista en una participación sobre el producto de la venta, ésta no podrá ser inferior al 10% del precio de venta al público de cada ejemplar.”

El problema es que la fijación de dicho precio de venta al público no ha estado exenta de polémica, lo cual trataremos en un posterior artículo.

6.2) Cobro POR OBRA

También llamado cobro por encargo, a tanto alzado o fortait. Se refiere a una cantidad única por el uso concreto que se vaya a hacer de las obras. Para fijar dicho precio es importante proyectar imaginariamente el desarrollo del contrato (sobre todo si una edición o campaña prosperan), por lo que menciono a continuación:

Tras consultar a Cecilia Núñez, del DDI, me informa que no existe una tabla de valores asociados a la transferencia o cesión de derechos. Esto quiere decir que el autor decide el precio de venta de sus derechos, o bien lo acuerda con el comprador, editor o cliente. A este efecto conviene evaluar cuidadosamente -y ojalá con asesoría de algún profesional con experiencia- los alcances de un encargo (tipo de cliente, envergadura y duración de una edición o campaña publicitaria) a fin de establecer un monto acorde, y si conviene una cesión o una licencia (autorización de uso, sin cesión). Téngase en cuenta el célebre caso de la fotografía de 18.000 dólares.

Algunos clientes o intermediarios (p. ej., agencias) ocultan información sobre el alcance o magnitud de una campaña o publicación, para obtener una obra a bajo precio. Es importante pedir un informe detallado, para cotizar de acuerdo a las condiciones efectivas en que será usada (plazo, territorio, formatos) y ajustarse a lo que obliga el Art. 20 de la ley 17.336:

Art. 20, Ley 17.336: “La autorización deberá precisar los derechos concedidos a la persona autorizada, señalando el plazo de duración, la remuneración y su forma de pago, el número mínimo o máximo de espectáculos o ejemplares autorizados o si son ilimitados, el territorio de aplicación y todas las demás cláusulas limitativas que el titular del derecho de autor imponga. La remuneración que se acuerde no podrá ser inferior, en caso alguno, al porcentaje que señale el Reglamento.”

De todos modos, el uso en cualquier forma no autorizada explícitamente por el titular de derecho de autor constituye delito, de manera que ocultar información es una decisión ingenua y agravante.

07-derechos

 

 

Si bien existe un principio de raíz europea (y válido ampliamente a nivel internacional) en virtud del cual el derecho de autor existe por la mera creación de una obra, y no requiere ninguna formalidad, también es verdad que en Chile opera una presunción simple de autoría en favor de quien inscriba primero una obra en el DDI. Por tanto es fundamental inscribir toda creación que consideremos relevante (incluso a nivel boceto), para disponer de un medio de prueba importante acerca de su originalidad. Este trámite puede hacerse mientras un proyecto está en marcha, y teniendo siempre en cuenta que las instrucciones dadas por un cliente no bastan para que él se atribuya autoría de la obra.

Como vemos, la variable Propiedad Intelectual es clave para que los creativos obtengan beneficios económicos mediante la explotación comercial de sus creaciones. Sin embargo, por desconocimiento terminan vendiendo su obra -y derechos- a precio muy inferior al que valen. Por ello recomiendo estudiar los siguientes enlaces, que profundizan en un tema absolutamente necesario para cualquier creador de obra gráfica, visual o audiovisual:

 

Oct
3
Grafiscopio
Directorio de abogados y Estudios especializados en Propiedad Intelectual y Derecho de Autor
Derecho autor, Legal, Propiedad Intelectual
15
, , , , , , ,

Cuando alguien plagió nuestra obra o la está usando sin autorización -es decir que ha infringido nuestro Derecho de Autor– lo más aconsejable es recurrir a los servicios de un abogado especialista en la materia, para que nos instruya sobre los pasos a seguir o nos represente en una demanda formal cuando las cosas se pongan difíciles.

Ahora bien, la Propiedad Intelectual (PI) es una especialidad del Derecho y como tal no es dominio de cualquier abogado. Por ello quise recopilar los datos de contacto de aquellos dedicados específicamente a este ámbito.

Conviene advertir que Grafiscopio no tiene relación directa con quienes aquí figuran, ni puede garantizar su disponibilidad. La idea no es hacerles publicidad gratis, sino poner sus datos a disposición de nuestros lectores con fines meramente informativos y prácticos, justamente porque no todo mundo sabe cómo llegar a un especialista en PI. Por cierto, se aceptan recomendaciones o datos adicionales (incluso de Estudios o profesionales de otros países) para ir completando este directorio.

Así mismo, apelamos al criterio del lector para contactarlos y no nos hacemos responsables por la forma en que lo hagan. El hecho de que figure el mail de un abogado no significa que esté disponible a cualquier hora, para todo tipo de casos ni mucho menos para responder consultas profesionales gratuitas.

Finalmente, y por propia experiencia, invito a ver el pago por una consulta como inversión en vez de gasto. Se puede aprender más y mejor en una hora de asesoría profesional que en una semana tratando de descifrar tecnicismos jurídicos que, por cierto, solo un abogado está facultado para interpretar.

 

Sebastián Alvarado
Abogado especialista en Derecho de Autor
Silva & Cía. Abogados
Servicios de abogacía en lo referente a propiedad industrial e intelectual
Hendaya 60, 4º piso, Las Condes, Stgo. Chile
tel.: (56-2) 2438 7000
mail@silva.cl
http://www.silva.cl
Entrevista para Grafiscopio

Sargent & Krahn
Estudio especializado en Propiedad intelectual e industrial
Av. Andrés Bello 2711, piso 19, Las Condes, Stgo. Chile
tel.: (56-2) 2 368 3500
sargent@sargent.cl
http://www.sargent.cl/

Luis Villarroel Villalón
Abogado U. de Chile, especialista en Propiedad Intelectual
Cofundador Corporación Innovarte
Autor Guía “Creando Derecho” (para comprender el Derecho de Autor)
info@innovarte.cl

Claudio Castañeda Peñaloza(*)
Abogado especialista en Derecho de Autor y Marcas Comerciales
ex asociado Estudio jurídico Sargent & Krahn
Actualmente asociado a Henríquez, Mejías, Rodríguez y Ruiz Abogados
Agustinas 1442, Oficina 808-B, Santiago Centro
Ganador premio “Mejor Fanzine Chileno” (FIC Santiago) como guionista de Catrileo
castaneda.claudio@gmail.com

Padima, Abogados y Agentes de la Propiedad Industrial
C/ Gerona,17,1º A-B, 03001 Alicante (España)
Teléfono: + 34 965 14 58 09
Fax:+ 34 965 14 51 82
http://www.padima.es/
info@padima.es

Estudio AIJ Abogados Limitada
Av. Lib. Bernardo O’Higgins 268, Oficina 24, Piso 2, Stgo. Chile
tel.: (56-2) 2 302 7635
CP 8330009
contacto@aijabogados.cl
http://www.aijabogados.cl

José Manuel Muñiz H.
Abogado Asesorías Legales Muñiz, Muñoz & Asociados.
Doctor Sótero del Río 508, oficina 716, Santiago
tel.: +569 7 7641495
jmmunizh@almma.cl
http://www.almma.cl
Twitter: @jmmunizh
Blog (sobre temas legales para creativos): http://abogadogamer.blogspot.com/

Johansson & Langlois Abogados
San Pío X #2460, Piso 11 (Oficina 1101), Providencia, Stgo. Chile
tel.: +562 2231 2424
http://www.jl.cl

Pedro Pablo Leiva
Abogado Startups
Guardia Vieja 255, Of. 301, Providencia, Stgo. Chile
tel.: +569 5342 0705
pedro@etapazero.cl
http://www.etapazero.cl

Sep
11
Grafiscopio
¿A qué se expone el infractor de Derecho de Autor?
Derecho autor, Legal, Propiedad Intelectual
7
, , , , , , , , , , , ,

Muy seguido se cometen infracciones al Derecho de Autor, en forma involuntaria o deliberada, relevante o menor, con notoriedad pública o inadvertidas, pero infracciones al fin. Quienes las cometen piensan que no es gran cosa, que pueden “salirse con la suya” o ampararse en ignorancia de las leyes de Propiedad Intelectual. No importa lo que piensen: su acción puede costarles muy caro.

Internet permite publicar, compartir y acceder fácilmente a imágenes, diseños, videos y archivos de audio o texto, lo que lleva a muchos a creer que por estar al alcance de la mano son de total dominio público y susceptibles de todo tipo de uso, incluido el comercial. Lo cierto es que no es así, o no necesariamente. Para poder usar lo que vemos en una página web debemos estudiar las condiciones de la licencia (si es que la hay) y aunque no cuente con una o no sea visible, debemos pedir autorización al titular de Derecho de Autor correspondiente, sobre todo si queremos usar esa obra, o parte de ella, con fines comerciales. Dos casos relevantes que incurrieron en esta falta fueron el de la editorial chilena Puerto de Escape que usó sin permiso obra de la ilustradora holandesa Lois Van Baarle, y tiempo atrás, el de Agencia Porta4 (a cargo de la cuenta Falabella) que hizo lo mismo con el diseño del oso panda punk, creado por Armando Torrealba, diseñador gráfico chileno.

Entre empresas, agencias o editoriales que solicitan los servicios de profesionales gráficos, visuales o audiovisuales también ocurren infracciones que ambas partes desestiman por desconocimiento o costumbre, como la suposición errada de que el comprador de obra artística (diseño, ilustración, fotografía, etc) pasa automáticamente a ser titular de derecho de autor, ergo puede usarla como desee. Otro equívoco habitual consiste en la creencia de que las instrucciones dadas por un director creativo o editor bastan para que este se atribuya la autoría o coautoría de la obra encomendada al proveedor, cosa que, según vimos, es incorrecta.

Además, están las infracciones flagrantes, como el plagio, la falsificación o el uso sin consentimiento ni atribución de autoría, caso este último del que fue víctima la pintora chilena Marcela Donoso, motivo por el que emprendió acciones legales contra el cineasta Jorge Olguín (por la película Caleuche), la Productora Chile Films y la empresa Buena Vista Internacional.

La ley es clara. Todas las infracciones antes citadas se encuentran tipificadas como delitos, con sus respectivas sanciones y multas (dependiendo del monto del perjuicio), según detalla El Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INAPI), a cargo del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo del Gobierno de Chile. En cuanto al Derecho de Autor, pasamos a detallar las conductas, artículo y sanción:

CONDUCTAS INFRACTORAS DEL DERECHO DE AUTOR

Conductas sancionadas por la ley 17.336

  • Conducta: Utilización de obra ajena sin autorización

Artículo: 79 No 1 y 2

Sanción: 5-1000 UTM dependiendo del monto del perjuicio

  • Conducta: Falsificación de obra protegida

Artículo: 79 bis

Sanción: Reclusión en su grado mínimo y multa 10-1000 UTM

  • Conducta: Plagio

Artículo: 79 bis

Sanción: Reclusión en su grado mínimo y multa 10-1000 UTM

  • Conducta: Piratería

Artículo: 81

Sanción: Reclusión en su grado mínimo y multa 50-800 UTM

Conviene recordar al infractor que excusarse argumentando desconocimiento de las leyes de Propiedad Intelectual (en Chile, la Nº 17.336) es más agravante que atenuante, pues como indica el Art. 8 del Código Civil chileno: “Nadie podrá alegar ignorancia de la ley después que ésta haya entrado en vigencia”, y la ley en cuestión se promulgó en 1970, hace 43 años.

Finalmente, si hemos sido víctimas de infracción a nuestro Derecho de Autor, la primera medida es contactar a un abogado especialista en Propiedad Intelectual, siguiendo los pasos que describe este artículo.

Ago
5
Grafiscopio
Entrevista: Sebastián Alvarado. Derecho de Autor en concreto
Derecho autor, Entrevista, Propiedad Intelectual
3
, , , , , , , , , , , ,

El ejercicio de nuestras profesiones guarda estrecha relación con la Propiedad Intelectual y el Derecho de Autor, dos campos a menudo vulnerados, bien por desconocimiento o por subestimación de su importancia. Para entenderlos un poco mejor y saber qué hacer en situaciones concretas entrevistamos al abogado especialista en la materia, don Sebastián Alvarado, miembro del prestigioso estudio jurídico Silva & Cía. Conozcamos su opinión y sugerencias.

1) En charla sobre Propiedad Intelectual dictada en la Biblioteca Nacional (abril 2013), el abogado y profesor de derechos intelectuales Luis Villarroel señaló que en Chile hay bastante ignorancia sobre el tema. ¿A qué lo atribuye usted?, ¿Poca difusión, poco interés público o es que en general se considera tema delicado (por los intereses que toca)?

Lo atribuyo a que en Chile hay poca difusión sobre la necesidad de respetar la propiedad intelectual, que le pertenece a los autores de obras del intelecto humano, como también la de los artistas, intérpretes y ejecutantes de dichas obras. Esta poca difusión se contrapone con las obligaciones y compromisos que ha contraído el Estado de Chile a nivel internacional, de protección a la propiedad intelectual. Por lo mismo, considero que el Estado debiera difundir más aún esta materia (por ejemplo, a través de medios de comunicación masivos) ya que es de suma importancia, como mecanismo de incentivo y retribución, respetar los derechos de los creadores de obras intelectuales.

2) A comienzos de este año trascendió que la Editorial chilena Puerto de Escape utilizó sin autorización obra de la ilustradora holandesa Lois Van Baarle, infracción de la que también han sido víctima creadores chilenos, aunque no generen tanto revuelo. Dado el caso, ¿Vale la pena emprender acciones legales?

Vale la pena emprender todas las acciones legales que sean necesarias, no solamente para detener la situación de infracción a los derechos de propiedad intelectual, sino también para efectos de obtener una justa indemnización a favor del autor por el daño patrimonial y moral que le ha causado dicha infracción.

3) ¿Qué pasos debo seguir si descubro que alguien ha infringido mi Derecho de autor?: ¿Contactar al infractor para que desista o contratar directamente los servicios de un abogado para que me represente en una demanda?

Mi recomendación es contactar directamente a un abogado para efectos de determinar con detalle los pasos a seguir. Una vez que se obtiene la asesoría de un abogado, los pasos siguientes pueden ir desde enviar una carta de advertencia al infractor (para que cese todo uso no autorizado de la obra protegida por derecho de autor) hasta la presentación de acciones legales consistentes en una querella o denuncia por el delito de infracción a la propiedad intelectual y/o una demanda civil de indemnización de perjuicios por la misma infracción. Es importante que previo a cualquier contacto con el infractor o presentación de una acción legal, se obtengan pruebas suficientes que acrediten la infracción (por ejemplo, impresiones certificadas ante notario de una página web infractora de derechos de autor), ya que el infractor intentará eliminar toda evidencia antes de enfrentar un juicio en esta materia.

4) Algunos diseñadores, ilustradores, artistas visuales o audiovisuales utilizan software sin licencia (“pirata”) para crear obra. ¿Qué incidencia tiene esto en su calidad de titulares de Derecho de Autor?, ¿Qué alternativa tiene un freelancer cuyos ingresos le dificultan pagar una licencia de software (p. ej., un profesional recién egresado)?

La incidencia pasa porque están cometiendo un delito al utilizar software pirata; Así mismo, porque su obra se verá afectada por dicha infracción. Si el diseñador, ilustrador, artista visual o audiovisual pretende ceder sus derechos sobre la obra realizada con software pirata, o licenciarlos a un tercero, se expone a que el tercero también esté sujeto a acciones legales por el titular del software, debido a la utilización de una obra que en su creación infringió los derechos de autor del titular del software.

La alternativa que tendría un freelancer cuyos ingresos le dificultan pagar una licencia de software sería trabajar con software gratuito o freeware. Es importante que lean con atención la licencia de dicho software, para que de antemano sepan si hay algún otro tipo de obligación para el freelancer (por ejemplo, que terceros puedan usar libremente la obra realizada con el software) como contraprestación por el uso del freeware.

Grafiscopio agradece a los abogados Sebastián Alvarado y Gonzalo Sánchez, y a la periodista Javiera Moraga, por su gestión y colaboración para llevar a cabo esta entrevista. Fotografía gentileza del Estudio Jurídico Silva & Cía.

Mar
27
Grafiscopio
Linkografía esencial sobre Derecho de Autor y Propiedad Intelectual
Derecho autor, Legal, Propiedad Intelectual
8
, , , , , , , ,

La Propiedad Intelectual -que se divide en Propiedad Industrial (Marcas, patentes, diseños industriales) y Derecho de Autor (obras literarias y artísticas)- es el principal instrumento para que los creadores de obra intelectual se beneficien económicamente de la comercialización de derechos y, por lo mismo, una piedra angular de la industria creativa. Para entenderla mejor hemos creado un artículo en permanente construcción que recopilará las principales fuentes disponibles en internet. Esperamos que sea de utilidad para clientes, intermediarios y proveedores de servicios gráficos o artísticos, de modo de transparentar e iluminar un ámbito cuyo desconocimiento o subestimación puede tener serias consecuencias legales y financieras para todas las partes.

Si bien algunos enlaces tienen validez sólo dentro de Chile, la mayoría contiene información o preceptos que rigen para todos los países acogidos al Convenio de Berna.

Conviene advertir que este compendio tiene un fin meramente informativo, y de ningún modo puede reemplazar los conocimientos de un abogado especialista en Propiedad Intelectual.

Bajo cada título se describen los aspectos fundamentales del link respectivo, cuando sea necesario. Por cierto, agradecemos de antemano a quienes deseen aportar nuevos links.

 

1) Ley Nº 17.336 de Propiedad Intelectual chilena
Arts. 17-20: derecho patrimonial. Ejercicio y limitaciones.
Art. 50: cuando remuneración consiste en participación sobre el producto de la venta (p. ej.: editoriales)
http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=28933

2) Departamento de Derechos Intelectuales – DIBAM
Inscripción de obras (formulario disponible), preguntas sobre Derecho de Autor.
http://www.propiedadintelectual.cl/

3) Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI)
Registro de Marcas, Patentes y Diseños Industriales
http://www.inapi.cl/

4) Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)
También conocida como World Intellectual Property Organization (WIPO) en inglés.
http://www.wipo.int/portal/index.html.es

5) Cómo luchar contra infracciones a derechos de propiedad intelectual
Carta de intimación, posibles respuestas en caso de infracción. Orientado a marcas y empresas, pero también válido para autores.
http://www.wipo.int/sme/es/documents/wipo_magazine/1_2004.pdf

6) Cuestiones relativas a la propiedad intelectual en publicidad
¿Qué tipos de derechos de propiedad intelectual pueden estar en juego en la publicidad?, ¿Podemos utilizar material propiedad de otros en nuestra publicidad?, Si pagamos a una agencia para que cree un anuncio para nuestra empresa, ¿quién será el propietario de los derechos?
http://www.wipo.int/sme/es/documents/ip_advertising.htm

7) Creando Derecho: guía para comprender el Derecho de Autor – INNOVARTE.cl
Cómo gestionar derechos de autor: comparación entre cesión (o transferencia) de derechos patrimoniales y licencia de uso
http://www.innovarte.cl/creandoDerecho/?p=237

8) Preguntas frecuentes sobre Derecho de Autor – RevistasAbiertas.com
¿En qué consisten los derechos patrimoniales?, ¿Es lo mismo ser dueño de una obra que tener derechos de autor sobre ella?, ¿Es necesario inscribir o registrar una obra para que se proteja?
http://www.revistasabiertas.com/preguntas-frecuentes/preguntas-derecho-de-autor/

9) Entidades de gestión colectiva de derechos intelectuales en Chile
http://www.propiedadintelectual.cl/Vistas_Publicas/publicContenido/contenidoPublicDetalle.aspx?folio=3765&idioma=0

10) ¿Qué es una licencia Creative Commons (CC)?
¿Tienen validez legal?, ¿Rigen solamente para medio digital?, ¿Qué hacer en caso de infracción a licencias CC?
http://www.grafiscopio.com/que-es-una-licencia-creative-commons/

11) Avisadores y agencias deben regular derechos de autor sobre publicidad
Lo que agencias deben saber respecto a Propiedad intelectual en creaciones publicitarias, colectivas y donde hay participación de proveedores externos.
http://www.grafiscopio.com/avisadores-y-agencias-deben-regular-derechos-de-autor-sobre-publicidad/

12) ¿Cuáles son los derechos de las personas contratadas a honorarios?
Centro Consultas Laborales, Dirección del Trabajo, Gobierno de Chile
http://www.dt.gob.cl/consultas/1613/w3-article-60764.html

13) Derechos del Diseñador
Manual de Derechos de Autor en el Diseño Gráfico
http://www.derechosdeldisenador.cl/

14) U.S. Copyright Office – FAQs
Derecho de Autor en los EEUU, para negociar Propiedad Intelectual con clientes de ese país. Algunos conceptos de validez general e internacional .
http://www.copyright.gov/help/faq/

15) Convenio de Berna para la Protección de Obras Literarias y Artísticas
Tratado internacional sobre la protección de los derechos de autor para obras literarias y artísticas.
http://es.wikipedia.org/wiki/Convenio_de_Berna_para_la_Protección_de_las_Obras_Literarias_y_Art%C3%ADsticas

16) ¿Qué debe hacer si se le acusa de violación del derecho de autor?
http://www.wipo.int/sme/es/documents/copyright_infringement.htm

17) Enforcement of Intellectual Property Rights
Aplicación de los derechos de propiedad intelectual (en inglés)
http://www.wipo.int/about-ip/en/iprm/pdf/ch4.pdf

18) Las creaciones artísticas y el derecho de autor
Manual con información de carácter básico y general.
http://www.wipo.int/freepublications/es/copyright/935/wipo_pub_935.pdf

19) Copyright for kids
Glosario de términos relativos a Propiedad Intelectual. (En inglés)
http://www.copyrightkids.org/defframes.htm

20) Problemas jurídicos que plantea tomar o utilizar fotografías de marcas, personas y material protegido por derecho de autor
¿Se pueden introducir cambios en una obra?, ¿Aparece en la fotografía un objeto que está protegido por el derecho de autor? Temas válidos tanto para fotografía como obra visual en general.
http://www.wipo.int/sme/es/documents/ip_photography.htm

21) Obra y soporte material. Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC)
Diferencia entre obra y soporte. ¿Es lo mismo ser dueño de una obra que titular de Derecho de Autor sobre ella?
http://www.cerlalc.org/derechoenlinea/dar/index.php?mode=archivo&id=172

22) Creación de contenidos: la propiedad intelectual
Resumen de diversos temas como derecho de autor, excepciones, licencias Creative Commons, fotografiar contenidos protegidos, y lo más importante: enlazar y sindicar contenido en páginas web.
http://www.enredate.org/cas/formacion_profesorado/creacion_de_contenidos_la_propiedad_intelectual

23) Las letras al Derecho
Completa guía con los aspectos más relevantes del derecho de autor, así como elementos básicos para negociación y contratación de nuestras obras. Muestra las consecuencias que puede generar la falta de información y brinda herramientas que permitan negociar con conocimiento de causa y en condiciones de igualdad.
http://letrasalderecho.info/

Nov
13
Grafiscopio
Advertencia sobre concursos
Debate, Editorial, Metodológico
6
, , , , , , , , , , ,

Cuando era principiante y no entendía el aspecto legal o comercial de producir obra gráfica, mi único interés al participar en concursos era el premio y el plazo para entregar propuestas. Luego aprendí cuán importante es leer la “letra chica” y hacer(se) preguntas. Ya abordé este tema en un artículo previo, pero el que hoy presento tiene un enfoque mucho más práctico: cómo interpretar las bases de un concurso y qué debemos tener claro antes de enviar propuesta(s).

1) ¿Por qué se somete a concurso público un encargo?

Seguro que existen razones nobles (participación democrática en un proyecto, etc.), pero no podemos descartar otra menos poética: los concursos permiten al organizador disponer de múltiples propuestas -e ideas- sin tener que pagar por todas ellas. Además, y al contrario de una negociación, estas instancias pueden ser bastante leoninas: una parte define las condiciones –“bases”– a su albedrío y la otra debe acatarlas en forma inapelable (requisito para participar) lo que a mi juicio abona el terreno para sospechas.

2) “Cada participante puede presentar un máximo de 2 propuestas”

Para aumentar la probabilidad de ganar, es muy posible que todo participante envíe 2 propuestas. Aun si gana, ha regalado dos trabajos e ideas por el precio de una. Teniendo en cuenta que sólo habrá tres ganadores (o uno, cuando existe premio único), es palmario que el grueso de los concursantes regalará 2 trabajos y 2 ideas.

3) Cuando el público puede votar

Al someter la votación a una entidad no calificada -usuarios, lectores, visitantes, público general- el concurso pierde objetividad, pues no es misterio que en esta clase de votaciones un concursante hará campaña entre su círculo para reunir votos favorables a su propuesta (promoción y publicidad gratis de la que se beneficia el organizador). Y aunque no lo haga, el ganador podría igualmente ser el diseño más popular, pero no el mejor, lo que profundiza el problema de que varios diseñadores competentes -o al menos los finalistas que no ganen- regalarán trabajo en vano.

4) Cesión de derechos patrimoniales

Esta cláusula debe ser leída con cuidado. La cesión total de derechos patrimoniales significa que por un mismo precio -o mejor dicho, “premio”- el autor permite que su obra sea utilizada y/o reproducida por tiempo y formatos indefinidos, en cuyo caso la recompensa pecuniaria debería ser proporcional a los privilegios. Puede que el concurso represente una oportunidad para principiantes o profesionales que valoren su propia obra en función de la aprobación masiva (“que sea aplaudida por muchos”), pero ambos deben saber que existe la posibilidad de que esa obra, o parte de ella, se constituya en imagen corporativa (incluso logotipo), aplicada o replicada en otros soportes por tiempo indefinido y sin pagos adicionales al diseñador, puesto que el organizador ha pasado a ser titular de derechos patrimoniales desde el momento mismo en que el diseñador entregó su propuesta. Por todo ello sugiero no dejarse encandilar por la fama o premios de 2, 3 ó 5 millones, sino preguntarse si los privilegios concedidos valen el doble o triple de ese monto.

Cuando tengas dudas sobre alguna cláusula legal en las bases, pregunta al organizador si se refieren a cesión completa o parcial de derechos patrimoniales, si tú mantienes los derechos para usar tu creación en otros fines (es decir, si se trata de una licencia), y los usos específicos que darán a tu obra.

5) Concursos declarados desiertos. “No se devuelven propuestas recibidas”.

Esto quiere decir que existe la posibilidad de que todos los participantes regalen tiempo, trabajo e ideas en vano. ¿Y qué tal si un concurso se declara desierto en forma premeditada, para dar otro destino al monto asignado a premios? Puede sonar a paranoia, pero es una chance que yo no descartaría.

Como sea, el hecho de que el organizador no devuelva los diseños recibidos no lo convierte en dueño o titular de Derecho de autor sobre tales obras, EXCEPTO si las inscribe antes que el concursante, por lo cual recomiendo tomar la precaución elemental de inscribir tus propuestas en el Depto. de Derechos Intelectuales (a cargo de DIBAM) o en la entidad autorizada de tu país (si eres extranjero) antes de entregarlas, para evitar robo de ideas.

6) «Premios» consistentes en vitrina

Una práctica habitual y reprochable es la de concursos cuyo «premio» consiste en difusión de la obra del ganador («Ser el autor de nuestra nueva imagen..», «Contar con una sección especial en www…»). Para quienes no sepan, la difusión de tu trabajo NO es un premio, sino mera aplicación de tus derechos patrimoniales, que tienen precio. «Ok, pero sirve para mostrar mi trabajo»: patrañas. Como afirma Stephen Silver: TÚ creas tu vitrina. NO des publicidad gratis a nadie. Regalar trabajo para hacerse un nombre no conduce a ninguna parte, excepto a la bancarrota.

7) Trabajo especulativo

El proyecto (UK) NO!Spec advierte que al favorecer prácticas reñidas con la ética profesional -como las descritas en este artículo-, los concursos abonan terreno para el llamado trabajo especulativo.  Sin condenarlo per se como instancia para seleccionar proyectos, advierten que un concurso serio y profesional debería satisfacer al menos 3 condiciones, según se detalla en el apartado de preguntas frecuentes:

¿ES MI CONCURSO TRABAJO ESPECULATIVO?

Para responderlo, pregúntate:

  • ¿Pagaré equitativamente por su trabajo al diseñador que gane, como si hubiese sido contratado para hacer dicha tarea?
  • ¿Negociaré una recompensa apropiada por el uso de derechos, y proporcional a su nivel profesional?
  • ¿Haré devolución de los archivos entregados y derechos cedidos a TODOS los participantes, especialmente si no ganan?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es “no”, es muy probable que tu concurso promueva el trabajo especulativo. Es más, cualquier concurso que lleve a diseñadores a trabajar gratis (especialmente en el caso de los “perdedores”) colabora en devaluar la labor de un diseñador, lo que en último término perjudica la calidad de cualquier entorno de trabajo profesional.

8) Una noble excepción

Los concursos organizados por instituciones públicas o privadas sin fines de lucro, que promueven fines humanitarios o alguna causa noble, merecen un trato distinto. Estos califican dentro de lo que en países anglosajones se conoce como modalidad Pro-bono, y que no es considerado trabajo especulativo (según afirman organismos reputados como AIGA).

La modalidad Pro-bono es una excepción que admite el trabajo gratis -o a cambio de poco dinero- y cesión o descuento por concepto de derechos, cuando: a) el cliente u organizador de concurso no persigue un fin lucrativo, b) el profesional creativo o concursante acepta voluntariamente tomar parte en una causa noble en la que honestamente cree. Grafiscopio deja a criterio de cada quien evaluar en conciencia si desea o le conviene participar en este tipo de concursos, que quedan libres de objeción.

Con todo, es bueno revisar detenidamente la naturaleza de un concurso, ya que a veces se presenta como buena causa (p. ej., “ecológica”, “diseño sustentable”, “por un mundo mejor”) pero en la práctica busca generar ventas y es organizado por alguna entidad comercial que sí tiene fines de lucro. No permitas que nadie se aproveche de tu buen corazón.

9) Conclusiones

No pretendo disuadir a nadie que desee tomar parte en algún concurso, ni predisponerlo contra los organizadores -sean instituciones públicas o privadas-, sino enseñar a mirarlos con objetividad, realismo y conocimiento de causa, así como transparentar las reglas del juego para beneficio de todas las partes involucradas; Y también hacer un llamado a los organizadores para que sus “bases” estén inspiradas por un marco ético y justa recompensa que motiven a diseñadores, artistas o creadores a aportar con su obra al patrimonio cultural de nuestro país.

Finalmente recomiendo a todo participante hacer preguntas, exigir modificaciones o limitaciones a las cláusulas en la medida de lo posible y evaluar si el premio compensa el esfuerzo o privilegios otorgados. A título personal, y por propia experiencia, me cuesta encontrar un concurso suficientemente tentador como para arriesgarme a probar suerte. Prefiero un pájaro en la mano antes que cien volando.