cesión
Home  »  Blog  »  cesión
Jun
3
Grafiscopio
En qué fijarse al firmar contrato
Cliente, Metodológico, Negociación
1
, , , , , ,

Todos conocemos el caso del niño “Tarro” y los reclamos de su madre, por estimar mezquina la recompensa por el protagónico de un comercial de tv. El problema es que ya había un contrato firmado. Para que no nos pase lo mismo, veamos a qué prestar atención antes de estampar nuestra rúbrica en el documento.

Investigando sobre el tema llegué a este artículo sobre lesión contractual, o sea explotar la inferioridad económica, socio-cultural o inexperiencia de una de las partes. Por ello es crucial informarse, evitando que la ignorancia o necesidad nos haga firmar a ciegas un contrato cuyos alcances no entendemos.

1) CLÁUSULAS BÁSICAS

Un contrato elemental debería indicar en forma clara y expresa:

  • Las partes que firman
  • La tarea a realizar: quién la encomienda y quién la realiza
  • El plazo en que se realizará
  • El monto que se pagará, la forma de pago (p. ej.: “dos pagos: anticipo 50% y restante a contraentrega”) y la fecha en que se pagará
  • Si eres freelance, apuntar que no existirá vínculo de subordinación y dependencia, sino que la tarea será ejecutada en forma independiente y autónoma
  • Derechos: la forma en que autorizas sea usada tu obra

2) CLÁUSULAS IMPRESCINDIBLES

Como vimos en otro artículo, Mike Monteiro (diseñador) y su abogado Gabe Levine recomiendan no firmar contratos a menos que incluyan:

  • IP (intellectual property) transfers on full payment (Cesión de derechos una vez que se reciba el pago completo). “Tu trabajo no puede ser usado hasta que no te lo paguen completamente”. Esto evita que infrinjan tu derecho de autor (uso no autorizado, plagio, etc) y sirve como acicate para que te paguen a tiempo.
  • Termination (Kill fee): monto que cliente debe pagar si decide poner término abrupto al encargo (antes de ser entregado) o a la relación con el diseñador.
  • Liability (responsabilidad): “Asegúrate de no ser responsable por cosas que el contrato te endosa. Por ejemplo, si te encargaron un website y por descuido firmas un documento donde aceptas toda responsabilidad, resulta que si usaste imágenes de internet o que están protegidas, podrías verte incluso obligado a indemnizar a tu cliente por infracción de copyright.“

3) DERECHOS

La Propiedad Intelectual es materia crítica. Muchos creativos y clientes la desconocen o desestiman, lo que puede tener serio impacto durante y después de la negociación (incluso si el trabajo ya fue pagado). Básicamente un contrato debería detallar en forma clara y explícita:

  • Aplicaciones: forma en que será usada tu obra / diseño (¿Impreso?, ¿Televisión?, ¿Web?, ¿Todos?)
  • Plazo: tiempo durante el cuál será usada tu obra / diseño (¿Quincenal?, ¿Mensual?, ¿Anual?, ¿Indefinido?)
  • Territorio: espacio físico en que será usada tu obra / diseño (¿Local?, ¿Regional?, ¿Nacional?, ¿Internacional?)

Por supuesto, a mayor extensión de cada una de estas variables, mayor debería ser la tarifa.

Qué cláusulas se deben evitar:

La guía Letras al Derecho (CERLALC) es tal vez la más completa fuente para entender en profundidad cómo negociar derechos. Incluso ofrece dos secciones tituladas: “Que no le pase” y “Aprendiendo a negociar” con estudio de casos y análisis detallado de esos típicos contratos con cláusulas poco definidas (ergo engañosas o perjudiciales).

En líneas generales, diversas fuentes recomiendan EVITAR:

  • Cesión total de derechos: ya que es otorgar demasiados privilegios en negociaciones que en la práctica no los necesitan. Preferir las licencias, que son una autorización de uso pero NO una cesión. En otras palabras, el creador de una obra o diseño conserva la titularidad de derecho de autor para comercializar con su trabajo. Si a pesar de todo cliente quiere todos los derechos, recuerda cobrar una tarifa acorde y que en Chile esta transferencia debe realizarse según un protocolo legal establecido.
  • Licencia exclusiva: Según la misma guía precitada: “a pesar de ser una autorización de uso y no estar desprendiéndose de sus derechos, lo cierto es que otorgarla de forma exclusiva, implica que las formas de explotación concedidas no podrán ser utilizadas ni siquiera por él mismo.” Preferir Licencia NO exclusiva.
  • Cláusulas que permitan usar tu obra “en cualquier aplicación o formato existente o futuro”. Esto equivale a dar mucho poder a quien compra tu obra o diseño, ya que a futuro podría surgir una aplicación sumamente rentable en la que no tendrás participación por haber cedido derechos.

4) TARIFA

Para no ser un “niño Tarro” (o mejor dicho, no verte en el escenario de su madre: presentar reparos por el monto una vez que se ha firmado contrato), investiga a conciencia cuánto te costó ejecutar el diseño, cuántos derechos estás entregando y qué valor vas a aportar al negocio de tu cliente. El contrato debería no solo mostrar esa cifra, sino además la forma de pago y especialmente la fecha en que se pagará. Si este último dato no aparece, queda abierta la puerta para retrasos o evasivas.

5) EL ACTO DE FIRMAR

Cuando estés frente al documento, lápiz en mano, ten en cuenta:

  • NUNCA firmar un contrato cuyas cláusulas o alcances no entiendes: si es preciso, asesórate con un abogado especialista en propiedad intelectual, para que te oriente y explique lo que estás negociando, cediendo o aceptando.
  • NUNCA firmar contrato con una pistola en la cabeza: tómate tu tiempo para estudiar el documento. Revísalo con calma. Si alguien te presiona para que firmes contra reloj es porque espera que pases por alto algo importante.
  • Recuerda que al firmar contrato deben distribuirse dos copias idénticas: una para el cliente y otra para ti. Ambas deben estar firmadas por cliente y por ti. Conserva la tuya.
  • No olvides que el contrato es un acuerdo entre DOS partes, no imposición de una a la otra. Si ves que alguna cláusula no te convence -o directamente te perjudica- hazlo saber a tu contraparte para que sea modificada antes de firmar.

ANEXO: CONTRATOS LEONINOS

Se denomina contrato leonino a aquel que beneficia excesivamente a una de las partes (generalmente, el cliente) y perjudica a la otra (el proveedor de servicios gráficos, que debe absorber pérdidas y responsabilizarse por todo tipo de eventos). No es extraño que colegas principiantes -o necesitados de trabajo, o que ignoran el significado y alcance de las cláusulas- acepten firmar un contrato leonino que puede ponerlos en riesgo legal (si infringen involuntaria o deliberadamente algún punto) o financiero (al ceder o transferir excesivos derechos sobre su obra). Por todo lo anterior, repito y recalco mi llamado a no firmar un documento que no comprendas a cabalidad, mucho menos si te exigen hacerlo rápido o “a ojos cerrados”. Asesórate con un abogado (propio, no el de la empresa que espera tu firma, ya que es “juez y parte”: actúa en favor de su representado) y estudia el valor (moral y comercial) de la propiedad intelectual asociada a tu obra. A no ser que hablemos de una remuneración suntuosa, la mayoría de las veces una cesión completa de derechos patrimoniales implica que perderás dinero, pues el dueño de tu obra -y titular de derechos de autor desde que los cediste- puede usarla, reproducirla y modificarla como quiera y por el tiempo que quiera. Es decir, vendiste 1 trabajo que a su vez podría venderse en 10, 15 o 20 productos sin que nada de esas ganancias llegue a tus bolsillos. ¿Qué pasa si tu obra resulta un éxito de ventas? Piénsalo. (“No es gran cosa”, “No me tomó nada hacerla”, “no usaré esa obra para nada más”. Lo mismo pensaba este colega.)

Piénsalo: si tu contraparte quiere imponer cláusulas que le otorguen amplios poderes sobre tu obra es porque esta ¡TIENE VALOR! No la regales. No temas ponerte firme. Los que dicen “sí” a cualquier cosa pueden ser preferidos, pero difícilmente serán respetados.

Para saber cómo negociar derechos y a qué prestar atención antes de firmar un contrato, no dejes de leer la guía “Letras al Derecho” (CERLALC), secciones: Aprendiendo a negociar, Claves para una buena negociación, Que no le pase.

Lecturas recomendadas:

Sep
27
Grafiscopio
Lectora pregunta: cesión total de derechos para exposición
Derecho autor, Metodológico, Pregunta
3
, , , , ,

Por Facebook la lectora Angy Casanova nos pregunta:

“Me llegó un correo sobre una exposición a la que me invitan a participar, pero dice -en letras minúsculas- que si envío los trabajos cedo TODOS los derechos de las obras, como para modificarlas para la expo, etc. Legalmente, ¿que significa ceder TODOS los derechos?, ¿Es como si yo la regalara y nunca más fuese mía o algo así?. ¿Es algo regular que hagan eso? Me pareció MUY raro, por eso pregunto, puesto que da lo mismo la expo; las obras son mías y punto, ¿no?”

 

Estimada:

El Derecho de Autor -del que goza el creador de una obra por el simple hecho de crearla- se compone básicamente de dos partes: derechos patrimoniales y derechos morales. Los primeros tienen por objeto el provecho económico (explotación comercial de la obra) y los segundos relacionan al autor con la obra creada por él o ella, aunque no de manera comercial, sino espiritual e ideológica.

Sólo pueden cederse (mediante venta o regalo) los derechos patrimoniales. Los morales, en cambio, son inalienables (no pueden cederse, donarse ni venderse), inembargables (no están sujetos a apremio legal) e irrenunciables.

¿Cuál es, entonces, el problema de ceder todos los derechos (en rigor, ceder todos los derechos patrimoniales)?: que pierdes a perpetuidad cualquier facultad para seguir explotando comercialmente tu obra. Tu contraparte, en cambio, se convierte en titular de derecho de autor y puede reproducir y lucrar a partir de tu creación -que en principio destinaste a una exposición- en otros formatos, como impresos (revistas, letreros, libretas, insertos publicitarios en prensa), sitios web y redes sociales, televisión, decoración de vehículos, etc., por tiempo indefinido y en el territorio (nacional o internacional) que quiera.

¿Te pertenece una obra cuyos derechos has cedido? Sí, aunque solamente a nivel moral (es decir, debe reconocerse que fuiste quien la hizo), pero ya no puedes volver a negociar con ella, reproducirla ni publicarla (entiéndase, producir ejemplares para su oferta a público) sin cometer infracción a la Ley de Propiedad Intelectual.

Hay varios organizadores de concursos o exposiciones, y también clientes, que entienden poco y nada de Propiedad Intelectual -específicamente Derecho de Autor- y piden cesión total de derechos para asegurarse de que puedan hacer lo que quieran con una obra sin exponerse a reclamos o indemnizaciones. Pero aunque sepan de tal materia legal y sea legítimo proponer esta cláusula en las bases, están solicitando privilegios excesivos en perjuicio de concursantes, expositores o proveedores que deben entregar mucho a cambio de muy poco (reconocimiento, exposición o remuneración).

Por todo lo anterior, debes evitar participar en concursos, eventos o encargos que exijan cesión total de derechos sin recompensa pecuniaria por ellos (o donde el monto no se condice con los privilegios que vas a otorgar). Además, organizadores y clientes deben saber que existe un procedimiento legal y formal para transferencia (cesión) de derechos, por lo que una cesión informal tiene mera validez privada -entre las partes que acuerdan- pero no pública. Saludos.

Oct
16
Grafiscopio
Lector pregunta: cesión de Derechos, ¿Debe hacerse mediante documento notarial?
Derecho autor, Pregunta, Propiedad Intelectual
0
, , , , , , , , , , , , , , , ,

Por Grafiscopio.com, el lector Eduardo nos pregunta:

“Para ceder los derechos de una obra a cliente, ¿Es necesario hacer un documento notarial? Supongo que una simple hoja firmada no tiene validez legal.” 

Estimado Eduardo:

En el capítulo IX de Creando Derecho: Guía para comprender el Derecho de Autor, titulado “¿Cómo gestionar Derechos de Autor?”, la Corporación innovarte -a través de su Director, el abogado especialista en Propiedad Intelectual, don Luis Villarroel Villalón- se refiere puntualmente a la cesión o transferencia de Derechos. A continuación, un resumen de los principales aspectos:

Según la Ley Nº 17.336 de Propiedad Intelectual chilena, las cesiones deben constar por escrito y ante notario. Además, la escritura de cesión deberá inscribirse en el Departamento de Derechos Intelectuales dentro de 60 días contados desde la fecha de la firma de cesión correspondiente. Si no se inscribe, el contrato de cesión de derechos sólo tiene validez privada (entre las partes que lo suscribieron), pero no pública (respecto de terceros). La cesión se puede efectuar a cambio de un pago o gratuitamente.

Respecto al mismo tema, conviene advertir ciertos puntos:

  • El titular de los Derechos de Autor (el creador de una obra o a quien este haya cedido sus derechos) decide el uso y destino de aquella (excepto en casos donde aplica una excepción o limitación, o tratándose de obra de dominio público).
  • Sólo pueden cederse derechos patrimoniales (publicación, reproducción, adaptación o transformación, traducción, ejecución pública), no así morales (reconocimiento a la paternidad de una obra, reivindicación de ella, en su caso modificación, mantención de obra anónima o seudónima), pues la ley establece que estos últimos no pueden negociarse y pertenecen exclusivamente al creador de una obra.
  • Los derechos patrimoniales de que goza el creador de una obra pueden venderse o cederse de forma independiente, es decir, vender o regalar alguno y retener otro.
  • Existen dos formas de gestionar Derechos de Autor: a) cesión o transferencia de derechos y b) licencia de uso. Al otorgar licencia no cedes ni pierdes tus Derechos patrimoniales. Puedes ver un ejemplo de lo que aborda una licencia de uso en el anexo legal de nuestro Contrato Tipo de Prestación de Servicios Gráficos.

Confiamos en haber aclarado tu inquietud. Saludos.