charla
Home  »  Blog  »  charla
Abr
29
Grafiscopio
Charla Grafiscopio en Día del Diseño Duoc UC
Editorial, evento, Publicidad
0
, , , , ,

El pasado lunes 28/abril Grafiscopio fue invitado a dictar una charla con motivo de las actividades relativas al Día del Diseño Gráfico (28-30 abril 2014), organizadas por Duoc UC. El evento contó con la presencia de Andrés Villela (Director Escuela de Diseño), Karen Schwartzman (Directora de la carrera de Diseño Gráfico) y Angelina Vaccarella (Sub Directora Área Gráfica Escuela de Diseño), además de destacados invitados como el diseñador Jorge Soto Veragua.

En una presentación de poco más de 1 hora, Grafiscopio introdujo a los estudiantes en varios temas que rodean y determinan el ejercicio profesional (gestión, tributación, negociación, propiedad intelectual) y las leyes del mercado al que todo diseñador debe incorporarse.

Quiero agradecer a organizadores y asistentes por el éxito de esta jornada. Fue gratificante ver un auditorio lleno de estudiantes deseosos de informarse sobre el lado práctico de nuestra profesión. Confío en que los conocimientos transmitidos serán de utilidad para su futuro desempeño.

Mención especial a Sergio Lantadilla por sus gestiones para concretar la presencia de Grafiscopio en este evento, y al equipo de Mesa Gráfica por la imagen que decora este artículo.

Marcelo Pérez Dalannays
Director Grafiscopio

Oct
24
Grafiscopio
Charla Grafiscopio en Escuela de Diseño UDD
Académica, Editorial, Metodológico
0
, , , , ,

El pasado jueves 17 de octubre se realizó con éxito la charla “Diseñar es vender” de Grafiscopio en la Facultad de Diseño Universidad del Desarrollo (UDD).

El evento -exclusivo para estudiantes en proceso de titulación- contó con la presencia de Rosario Díaz (Directora de Pregrado, mención Diseño Gráfico), Úrsula Bravo (Profesora investigadora), Paloma Díaz (Coordinadora Académica de Pregrado, mención Diseño de ambientes y objetos) y, por cierto, de una nutrida audiencia de alumnos.

Esta conferencia tuvo como principal finalidad abordar principios básicos de gestión y comercialización de un proyecto de Diseño (negociación con clientes, análisis de costos, etc.), aspecto fundamental para quienes están por titularse e ingresar al mercado, pues como apunta el estudio Modelos de Negocio para Empresas Emergentes de Diseño (Rodrigo Gajardo, 2010), es un tema poco considerado en las mallas curriculares de nuestra profesión (tan solo un 9% entre planteles de educación superior analizados por dicho estudio), con el consecuente impacto laboral entre futuros diseñadores que egresan muy bien preparados para materializar un producto, pero no tan bien para planificar, presupuestar y rentabilizar sus creaciones materiales e intelectuales.

Dada la importancia de este asunto, muy pronto publicaremos una serie de artículos que sinteticen lo expuesto, junto a otro tema que espontáneamente capturó la atención de los asistentes: la Propiedad Intelectual y gestión de derechos, algo que debería estar presente en toda negociación por Diseño.

Agradecemos a organizadores y estudiantes por su interés y presencia, determinantes para el éxito de esta y futuras iniciativas en favor del ejercicio profesional de Diseño en Chile.

grafiscopio-udd-17oct2013

Link relacionado:
“Diseñar es vender”. Artículo publicado en sección Noticias Facultad Diseño UDD (28/oct/2013), aquí.

Fotografías del evento, gentileza de Úrsula Bravo, UDD.

Oct
14
Grafiscopio
¿Debemos cobrar por dar charlas?
Académica, Debate, Metodológico
3
, , , , , , , , ,

La semana pasada tuve que declinar invitación a 3 charlas en planteles de educación superior. ¿La razón?: no había presupuesto para mis servicios profesionales. Creo que es hora de exponer mi punto de vista sobre este tema y, de paso, ahorrar tiempo a quienes deseen invitarme en tales condiciones.

Considero las charlas (toda instancia donde sea preciso hablar: mesas redondas, presentaciones, lanzamientos, conferencia unipersonal) como una forma de consultoría colectiva, semejante a la jurídica o médica, donde hay transmisión de conocimientos de los que se beneficiarán varias personas.

¿HABLAR NO ES TRABAJO?

Existe la idea popular -incluso entre nuestros colegas- de que hablar no es trabajo, porque apenas gasta energía, ergo sería exagerado cobrarlo. Yo discrepo. Creo que hablar es la parte sencilla y visible de toda la experiencia, tiempo y esfuerzos que un profesional invirtió para hacerlo fluidamente. “Dices que ‘sólo me tomará 10 minutos hacer un dibujito’; en realidad me ha tomado 40 años y 10 minutos”, afirma Stephen Silver, y tiene razón. Para llegar a resumir un tema en 1 hora, de forma que sea comprensible para todo público, primero tuve que financiar mis estudios, trabajar como empleado e independiente, asistir a reuniones y otras charlas, adquirir  libros (algunos prestados, pero muchos pagados de mi bolsillo), estudiar información de internet (seleccionar, traducir, editar) y preparar mi intervención (a veces con apoyo visual, obviamente diseñado por mí): la suma de todo arroja una cifra -en tiempo y dinero- no menor, que debe ser recompensada en su equivalente, no tanto por fines personales y prácticos (pagar mis cuentas), sino por uno más trascendente: sentar precedente -objetivo y cuantificable- respecto al valor de los servicios profesionales. Si regalamos este u otros trabajos, ¿Cómo podemos esperar que a futuro se nos respete o pague lo que valen?

ÉTICA vs PRÁCTICA

Otro aspecto que nubla el debate es la idea de que cobrar por educar es poco ético. Aquí se mezclan sensibilidades sociales y políticas que confunden más de lo que aclaran. No estoy en contra de compartir mis conocimientos, pero creo que la labor desinteresada que he hecho a través de Grafiscopio es el límite de lo que puedo entregar gratis sin que mis finanzas colapsen por excesiva filantropía.

Ahora bien, estoy dispuesto a participar sin remuneración en determinadas conversaciones o encuentros, pero a condición de que exista un beneficio mutuo (cuantificable, no eventual ni subjetivo como la promoción), se trate de una causa noble sin otro respaldo que el propio (no el de una institución con personalidad jurídica y consolidada) o bien esté organizado por individuos o instituciones que me han ayudado previamente.

VERDADEROS COSTOS DE UNA CHARLA

Desde el punto de vista de quien organiza o asiste a una charla, los conferencistas simplemente hablan. Pero cuando he dictado conferencias he tenido que investigar, preparar lo que voy a decir (redactar) y diseñar el material de apoyo visual que presentaré. En la práctica he notado que todo lo anterior termina siendo más exigente que un trabajo por encargo. Ergo, debería ser más caro.

Por otra parte, está el costo de oportunidad: para dar una charla debo posponer o rechazar trabajos con los que pago mis cuentas. Si entonces voy a aceptar darla, más vale que sea por un monto que amortice este impacto, especialmente cuando puede comprometer mi relación profesional con un cliente a quien podría perjudicar el tiempo que estaré lejos o fuera, hablando frente a una audiencia.

LA VOZ DE LOS PROFESIONALES

Hay 2 artículos que tratan muy bien este tema (y cuyo enfoque comparto). El primero es del escritor argentino Luis Benítez. Aunque habla del medio literario, es perfectamente aplicable al rubro del Diseño y otras profesiones creativas:

“Entre los problemas que afectan a los escritores en América latina, uno de los fundamentales es la falta de reconocimiento del valor económico que tienen nuestras actividades. A diferencia de lo que sucede con nuestros colegas de Europa y los Estados Unidos, para los latinoamericanos el pago de nuestra participación en publicaciones, mesas redondas, conferencias, encuentros culturales y otros eventos es más una excepción que la regla misma. En recuadro (más abajo), un nomenclador sugerido por la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), para regir la actividad en la Unión Europea, da cuenta de la brecha que existe entre la valoración del trabajo de un autor de un lado y del otro del Atlántico.


(…)En nuestros países, cuando una entidad oficial o privada decide organizar, por los fines que sean, un ciclo cultural, raramente agrega en sus libros contables una lista de pagos destinada a abonar los honorarios de quienes van a leer sus trabajos en el curso de esas actividades, quienes dictarán conferencias, serán jurados de concursos literarios y otras actividades afines donde, directa o indirectamente, se necesite del esfuerzo y la capacidad de algunos escritores.
Estamos hablando de universidades, de obras sociales, de sociedades de profesionales, de asociaciones gremiales, de bibliotecas públicas y privadas, inclusive, de empresas con notorios fines de lucro. De organismos que disponen de un presupuesto administrado por contadores y sometido a un balance anual.
Esas mismas entidades disponen fondos para la ampliación de obras edilicias, pago de bienes y servicios contratados, alquileres, compras, gastos de representación y otras obligaciones lógicamente remuneradas.

¿Por qué no es lógico pagarle a un escritor?
Desde luego, no estamos hablando de autores como Vargas Llosa, que por dar una conferencia sobre sí mismo en una universidad se lleva –muy justificadamente- sus buenos miles de la moneda en curso.
Estamos hablando de la mayoría de los escritores, que en América latina reciben la posibilidad de publicar sus artículos, poemas, críticas literarias, dictar una conferencia, formar parte de un jurado literario, como si fuera exclusivamente un honor –que de veras lo es- pero no, con público consenso, una actividad, un trabajo, una labor que impone una compensación económica. También sucede, para la misma situación, algo peor: que ejercer algunas de esas tareas sea entendido como “un privilegio” –algo que no es o, al menos, no debería serlo-. Algo que queda supuestamente bien pagado por el solo hecho de que muchos otros no puedan exhibirse en el mismo escaparate, no es un privilegio, es simplemente una estupidez, si su valor se reduce a eso. ¿No se trata de algo obvio esa condición de mera estupidez? ¿No convierte al artículo, la participación en un recital, la conferencia, también en algo sin valor, ni siquiera simbólico?


Curiosamente –aunque resulta doloroso- en muchos casos son los mismos escritores quienes avalan esta depreciación de su trabajo. Se ofenden varios cuando otros les decimos que nuestro trabajo comparte esa condición con cualquier otro oficio o profesión, a los que nadie les negaría la necesaria contraprestación. La condición de “escritor profesional” les parece a muchos que contiene –además de un matiz admirativo- también una acepción de mercenario, de pluma de alquiler, reñida frontalmente con la condición de “autor serio”. Una paradoja: los autores indiscutidamente “serios” (que suele confundirse con “consagrados”, marketing editorial mediante) no suelen hacer nada gratis: en dinero o en especie, todo se lo cobran. Hacen lo correcto.

(¿Debemos cobrar los escritores por nuestro trabajo? Escrito por Luis Benítez para Marca Acme, y transcrito íntegramente por Jacinta Escudos en Jacintario [Espacio Fílmica], 6 de Junio de 2007)

El segundo es del químico y académico peruano Mario Ceroni Galloso, quien se refiere a los esfuerzos extra que debe costear el propio conferencista (traslación) y además propone tarifa por concepto de conferencias profesionales:

“Algunos profesionales peruanos no cobran por sus conferencias ya que para ellos esos eventos son un trampolín a la fama, tras lo cual serán conocidos y quizás contratados por empresas, aunque muchas veces esto último no ocurre. He conocido a algunos conferencistas (la verdad muy pocos) que tienen bastante dinero y no desean cobrar, lo hacen porque les gusta y se sienten muy bien en contacto con el público. Muchas veces de ellos se aprovechan ciertas instituciones lucrativas.

Lo que recomiendo es que los conferencistas que no quieren cobrar por lo motivos antes mencionados a las instituciones lucrativas, pidan a los organizadores unas entradas de cortesía y se las den a sus mejores alumnos o a gente que los necesite.

Muchas veces me han invitado a participar en conferencias y charlas en varias instituciones científicas o en colegio. Antes iba al lugar de la conferencia sin pedir retribución alguna, ni menos el pago de la movilidad. Pero luego de saber que hay gente con menores calificaciones que la mía, pero que por aparecer en la televisión cobran por realizar presentaciones, pues decidí comenzar a pedir lo mínimo.

(…)Todos no pueden ser conferencistas, hay gente brillante en su trabajo, pero es incapaz de hablar en público, se ponen muy nerviosos, no hablan coherentemente, etc.

(Respetemos más a los conferencistas nacionales. Escrito y publicado por Mario Ceroni Galloso en su blog personal Profesor Mario Ceroni, 2 de Febrero de 2013)

Ago
30
Grafiscopio
Grafiscopio en FESTILUS 2013
Académica, Editorial, Uncategorized
0
, , , , , , ,

El pasado jueves 29/agosto tuvo lugar la 1ª jornada de gestión para ilustradores, en el marco del Festival de Ilustración FESTILUS 2013 (26/ago – 1/sep). Dicho evento fue organizado conjuntamente por Plop Galería y Grafiscopio, y se llevó a cabo en la sala de cine del Centro Cultural Palacio La Moneda, hasta donde llegaron los asistentes previamente registrados, que agotaron todos los cupos.

La jornada comenzó con una charla del ilustrador español Isidro Ferrer, seguida por dos mesas de conversación: “Crear en casa” (autogestión, a cargo de Sebastián García Schnetzer, Adrián Puentes, Jairo Buitrago e Isabel Molina) y “Soy ilustrador, ¿Y ahora qué?” (moderada por Claudio Aguilera, director de Plop Galería, y la presencia de Isol, ilustradora argentina, Guillermo Ángel, ilustrador y realizador de videojuegos y Marcelo Pérez Dalannays, director de Grafiscopio).

El ciclo de charlas terminó con la intervención de Gabriel Pacheco, ilustrador mexicano, para posteriormente dar por inauguradas las exposiciones Tótem y Tabú (Honduras) e Ilustración a la chilena (Chile), que permanecerán abiertas a público en el Hall Sala de Cine y Galería Lateral (nivel -3), respectivamente, a partir del día 29/agosto.

Grafiscopio agradece a organizadores y asistentes por su disposición y presencia. Esperamos seguir colaborando en iniciativas de esta naturaleza, siempre en beneficio de la industria creativa, cultural, gráfica y artística de nuestro país.

Para conocer todo el programa de actividades de FESTILUS 2013, visita este link.

 

Abajo: afiche oficial del evento, con ilustración por Marcelo Pérez Dalannays, director de Grafiscopio.

afiche-festilus-grafiscop

 

Jul
24
Grafiscopio
Grafiscopio en Encuentro 2º Aniversario OpenD
Académica, Debate, Uncategorized
0
, , , , , ,

El pasado jueves 18 de julio se llevó a cabo un encuentro con motivo del 2º Aniversario del grupo OpenD Diseño para todos, en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile (FAU). Grafiscopio fue invitado a participar como panelista, y ahí estuvimos.

OpenD es una agrupación que reúne a profesionales, estudiantes y aficionados al diseño. Su objetivo es generar instancias de diálogo y aportar a la consolidación de esta disciplina en nuestro país, una causa que Grafiscopio comparte y por ello no dudamos en asistir.

En esta ocasión, el tema a discutir fue el rol del diseñador en la sociedad: desafíos y nuevas oportunidades, en una dinámica abierta e inclusiva, donde los panelistas participan su punto de vista para abrir el debate y estimular la opinión del público asistente, que asume un rol igual de protagónico.

El staff de panelistas estuvo integrado por: Judith García (diseñadora gráfica, social & content manager, Agencia Convierta S.A.), Carolina Cádiz (Diseñadora en comunicación visual, área marketing LG Electronics, miembro del equipo organizador de OpenD), Claudio Aguilera (periodista, socio creador de Galería Plop), Leonardo Ordóñez (Administrador público, Director de Santiago Creativo) y Marcelo Pérez (diseñador, ilustrador y director de Grafiscopio). Además, contó con la moderación de Mariluz Soto, Diseñadora en comunicación visual y miembro del equipo organizador de OpenD.

Grafiscopio agradece a todos quienes organizaron y asistieron a este encuentro, por ayudar a generar lazos que superen los límites virtuales y promover una discusión de fondo, principal vehículo para elevar al diseño desde un estatus meramente técnico al de una tecnología, con discurso y objetivos claros, mensurables, y que sean percibidos como valor por la sociedad de que formamos parte.

Imágenes y video, gentileza de Mariluz Soto, José Antonio Ortiz y OpenD.

)

May
14
Grafiscopio
1ª charla Grafiscopio: Encuentro EIE – U. Santo Tomás
Editorial, Metodológico, Negociación
0
, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El sábado recién pasado tuvo lugar la 7ª versión del Encuentro de Ilustración y Emprendimiento (EIE), en el Aula Magna de la Universidad Santo Tomás, donde 4 conferencistas divulgaron su experiencia y puntos de vista sobre gestión para freelancers del área artística.

Con la conducción de Kote Carvajal, e importante presencia de público afín a estas disciplinas, se logró un valioso intercambio de información y consultas paramejorar el desempeño de estudiantes y colegas independientes.

La charla de apertura estuvo a cargo de Marcelo Pérez, creador y director de Grafiscopio, que hizo hincapié en las formalidades necesarias para profesionalizar el medio, y recalcó el aporte comercial de nuestra labor. Además, propuso expandir nuestro campo laboral más allá de las fronteras de Chile.

A continuación fue el turno de Kathryn Gillmore, destacada diseñadora de proyectos tan reconocidos como la señalética para Biblioteca de Santiago. En una dinámica y estimulante disertación presentó su método de trabajo y comentó la importancia de valorar el perfil freelancer –que no es uno residual en la escala de empleo- y en que medida está determinado por aspectos psicológicos y espirituales (disponer de tu tiempo y espacio, o trabajar para clientes que te agraden, como postulaba Milton Glaser).

La tercera charla, a cargo de Alfredo Rodríguez, fue un cable a tierra que, aunque lapidario en apariencia, sirvió de alerta para quienes estén pensando en dedicarse al cómic en Chile, una corriente gráfica rodeada por cierto aura de glamour que dista mucho de la realidad. Por el contrario, es un camino lleno de escollos que solo el talento, trabajo, perseverancia y motivación pueden ayudar a sortear.

Por último, aunque no menos importante, la charla de July Macuada presentó un interesante paralelo entre su propia biografía profesional y las exigencias que cada etapa plantea a cualquier freelancer que desee hacer carrera como ilustrador, o bien intente compatibilizarla con un empleo estable, pues se trata de algo mucho más concreto que hacer monitos, y el mercado puede resultar desalentador a menos que esté uno informado sobre qué debe hacer.

Para cerrar el encuentro, una mesa redonda conducida por Carlos Reyes permitió al público cotejar las opiniones de todos los conferencistas en torno a asuntos de nuestro quehacer y el medio gráfico / comercial chileno actual.

A nombre de Grafiscopio queremos agradecer a los organizadores, panelistas y asistentes a este evento, muy útil para quienes comienzan o ya están desenvolviéndose en el siempre cambiante escenario freelance. Pronto esperamos subir video con pormenores de lo que fue el 7º Encuentro EIE 2013.

Imagen principal del artículo, gentileza de Kote Carvajal. Fotografías galería, gentileza de Carolina López.

Oct
11
Grafiscopio
Resumen charla “¿Cómo cobrar Diseño?”
Cliente, Metodológico, Negociación
14
, , , , , , , ,

El 1º de octubre pasado asistí a una instructiva charla sobre cómo cobrar diseño, organizada por la Escuela de Diseño Gráfico de la Univ. del Pacífico y conducida por don Andrés Correa Illanes, diseñador (Pontif. Univ. Católica de Chile) y docente en dicha casa de Estudios y en UNAB, además de asesor en identidad corporativa y gráfica de packaging para empresas como Frupac, Fisher, Copec y la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS). En este artículo expondré un resumen no literal de los principales puntos tratados (leyes generales por sobre casos puntuales), que considero fundamentales para el ejercicio profesional de diseño y producción visual.

1) Cómo cobrar

No es una pregunta sencilla ni tiene una sola respuesta. Depende del caso y del contexto. Todos quieren saber precios como si existiera un valor fijo y único, pero la verdad es que está determinado por el tipo de cliente o encargo, y la experiencia del profesional.

2) El buen negociador: características

Un buen negociador sabe comunicar, escuchar y preguntar. Es empático con el cliente. Paciente, confiable, creativo y flexible. Sobre todo, puntual (“si promete entregar a las 2 PM, lo hace aunque se caiga el Cielo, y si es posible, entrega a las 1:30 PM”). Además, es capaz de trabajar bajo presión, posee dominio emocional, tiene sentido del humor y es persuasivo. Planifica, piensa rápido y se mantiene alerta.

3) Qué presentar a cliente al momento de negociar un proyecto

    • Informe de evaluación: se entrega 2 días después de la primera reunión, para estudiar en profundidad los alcances del proyecto.
    • Pauta de cotejo / checklist: es un listado de procedimientos para lograr un objetivo, donde se recoge o consulta información. Algo así como un listado de preguntas para aclarar las condiciones del encargo: ¿De dónde provienen las fotografías: Banco de imágenes, propiedad del cliente?, ¿Quién entrega los textos?, etc.
    • Cotización detallada según ítems. Permite tangibilizar la labor de diseño, es decir, que cliente sepa concretamente qué está pagando.

4) Proyectos “cacho”

Se trata de proyectos complicados que terminan siendo dolores de cabeza, por diversos factores o errores:

    • Asumir encargos que escapan a nuestras competencias o capacidades.
    • Cálculo equivocado del tiempo, magnitud y precio de un encargo.
    • Trabajar en grupos donde no existe un líder: nadie dirige procesos, todo se somete a votación.
    • Trabajar contra el tiempo.
    • Depender excesivamente de la labor de terceros, que a menudo no cumplen.
    • No cobrar anticipo (50%)
    • Aceptar encargos de clientes sin grandes presupuestos: el cliente que menos paga suele ser el más exigente o fastidioso.
    • No dejar constancia escrita (papel o mail) de las condiciones del proyecto.

5) Licitaciones

Con bastante frecuencia se nos invita a participar en proyectos donde el pago por nuestra labor queda sujeto a que el cliente, agencia o editorial se adjudique los fondos (concursos o licitaciones). La política del profesor Correa es clara y plausible: “ok, pero si te ganas los fondos, me pagas el doble”, cosa que efectivamente ocurrió en una licitación donde tomó parte.

6) Aprender a conceder

Es bueno ser flexible. No asumir una posición de trinchera, sino llegar a acuerdos  con cliente (el sentido del vocablo negociar), para beneficio de ambas partes.

7) Negociación de pagos

    • Poner precio a un proyecto es más que simplemente tirar una cifra. Involucra fijar hitos de pago: anticipo, pagos intermedios y pago global. Además, pago por la idea de un diseño maestro y pago por cada aplicación ejecutada y sus modificaciones.
    • Boletas de honorarios por menos de $1 millón. Cantidades mayores se traban. Es mejor emitir varias boletas por cifras que se paguen rápido.
    • Dado el caso, subcontratar diseño industrial y asegurarse el 20% de lo que se instale.

8 ) La ventaja de cobrar en UF

La Unidad de Fomento (válida sólo en Chile) tiene al menos 3 ventajas al momento de negociar precios y proyectos:

    • Compensa la depreciación monetaria del cobro en pesos.
    • Reduce el impacto de plantear una cifra muy alta. $1.000.000 suena muy superior a 44 UF, pero son equivalentes.
    • Al negociar un precio fijo en UF, la ganancia se multiplica en el tiempo. P. ej., el profesor Correa lleva 15 años cobrando la misma tarifa en UF a cierta empresa, y hoy en día esa cifra es mucho mayor (en pesos) de lo que era entonces.

9) Instrumentos para negociación formal

    • Orden de trabajo (O.T.): instrumento que define las labores específicas y el pago asociado a cada una de ellas. Pocos diseñadores las manejan habitualmente (pronto publicaremos una, para conocimiento y uso de nuestros lectores). Sobre este documento, Correa aconseja: “cuando la entregues, ponle un número ficticio, como Nº 15, para que no parezca que es la primera que emites, y extiende una por cada labor que hagas en proyectos grandes”.
    • Contrato: un contrato bien hecho protege y evita complicaciones. De hecho, el profesor Correa reconoció estar enterado de la propuesta y contenidos que ofrecemos en Grafiscopio Chile, lo cual nos enorgullece.
    • Carta Gantt: esquema que permite organizar visual y temporalmente las distintas etapas y procesos de un trabajo. Facilita la ejecución de tareas en forma metódica, ordenada y eficiente.
    • Minuta: o registro escrito de lo acordado en reuniones. Estos apuntes deben enviarse a cliente para que confirme si se ajustan a lo conversado.

10) Rebajas

Según Correa: “lo más probable es que te pidan rebaja. Personalmente nunca me bajo más de un 10%. En todo caso, cuando doy rebaja es a cambio de algo: un anticipo en caso de que el cliente decida poner fin abrupto al proyecto a medio camino, o bien que el cliente se haga cargo de alguna etapa o proceso”.

11) Ideas y bocetos

No se entregan bocetos si no hay presupuesto aprobado. “Tan pronto regalas una idea, esa idea ya no vale”, afirma el académico. Diseñar no es regalar.

“Tampoco es aconsejable decir a cliente lo que vas a hacer y cómo vas a hacerlo. Al revelar tu mecánica de trabajo, sueles recibir un ‘te llamaremos’ como respuesta, mientras encargan la tarea a un tercero por menos precio. La clave es dar pistas, no ideas. Entregar las piezas del mecano, pero sin los pernos.”

12) ¿Pega o pago?

Depende. Si se es principiante, el trabajo, la experiencia laboral, el “foguearse” conviene más que el pago. Incluso si tu portafolio es el de un principiante, conviene mostrar buenas piezas, aunque sean pocas. Pero cuando ya tienes experiencia, lo que importa es el pago más que la exposición.

13) Hora-hombre

Según Correa, depende de la experiencia del profesional. “Una vez leí este artículo en revista Matiz (México), donde decían que para calcularla debes pensar en lo mínimo que cobrarías por una determinada tarea, multiplicar eso por dos, sumarle todos los costos (procesos, viajes, implementos) y a todo eso sumar un 20%”, pero aclara: “hoy no cobro por hora-hombre, sino por lo que vale un proyecto, su impacto o envergadura. Es la importancia de un cliente lo que determina el precio”.

14) Entrega de originales

En el caso de revistas, el diseño original o Número Cero debe costar al menos el equivalente al diseño de 3 números, puesto que es la receta para fabricarlos. Si se entregan archivos originales, debe hacerse de forma que impidan o dificulten su re-utilización. “Yo entrego todos los textos trazados (convertidos a forma). Si van a reutilizar mi trabajo, que al menos se tomen ciertas molestias“, sostiene Correa. En el caso de diseño web, lo que se entrega es la última salida, no el material o archivos con que se hizo el trabajo, pues podrían derivarlos a un tercero capaz de estropearlo.

15) Derechos

Muchas veces nuestro cliente quiere o tendrá que usar nuestro material para otro proyecto. Es bueno indicar en cotización que cualquier otra aplicación de nuestra obra se cobrará aparte.

El copyright nos pertenece (razón por la que es imprescindible inscribir obra relevante antes de entregarla). Cliente no tiene derecho a usar tu obra para lo que se le ocurra, a menos que exista autorización tuya, como titular de derecho de autor.

La recomendación en general es asesorarse con abogado en temas legales (Contrato, cesión de Derechos), ya que refuerza nuestra posición en una negociación, y es el profesional facultado para tratar tales asuntos.

16) Tamaño del cliente

Según el docente, conviene manejar tarifas diferenciadas según el tamaño del cliente (mini-pyme vs grandes corporaciones), pues los proyectos de clientes grandes a menudo tienen más impacto, ergo valen más caros. También es bueno saber que las mini-pyme -en vías de crecimiento- no destinan grandes sumas a intangibles como Diseño, lo que resulta paradójico teniendo en cuenta que un 5% de la inversión en Diseño afecta al 70% de la venta. Con todo, lo anterior no quiere decir que se deba evitar a toda costa trabajar para empresas diminutas, pues a la larga estas crecen y podrían convertirse en un cliente muy rentable.

17) Cobros adicionales: gestión

En proyectos que involucran supervisar o aprobar salidas de imprenta, Correa sugiere cobrar esta gestión como valor aparte (15% adicional) y establecer un número de visitas (por lo general, cuatro).

 

No olvides tener en cuenta los factores aquí descritos a la hora de cobrar o negociar un trabajo gráfico o visual. Esperamos que toda esta información sea de utilidad para quienes ya trabajan o comienzan a insertarse en el mundo laboral.

Links de Interés: