contrato
Home  »  Blog  »  contrato
Nov
30
Grafiscopio
¿Debo usar contrato para cualquier trabajo, por insignificante que sea?
Derecho autor, Legal, Propiedad Intelectual
0
, , , ,

RESPUESTA CORTA: sí.

RESPUESTA LARGA: cuando oímos la palabra «contrato», generalmente pensamos en un manuscrito muy serio, con ribetes dorados y sello de lacre. Lo cierto es que hay diversas formas contractuales, desde un “apretón de manos” (contrato consensual) hasta una escritura pública (“ante notario”). Lo importante es que toda negociación sea pactada POR ESCRITO, ya que esto deja evidencia comprobable de lo acordado: tarea, fecha y forma de pago, condiciones de trabajo (p. ej., autónomo) y sobre todo, derechos de autor (algo que una Orden de Compra no considera, por mucho que sea un documento con validez legal y vinculante; por ello se recomienda acompañarla de un contrato que se refiera a derechos). Incluso un mail es -bajo cierta óptica- una forma de contrato, ya que tiene validez como prueba legal y alterar su contenido o datos (fecha, hora) puede ser penalizado.

En EEUU se usa el vocablo «agreement» (acuerdo) para referirse a un documento escrito que tiene carácter de contrato, pero sin la “carga” legal y/o emocional de esta palabra, evitando así espantar al cliente. Pero más allá de la forma, el fin sigue siendo el mismo: garantizar que la negociación se realice en un marco de formalidad. Por ello diversas fuentes de este y otros países desarrollados insisten en recomendar el uso de contratos para TODO tipo de trabajos, en oposición a los acuerdos “de palabra“ que suelen abonar terreno para malentendidos, problemas (para ambas partes: cliente y prestador de servicios creativos) e incluso infracciones (según el reciente estudio “The Costs of NonPayment” [2015, Freelancers Union, USA] apenas un 28% de freelancers usa SIEMPRE un contrato, lo que naturalmente deriva en pagos pendientes o estafas para quienes no tomaron la precaución de usarlo).

¿CONVIENE QUE UN ABOGADO REVISE MIS CONTRATOS?

Es lo ideal. Un abogado no solo es especialista en materias laborales y legales, sino que según nuestro ordenamiento jurídico es el único profesional facultado para interpretar la Ley. Ahora bien, esto no quiere decir que todos tus contratos deban pasar por el visado de un abogado, pues sería poco práctico y además oneroso. Eso sí, para encargos de cierta relevancia o envergadura donde la explotación comercial de obra gráfica será importante para tu bolsillo o portafolio, siempre será aconsejable recurrir a los servicios de un experto en la materia. Si no conoces alguno, puedes revisar nuestro directorio de abogados y estudios jurídicos especializados en Propiedad Intelectual y Derecho de Autor.

ANEXO: Modelo de contrato de prestación de servicios gráficos a honorarios
A modo de referencia puedes revisar nuestro contrato tipo descargable, especialmente su anexo legal, sobre derechos, revisado por abogado especialista en Propiedad Intelectual.

Ene
12
Grafiscopio
Los 5 documentos para negociar proyectos
Cliente, Metodológico, Negociación
0
, , , , , , , ,

A lo largo de 3 años en funciones (2012 hasta el presente), Grafiscopio ha aportado recursos para formalizar el desempeño profesional, reduciendo así la posibilidad de que sigan ocurriendo prácticas irregulares derivadas de negociaciones informales. Entre otro material hemos publicado una serie de documentos imprescindibles para negociar cualquier proyecto del área creativa (y por qué no decirlo, de otras áreas también). Este artículo recopila los 5 principales, para consulta rápida:

Recuerda que SIEMPRE será preferible poner por escrito las condiciones en que va a desarrollarse un proyecto, ya que esto previene interpretaciones arbitrarias y garantiza que ambas partes (cliente y prestador de servicios profesionales) jueguen sobre un tablero transparente y bien definido.

Si consideras que esta información ha sido de utilidad, por favor ayúdanos a difundirla para que la negociación en estos términos sea norma y no excepción.

(*) No confundir con Contrato Individual de Trabajo

 

Dic
30
Grafiscopio
Cómo proponer Contrato sin espantar al cliente
Cliente, Metodológico, Negociación
0
, , , , ,

Para muchos creativos el acto de proponer al cliente un contrato es incluso más difícil que redactarlo. Pero claro, en un mercado con sobreoferta cuesta capturar proyectos, por lo que pocos pueden darse el lujo de retrasar un ingreso o perder un cliente por exceso de burocracia. El problema es que la desesperación abona terreno para malas prácticas, deudas o infracciones a Propiedad Intelectual, todas consecuencias de no firmar contratos, como demostró el estudio The Costs of Non Payment (2014) del Freelancers Union (cuya muestra abarcó a profesionales de todo EEUU).

Hablar de Gestión no se limita a números (horas-hombre, cálculo de precio, etc) sino que se extiende a la negociación y habilidades blandas necesarias -y muchas veces determinantes- para cerrar un trato. En este artículo vamos a tratar un problema de gestión: cómo lograr que tus clientes firmen un contrato de buena gana.

1) ESCOGE LAS PALABRAS APROPIADAS

Puede parecer un detalle, pero la forma en que te refieres al documento podría hacer la diferencia entre una firma y un rechazo. Aunque la palabra Contrato es una expresión genérica para cualquier tipo de acuerdo (consensual, escrito, notariado), algunos clientes no conocen otro que el Individual de Trabajo, con todo el compromiso que involucra (cotizaciones previsionales, salud, seguro de cesantía). Por ello sospechan de un Contrato a Honorarios. ¿Solución? replicar el modelo anglosajón, que emplea el término “Agreement” (“Acuerdo”) o “Proposal” (“Propuesta”) en lugar de “Contract(ver modelo estándar del AIGA). En la práctica es lo mismo, pero la palabra “Acuerdo” tiene un tono de conciliación, mientras que el “Contrato”, de obligación.

2) EXPLICA LAS VENTAJAS DE FIRMARLO

Si puedes ofrecer valor, tienes ganada buena parte de una negociación, y esta regla aplica desde poner precio hasta firmar un contrato. Todo cliente quiere saber las ventajas de pagar por tus productos o contar con tus servicios. ¿Qué gana con firmar un Contrato? ¿Por qué tendría que molestarse en trámites burocráticos en lugar de comenzar a trabajar de inmediato, basándose en la mutua confianza?

Ante estas preguntas, mi método y respuesta son siempre los mismos: un principiante trabaja de manera informal. Te ahorrará el fastidio de firmar contratos, pero luego entregará fuera de plazo, desaparecerá del mapa, cambiará las reglas y muy posiblemente va a reclamar o difamarte por redes sociales cuando descubra que diste un uso no pactado a la obra / diseño negociada. En suma: «disfrute hoy, pague mañana». Un contrato previene justamente esto y por lo mismo es herramienta de norma del profesional: define reglas claras para beneficio de ambas partes.

3) DOS EN UNO

En este video de Lynda.com, Terry Lee Stone dice que una práctica habitual entre freelancers es presentar cotización primero y contrato después (de aprobado el presupuesto). Sin embargo, ella discrepa, ya que dividirlos incrementa la percepción de burocracia. A cambio propone fundirlos en un solo documento, que ofrece una ventaja adicional: el cliente sabe de entrada qué obtendrá exactamente por la tarifa pactada, lo que lejos de espantar garantiza mayor seguridad.

4) ESCOGE EL MOMENTO OPORTUNO

El tacto es una de las principales habilidades blandas que todo profesional debe ejercitar. Puedes conseguir lo que quieres sin tener que adoptar una actitud confrontacional o defensiva (que de por sí espantan), y elegir un buen momento para plantear tus exigencias es parte de una negociación efectiva. Por definición un contrato debería estar firmado antes de iniciar cualquier tarea, de manera que conviene plantearlo temprano: informar a clientes que es parte de tu sistema de trabajo. Esto no quiere decir que debas amenazar de entrada. Ya sea en un mail o reunión, crea primero una atmósfera de confianza, cordialidad y profesionalismo que conduzca espontáneamente a discutir las “reglas del juego”.

5) ENTIENDE LAS LIMITACIONES DE UN CONTRATO

Por muchas cláusulas que contenga, ningún contrato puede cubrir absolutamente todas las situaciones que pueden surgir en una negociación o proyecto (de lo contrario sería tan extenso como un libro). Por lo mismo -y esto vale para el punto #3- es bueno que contenga lo necesario y suficiente para dar seguridad a ambas partes, pero permitiendo movilidad y espacio para la confianza o la palabra empeñada.

Para conocer y descargar el Contrato Tipo de Grafiscopio (editable), visita este artículo.

Ago
28
Grafiscopio
Cómo negociar con una Editorial
Derecho autor, Editorial, Negociación
1
, , , , , , , , ,

Publicar un libro es el sueño de todo escritor, y también de varios ilustradores (libro-álbum), dibujantes de cómic, diseñadores y artistas visuales. Sin embargo, el afán por ver tu obra en vitrina de librerías o la tentación de un trabajo remunerado, sumados al desconocimiento del Derecho de Autor (materia de primera importancia en el rubro editorial) podrían nublar tu razonamiento y convertir ese sueño en pesadilla.

Este artículo no busca predisponer a creadores contra editoriales, sino entregarles información para que protejan su obra y la negocien del modo más provechoso posible, dado que un creativo subsiste gracias a la explotación comercial de sus derechos intelectuales (cosa que pocos saben o aquilatan) y un libro exitoso puede generar importantes ganancias.

1) CÓMO FUNCIONA EL RUBRO EDITORIAL

Miguel Ángel Ferrada es editor de Arcano IV. En nuestra entrevista y en su participación como docente del 2º Workshop Grafiscopio explica:

1) Los tipos de negociación (Contrato de edición, Licencia y Cesión para instituciones)
2) Quiénes son los actores de la cadena editorial (Autor, Editorial, Distribuidor, Librería, Agente)
3) Cómo se reparte la torta al vender un libro (ver infografía)
4) Cómo se negocia el pago de derechos a autores en el medio editorial: anticipo (o adelanto de derechos de autor) y regalías (o royalties).

infografia-editorial

Reparto convencional de la torta por venta de un libro. Dentro de los gastos editoriales (31%) se incluyen también la impresión, distribución, comercialización y recaudación. Obsérvese que el 10% asignado al “autor” debe dividirse cuando se trata de obras colaborativas (p. ej., novela gráfica donde intervienen guionista y dibujante, es decir, co-autores). Infografía por Kote Carvajal

2) PRECIO DE VENTA A PÚBLICO (PVP) vs PRECIO NETO

En este artículo explicamos la diferencia entre ambas unidades y la polémica en torno a su interpretación; asunto crítico para los autores.

3) PRECAUCIONES ELEMENTALES

Si bien varias fuentes enseñan a negociar en el mundo editorial, existe consenso en torno a 4 reglas básicas:

a) No firmes un contrato que no entiendas o que parezca confiable por estar escrito en «dialecto jurídico», o porque la Editorial lo ha puesto sobre la mesa.

b) No desarrolles muestras gratis para evaluar si tu mano se ajusta al encargo. Esto es trabajo especulativo.

c) Evita cesiones amplias o totales de derechos (son excesivas e innecesarias) o que tengan carácter exclusivo, por las razones que se explican aquí.

d) Impugna cláusulas donde te exijan ceder derechos para «todo formato existente o por existir»: nunca sabes si mañana podría surgir uno nuevo sumamente rentable, cuyas ganancias no podrás disfrutar.

4) ¿QUÉ DEBO SABER AL SENTARME A NEGOCIAR?

Marco Cánepa (CHI), Editor Gral. de El Definido y autor de Juanelo, publicó un valioso artículo titulado ¿Escribiste un libro? 9 consejos antes de firmar con una editorial, que aborda:

1) Cuánto deben pagarte por libro impreso: al menos 10% del Precio de Venta a Público (PVP) de cada ejemplar, según Art. 50 de la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual chilena.

2) Cuánto deben pagarte por libros digitales (eBook): entre 20%-25%, dado que en este medio la editorial ahorra impresión, bodegaje y despacho. Evalúa si conviene negociar un eBook con la misma editorial o incluso saltarte al intermediario (autogestión).

3) Frecuencia de pago de liquidación por regalías: mínimo una vez al año.

4) Cómo saber si el informe anual es fidedigno: no puedes saber, por tanto conviene cultivar una relación de confianza e investigar la reputación de la editorial con que vas a trabajar.

5) ¿Pueden pagarte con libros?: Deberían pagarte en dinero. No pueden obligarte a aceptar esta modalidad, aunque en ciertos casos podría ser conveniente.

6) ¿Pueden exigirte financiar la impresión?: en este caso, lo mejor es buscar otra editorial (¿Qué sentido tiene ocuparte de una tarea que les compete?). Si aceptas, al menos asegúrate de que tu pago por Derechos incluya un porcentaje adicional por lo que financiaste.

7) ¿Debes aceptar exclusividad?: No. Si vas a negociar merchandising (mercadería asociada al libro, aplicación en otros formatos) tal vez sea más rentable hacerlo por tu cuenta y/o en contrato anexo.

8) Plazo del contrato: procura negociar el más corto posible. 2-3 años es lo aconsejable.

9) Condiciones de cierre: exige cláusula que te permita opción (pero NO obligación) de adquirir libros sobrantes.

Mariana Eguaras (ESP), periodista y consultora editorial, lleva un blog donde enseña sobre diversos temas del rubro, como el enigma del pago de anticipo o cómo detectar un contrato de edición abusivo:

CONSEJOS:

1) Estudia un Contrato de Edición desde la primera letra hasta la última.
2) Pregunta a un especialista cualquier cosa que no entiendas.
3) Quien tiene mayor poder intentará imponer sus condiciones y exigir la mayor cantidad de derechos posible. El autor debería hacer lo contrario: ceder lo menos posible.

¿EN QUÉ PONER ESPECIAL ATENCIÓN EN UN CONTRATO DE EDICIÓN?:

1) Derechos que se ceden
2) Duración del contrato
3) Idiomas en que será explotada comercialmente la obra
4) Territorio en que será explotada comercialmente la obra
5) Modalidades, formatos, plataformas o aplicaciones en que será explotada comercialmente la obra
6) Carácter de la cesión de derechos (exclusiva o no)
7) Remuneración por derechos cedidos
8) Representación y agencia (cláusula por la que el autor permite que la Editorial sea su representante y agente literario)

En su charla sobre negociación de derechos de autor (FILSA 2014, octubre), Adrián Puentes (CHI), Agente literario de escritores e ilustradores latinoamericanos, entregó una sólida batería de consejos sobre el tema, entre otros:

1) Territorio: es importante limitarlo al de distribución de la Editorial
2) Plazo: Norma en industria en español: 5 años. Resto del mundo: recomendable 20-25 años. «Indefinido»: aceptable si se incluye cláusula por “fuera de circulación”
3) Exclusividad: puede limitarse a ciertos derechos, dejando otros como no exclusivos.
4) Negociar derechos subsidiarios: se refieren al uso del contenido de un libro en un formato diferente del formato original, p. ej., adaptación a guión de película, a revistas, a merchandising, etc. Cada derecho subsidiario tiene su estándar de regalías: por lo general, al menos 20% para editorial.
5) Publicación: fijar plazo límite. Establecer tirada y precio de tapa de 1ª edición
6) Adelanto o anticipo de derechos: negociar el más alto posible, pues muchas veces no se recupera. En general se calcula por % de royalties de la primera tirada: procurar que al menos sea de 30% (editorial prestigiosa)
7) Pago de derechos: en Chile el mínimo es de 10% del PVP (NO del precio Neto) de cada ejemplar. EEUU: 8% tapa dura, 5% tapa blanda. Escalado: aumentar % luego de cierto número de ejemplares vendidos (p. ej.: sobre 5.000)

5) CONTRATO DE EDICIÓN: CONCEPTOS BÁSICOS

En su charla en Casa de Oficios (mayo 2015), el abogado Rodrigo León explicó 3 puntos clave respecto a este instrumento:

1) Se encuentra específicamente normado por el Art. 50 de la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual chilena.
2) Tiene particular énfasis en protección de los creadores.
3) Constituye un acuerdo de publicación y NO es una cesión de derechos, por lo que debes prestar atención a cualquiera que disfrace una transferencia de derechos. Esto sería irregular.

Al final de este artículo puedes descargar y estudiar un modelo de Contrato de Edición, aportado gentilmente por Miguel Ángel Ferrada, editor de Arcano IV.

6) OJO CON EL VANITY PRESS

Vanity Press (algo así como “publicación por vanidad”) es un singular modelo de negocio editorial donde los autores pagan para que su libro sea publicado. Como sugiere el apodo, este recurso tienta a creadores que buscan sacar un libro a toda costa. El problema es que no hay garantía de vender el tiraje, y a la larga los costos podrían superar ampliamente los beneficios.

7) CÓMO NEGOCIAR DISEÑO Y/O ILUSTRACIONES DE UN LIBRO

El diseño de la cubierta, diagramación de páginas o las ilustraciones de un libro son tareas ajenas a un Contrato de Edición (excepto cuando las ilustraciones son parte sustancial del libro, como es el caso de un libro-álbum o álbum ilustrado). Para ilustraciones puntuales yo negocio un Contrato por Obra, y más exactamente, una licencia (o sea una autorización de uso, NO una cesión de derechos) que especifique:

1) Aplicaciones en que permito sea usada mi obra (p. ej., para ilustración de portada de libro: adaptación a pendones y letreros promocionales, banner o avatar para medio digital o audiovisual, en el caso de un book-trailer)
2) Plazo en que permito sea usada mi obra (idealmente 3 años. Nunca más de 5 ni menos «indefinido»)
3) Territorio en que permito sea usada mi obra (ojalá no indefinido)
4) Remuneración por los usos que permito
5) En caso de que la editorial quiera usar mi obra en otras aplicaciones, plazo o territorio no pactados, se puede negociar una nueva licencia o se entiende como automáticamente renovada la acordada (p. ej., si solo quieren seguir usando mi obra por más de 3 años)

Al final de este artículo puedes descargar y estudiar un modelo de licencia como el que he negociado con editoriales.

8) NEGOCIACIÓN CON EDITORIALES EN EL EXTRANJERO

Otro gran sueño de cualquier escritor o ilustrador es ser contactado por una gran editorial extranjera (como fue el caso de Frannerd), o ver su obra circulando en otros países. Para muchos esto es sinónimo de consagración profesional y por lo mismo están más expuestos a «bajar la guardia», negociando en condiciones desfavorables.

Antes de firmar, asegúrate de estudiar la mecánica de contratos internacionales y asesorarte con un abogado, agente o algún otro especialista en negociaciones editoriales (ver consejos de Adrián Puentes, más arriba). Además, en la red puedes hallar educativos artículos (en inglés: lo siento, pero si vas a negociar con extranjeros, esto es básico), como:

9) INFORMACIÓN GENERAL

En un próximo artículo trataremos dos temas relacionados al ámbito editorial: libros digitales (eBooks) y auto-publicación (self-publishing).

ANEXO: DESCARGAS

  • MODELO DE CONTRATO DE EDICIÓN (.DOCX, tamaño: 500 Kb) Para desarrollo total de libros-álbum, libro de cómic, novela gráfica, etc. Cortesía Miguel A. Ferrada, Ed. Arcano IV.
  • MODELO DE CONTRATO POR OBRA (.DOCX, tamaño: 500 Kb) Licencia para desarrollo puntual de diseño gráfico o ilustraciones.
Jun
3
Grafiscopio
En qué fijarse al firmar contrato
Cliente, Metodológico, Negociación
1
, , , , , ,

Todos conocemos el caso del niño “Tarro” y los reclamos de su madre, por estimar mezquina la recompensa por el protagónico de un comercial de tv. El problema es que ya había un contrato firmado. Para que no nos pase lo mismo, veamos a qué prestar atención antes de estampar nuestra rúbrica en el documento.

Investigando sobre el tema llegué a este artículo sobre lesión contractual, o sea explotar la inferioridad económica, socio-cultural o inexperiencia de una de las partes. Por ello es crucial informarse, evitando que la ignorancia o necesidad nos haga firmar a ciegas un contrato cuyos alcances no entendemos.

1) CLÁUSULAS BÁSICAS

Un contrato elemental debería indicar en forma clara y expresa:

  • Las partes que firman
  • La tarea a realizar: quién la encomienda y quién la realiza
  • El plazo en que se realizará
  • El monto que se pagará, la forma de pago (p. ej.: “dos pagos: anticipo 50% y restante a contraentrega”) y la fecha en que se pagará
  • Si eres freelance, apuntar que no existirá vínculo de subordinación y dependencia, sino que la tarea será ejecutada en forma independiente y autónoma
  • Derechos: la forma en que autorizas sea usada tu obra

2) CLÁUSULAS IMPRESCINDIBLES

Como vimos en otro artículo, Mike Monteiro (diseñador) y su abogado Gabe Levine recomiendan no firmar contratos a menos que incluyan:

  • IP (intellectual property) transfers on full payment (Cesión de derechos una vez que se reciba el pago completo). “Tu trabajo no puede ser usado hasta que no te lo paguen completamente”. Esto evita que infrinjan tu derecho de autor (uso no autorizado, plagio, etc) y sirve como acicate para que te paguen a tiempo.
  • Termination (Kill fee): monto que cliente debe pagar si decide poner término abrupto al encargo (antes de ser entregado) o a la relación con el diseñador.
  • Liability (responsabilidad): “Asegúrate de no ser responsable por cosas que el contrato te endosa. Por ejemplo, si te encargaron un website y por descuido firmas un documento donde aceptas toda responsabilidad, resulta que si usaste imágenes de internet o que están protegidas, podrías verte incluso obligado a indemnizar a tu cliente por infracción de copyright.“

3) DERECHOS

La Propiedad Intelectual es materia crítica. Muchos creativos y clientes la desconocen o desestiman, lo que puede tener serio impacto durante y después de la negociación (incluso si el trabajo ya fue pagado). Básicamente un contrato debería detallar en forma clara y explícita:

  • Aplicaciones: forma en que será usada tu obra / diseño (¿Impreso?, ¿Televisión?, ¿Web?, ¿Todos?)
  • Plazo: tiempo durante el cuál será usada tu obra / diseño (¿Quincenal?, ¿Mensual?, ¿Anual?, ¿Indefinido?)
  • Territorio: espacio físico en que será usada tu obra / diseño (¿Local?, ¿Regional?, ¿Nacional?, ¿Internacional?)

Por supuesto, a mayor extensión de cada una de estas variables, mayor debería ser la tarifa.

Qué cláusulas se deben evitar:

La guía Letras al Derecho (CERLALC) es tal vez la más completa fuente para entender en profundidad cómo negociar derechos. Incluso ofrece dos secciones tituladas: “Que no le pase” y “Aprendiendo a negociar” con estudio de casos y análisis detallado de esos típicos contratos con cláusulas poco definidas (ergo engañosas o perjudiciales).

En líneas generales, diversas fuentes recomiendan EVITAR:

  • Cesión total de derechos: ya que es otorgar demasiados privilegios en negociaciones que en la práctica no los necesitan. Preferir las licencias, que son una autorización de uso pero NO una cesión. En otras palabras, el creador de una obra o diseño conserva la titularidad de derecho de autor para comercializar con su trabajo. Si a pesar de todo cliente quiere todos los derechos, recuerda cobrar una tarifa acorde y que en Chile esta transferencia debe realizarse según un protocolo legal establecido.
  • Licencia exclusiva: Según la misma guía precitada: “a pesar de ser una autorización de uso y no estar desprendiéndose de sus derechos, lo cierto es que otorgarla de forma exclusiva, implica que las formas de explotación concedidas no podrán ser utilizadas ni siquiera por él mismo.” Preferir Licencia NO exclusiva.
  • Cláusulas que permitan usar tu obra “en cualquier aplicación o formato existente o futuro”. Esto equivale a dar mucho poder a quien compra tu obra o diseño, ya que a futuro podría surgir una aplicación sumamente rentable en la que no tendrás participación por haber cedido derechos.

4) TARIFA

Para no ser un “niño Tarro” (o mejor dicho, no verte en el escenario de su madre: presentar reparos por el monto una vez que se ha firmado contrato), investiga a conciencia cuánto te costó ejecutar el diseño, cuántos derechos estás entregando y qué valor vas a aportar al negocio de tu cliente. El contrato debería no solo mostrar esa cifra, sino además la forma de pago y especialmente la fecha en que se pagará. Si este último dato no aparece, queda abierta la puerta para retrasos o evasivas.

5) EL ACTO DE FIRMAR

Cuando estés frente al documento, lápiz en mano, ten en cuenta:

  • NUNCA firmar un contrato cuyas cláusulas o alcances no entiendes: si es preciso, asesórate con un abogado especialista en propiedad intelectual, para que te oriente y explique lo que estás negociando, cediendo o aceptando.
  • NUNCA firmar contrato con una pistola en la cabeza: tómate tu tiempo para estudiar el documento. Revísalo con calma. Si alguien te presiona para que firmes contra reloj es porque espera que pases por alto algo importante.
  • Recuerda que al firmar contrato deben distribuirse dos copias idénticas: una para el cliente y otra para ti. Ambas deben estar firmadas por cliente y por ti. Conserva la tuya.
  • No olvides que el contrato es un acuerdo entre DOS partes, no imposición de una a la otra. Si ves que alguna cláusula no te convence -o directamente te perjudica- hazlo saber a tu contraparte para que sea modificada antes de firmar.

ANEXO: CONTRATOS LEONINOS

Se denomina contrato leonino a aquel que beneficia excesivamente a una de las partes (generalmente, el cliente) y perjudica a la otra (el proveedor de servicios gráficos, que debe absorber pérdidas y responsabilizarse por todo tipo de eventos). No es extraño que colegas principiantes -o necesitados de trabajo, o que ignoran el significado y alcance de las cláusulas- acepten firmar un contrato leonino que puede ponerlos en riesgo legal (si infringen involuntaria o deliberadamente algún punto) o financiero (al ceder o transferir excesivos derechos sobre su obra). Por todo lo anterior, repito y recalco mi llamado a no firmar un documento que no comprendas a cabalidad, mucho menos si te exigen hacerlo rápido o “a ojos cerrados”. Asesórate con un abogado (propio, no el de la empresa que espera tu firma, ya que es “juez y parte”: actúa en favor de su representado) y estudia el valor (moral y comercial) de la propiedad intelectual asociada a tu obra. A no ser que hablemos de una remuneración suntuosa, la mayoría de las veces una cesión completa de derechos patrimoniales implica que perderás dinero, pues el dueño de tu obra -y titular de derechos de autor desde que los cediste- puede usarla, reproducirla y modificarla como quiera y por el tiempo que quiera. Es decir, vendiste 1 trabajo que a su vez podría venderse en 10, 15 o 20 productos sin que nada de esas ganancias llegue a tus bolsillos. ¿Qué pasa si tu obra resulta un éxito de ventas? Piénsalo. (“No es gran cosa”, “No me tomó nada hacerla”, “no usaré esa obra para nada más”. Lo mismo pensaba este colega.)

Piénsalo: si tu contraparte quiere imponer cláusulas que le otorguen amplios poderes sobre tu obra es porque esta ¡TIENE VALOR! No la regales. No temas ponerte firme. Los que dicen “sí” a cualquier cosa pueden ser preferidos, pero difícilmente serán respetados.

Para saber cómo negociar derechos y a qué prestar atención antes de firmar un contrato, no dejes de leer la guía “Letras al Derecho” (CERLALC), secciones: Aprendiendo a negociar, Claves para una buena negociación, Que no le pase.

Lecturas recomendadas:

Nov
14
Grafiscopio
Lector pregunta: ¿Qué hago si un cliente no me paga después de 30 días?
Cliente, Negociación, Pregunta
1
, , , , , , , , , , , ,

Por Twitter, el lector Sephko nos pregunta:

“¿Qué hago si un cliente no me paga después de 30 días de emitida la boleta de honorarios?, ¿La cancelo?”

Estimado:

En este negocio los retrasos son pan de cada día. Por lo mismo conviene tomar precauciones y acostumbrarse a negociar todo tipo de encargos con anticipo de 50% del monto total (para paliar cualquier incumplimiento de pago o descubrir de antemano a un mal cliente, cuando se niega a anticipos) y contrato donde se estipule claramente una fecha de pago (este documento puede ser valiosa prueba a tu favor en caso de demanda).

No olvides que es fundamental pactar una fecha (incluso por mail, pues este medio también tiene validez legal como prueba); de lo contrario un cliente inescrupuloso podría argumentar: “yo dije que iba a pagar, pero nunca dije cuándo.”

Algunos clientes y empresas pagan a contraentrega, es decir, apenas reciben el producto o finaliza el proyecto. Pero la mayoría -especialmente PyMEs- se rige por la convención ampliamente aceptada de cursar pagos a 30 días. Las grandes empresas, por su parte, pueden hacerlo incluso a 60, 90, 120 o 150 días (por el nivel en que invierten y la complejidad de su aparato administrativo), lo que representa un dolor de cabeza para sus proveedores más pequeños, sobre todo freelancers. Esto explica que el Gobierno fomente un plan de pago justo, en un plazo no mayor a 30 días, como reconocimiento al aporte que los pequeños hacen a la gran empresa.

Por ningún motivo debes anular la boleta de honorarios, ya que esta acredita que se realizó la prestación de servicios profesionales, para efectos tributarios.

Respecto a qué medidas tomar cuando se retrasa un pago, sugiero sigas los pasos que indico en este artículo. Si ya ha pasado mucho más tiempo del pactado y estás pensando demandar por deuda impaga, puedes leer lo que señalo en este otro artículo. Saludos.

Jul
22
Grafiscopio
Modelos de autorización de uso de obra
Derecho autor, Legal, Propiedad Intelectual
1
, , , , , , , , ,

El Departamento de Derechos Intelectuales (DDI) -institución dependiente de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM)- es el principal organismo a cargo del Registro de Propiedad Intelectual y de responder consultas sobre derecho de autor, derechos conexos y materias afines. Entre otros valiosos datos e instrumentos pone a disposición del público general un par de documentos (en formatos .DOC y .PDF) muy útiles para la negociación de obra gráfica o visual. Estos son:

 

¿Para qué sirven? En simple:

  • Como referencia para contratos, ya que muestra el detalle de usos expresamente autorizados para la obra, si serán remunerados o gratuitos, en qué territorio, por cuánto tiempo y si se hará en forma exclusiva o no exclusiva. En pocas palabras, enseñan cómo se gestionan y/o transfieren derechos.
  • Son de ayuda tanto para proveedores de servicios gráficos como para sus clientes. A menudo una agencia necesita obtener la autorización o cesión de derechos de quienes participaron en la creación de una obra publicitaria. Aquí pueden ver en qué consiste.
  • Se facilita el trámite para inscripción de obra colectiva. De esta forma, el “autor” (es decir, el representante -persona natural o jurídica- que tuvo la iniciativa de esta obra y bajo cuya coordinación se llevaron a cabo los diversos aportes individuales, por ejemplo, una enciclopedia) se asegura de contar con la autorización de cada creador antes de inscribir la obra.
Dic
28
Grafiscopio
Qué hacer cuando se cae un proyecto
Cliente, Metodológico, Negociación
2
, , , , , , , , ,

Entre los gajes del oficio hay uno bien conocido por quienes llevamos años de circo: cuando un proyecto se cae, es decir, cuando es cancelado o puesto en “stand-by” –simple eufemismo- por cualquier motivo (fuerza mayor, falta de fondos, cambio de planes, de jefatura o de equipo, insatisfacción con nuestros servicios profesionales, etc.) y en cualquier etapa (al comienzo, sobre la marcha o a poco de terminar). Independiente de la forma en que suceda, debemos estar preparados para enfrentar y anticipar las repercusiones del caso. Veamos cómo:

1) No poner todos tus huevos en una sola canasta

Aunque es ético y profesional concentrarse en un proyecto para ofrecer a cliente el mejor resultado, tampoco es aconsejable dejar todo de lado por un solo encargo, ya que si se cae nos deja sin pan ni pedazo. Esto debe saberlo quien solicita los servicios de un freelancer: la exclusividad tiene un precio.

2) Guardar una sana distancia emocional 

No cantes victoria hasta no haber cerrado el trato. Muchos proyectos se caen justo cuando ya empezabas a festejar, hacer planes o pagar deudas con dinero que aun no ingresó a tu cuenta. Lo mejor es seguir el sabio consejo del cineasta Raúl Ruiz: “cuando está firmado, recién entonces le llamo proyecto”. Lo demás son castillos en el aire.

Por otro lado, no te eches a morir si cliente opta por desistir de tus servicios profesionales para asignar la tarea a otro diseñador o artista. Esto no implica que seas incompetente. Quizás no eres el indicado para un proyecto puntual. Eso es todo. Y por último recuerda que Stanley Kubrick rechazó varios bocetos para el afiche de su película The Shining presentados por un coloso del diseño gráfico como Saul Bass.

3) Fijar condiciones antes de empezar. Importancia del kill fee 

La mejor forma de evitar sorpresas desagradables o trabajo en vano es pactar -por escrito- las condiciones de pago antes de empezar un proyecto, especialmente aquellas referidas a la eventualidad de que se caiga.

El acuerdo respecto a pago de un anticipo (normalmente el 50% de la tarifa total, o bien una cifra no inferior al 30%) garantiza que tus servicios sean recompensados aun si el proyecto es interrumpido, postergado o se cae. Como indica Jacqueline Howard, diseñadora gráfica freelance, escritora y artista norteamericana en este valioso artículo, “algunos diseñadores pactan que el anticipo equivale a kill-fee (pago por término, interrupción o rechazo). Además, tu contrato podría especificar que el kill fee sea equivalente al anticipo más los gastos adicionales en que se incurra una vez comenzado el proyecto.”

4) Cobrar el tiempo invertido 

Algunos freelancers no se atreven a cobrar -o sus clientes no desean pagar- el tiempo dedicado a un proyecto que no generó mucho trabajo gráfico. Esto depende de lo que ambos entiendan por trabajo, pues las horas de investigación también cuentan como tal, y además es justo compensar al proveedor por el costo de oportunidad derivado de abordar un encargo, aunque sea interrumpido.

5) Cláusulas sobre cancelación de proyecto 

Jacqueline Howard sugiere agregar a un contrato por lo menos 3 cláusulas sobre cancelación de proyecto:

  • Todos los materiales entregados a cliente (en relación al proyecto específico) deben ser devueltos.
  • El uso no autorizado de la obra entregada implicará pago adicional o acciones legales.
  • El proveedor -es decir, tú- conservará los diseños originales, archivos digitales o material de almacenamiento (discos, etc) desarrollados para el proyecto.

6) Si no acordaste nada respecto a cancelación de proyecto 

A veces cliente y freelancer negocian “a lo compadre”, y pasan por alto este escenario hasta que ocurre. Entonces se miran sin saber qué hacer, o el primero se niega a pagar. Desafortunadamente los acuerdos de palabra y/o condiciones negociadas sobre la marcha dejan al freelancer en pésima posición, y dependiendo del criterio o buena voluntad de su contraparte. Con todo, es oportuno advertir a cliente que el uso no autorizado del material entregado hasta la cancelación del proyecto podría implicar acciones legales, máxime si no fue pagado. Por supuesto, conserva todo archivo original que no hayas entregado aun o que no haya sido remunerado.

Oct
16
Grafiscopio
Lector pregunta: cesión de Derechos, ¿Debe hacerse mediante documento notarial?
Derecho autor, Pregunta, Propiedad Intelectual
0
, , , , , , , , , , , , , , , ,

Por Grafiscopio.com, el lector Eduardo nos pregunta:

“Para ceder los derechos de una obra a cliente, ¿Es necesario hacer un documento notarial? Supongo que una simple hoja firmada no tiene validez legal.” 

Estimado Eduardo:

En el capítulo IX de Creando Derecho: Guía para comprender el Derecho de Autor, titulado “¿Cómo gestionar Derechos de Autor?”, la Corporación innovarte -a través de su Director, el abogado especialista en Propiedad Intelectual, don Luis Villarroel Villalón- se refiere puntualmente a la cesión o transferencia de Derechos. A continuación, un resumen de los principales aspectos:

Según la Ley Nº 17.336 de Propiedad Intelectual chilena, las cesiones deben constar por escrito y ante notario. Además, la escritura de cesión deberá inscribirse en el Departamento de Derechos Intelectuales dentro de 60 días contados desde la fecha de la firma de cesión correspondiente. Si no se inscribe, el contrato de cesión de derechos sólo tiene validez privada (entre las partes que lo suscribieron), pero no pública (respecto de terceros). La cesión se puede efectuar a cambio de un pago o gratuitamente.

Respecto al mismo tema, conviene advertir ciertos puntos:

  • El titular de los Derechos de Autor (el creador de una obra o a quien este haya cedido sus derechos) decide el uso y destino de aquella (excepto en casos donde aplica una excepción o limitación, o tratándose de obra de dominio público).
  • Sólo pueden cederse derechos patrimoniales (publicación, reproducción, adaptación o transformación, traducción, ejecución pública), no así morales (reconocimiento a la paternidad de una obra, reivindicación de ella, en su caso modificación, mantención de obra anónima o seudónima), pues la ley establece que estos últimos no pueden negociarse y pertenecen exclusivamente al creador de una obra.
  • Los derechos patrimoniales de que goza el creador de una obra pueden venderse o cederse de forma independiente, es decir, vender o regalar alguno y retener otro.
  • Existen dos formas de gestionar Derechos de Autor: a) cesión o transferencia de derechos y b) licencia de uso. Al otorgar licencia no cedes ni pierdes tus Derechos patrimoniales. Puedes ver un ejemplo de lo que aborda una licencia de uso en el anexo legal de nuestro Contrato Tipo de Prestación de Servicios Gráficos.

Confiamos en haber aclarado tu inquietud. Saludos.

Sep
27
Grafiscopio
Lector pregunta: cómo boletear o facturar pago de anticipo
Metodológico, Pregunta, Tributario
2
, , , , , , , , , , , , , ,

Por Facebook el lector Andrés González nos pregunta:

“Si hago un trabajo de diseño, al facturar o tirar boleta, ¿Cómo hago con el 50% de adelanto que debo pedir?, ¿Lo incluyo en la boleta final?, ¿Hago dos boletas, una para el adelanto y otra a contraentrega?”

 

Estimado Andrés:

A nivel tributario, el porcentaje en adelanto al que te refieres se llama anticipo a proveedores (pago adelantado por un producto o servicio profesional que se encuentra en proceso de creación o fabricación). Tales anticipos se pactan entre las partes y su objeto es asegurar la compra y/o mantener el precio de las mercaderías.

No es obligatorio que el proveedor -en este caso, tú- emita boletas, facturas ni pague IVA por anticipos recibidos. Basta documentar la operación con simple recibo de dinero y emitir una sola boleta o factura al momento de entregar el trabajo terminado.

Nota: un Contrato de prestación de servicios sirve entre otras cosas para dejar constancia de que se pagará un anticipo antes de iniciar labores.

Boleta de honorarios

Según el Servicio de Impuestos Internos (SII), al momento de emitir boleta (tras terminar y entregar el trabajo o diseño) puedes indicar en el casillero “detalle de prestación” que recibiste un anticipo por tal o cual cantidad. Con eso basta. También existe opción de emitir 2 boletas (una por anticipo y otra a contraentrega), pero en este caso cada una queda afecta a retención del 10% por parte de tu cliente. Si él está de acuerdo en que emitas 2 boletas, no hay problema.

Factura

Para información más detallada sobre el tema facturación (IVA) por anticipos (especialmente en caso de que el proveedor opte por emitir factura por los anticipos recibidos de sus clientes) recomendamos leer este artículo, publicado por don Juan Carlos Moscoso, Ingeniero y Contador.

Por su parte, el Colegio de Contadores de Chile señala en el apartado Preguntas frecuentes: anticipo a proveedores de su sitio web: “estos anticipos, a nuestro entender, constituyen préstamos de dinero entre comprador y vendedor y (…) por consiguiente los intereses cobrados no constituirían hecho gravado con IVA. Estos anticipos posteriormente se dan de abono al pago total de compra, debiendo el productor (proveedor, en este caso, tú) facturar la venta con IVA por el valor total, aunque la empresa desembolse en ese momento sólo la diferencia.”

Confiamos en haber despejado tus dudas. Saludos.