curso
Home  »  Blog  »  curso
Jun
28
Grafiscopio
Cómo tributar por talleres, cursos y ferias de Arte
Legal, Metodológico, Tributario
0
, , , , , , , ,

Entre las actividades que normalmente realizan profesionales independientes y artesanos hay dos muy populares: dictar cursos (workshop, taller, clases prácticas o técnicas) y participar en ferias de Arte o Diseño de carácter ocasional (p. ej., una jornada o un fin de semana). Ambas representan un ingreso complementario y a veces el principal, cuando el trabajo para clientes no alcanza para cubrir gastos, sostener un negocio o incluso una familia. La pregunta es ¿Deben tributar por los ingresos que generen? Y si es así, ¿Cómo y cuánto?

1) QUÉ DICE LA LEY

De partida acabemos con un mito: la creencia de que ciertas actividades no están obligadas o no ameritan tributar porque generan ingresos modestos a los que el SII sencillamente «no presta atención». Al respecto, el Decreto Ley 824 -más conocido como Ley sobre Impuesto a la Renta (o LIR)– es categórico:

«Párrafo 3°
 De los contribuyentes

 Artículo 3.°- Salvo disposición en contrario de la presente ley, TODA PERSONA domiciliada o residente en Chile, pagará impuesto sobre sus rentas DE CUALQUIER ORIGEN, sea que la fuente de entradas esté situada dentro del país o fuera de él, y las personas no residentes en Chile estarán sujetas a impuestos sobre sus rentas cuya fuente esté dentro del país…»

Teniendo claro lo anterior -importante para no evadir impuestos, lo cual es ilegal- veamos cómo se tributa por estas actividades.

taller-dib

.

2) ¿CÓMO TRIBUTAR POR DICTAR UN CURSO, WORKSHOP O TALLER?

Si eres profesional independiente o artesano (es decir particular, persona natural, contribuyente de 2ª Categoría de la LIR) y quieres dictar un curso o taller, debes proceder como sigue:

1) Una vez recaudado el monto por inscripción[*] emites boleta de honorarios a nombre de cada alumno (explicándoles que esto no implica ningún compromiso para ellos ante el SII). En este caso tú retienes el impuesto de 10%, dado que seguramente tus alumnos serán personas naturales, no empresas. En este artículo explicamos cómo se emite boleta de honorarios para persona natural.

2) Declaras la suma total de impuestos mediante Formulario 29 del SII, al mes siguiente. En este artículo explicamos paso a paso cómo se hace.

[*] Según instruye el SII: «En caso de prestaciones de servicios, las boletas deberán ser emitidas en el momento mismo en que la remuneración se perciba o se ponga, en cualquier forma, a disposición del prestador del servicio.»

3) ¿CÓMO TRIBUTAR POR VENTAS EN UNA FERIA DE ARTE / DISEÑO?

Supongamos que eres un ilustrador freelance sin tienda ni local establecido, que aparte de prestar servicios a clientes (ilustraciones por encargo para revistas, libros, etc) deseas participar en una feria (p. ej., Bazart) y vender tu obra directamente a público en forma de prints, camisetas, chapas y otros accesorios. ¿Cómo tributar estos ingresos?

Según informa el SII:

«Cuando una persona necesita realizar una actividad comercial por un período breve, como es el caso de las ferias artesanales de verano, por ejemplo, no requiere dar un aviso de Inicio de Actividades ni emitir documentación tributaria, sino acudir a la oficina del SII correspondiente al domicilio donde va a funcionar comercialmente, pedir la respectiva autorización y pagar los impuestos girados, conforme a los antecedentes requeridos en la oportunidad.
Puede obtener mayor información relativa a este tema en el sitio Web del SII, menú Normativa y Legislación, opción Decreto Ley N° 830 sobre Código Tributario, específicamente en su artículo 68.»

3.1) ¿SE PUEDE EMITIR BOLETA DE HONORARIOS POR LOS PRODUCTOS VENDIDOS EN UNA FERIA DE ARTE?

No. Como explica el SII, la Boleta de Honorarios es el documento que acredita ante el SII la prestación de un servicio profesional o actividad lucrativa según lo instruido en la Circular Nº 21, de 1991. En cambio cuando existe transferencia de especies o prestaciones de servicios catalogadas en arts. 52 y 53 de la Ley sobre impuesto a ventas y servicios corresponde emitir boleta de Compraventa (Ojo: incluso si se trata de una tienda online NO corresponde emitir Boleta de Honorarios). Sin embargo, para venta en ferias esporádicas de Arte / Diseño no es necesario emitir ningún tipo de boleta, pues basta contar con autorización del SII como detalla el punto #3 de este mismo artículo.

local-mercado-indie

.

4) ¿CÓMO TRIBUTAN LOS TALLERES ARTESANALES?

Aunque parecen lo mismo, desde el punto de vista tributario una feria de Arte (o de Diseño) NO es lo mismo que un taller artesanal. La primera se entiende como esporádica, ocasional, en cambio el segundo se refiere a un local establecido donde se producen y/o venden artículos, accesorios -y en general, productos- de forma continua. Un ejemplo de taller artesanal sería Mercado Indie.

En la sección Preguntas Frecuentes del sitio web del SII hay información exhaustiva sobre este tema:

ANEXO: MICROEMPRESAS

Se considera Microempresa a toda entidad que ejerce una actividad económica de forma regular, ya sea artesanal u otra, a título individual o familiar o como sociedad, y cuyas ventas anuales son inferiores a 2.400 UF. En esta circular del SII se explica en qué consiste una Microempresa, su régimen de tributación (y contabilidad) y aspectos propios de este tipo de contribuyente.

Confiamos en que esta información sea de utilidad para quienes transan productos o servicios creativos en alguna de las formas precitadas, y les instamos a hacerlo en consonancia con las leyes tributarias vigentes, para evitar cualquier problema presente o futuro.

(Imágenes tienda y feria Mercado Indie, gentileza de Carolina García.)

Abr
22
Grafiscopio
2º Taller Grafiscopio: gestión de obra gráfica
Académica, evento, Publicidad
1
, , , ,

Tras una exitosa primera versión (con lleno total de cupos), Grafiscopio dictará nuevamente el curso, esta vez en Casa PLOP! -espacio destinado especialmente para talleres- de propiedad de Galería PLOP!

1) OBJETIVO

El 2º taller Grafiscopio busca preparar al alumno para gestionar ilustración, obra gráfica y/o visual por encargo, situando su trabajo en el mercado y convirtiendo su actividad creativa en un negocio rentable y profesional.

El curso tiene carácter introductorio e intensivo. Se propone ayudar a suplir la importante carencia de conocimientos prácticos y herramientas para desempeñarse en el mundo real, que hoy afecta especialmente a estudiantes y trabajadores independientes del área creativa. La principal meta es definir un protocolo de ejercicio profesional común a todo productor gráfico.

2) DIRIGIDO A

Aficionados, estudiantes y profesionales de ilustración, artes visuales y diseño gráfico freelance. No está orientado a emprendimiento ni creación de empresa.

3) METODOLOGÍA

El formato es similar a una clase universitaria teórica, pero se estimula interacción mediante diálogo continuo, estudio de casos / intercambio de experiencias, ejercicios prácticos y ronda de preguntas.

4) CONTENIDOS

En líneas generales (y sin orden especial) los contenidos involucran:

– Tasación y presupuesto de obra gráfica: cómo y cuánto cobrar. Cotización formal.
– Gestión, negociación y cobro de derechos de autor.
– Nociones básicas de tributación para freelancers.
– Análisis de contratos y bases de concursos. Elaboración de contratos para diferentes tipos de encargo (publicitario, editorial, corporativo, etc).
– Negociación de correcciones y entrega de archivos (copia y originales editables).
– Cómo manejar pagos pendientes e infracción a derechos.
– Trabajo especulativo
- Diseño de Portafolio Profesional
.
– Captar clientes y ampliación de cartera. Reunión de negocios
– Nociones básicas de márketing para freelancers.

5) MATERIAL APORTADO POR ALUMNO

Bloc de notas, manual o digital.

6) MATERIAL ENTREGADO A ALUMNO

Documento guía con resumen de los principales contenidos tratados en el curso + bibliografía. Se entrega al final del curso.

7) PROGRAMA

4 sesiones de 2,5 hrs. c/u
FECHA: miércoles 6, 13, 20 y 27 de mayo.
HORA: 19 a 21.30 hrs.

8) DOCENTE

Marcelo Pérez Dalannays, director de Grafiscopio. Diseñador gráfico UC + ilustrador profesional. 17 años de experiencia como freelancer para clientes chilenos y extranjeros, y más de 7 seminarios en instituciones de Educación Superior y eventos del área creativa. Ex docente de Dibujo e Ilustración digital en universidades Diego Portales y Gabriela Mistral. Colaborador en definición de la Política Nacional de Diseño (CNCA). Perfil LinkedIn.

9) CUPOS

Mínimo: 10 alumnos. Máximo: 15 alumnos

10) LUGAR

Casa PLOP!
Santo Domingo #520 (esquina Mosqueto)
A pasos de estación Metro Bellas Artes, Stgo. centro
Fono: +562 2633 9833
www.plopgaleria.com

11) VALOR

$ 90.000 (Noventa mil pesos).

12) CONSULTAS E INSCRIPCIÓN

marcelo@grafiscopio.com
Formulario de contacto de Grafiscopio.com
CIERRE INSCRIPCIONES: lunes 4/ mayo

13) FORMA DE PAGO

Se realiza mediante transferencia electrónica. El alumno decidido a tomar el curso debe enviar e-mail que indique: RUT, nombre, domicilio, región y comuna. A cambio recibirá datos bancarios para depósito. Emitido el respectivo comprobante de transferencia exitosa, este servirá para acreditar su matrícula en el curso. Para efectos tributarios, el organizador del taller emitirá una boleta de honorarios(*) a nombre del alumno.

(*) Esta boleta no implica ninguna gestión para el alumno ante el SII. Sólo da cuenta de que el organizador del curso prestará un servicio profesional y declarará el impuesto correspondiente.

14) IMPORTANTE!

– Es requisito haber cancelado el valor total de matrícula antes de asistir a primera sesión y posteriores.

– No habrá posibilidad de reembolso total o parcial de matrícula después que alumno haya asistido a la primera clase.

– En caso de que la convocatoria no reúna el mínimo necesario de alumnos para dictar el curso (10), o se presente cualquier imprevisto de fuerza mayor, se evaluará posibilidad de efectuarlo con los alumnos hasta entonces inscritos, o bien se reembolsará íntegramente el valor de matrícula a quienes hayan cancelado hasta el día de inicio del curso (6/mayo).

Colaboran: PLOP! Galería / ilustrared.cl / Diseñadoras.cl

Sitio oficial del curso:
http://www.grafiscopio.com/taller

Oct
21
Grafiscopio
Ofertones de Diseño
Académica, Debate, Tarifas
1
, ,

En nuestra disciplina no solo existen sino que abundan las «liquidaciones» de servicios profesionales. La sobreoferta obliga a competir por precio (con los inconvenientes que ello implica), produciendo una suerte de efecto dominó que echaría al suelo las tarifas y estatus de todo el gremio. ¿Cuál es el impacto real del problema, si lo hay?

TU LOGO POR 5 LUCAS

Varios lectores me han alertado sobre el polémico caso de Lo Haría.com, portal de crowd-sourcing que ofrece todo tipo de servicios por $5.000 pesos (poco menos de 10 dólares), incluyendo desde luego diseño gráfico. Personalmente no prestaría servicios creativos por esa tarifa. A lo más me limitaría a labores técnicas (recorte, impresión, coloreado, etc) muy puntuales o que impliquen alto grado de automatización (a la manera de un action de Photoshop). En este último caso creo que tanto clientes como creativos -e incluso administradores del portal- saldrían beneficiados: los primeros con un precio módico y los segundos con un ingreso adicional por tareas de mínimo razonamiento. Pero el hecho es que varios diseñadores están dispuestos a crear piezas gráficas -como logotipos- ¡por apenas $5.000!

ESTUDIA DISEÑO… ¡EN 1 AÑO!

Por medio de un lector supe que el Instituto Crearte de Viña del Mar imparte un curso intensivo de Diseño Gráfico, de apenas 1 año de duración. Como declaran en su sitio web: «Nuestro objetivo es brindar en corto plazo, una formación dinámica y actualizada…Muchos de nuestros ex-alumnos han iniciado su emprendimiento gracias a la rapidez y simpleza de nuestras técnicas de enseñanza, aplicando la creatividad. Con una modalidad única de enseñanza que combina la teoría con la práctica.» Lo que más me preocupa no es la brevedad del curso, ni la cantidad de alumnos que pueda tener, sino que alguno de ellos -o sus clientes / empleadores- piense que un título técnico de esa índole tiene el mismo peso que uno profesional (confusión parecida a la de quienes piensan que un diplomado tiene valor académico equivalente a un posgrado).

¿DEBEMOS PRENDER ALARMAS?

Los ejemplos anteriores (notorios pero en ningún caso únicos, si sumamos otras plataformas de crowd-sourcing) naturalmente generan alarma o molestia entre colegas que los consideran amenaza para la industria creativa. Eso depende de qué entendamos por amenaza, o mejor dicho, a quién afecta. En entrevista para The Rise To The Top, Seth Godin declara que las oportunidades son escasas para freelancers de habilidad mediana, mientras que el mercado está en su mejor momento para un freelancer extraordinario. De esto se deduce que los ofertones de Diseño no intimidan a un profesional competente y talentoso (que ni siquiera debe mendigar trabajo, pues es buscado por clientes). El problema, sin embargo, es que la mayoría de los diseñadores no son extraordinarios, quedando a merced de esta “ley de la selva”.

Ahora bien, el cliente que busca precio módico está en todo su derecho y las plataformas de crowd-sourcing buscan satisfacer justamente las necesidades de ese nicho de mercado. Aceptémoslo: no todo mundo necesita un Paul Rand, ni un BMW para desplazarse desde casa hasta la oficina. Los servicios profesionales no están exentos de segmentación de mercado (“línea económica”, “estándar” y “premium”, para distintos bolsillos). Lo importante es que tanto cliente como diseñador conozcan la diferencia entre amateur y profesional, pues la tarifa elevada de un diseñador no solo guarda relación con su calidad estética o técnica, sino además con su experiencia, velocidad, conocimientos y ética, entre otras cualidades. Es bueno tener claro que cualquier cosa demasiado económica implica un riesgo: baja calidad e incluso delito (como advierte Steve Berry en su video para Topic Simple, sobre proliferación de plagio en portales de crowd-sourcing, donde el diseño está a cargo de amateurs más interesados en hacer dinero fácil que en respetar normas básicas de ética profesional). En suma, los ofertones terminan siendo una amenaza para el cliente más que para los propios diseñadores competentes.

Jun
28
Grafiscopio
Entrevista: sobre Posgrados, Postítulos y Diplomados
Académica, Entrevista, Metodológico
8
, , , , , ,

Muchos estudiantes y profesionales se preguntan si vale la pena postular a un Magíster o Diplomado, cuánto cuesta, o cuál es la diferencia entre uno y otro.

Si bien se encuentra disponible en la red un documento del Consejo Nacional de Educación (CNED) titulado Perspectivas en educación: el escenario de los posgrados, postítulos y otras certificaciones en Chile (mayo 2012) -que entrega datos genéricos como definición de cada certificación, evolución de la oferta y matrícula, aranceles promedio y participación por género- creemos necesario complementar aquello con la experiencia personal de quienes realizaron estos cursos, específicamente profesionales chilenos del área artística.

Ante todo conviene definir qué es qué, y para ello nos basamos en la clara explicación del Instituto de Ciencia Forense de Chile (IDEF):

  • POSGRADO: Son programas de educación superior que otorgan un grado académico mayor al grado de Licenciado. Su duración comprende períodos de tiempo equivalente en años, los que según cada programa varían de 1 a 6 años. En orden de obtención vienen: Magíster (Maestría o Master, MBA = Magíster en Administración), Doctorado (o PhD), Postdoctorado y Doctor Honoris Causa o Emérito. Objetivo general: Incrementar grados académicos con el objeto de desarrollar la carrera profesional en ámbitos ligados a la alta docencia e investigación científica.
  • POSTÍTULO: Son todos los programas de formación técnico profesional que tienen por objeto incrementar el número de horas (se miden en horas) correspondientes a capacitación profesional. Estas pueden o no guardar directa relación con la razón acádemica del título profesional y/o de la licenciatura obtenida. Objetivo general: mejorar las competencias profesionales para el mundo laboral independiente o dependiente.
  • DIPLOMADO: Es un tipo de postítulo, y se refiere a programas de formación profesional más generales, orientados a cualquier persona poseedora de una licenciatura o título profesional.

Dicho lo anterior, conozcamos la opinión de nuestros entrevistados, quienes respondieron a 5 preguntas:

ConstanzaAndrade

 

 

 

Constanza Andrade (32). Diseñadora Gráfica Profesional INACAP. Docente universitaria, actualmente trabaja en una organización de las Naciones Unidas. Diplomado Producción Crossmedia en gráfica, web y video, Academia MacPc. 

1) ¿Por qué decidiste tomar ese curso en particular?, ¿Tuviste acceso a información sobre el mismo antes de postular, o sencillamente te interesó?

Cuando terminé los estudios de diseño gráfico me di cuenta de que lo enseñado era 80% teoría y 20% uso de programas. Al buscar trabajo me solicitaban conocimientos de programas que apenas conocía, y tras 5 meses de búsqueda encontré este Diplomado que enseñaba a usarlos y combinarlos (Crossmedia).

2) ¿A cuánto ascendía el arancel por dicho curso?, ¿Hubo otros costos relevantes asociados?

El costo era de $2,1 millones. Me daban muchas facilidades de pago pero yo estaba sin trabajo, así que decidí juntar un poco de dinero para poder tomar el Diplomado: trabajé en una editorial un par de meses y luego entré a una agencia de Publicidad. Logré juntar la mitad del arancel y me inscribí al año siguiente. Tomé la opción de clases todo el día viernes (había vespertino también); en la agencia decidieron contratarme indefinidamente, pero tuvieron que aceptar que fuese a trabajar de lunes a jueves. Nunca tuve problemas porque siempre me organicé para tener todo al día.

3) ¿Cumplió tus expectativas, en términos de contenidos y calidad de docentes?

Absolutamente. Sobre todo porque al estar trabajando en agencia de Publicidad podía poner en práctica todo lo que enseñaban cada semana (especialmente en gráfica y web) y los profesores atendían mis dudas en clases o vía email.

4) Objetivamente, ¿Ha tenido incidencia en tu estatus profesional o nivel de ingresos el contar con un posgrado o postítulo?

Sí. Obtuve reconocimiento en mi trabajo, aumento de sueldo y me gustó tanto que luego de un tiempo llegué a hacer clases en el mismo Diplomado y en la carrera de pregrado, enseñando en el área web.

5) ¿Recomendarías a alguien ese curso en particular, y postular a posgrados o postítulos en general?

Sí. Lo recomiendo, siempre y cuando puedan poner en práctica lo que estudien. De hecho yo he seguido estudiando: como me dediqué a hacer clases en Universidad, hice un Diplomado en Docencia Universitaria y tras acumular tantos años de docencia, opté por hacer la Licenciatura en Diseño para ponerme al día con las nuevas tendencias; y considero que todos los posgrados que he hecho me han ayudado a obtener un mejor trabajo.

frenkel-80x80

 

 

 

Cristián Frenkel (30). Diseñador PUC Chile. MBA Gerencial Centrum Católica, Pontificia Universidad Católica del Perú.

1) ¿Por qué decidiste tomar ese curso en particular?, ¿Tuviste acceso a información sobre el mismo antes de postular, o sencillamente te interesó?

En ese entonces decidí ir a estudiar un MBA al extranjero porque mi negocio no estaba siendo rentable, y tras 5 años ya había agotado todas mis cartas y creatividad en llevarlo al éxito. Se  presentó la oportunidad de postular a una beca para tomar el MBA en Perú, y justo coincidió con que estaba generando negocios, amistades y relaciones por esas tierras.

2) ¿A cuánto ascendía el arancel por dicho curso?, ¿Hubo otros costos relevantes asociados?

El arancel total era de USD$20,000 (unos $10 millones chilenos actuales). Con la beca, el costo fue de USD$5,000 (en 13 meses). A eso sumemos que exigía tiempo completo (¡y más!) con clases en horario variable, de lunes a viernes de 8.30am a 6.30pm, más las horas adicionales para lecturas, trabajos personales y grupales. Básicamente la dedicación debía ser total. De todos modos tuve que freelancear en paralelo para financiar mis costos de estadía (incluyendo el de estudios, gastaba al menos US$1,000 mensuales, gracias a que contaba con alojamiento gratuito en Lima). El material de apoyo me lo entregaban como parte del programa, pero yo tuve que financiar los pasajes (apróx. US$300 por un pasaje ida-vuelta Santiago-Lima-Santiago; y viajaba cada 3 meses). El programa también incluía un viaje a Boston EEUU, aunque también financiado dentro de los costos.

3) ¿Cumplió tus expectativas, en términos de contenidos y calidad de docentes?

¡Por supuesto! Aprendí mucho de negocios y su lenguaje. Me di cuenta de muchas cosas que de sabidas, hubiesen permitido a mi negocio ser rentable desde el principio, o al menos no arriesgar grandes cifras de dinero que no sabía si iban a garantizar retorno de la inversión. Los docentes de Centrum: ¡De primera!

4) Objetivamente, ¿Ha tenido incidencia en tu estatus profesional o nivel de ingresos el contar con un posgrado o postítulo?

El “cartón” en sí mismo no me ha abierto ninguna puerta, pero sí la experiencia y conocimientos adquiridos (tanto el hecho de vivir 2 años en el extranjero -y ver a nuestro país con otros ojos- como los estudios de posgrado). Mi casa de estudios, en particular, privilegia la práctica en el día a día durante el proceso de estudio de la maestría. Esto ha servido mucho para reestructurar mi negocio y administrar mis finanzas con objetos de mantener la preciada rentabilidad. Hoy en día mis servicios van mucho más al hueso del negocio de mis clientes y como ahora entiendo mejor su lenguaje y necesidades empresariales, puedo entrar mucho mejor a las áreas comerciales o de marketing, y ser opción interesante para ellos. En la práctica, el MBA sí afectó positivamente mi nivel de ingresos y estatus profesional.

5) ¿Recomendarías a alguien ese curso en particular, y postular a posgrados o postítulos en general?

¡Por supuesto! Es fundamental que el individuo que pretenda estudiar cursos de postgrado tenga muy claro que el título en sí mismo no es lo que más vale, sino las habilidades que puede desarrollar o profundizar durante la experiencia.

ana maria amge

 

 

 

Ana María González (35). Diseñadora gráfica UDP. Carrera de especialización en Gestión Estratégica de Diseño, UBA, Argentina.

1) ¿Por qué decidiste tomar ese curso en particular?, ¿Tuviste acceso a información sobre el mismo antes de postular, o sencillamente te interesó?

Para ese entonces estaba trabajando en el Ministerio de Obras Públicas y sentía que debía fortalecer mis credenciales profesionales para fundamentar mis decisiones de comunicación y diseño frente a Ingenieros, en materias bastante duras. De alguna forma creí que esto me daría más credibilidad frente a otros profesionales.

2) ¿A cuánto ascendía el arancel por dicho curso?, ¿Hubo otros costos relevantes asociados?

En 2010 ascendía a cerca de $1,1 millones chilenos. Duró 10 meses, 3 veces por semana, 4 hrs cronológicas por sesión y sin vacaciones. Casi no incurrimos en gastos asociados a materiales. Sí hubo, por supuesto, costos asociados a estar en otro país, pero eso varía dependiendo de las condiciones en que quieras vivir o cuántas veces quieres viajar a visitar a tu familia.

3) ¿Cumplió tus expectativas, en términos de contenidos y calidad de docentes?

La descripción de esta Carrera de Especialización es bastante abstracta, por tanto no sabes mucho qué expectativas tener. Pero definitivamente me llevé una grata sorpresa sobre la metodología y calidad de los docentes, así que puedo decir que estoy muy conforme con lo aprendido.

4) Objetivamente, ¿Ha tenido incidencia en tu estatus profesional o nivel de ingresos el contar con un posgrado o postítulo?

No. Cuando volví a Chile empecé a buscar trabajo de nuevo y en pocos lugares se mostraron interesados en saber qué fue lo aprendido en el posgrado. Algunas personas supieron valorar el prestigio que tiene la UBA, pero otros ni siquiera sabían qué era. Volví a Chile y pasé a formar parte de los desempleados sobrecalificados. Por eso me convertí en freelancer.

5) ¿Recomendarías a alguien ese curso en particular, y postular a posgrados o postítulos en general?

Lo recomiendo 100% porque está orientado a sacar al diseñador de su burbuja y empezar a comprender los procesos reales de creación de un producto; a ver los encargos como un sistema donde todo es causa y efecto, y en la medida que ves la gran imagen puedes llegar a soluciones más simples y eficientes. Además, crean conciencia de la sustentabilidad del diseño, en el amplio sentido de la palabra.

pablo iturra

 

 

 

Pablo Iturra (25). Diseñador Gráfico. Magíster en Territorio y Paisaje, Universidad Diego Portales

1) ¿Por qué decidiste tomar ese curso en particular?, ¿Tuviste acceso a información sobre el mismo antes de postular, o sencillamente te interesó?

La idea de aprender de otras disciplinas adyacentes al diseño fue mi mayor motivación. Tuve acceso a los cursos anteriores e investigué por mi parte con gente que ya había tomado el curso.

2) ¿A cuánto ascendía el arancel por dicho curso?, ¿Hubo otros costos relevantes asociados?

Cercano a los $5,5 millones, con un descuento (10%) por ser alumno de la misma facultad. Había costos habituales por fotocopias e impresiones de láminas y planos. Además del tiempo que hay entre trabajo y estudios, el costo más grande fue un par de viajes fuera de Santiago (requerimiento del curso) el fin de semana.

3) ¿Cumplió tus expectativas, en términos de contenidos y calidad de docentes?

Sí y no. Cuando tomé el curso aun se hallaba en etapa de ir descubriendo su foco. La calidad docente era muy alta, excepto algunos. La de contenidos era buena, pero podría haber sido mejor en ciertos aspectos formales.

4) Objetivamente, ¿Ha tenido incidencia en tu estatus profesional o nivel de ingresos el contar con un posgrado o postítulo?

Si bien no ha tenido incidencia en mi nivel de ingreso, sí en mi estatus  profesional: al momento de postular a algún trabajo he tenido más chances.

5) ¿Recomendarías a alguien ese curso en particular, y postular a posgrados o postítulos en general?

Recomendaría tomar un posgrado o postítulo sin duda, pero no al momento de egresar de la universidad/instituto, sino después de un tiempo tras haber trabajado. La razón de esto es que si bien en su momento el magíster respondió a mis inquietudes de esa época, hoy estas han ido variando, por lo cual no aprovecho 100% tales conocimientos. En el mundo del diseño es aun muy importante la “mano” -si en tu portafolio hay cosas “bonitas” o no- y los conocimientos teóricos pasan a  segundo plano. Aunque no todos los trabajo son así, yo diría que la gran mayoría.

estefanibravo

 

 

 

Estefani Bravo (28). Diseñadora Gráfica Profesional. Diplomado en Ilustración, PUC Chile.

1) ¿Por qué decidiste tomar ese curso en particular?, ¿Tuviste acceso a información sobre el mismo antes de postular, o sencillamente te interesó?

Mientras trabajaba en una Productora, donde había realizado la práctica, supe que quería dedicarme profesionalmente a la ilustración. Así, busqué alternativas  en Chile y extranjero (Argentina) y decidí ingresar al Diplomado en la PUC, ya que Sol Díaz (ilustradora) estaba en uno -creo que Arte PUC- y había hablado muy bien de él. Además, por haber estudiado diseño gráfico en INACAP no puedo postular a postítulos ni posgrados, ya que mi casa de estudios no otorga Licenciatura, sino solamente título profesional, así que el diplomado en Chile era mi mejor alternativa.

2) ¿A cuánto ascendía el arancel por dicho curso?, ¿Hubo otros costos relevantes asociados?

Aproximadamente 1 millón, pero había descuento por pagar al contado. La mayoría de los costos iban asociados a materiales: papeles, acuarelas, tintas, acrílicos, etc., que a la larga no eran gastos enormes, y sigo usando gran parte de lo comprado (soy muy ahorrativa en materiales). El horario también me favorecía: trabajaba cerca, las clases comenzaban a las 19.00 hrs. y salíamos a las 21.30 aprox., así que terminaba mi jornada de trabajo y subía hasta el campus Lo Contador en bicicleta.

3) ¿Cumplió tus expectativas, en términos de contenidos y calidad de docentes?

El diplomado se dividía en dos etapas: la primera, aprender técnicas de dibujo y uso de materiales, y creo que aprendí mucho más de mis compañeros que de mis profesores; La segunda etapa cumplió con creces mis expectativas: trabajamos con profesores comprometidos con su labor, y eso se nota. Es un gusto que sea así. De ellos aprendí mucho sobre la industria de ilustración y también de mí misma. Trabajamos con Gonzalo Martínez en Narrativa Gráfica y Francisco Javier Olea en Ilustración.

4) Objetivamente, ¿Ha tenido incidencia en tu estatus profesional o nivel de ingresos el contar con un posgrado o postítulo?

Creo que no tuvo incidencia directa en el crecimiento de mi carrera como ilustradora, pero sí en mi crecimiento personal. Esta experiencia me dio herramientas para creer en mi profesión, sentirme más segura. También incidió en el proceso de búsqueda de estilo o identidad de mis ilustraciones -camino que aún estoy recorriendo- pero que a través del diplomado, más la interacción con profesores y compañeros, comencé a encaminar.

Tal vez un título o “cartón” que diga que estuve en una institución estudiando profesionalmente para ser ilustradora le dé mayor confianza a mis clientes. No sé. Al menos no ha aumentado mi nivel de ingresos por ilustración. Eso sí, para mi familia fue importante, porque ya no era la diseñadora que se ponía a dibujar, sino que entendieron que la ilustración es una carrera, de la que se imparten cursos y diplomados. Para mi familia sí hubo un cambio en mi estatus profesional.

5) ¿Recomendarías a alguien ese curso en particular, y postular a posgrados o postítulos en general?

No estoy segura sobre recomendarlo o no. A mí me sirvió y creo que a muchos de mis compañeros también. Creo que por menos dinero se puede postular a talleres que imparten ilustradores como Olea y Montt, María José Arce, o Alejandra Acosta, inmensamente enriquecedores y donde se podría absorber mucha más información que la que yo obtuve con el diplomado.

rebeca-peña

 

 

 

Rebeca Peña (31). Licenciada en Arte e Ilustradora. Diplomado en Diseño Editorial, Universidad de Chile.

1) ¿Por qué decidiste tomar ese curso en particular?, ¿Tuviste acceso a información sobre el mismo antes de postular, o sencillamente te interesó?

Tenía ganas de realizar un diplomado o un curso, algo no muy extenso que se relacionara con mi trabajo de ilustradora y ayudara en mi desarrollo profesional; pero también por una motivación personal de seguir aprendiendo. Estuve averiguando sobre varios diplomados en el área gráfica -unos mas técnicos, enfocados a aprendizaje de software y otros mas teóricos- y este ofrecía ambas cosas, además del respaldo de una Universidad consolidada. No postulé de inmediato: estudié bastante los programas y profesores antes de tomar una decisión.

2) ¿A cuánto ascendía el arancel por dicho curso?, ¿Hubo otros costos relevantes asociados?

El arancel fue cercano a $800.000, pero claro, siempre hay costos asociados: por ejemplo, debía entregar trabajos todas las semanas, lo que significa gastar en papeles, impresión o tintas, pero estos costos nunca fueron excesivos. Lo más difícil o costoso fue organizarme con los horarios,  pues aunque los postítulos están pensados para personas que trabajan, hay que ser muy metódico para poder cumplir con la pega y exigencias de los estudios, o sea, llegar a leer y hacer trabajos después de la oficina, ocupando también fines de semana. La verdad, durante el semestre que duró el diplomado dormí muy poco, pero no es algo terrible. Tiene que ver con la productividad y metodología de cada uno.

3) ¿Cumplió tus expectativas, en términos de contenidos y calidad de docentes?

Totalmente. Me encontré con buenísimos profes y quedé gratamente sorprendida con su disponibilidad hacia nosotros y su nivel de exigencia. Tuve profesores que vienen del mundo académico -y que son enciclopedias de conocimiento- y otros más práctico-técnicos que enseñan desde su experiencia. Disponer de ambos sectores lo hizo muy nutritivo. Además, nos animaron a trabajar con muy pocos recursos para lograr productos de calidad y aterrizar nuestros proyectos editoriales a la realidad local, con la idea de que pudiéramos concretarlos mas allá del Diplomado .

4) Objetivamente, ¿Ha tenido incidencia en tu estatus profesional o nivel de ingresos el contar con un posgrado o postítulo?

No. En parte porque hoy  trabajo más en el área digital que editorial, pero creo que a mediano plazo podría tener alguna incidencia, a medida que empiece a poner más en práctica lo aprendido. Eso sí, creo que tener un grado académico no te hace mejor ilustrador / diseñador / artista; Más bien te entrega herramientas que quizás cualquier profesional riguroso puede aprender por su cuenta, pero básicamente te ahorra todo ese tiempo de ensayo y error y te ayuda en el proceso de aprendizaje. Yo creo que obtener un posgrado no debe ser visto como un fin, sino un primer paso para seguir siempre investigando en lo que te interesa y gusta.

5) ¿Recomendarías a alguien ese curso en particular, y postular a posgrados o postítulos en general?

Sí. Siempre recomiendo este Diplomado porque me gustó mucho, pero creo que  teniendo en cuenta las necesidades o prioridades de cada uno, no siempre es la mejor opción. Con la sobreoferta de postítulos y posgrados que ofrece hoy el mercado, no eres especial por tener uno. Recordemos que la educación se ha vuelto un negocio rentable, pero no todas las universidades ofrecen la misma calidad  y hay que investigar bien para confirmar si el curso cumple con tus objetivos o justifica la inversión. Hay personas a quienes les interesa obtener un grado académico solamente para lograr un  ascenso o aumentar su salario, y es válido, pero creo que esto no funciona mucho para carreras gráficas o artísticas.

Jun
25
Grafiscopio
¿Seguro que te la puedes?
Debate, Editorial, Metodológico
3
, , , , , , , , , , , , , , ,

Cierta debilidad ante el aplauso, una conciencia poco realista de nuestras habilidades o simple necesidad financiera podrían llevarnos a cometer un error elemental: asumir cargos, proyectos o encargos para los que no estamos capacitados. Puede que nos guíen buenas intenciones o que hagamos un esfuerzo honesto de superación, pero ello no garantiza final feliz. En este artículo les invito a pensar dos veces antes de decir “sí” a cualquier propuesta.

Challenge accepted?

De pronto recibes mail de un cliente con cierto encargo bien pagado, aunque ajeno a tu especialidad o competencias. Ya sea por lo tentador de la cifra o porque no quieres revelar impericia dices “sí” y entonces comienza la tragedia. El primer boceto está muy lejos de lo que él espera y tras una serie interminable de correcciones que no convencen a ninguna de las partes acabas molido y recibiendo el pago amargo por una obra que seguro terminará desechada.

Lo peor que puedes hacer en esta profesión es abordar un encargo que te supere a nivel calidad (más complejo o muy distinto a lo que eres capaz de hacer) o cantidad (más tareas de las que puedes cumplir en un determinado plazo). Algunos clientes piensan que somos magos, y el diseñador o ilustrador que acepta trabajos imposibles con tal de quedar bien pone en serio riesgo su reputación, pues un cliente recuerda lo último que entregaste, no tu portafolio ni resultados anteriores bien hechos. Esto nos lleva a una regla de oro: profesionalismo es, entre otras cosas, conocer tus límites y saber decir “no”.

Buen hacedor, ¿Buen profesor?

El año pasado recibí una oferta para hacer clases universitarias. Alguien que conocía mi trabajo pensó que yo era el indicado para enseñar destrezas técnicas a alumnos de pregrado. Tanto esta suposición como mi consentimiento probaron estar equivocados. El curso exigía un dominio técnico (software) que no tengo, pues mi habilidad es mucho más natural que tributaria de un programa. Entonces descubrí lo difícil que es transmitir a principiantes -ansiosos por aprender trucos- un método que aplico de forma intuitiva y nada académica. ¿Moraleja? Enseñar requiere por lo menos 2 talentos: saber sistematizar una metodología y ser buen pedagogo en el espacio puntual de una sala de clases. Claramente no es mi caso, por lo que renuncié a fin de semestre y concluí que la categoría de profesor es algo diferente a estar Licenciado o ser bueno con el lápiz.

La empresa propia: de sueño a pesadilla

No pocos creativos sueñan con armar su propia agencia, empresa o taller. Quieren ser sus propios jefes. Desafortunadamente, la noble aspiración tiende a pecar de voluntarista. Hablamos de individuos que se agrupan para ofrecer servicios profesionales sin otras capacidades que las de sus respectivas áreas (diseño, ilustración, producción audiovisual, etc). Piensan que el talento o habilidad con tal o cual software es suficiente para generar dinero, así que arriendan una oficina, la decoran y esperan a que suene el teléfono. Recién entonces descubren su ignorancia en temas de negocios y legales. Ni siquiera han hecho o leído estudios de mercado para saber qué tanta demanda tiene el producto que ofrecen, y cómo anda la competencia. Peor aun: forman equipos donde la amistad importa más que ser idóneo para un cargo, lo que puede llevar a amargas disputas cuando constituyen una sociedad formal.

Antes de armar tu propia empresa, sugiero que evalúes el aporte y capacidad real de tu proyecto y equipo. No descartes integrar uno multidisciplinario, ya que un solo experto en ventas puede traer más ingresos a tu empresa que 3 colegas gráficos. Investiga el mercado y las razones que explican el fracaso de 80% de Pymes antes de cumplir 5 años. Esto evitará que tropieces donde otros ya han caído.

El Principio de Peter

Todos los que trabajan en el departamento de diseño de cualquier empresa aspiran a un ascenso. Sin embargo, desconocen o hacen vista gorda a las responsabilidades y competencias de una jefatura. Y no solo ellos: también algunos directivos que “premian” a un empleado eficiente asignándole un puesto de mayor rango para el que no está preparado. Muy pronto, el que era buen trabajador se muestra incapaz como director y termina sancionado o despedido. ¿Qué salió mal?

Tras estudiar las jerarquías en organizaciones, Lawrence J. Peter acuñó el célebre principio homónimo, que establece:

“En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia: la nata sube hasta cortarse.”

Esto no quiere decir que debamos conformarnos con puestos de subordinado o rechazar un ascenso, sino tener claro quiénes somos, para qué servimos y según eso evaluar el cargo que nos ofrecen. En materia profesional es bueno ser ambicioso, pero no vanidoso, ya que los aplausos podrían costarnos caro.

No lo olvides: ser consciente de tus capacidades y limitaciones es la mejor forma de evitar una mancha en tu hoja de servicio.