evento
Home  »  Blog  »  evento
Abr
6
Grafiscopio
Grafiscopio colabora en Guía para Exportación de Servicios Creativos CNCA / CCS
Editorial, evento, Publicidad
0
, , , , ,

El pasado martes 4/ abril, Grafiscopio fue invitado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA, Gob. de Chile) y la Cámara de Comercio de Santiago, a una reunión para potenciar la exportación de bienes y servicios de las economías creativas chilenas en subsectores considerados prioritarios: audiovisual, música, editorial, diseño y artes escénicas.

La instancia convocó a agentes de cada uno de los sectores que están exportando servicios, con objeto de contrastar los procedimientos de transacción realizados hoy en día por cada tipo de servicio, con los mecanismos e instrumentos actualmente disponibles. El resultado de esta investigación dará lugar a una guía de exportación de servicios (julio 2017).

El sector Diseño estuvo representado por Werner Fett (ausente en la fotografía), Alexander Medel, Camilo Huinca y Marcelo Pérez (director de Grafiscopio), quienes tienen en común la venta de bienes y servicios profesionales creativos a clientes en el extranjero (LatAm, USA, UE, Asia).

Grafiscopio agradece a organizadores —especialmente a Elvira Correa y Sofía Lobos— por invitarnos a gestar una importante herramienta que ayudará a posicionar los servicios creativos chilenos en el mercado internacional, constituyendo un aporte a la economía individual de los agentes y global del país.

Marcelo Pérez Dalannays
Director Grafiscopio.com

Ene
7
Grafiscopio
Director de Grafiscopio asesora a Escuela de Diseño Duoc UC
Académica, evento, Publicidad
0
, , ,

El pasado miércoles 4/enero, Marcelo Pérez (director de Grafiscopio) fue cordialmente invitado por la Dirección de la Escuela de Diseño Duoc UC para asesorar en el proceso de actualización curricular de Diseño Gráfico, específicamente en competencias necesarias para el futuro desempeño profesional de sus alumnos, ya sea como empleados o independientes.

En la ocasión se discutió sobre los nuevos escenarios laborales que enfrentan estudiantes y egresados, teniendo en cuenta el auge del empleo por cuenta propia (freelance, o la llamada Gig Economy), lo cual exige contar con un sustrato de conocimientos y capacidades en 3 áreas inherentes a la labor del diseñador: gestión, propiedad intelectual y tributación. Además se trazaron líneas de acción para cubrir el espectro completo del ejercicio profesional actual: trabajador dependiente (empleado), emprendedor (empresario) y autónomo (freelancer).

Agradecemos a Karen Schwartzman (subdirectora del área gráfica, Escuela de Diseño) y Marisol Hidalgo (docente) por darnos oportunidad de colaborar directamente en la etapa formativa del diseñador, que es donde debe empezar toda iniciativa tendiente a profesionalizar nuestro sector.

¿Interesado en asesoría o charla de Grafiscopio? Escríbanos a:
marcelo@grafiscopio.com

grafiscop-biblio-duoc

Dic
12
Grafiscopio
Grafiscopio en 2º Conversatorio de Diseño SITIOCERO
Académica, Editorial, evento
2
, , , , , , , , , , ,

El pasado miércoles 4/dic. fui invitado a participar en el 2º Conversatorio de Diseño organizado por SITIOCERO y la Fundación de la Comunicología, en torno al tema habilidades del diseñador frente a los distintos contextos, es decir, las capacidades de este profesional para enfrentar el actual escenario político, social, ambiental y tecnológico, analizando las herramientas de que dispone para adaptarse a los continuos cambios que ofrece el panorama nacional y global.

En dicho encuentro me acompañaron destacados profesionales como Mariluz Soto (organizadora), Carolina Cádiz, Carmen Richards, Julián Naranjo y Mauricio Vico, con quienes intercambiamos puntos de vista sobre una serie de temas y escenarios donde se inscribe la labor del diseñador.

Fue una conversación agradable y con altura de miras, donde abordamos el presente, pasado y especialmente el futuro de la profesión, ante los vertiginosos cambios socio-culturales que experimenta nuestro país y el mundo, y donde el Diseño es tal vez la más eficaz herramienta, no solo a nivel técnico (por su estrecha relación con la tecnología y el comercio, base de la industria creativa), sino en primer lugar por su potencial comunicacional y educativo: cualidad que permite crear puentes, interfaces entre Ser Humano y Cultura, algo mucho más amplio que la producción de bienes utilitarios o estéticos con que se asocia a esta disciplina.

Agradezco a los organizadores (entre ellos a Marco Hammer Cabello, a cargo del registro audiovisual) por invitarme a ser parte de instancias como ésta, donde se piensa y traza la carta de navegación que guiará la nave del Diseño chileno, enfocado hacia el mundo.

banner sitioceroImágenes que decoran este artículo, cortesía de Mariluz Soto Hormazábal. SITIOCERO en Facebook

Oct
14
Grafiscopio
¿Debemos cobrar por dar charlas?
Académica, Debate, Metodológico
3
, , , , , , , , ,

La semana pasada tuve que declinar invitación a 3 charlas en planteles de educación superior. ¿La razón?: no había presupuesto para mis servicios profesionales. Creo que es hora de exponer mi punto de vista sobre este tema y, de paso, ahorrar tiempo a quienes deseen invitarme en tales condiciones.

Considero las charlas (toda instancia donde sea preciso hablar: mesas redondas, presentaciones, lanzamientos, conferencia unipersonal) como una forma de consultoría colectiva, semejante a la jurídica o médica, donde hay transmisión de conocimientos de los que se beneficiarán varias personas.

¿HABLAR NO ES TRABAJO?

Existe la idea popular -incluso entre nuestros colegas- de que hablar no es trabajo, porque apenas gasta energía, ergo sería exagerado cobrarlo. Yo discrepo. Creo que hablar es la parte sencilla y visible de toda la experiencia, tiempo y esfuerzos que un profesional invirtió para hacerlo fluidamente. “Dices que ‘sólo me tomará 10 minutos hacer un dibujito’; en realidad me ha tomado 40 años y 10 minutos”, afirma Stephen Silver, y tiene razón. Para llegar a resumir un tema en 1 hora, de forma que sea comprensible para todo público, primero tuve que financiar mis estudios, trabajar como empleado e independiente, asistir a reuniones y otras charlas, adquirir  libros (algunos prestados, pero muchos pagados de mi bolsillo), estudiar información de internet (seleccionar, traducir, editar) y preparar mi intervención (a veces con apoyo visual, obviamente diseñado por mí): la suma de todo arroja una cifra -en tiempo y dinero- no menor, que debe ser recompensada en su equivalente, no tanto por fines personales y prácticos (pagar mis cuentas), sino por uno más trascendente: sentar precedente -objetivo y cuantificable- respecto al valor de los servicios profesionales. Si regalamos este u otros trabajos, ¿Cómo podemos esperar que a futuro se nos respete o pague lo que valen?

ÉTICA vs PRÁCTICA

Otro aspecto que nubla el debate es la idea de que cobrar por educar es poco ético. Aquí se mezclan sensibilidades sociales y políticas que confunden más de lo que aclaran. No estoy en contra de compartir mis conocimientos, pero creo que la labor desinteresada que he hecho a través de Grafiscopio es el límite de lo que puedo entregar gratis sin que mis finanzas colapsen por excesiva filantropía.

Ahora bien, estoy dispuesto a participar sin remuneración en determinadas conversaciones o encuentros, pero a condición de que exista un beneficio mutuo (cuantificable, no eventual ni subjetivo como la promoción), se trate de una causa noble sin otro respaldo que el propio (no el de una institución con personalidad jurídica y consolidada) o bien esté organizado por individuos o instituciones que me han ayudado previamente.

VERDADEROS COSTOS DE UNA CHARLA

Desde el punto de vista de quien organiza o asiste a una charla, los conferencistas simplemente hablan. Pero cuando he dictado conferencias he tenido que investigar, preparar lo que voy a decir (redactar) y diseñar el material de apoyo visual que presentaré. En la práctica he notado que todo lo anterior termina siendo más exigente que un trabajo por encargo. Ergo, debería ser más caro.

Por otra parte, está el costo de oportunidad: para dar una charla debo posponer o rechazar trabajos con los que pago mis cuentas. Si entonces voy a aceptar darla, más vale que sea por un monto que amortice este impacto, especialmente cuando puede comprometer mi relación profesional con un cliente a quien podría perjudicar el tiempo que estaré lejos o fuera, hablando frente a una audiencia.

LA VOZ DE LOS PROFESIONALES

Hay 2 artículos que tratan muy bien este tema (y cuyo enfoque comparto). El primero es del escritor argentino Luis Benítez. Aunque habla del medio literario, es perfectamente aplicable al rubro del Diseño y otras profesiones creativas:

“Entre los problemas que afectan a los escritores en América latina, uno de los fundamentales es la falta de reconocimiento del valor económico que tienen nuestras actividades. A diferencia de lo que sucede con nuestros colegas de Europa y los Estados Unidos, para los latinoamericanos el pago de nuestra participación en publicaciones, mesas redondas, conferencias, encuentros culturales y otros eventos es más una excepción que la regla misma. En recuadro (más abajo), un nomenclador sugerido por la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), para regir la actividad en la Unión Europea, da cuenta de la brecha que existe entre la valoración del trabajo de un autor de un lado y del otro del Atlántico.


(…)En nuestros países, cuando una entidad oficial o privada decide organizar, por los fines que sean, un ciclo cultural, raramente agrega en sus libros contables una lista de pagos destinada a abonar los honorarios de quienes van a leer sus trabajos en el curso de esas actividades, quienes dictarán conferencias, serán jurados de concursos literarios y otras actividades afines donde, directa o indirectamente, se necesite del esfuerzo y la capacidad de algunos escritores.
Estamos hablando de universidades, de obras sociales, de sociedades de profesionales, de asociaciones gremiales, de bibliotecas públicas y privadas, inclusive, de empresas con notorios fines de lucro. De organismos que disponen de un presupuesto administrado por contadores y sometido a un balance anual.
Esas mismas entidades disponen fondos para la ampliación de obras edilicias, pago de bienes y servicios contratados, alquileres, compras, gastos de representación y otras obligaciones lógicamente remuneradas.

¿Por qué no es lógico pagarle a un escritor?
Desde luego, no estamos hablando de autores como Vargas Llosa, que por dar una conferencia sobre sí mismo en una universidad se lleva –muy justificadamente- sus buenos miles de la moneda en curso.
Estamos hablando de la mayoría de los escritores, que en América latina reciben la posibilidad de publicar sus artículos, poemas, críticas literarias, dictar una conferencia, formar parte de un jurado literario, como si fuera exclusivamente un honor –que de veras lo es- pero no, con público consenso, una actividad, un trabajo, una labor que impone una compensación económica. También sucede, para la misma situación, algo peor: que ejercer algunas de esas tareas sea entendido como “un privilegio” –algo que no es o, al menos, no debería serlo-. Algo que queda supuestamente bien pagado por el solo hecho de que muchos otros no puedan exhibirse en el mismo escaparate, no es un privilegio, es simplemente una estupidez, si su valor se reduce a eso. ¿No se trata de algo obvio esa condición de mera estupidez? ¿No convierte al artículo, la participación en un recital, la conferencia, también en algo sin valor, ni siquiera simbólico?


Curiosamente –aunque resulta doloroso- en muchos casos son los mismos escritores quienes avalan esta depreciación de su trabajo. Se ofenden varios cuando otros les decimos que nuestro trabajo comparte esa condición con cualquier otro oficio o profesión, a los que nadie les negaría la necesaria contraprestación. La condición de “escritor profesional” les parece a muchos que contiene –además de un matiz admirativo- también una acepción de mercenario, de pluma de alquiler, reñida frontalmente con la condición de “autor serio”. Una paradoja: los autores indiscutidamente “serios” (que suele confundirse con “consagrados”, marketing editorial mediante) no suelen hacer nada gratis: en dinero o en especie, todo se lo cobran. Hacen lo correcto.

(¿Debemos cobrar los escritores por nuestro trabajo? Escrito por Luis Benítez para Marca Acme, y transcrito íntegramente por Jacinta Escudos en Jacintario [Espacio Fílmica], 6 de Junio de 2007)

El segundo es del químico y académico peruano Mario Ceroni Galloso, quien se refiere a los esfuerzos extra que debe costear el propio conferencista (traslación) y además propone tarifa por concepto de conferencias profesionales:

“Algunos profesionales peruanos no cobran por sus conferencias ya que para ellos esos eventos son un trampolín a la fama, tras lo cual serán conocidos y quizás contratados por empresas, aunque muchas veces esto último no ocurre. He conocido a algunos conferencistas (la verdad muy pocos) que tienen bastante dinero y no desean cobrar, lo hacen porque les gusta y se sienten muy bien en contacto con el público. Muchas veces de ellos se aprovechan ciertas instituciones lucrativas.

Lo que recomiendo es que los conferencistas que no quieren cobrar por lo motivos antes mencionados a las instituciones lucrativas, pidan a los organizadores unas entradas de cortesía y se las den a sus mejores alumnos o a gente que los necesite.

Muchas veces me han invitado a participar en conferencias y charlas en varias instituciones científicas o en colegio. Antes iba al lugar de la conferencia sin pedir retribución alguna, ni menos el pago de la movilidad. Pero luego de saber que hay gente con menores calificaciones que la mía, pero que por aparecer en la televisión cobran por realizar presentaciones, pues decidí comenzar a pedir lo mínimo.

(…)Todos no pueden ser conferencistas, hay gente brillante en su trabajo, pero es incapaz de hablar en público, se ponen muy nerviosos, no hablan coherentemente, etc.

(Respetemos más a los conferencistas nacionales. Escrito y publicado por Mario Ceroni Galloso en su blog personal Profesor Mario Ceroni, 2 de Febrero de 2013)

Sep
26
Grafiscopio
Grafiscopio en hangout MESA GRÁFICA
Académica, Entrevista, Uncategorized
0
, , , , , , ,

El pasado lunes 23/septiembre se llevó a cabo el encuentro Ilustración Ahora, organizado por Mesa Gráfica (sitio web especializado en ilustración y narrativa gráfica chilena) en el Café Literario Balmaceda, I. Municip. de Providencia. Con este capítulo se cierra el ciclo de programas interactivos transmitidos en línea (Hangout) de la temporada 2013.

El evento -conducido por Carlos Andueza y Camilo Mendoza– reunió a 6 panelistas destacados por su aporte a la disciplina: Paloma Valdivia (Colectivo Siete Rayas), Cecilia Toro (Plastivida), Verónica Rodríguez (Me pasa a veces), Claudio Aguilera (Galería Plop), Hernán Kirsten (arquitecto e ilustrador para medios) y Marcelo Pérez (Grafiscopio). Entre todos comentaron el momento actual, historia, perspectivas y realidad del ejercicio profesional de ilustrador en nuestro país. La conversación fue presenciada en vivo y simultáneamente por público asistente al lugar y espectadores en línea.

Grafiscopio agradece a organizadores (en especial a todo el equipo de Mesa Gráfica y a Gonzalo Soto, por la producción), conferencistas, asistentes y seguidores vía web, por esta invitación y el interés en discutir sobre una profesión que aunque parece nueva y floreciente, lleva tras sí un importante legado y tradición, muy asociados al patrimonio cultural de Chile.

Para más información sobre el encuentro e invitados recomendamos visitar el sitio oficial de Mesa Gráfica.

Puedes revisar este y otros Hangouts en video a través del canal Youtube de Mesa Gráfica.

Agradecimiento a Carlos Andueza, Camilo Mendoza y Mesa Gráfica por la imagen que decora este artículo.

Ago
30
Grafiscopio
Grafiscopio en FESTILUS 2013
Académica, Editorial, Uncategorized
0
, , , , , , ,

El pasado jueves 29/agosto tuvo lugar la 1ª jornada de gestión para ilustradores, en el marco del Festival de Ilustración FESTILUS 2013 (26/ago – 1/sep). Dicho evento fue organizado conjuntamente por Plop Galería y Grafiscopio, y se llevó a cabo en la sala de cine del Centro Cultural Palacio La Moneda, hasta donde llegaron los asistentes previamente registrados, que agotaron todos los cupos.

La jornada comenzó con una charla del ilustrador español Isidro Ferrer, seguida por dos mesas de conversación: “Crear en casa” (autogestión, a cargo de Sebastián García Schnetzer, Adrián Puentes, Jairo Buitrago e Isabel Molina) y “Soy ilustrador, ¿Y ahora qué?” (moderada por Claudio Aguilera, director de Plop Galería, y la presencia de Isol, ilustradora argentina, Guillermo Ángel, ilustrador y realizador de videojuegos y Marcelo Pérez Dalannays, director de Grafiscopio).

El ciclo de charlas terminó con la intervención de Gabriel Pacheco, ilustrador mexicano, para posteriormente dar por inauguradas las exposiciones Tótem y Tabú (Honduras) e Ilustración a la chilena (Chile), que permanecerán abiertas a público en el Hall Sala de Cine y Galería Lateral (nivel -3), respectivamente, a partir del día 29/agosto.

Grafiscopio agradece a organizadores y asistentes por su disposición y presencia. Esperamos seguir colaborando en iniciativas de esta naturaleza, siempre en beneficio de la industria creativa, cultural, gráfica y artística de nuestro país.

Para conocer todo el programa de actividades de FESTILUS 2013, visita este link.

 

Abajo: afiche oficial del evento, con ilustración por Marcelo Pérez Dalannays, director de Grafiscopio.

afiche-festilus-grafiscop

 

Jul
24
Grafiscopio
Grafiscopio en Encuentro 2º Aniversario OpenD
Académica, Debate, Uncategorized
0
, , , , , ,

El pasado jueves 18 de julio se llevó a cabo un encuentro con motivo del 2º Aniversario del grupo OpenD Diseño para todos, en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile (FAU). Grafiscopio fue invitado a participar como panelista, y ahí estuvimos.

OpenD es una agrupación que reúne a profesionales, estudiantes y aficionados al diseño. Su objetivo es generar instancias de diálogo y aportar a la consolidación de esta disciplina en nuestro país, una causa que Grafiscopio comparte y por ello no dudamos en asistir.

En esta ocasión, el tema a discutir fue el rol del diseñador en la sociedad: desafíos y nuevas oportunidades, en una dinámica abierta e inclusiva, donde los panelistas participan su punto de vista para abrir el debate y estimular la opinión del público asistente, que asume un rol igual de protagónico.

El staff de panelistas estuvo integrado por: Judith García (diseñadora gráfica, social & content manager, Agencia Convierta S.A.), Carolina Cádiz (Diseñadora en comunicación visual, área marketing LG Electronics, miembro del equipo organizador de OpenD), Claudio Aguilera (periodista, socio creador de Galería Plop), Leonardo Ordóñez (Administrador público, Director de Santiago Creativo) y Marcelo Pérez (diseñador, ilustrador y director de Grafiscopio). Además, contó con la moderación de Mariluz Soto, Diseñadora en comunicación visual y miembro del equipo organizador de OpenD.

Grafiscopio agradece a todos quienes organizaron y asistieron a este encuentro, por ayudar a generar lazos que superen los límites virtuales y promover una discusión de fondo, principal vehículo para elevar al diseño desde un estatus meramente técnico al de una tecnología, con discurso y objetivos claros, mensurables, y que sean percibidos como valor por la sociedad de que formamos parte.

Imágenes y video, gentileza de Mariluz Soto, José Antonio Ortiz y OpenD.

)