freelance
Home  »  Blog  »  freelance
Jul
1
Grafiscopio
Charla Grafiscopio en Magíster de Diseño Avanzado (MADA) UC
Académica, evento, Publicidad
0
, , , ,

El pasado miércoles 29/ junio Marcelo Pérez, director de Grafiscopio, fue invitado a dictar una charla en el marco del curso Desarrollo y Evaluación de Proyectos de Diseño, que imparte el Magíster de Diseño Avanzado (MADA) de la Pontif. Universidad Católica de Chile.

grafiscopio-madapuc-adPor más de 1 hora y bajo el título Modo Freelance”, la instancia versó sobre el ejercicio autónomo de profesiones creativas en nuestro país (con proyección internacional), segmento de rápido crecimiento y que sin embargo en Chile todavía es casi una incógnita: quiénes son y cómo operan los profesionales individuales, no empresarios (ambos agrupados de forma inexacta bajo una misma etiqueta: independientes), pero sobre todo de qué manera pueden sacar partido a este formato laboral utilizando herramientas determinantes para su desempeño (Propiedad Intelectual, Marketing, Gestión, Tributación, etc).

Agradecemos a organizadores (especialmente a Cristián Arredondo por la gentil invitación y a Mariluz Soto por difusión) así como al numeroso público asistente, que incluyó a alumnos y visitantes de diversa procedencia.

Marcelo A. Pérez Dalannays
Director Grafiscopio

Fotografías gentileza de: Pilar Naturali. Afiche promocional por: MADA UC.

Artículo relacionado:

¿Quieres una charla de Grafiscopio en tu escuela, evento o taller? Escríbenos a:
marcelo@grafiscopio.com

Ene
22
Grafiscopio
Cómo iniciar tu carrera freelance
Comercial, Laboral, Metodológico
0
, , , , , , ,

¿Pensando en independizarte este año? Ser freelance o emprendedor -que no son lo mismo– es una forma de trabajo que empieza por decisión voluntaria (estar cansado de tu empleo, querer ser tu propio jefe) o bien forzosa (haber sido despedido, no encontrar trabajo). El problema es que no hay escuelas o cursos que enseñen a trabajar en forma independiente, por lo que mucho se aprende a base de ensayo y error. En este artículo intentaré ayudarte a llenar el vacío, con base en mi propia experiencia -20 años de ejercicio autónomo- y la de terceros.

1) ¿QUÉ ES SER FREELANCE?

Algunos piensan que freelance equivale a autodidacta, un profesional sin título. La verdad es otra: hablamos de trabajadores y/o profesionales auto-empleados (self-employed), no necesariamente limitados a un empleador en particular o a largo plazo. Es un segmento creciente (que hoy ocupa 34% de la fuerza laboral en EEUU y 22,1% en Chile, contando sólo a profesionales). Sin embargo, algunos prefieren no llamarse freelancers, tanto por el motivo citado al comienzo, como porque varios clientes asocian el término con un desempleado o alguien que trabaja en la azotea de la casa de sus padres. Esto se relaciona con la construcción de marca que veremos más adelante.

2) ¿TIENES EL PERFIL?

Lo primero que hacer si estás pensando renunciar a tu empleo o fuiste despedido es evaluar en qué formato laboral produces mejor y te sientes más cómodo. No todos funcionan como freelancers, y ello tampoco implica un déficit. En este artículo explicamos la diferencia entre los perfiles emprendedor, ejecutivo y freelancer.

3) ¿CUÁNDO DAR EL SALTO?

Varios se preguntan esto antes de iniciar su carrera independiente. ¿Probar suerte o soltar la liana una vez que has cogido la siguiente? No todos pueden elegir: tal vez fuiste despedido y no encuentras nuevo empleo. La respuesta única o “correcta” no existe. Depende de tu perfil (ver punto #2), habilidades (seamos francos: las personas con talento sobresaliente reciben más trabajo del que buscan), situación personal y financiera actual (ej.: es natural que seas más cauto si tienes hijos; o tal vez la puesta en marcha de tu negocio independiente exige adquirir insumos o herramientas para cuya compra necesitas haber ahorrado), etc.

Este artículo de Freelancers Union aporta buenos consejos, como hacer una transición paulatina, destinar tiempo fuera de tu horario de oficina para preparar tu negocio independiente, y/o nunca dejar de hacer marketing (promocionar tus servicios y productos, aunque aun sigas empleado). En suma, planificar tu nueva etapa. En palabras de R. Buckminster Fuller: «La mejor forma de predecir el futuro es diseñarlo.»

4) INICIAR ACTIVIDADES

Hay quienes han pasado toda su vida laboral como empleados, bajo el paraguas de un jefe y un área de contabilidad, ergo nunca tuvieron necesidad de prestar servicios profesionales y desconocen el protocolo tributario para ejercer por cuenta propia. Aquí en Chile debes partir por iniciar actividades, lo que te permitirá emitir boleta de honorarios y declarar impuestos mensuales y renta anual cuando corresponda.

Arriba: Dale Partridge (diseñador gráfico y autor superventas, según el Wall Street Journal) comparte consejos para empezar tu carrera freelance (en inglés)

5) DEFINIR TU MARCA

En el mercado freelance la competencia es fuerte y numerosa. Por ello es importante diferenciarse. ¿Cuál es tu sello? ¿Qué ventajas ofrece tu persona, producto o servicio en comparación a otros? En suma, ¿Cuál es tu propuesta de valor? Si no lo tienes claro (porque no has estudiado a tus competidores) o tu trabajo es básicamente igual al de los demás, entras a competir por precio: el escenario más desfavorable, donde “gana” (?) el que vende más barato.

Define tu sello, tu marca (el nombre de tu persona o negocio) e invierte recursos en la forma en que te presentas: logotipo, tarjeta de negocios, sitio web y portafolio son herramientas fundamentales que hacen la diferencia. No subestimes este punto. Expertos como Debbie LaChusa aconsejan que el Branding (o construcción de marca) es más importante para un independiente que para una empresa consolidada, por una sencilla razón: a diferencia de las grandes compañías, un individuo no dispone de presupuesto para posicionarse a través de sendas campañas publicitarias, y al empezar nadie te conoce.

6) DEFINIR TU MODELO DE NEGOCIO

¿Trabajo por encargo o venta directa en una tienda? ¿Producto (libretas, stickers, prints, etc), servicio (trabajo por encargo, consultoría) o ambos? El paso siguiente a la definición de tu marca es plantear tu modelo de negocio: a qué o quién quieres apuntar (lo que en países anglo llaman “target market” o mercado objetivo) y cómo cumplirás esa meta. Esto se relaciona con explorar si tienes pasta de freelancer o de empresario. En este artículo profundizamos sobre el tema modelo de negocio. Y también puedes consultar el interesante estudio ad-hoc de Rodrigo Gajardo (disponible para descarga) que propone pautas de acción objetivamente dirigidas a freelancers.

7) CREAR TU PORTAFOLIO

Si eres freelance, un portafolio profesional (también llamado “book”) es de todas la principal herramienta para enganchar clientes, porque a menudo será lo primero o único que verán de ti (antes que tu persona o tarjeta) y sin ello nadie podrá hacerse idea de lo que ofreces. Puedes incorporarlo o transformarlo en tu sitio web personal. Y si no sabes o no tienes presupuesto para montar un sitio con dominio propio, hay múltiples plataformas que permiten alojar tu portafolio gratis, como Behance, Tumblr, WordPress, Blogger, Carbonmade, DeviantArt, etc. Aquí explicamos en qué consiste un portafolio profesional.

8) DEFINIR TU ESPACIO DE TRABAJO

Al ser tu propio jefe y ejercer desde tu hogar, la línea entre trabajo y vida personal se vuelve peligrosamente difusa. Los freelancers profesionales necesitan un nivel de disciplina que se extienda no solo al cumplimiento de tareas, sino también a definir un espacio de trabajo diferenciado del habitacional y una jornada laboral que no ponga en riesgo las relaciones interpersonales o familiares, evitando el burnout (fundirse por exceso de trabajo). La salud física, mental y social son determinantes para un operario individual cuyo negocio se detiene si el único trabajador falla.

Ser freelance implica muchas veces trabajar solo, una prueba mental que no todos toleran. Este artículo de The NuSchool sugiere opciones para paliar el problema. Además, si te complica trabajar sólo o desde casa, hoy existen alternativas a la oficina convencional, como los espacios de cowork o el modelo Hoffice.

9) Y AHORA, ¿QUIÉN PODRÁ DEFENDERME?

Los empleados que trabajan bajo régimen de dependencia y subordinación están amparados por el Código del Trabajo y sus órganos: la Dirección e Inspección del Trabajo. Los freelancers, en cambio, se mueven en el ámbito de los acuerdos civiles. Esto quiere decir que ante problemas laborales con nuestros clientes, debemos dirimirlos en tribunales civiles, y cubrir los costos por nuestra cuenta (empezando por contratar a un abogado que nos represente). Por lo mismo es importante acostumbrarse a trabajar con contrato de prestación de servicios a honorarios, que raye bien la cancha y evite malos ratos (pagos pendientes, etc).

Además de nuestro artículo puedes revisar el de Lance Talent, sobre cláusulas básicas que debe contener un contrato freelance. Si surgiera un problema legal, puedes revisar nuestro artículo con directorio de abogados.

10) ¿CÓMO BUSCAR Y DÓNDE ENCONTRAR CLIENTES?

Si bien es verdad que tanto en Chile como en países desarrollados la economía freelance funciona predominantemente por el “boca a boca”, no todos los independientes parten con un pool de contactos estratégicos, así que deben buscarlos. Y aquí la iniciativa, proactividad e ingenio juegan un rol clave (dada la alta competencia que ya mencionamos): si esperas a que te encuentren, estás perdido. Eres tú quien debe ir tras los clientes, ya sea contactándolos por medios virtuales (tener presencia en redes sociales es primordial), vinculándote con otros freelancers que puedan recomendar tus servicios, o asistiendo a eventos de toda clase (sí, también a cumpleaños y fiestas) donde pueda haber clientes potenciales. Todo lo anterior no es otra cosa que hacer marketing. Para el segmento objetivo a que apunta nuestro sitio, pueden revisar nuestros artículos sobre cómo buscar y dónde encontrar clientes.

11) ¿CÓMO COBRAR?

Esta es la pregunta que atormenta a muchos freelancers, particularmente a los que recién empiezan y no tienen parámetros para saber cuánto vale su trabajo. La solución parecería ser un Tarifario, pero estos instrumentos han probado ser inútiles por varias razones. Entonces ¿Cómo cobrar?

Básicamente existen 2 modelos de cobro: por hora y por proyecto. El primero es una tarifa en relación al tiempo que toma ejecutar un encargo, y es usado por principiantes o para tareas relativamente uniformes. El segungo en cambio, es una tarifa variable que depende de la relevancia de un proyecto, y es usada por veteranos que estiman los costos y alcances de una tarea en base a su propia experiencia con proyectos anteriores o similares. En este artículo profundizamos en el método para presupuestar tu trabajo. Además, este artículo de IdeasWeb (Perú) -cuya fuente original es la Guía para empezar como Freelance de Freelance Switch– da luces sobre cómo cobrar.

Anexo: cotización

La cotización es una tarea básica de todo freelance: entregar al cliente un precio por cierto encargo. Pero no basta dar un número. En este artículo explicamos el protocolo y ofrecemos un documento para elaborar cotización formal.

12) ¿CÓMO NEGOCIAR CON CLIENTES EXTRANJEROS?

Tal vez una buena oportunidad venga desde fuera de tu país y te impulse a hacer carrera independiente. En este artículo estudiamos el escenario de clientes extranjeros, rama fundamental para todo freelancer que se proyecte a futuro en un mundo globalizado (y en el caso de Chile, para aumentar posibilidades laborales y de ingresos, ya que nuestro mercado es diminuto y muy focalizado: 80% de la industria creativa nacional se concentra en el Área Metropolitana, según SantiagoCreativo). Por cierto, saber inglés es un must hoy en día, tanto para ampliar tu radio de acción como para acceder a la mejor y más actualizada información.

NOTA: Si tienes alguna inquietud adicional, deja aquí tu comentario o escríbeme a marcelo@grafiscopio.com. Con casi 20 años de trayectoria independiente para clientes chilenos y extranjeros, seguro que puedo ayudarte con algún dato o buen consejo.
Ene
19
Grafiscopio
¿Conviene tener oficina?
Comercial, Metodológico, Pregunta
1
, , , , , , ,

Con 75% de diseñadores y creativos aspirando a independizarse (según estudio de Rodrigo Gajardo) es natural que sueñen con tener espacio propio, un lugar capaz de proyectar imagen de negocio serio o próspero (que una oficina sea o no la solución es tema de debate) y donde no deban cumplir más obligaciones que las auto-impuestas. Sin embargo, es bueno considerar la eventual brecha entre deseo y realidad. He tenido tres oficinas y algo aprendí como para compartir mi experiencia:

¿OFICINAS EN RETIRADA?

Para nadie es misterio que el trabajo como lo conocemos en Occidente está cambiando a paso acelerado, entre otras razones producto de los avances tecnológicos que permiten realizar labores hasta ahora propias de oficina, en forma remota. En su artículo titulado “Will the gig economy make the office obsolete?” (Harvard Business Review, mar. 2017), Diane Mulcahy señala: «..No uno, sino prácticamente cualquier informe sobre trabajo de oficina revela que la mayoría de empleados no se siente comprometido, gastan excesivo tiempo sin producir durante la jornada y esta disminución en el desempeño persiste incluso a pesar de una jefatura omnipresente. Y lo que es peor, los costos operativos de mantener una oficina son altos.»

1) EQUIPO

Si piensas formar equipo, escoge minuciosamente a tus compañeros de trabajo. A menudo el principal criterio de selección es amistad, pero a largo plazo podrían surgir problemas si la confianza pesa más que la idoneidad. Reúne a personas que compartan tu misión (trabajar, obtener retornos), visión (lograr metas, crecimiento y desarrollo profesional), principios (responsabilidad, honradez) y costumbres (orden, higiene). A veces conocemos una sola faceta de nuestros amigos –“puertas afuera”-, que cambia al estrechar vínculo o pasar del tiempo libre al trabajo. No temas dar un plazo de prueba o incluso despedir a un elemento que no se ajuste a la mecánica tuya o del resto.

2) AUTO-DISCIPLINA: QUOD NATURA NON DAT...

Error habitual es pensar que una oficina te dará la disciplina (y un motivo para levantarte de la cama) que tu hogar no. Lo cierto es que las buenas intenciones se diluyen pronto si no vienen precedidas de voluntad y rigor. Antes de dar el paso, examina con franqueza tu rutina diaria cuando nadie te dice qué hacer: ¿trabajas en pijama, a cualquier hora, pospones tareas? Tal vez una oficina no sea para ti, o no en esta etapa.

Ahora bien, que te levantes tarde no implica que seas flojo: en lo que a mí respecta, toda mi vida he sido de biorritmo “búho” (nocturno, en oposición a las personas “alondra” o diurnas), por lo que una oficina me obliga a empezar temprano la jornada; ¿Ventaja?: ordenar mi agenda según la del resto del mundo (desde el horario de clientes hasta el de bancos); ¿Desventaja? forzarme a trabajar en el momento en que soy menos productivo. A la larga este último factor terminó por alejarme de oficinas.

3) CALCULA TUS COSTOS FIJOS

El arriendo es un costo fijo: deberás pagar el espacio, gastos comunes e insumos (p. ej., útiles de aseo) aunque no generes ingresos en el mes. Por ello emprendedores como Uri Martinich aconsejan reducir al mínimo ese tipo de gastos, sobre todo si estás empezando. Previo a mudarte, evalúa tus ingresos y qué tan estables o seguros son. Evita el voluntarismo: cuenta tus clientes o ganancias seguras y descarta las posibles. A los egresos que menciono al comienzo suma los de alimentación, locomoción y aseo (si contratarás a alguien que limpie el lugar). Por último, aunque no menos importante: primero consigue clientes, y después oficina. Lo contrario suele ser utópico. La mayoría de mis amigos que hoy tienen agencia propia partieron cultivando una cartera de clientes mientras trabajaban en el patio trasero de casa: tras reunir una masa crítica y entradas estables, dieron el salto.

Arriba: según Laura Spencer, de Freelance Folder, una oficina puede ayudar a incrementar la productividad del trabajador independiente y dar imagen de estabilidad financiera a sus clientes, pero se debe tomar en el momento adecuado, pues implica un aumento sustancial en los costos de tu negocio freelance.

4) VE A TRABAJAR, NO A HACER VIDA SOCIAL

Una variante del punto 2 es la de quienes buscan que el trabajo supla necesidades de otra índole, por ejemplo, vida social o realización personal. Esto es delicado, pues incide en la productividad y excede la función de una oficina. No digo que el lugar deba ser tan impersonal como un call-center, pero hazte un autoexamen o convérsalo con tus futuros compañeros para descubrir la auténtica motivación de cada uno. En este sentido puede ser muy valioso tener en cuenta el modelo de trabajo alemán, que disocia trabajo de vida personal y es altamente productivo.

5) ¿OFICINA DE EMPRENDEDORES O FREELANCERS?

La mayoría de las personas pone a emprendedores y freelancers en una misma categoría: “trabajadores independientes”, lo que aparte de inexacto podría traer problemas, como advierte Seth Godin. Un freelancer es alguien que puede y prefiere trabajar por su cuenta, de forma muy flexible, por lo que una oficina podría ser más obstáculo que trampolín para su carrera (incluso las nuevas plataformas laborales llevan a muchos a evadir entornos convencionales). El emprendedor, en cambio, tiende a integrar o administrar equipos de trabajo y para él una oficina satisface dos necesidades: una de orden práctico (supervisar o cotejar rápidamente la labor del equipo) y otra espiritual (fomentar la cohesión grupal). La elección de espacio de trabajo debe partir por conocer nuestro perfil y objetivos.

6) SEGURIDAD

Las oficinas suelen atraer ladrones porque están situadas en sectores comerciales donde no hay nadie que advierta la presencia de extraños fuera de la jornada laboral. Por bien ubicada que esté, antes de escoger lugar estudia su entorno y nivel de seguridad (alarmas, luces, cerraduras o seguros, rejas, conserje) y una vez lo arriendes controla quién ingresa y dónde circula, pues terceros podrían «datear» o informar a ladrones sobre horarios de entrada y salida de trabajadores, así como espacios donde hay objetos de valor. Si puedes, evita dejar computadores, o guárdalos al retirarte. Otro aspecto relevante es averiguar el grado de responsabilidad que tendrás ante el arrendador en caso de pérdida, robo, incendio o imprevistos (y que conste en algún documento escrito).

7) ALTERNATIVAS A OFICINA

a) Oficina virtual

Ya sea por dar una buena impresión corporativa o razones prácticas, algunos necesitan tener domicilio comercial diferenciado del habitacional, o bien un sitio donde convocar reunión con cliente. Si no tienes ingresos para solventar algo real, puedes aprovechar los servicios de oficina virtual que ofrece el mercado y que van desde domicilio comercial y secretaria hasta salas de reunión que se arriendan por horas.

b) Espacios de co-work

Esta modalidad permite arrendar espacios de trabajo colectivos (co-work) por horas o por mes. Son ideales para trabajadores de agenda flexible, emprendedores y quienes buscan reducir costos fijos de oficina. En este reportaje de Fayer-Wayer -y los comentarios de lectores- puedes conocer mejor cómo operan y cuánto cuestan. Otro muy útil de la misma fuente enseña 8 reglas simples para sobrevivir a un espacio de coworking.

c) Hogar + oficina = HOficina

En Suecia ha surgido una nueva modalidad de trabajo pensada especialmente para quienes no quieren o no pueden solventar los gastos fijos de una oficina, pero tampoco desean trabajar solos. Se llama Hoffice (contracción de “home”, hogar y “office”, oficina) y consiste en invitar a personas a trabajar a tu departamento, bajo un régimen estructurado de horario y metas, lo que la hace más metódica que su predecesor, el modelo Jelly.

Jun
15
Grafiscopio
4 preguntas legales sobre trabajo freelance
Legal, Metodológico, Negociación
9
, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Hay ciertas interrogantes que todo productor de obra gráfica se ha hecho alguna vez. Nos referimos específicamente a las que surgen de la negociación entre clientes -o agencias- y quienes trabajamos para ellos en forma independiente y autónoma (freelancers, sin régimen de subordinación y dependencia). Para aclararlas entrevistamos a un experto en la materia, don Arturo Massuh A., abogado y profesional del Estudio Massuh Abogados, quien tuvo la gentileza de recibirnos en su oficina y explicar estos temas en forma clara y muy didáctica. Como veremos, en la ley chilena existe jurisprudencia para quienes prestan servicios a honorarios. Sin más, los invitamos a leer este valioso artículo.

 

1) En el medio gráfico o artístico chileno son comunes las negociaciones informales y tratos de palabra, que a menudo generan problemas como dilatación excesiva de pagos a proveedores de servicios gráficos (diseñadores, ilustradores, fotógrafos, etc). ¿Existe vía legal o judicial para forzar a que un cliente pague lo que debe, cuando ya ha transcurrido más tiempo del pactado?

AM: Siempre se puede forzar un pago mediante demanda judicial, pero es un procedimiento engorroso que suele extenderse por largo tiempo (un año o más). Incluso podría generar más gastos para el afectado que los honorarios que pretende recuperar.

En acuerdos civiles (aquellos por trabajos temporales donde no existe vínculo de subordinación y dependencia, y que por ende no constituyen contrato de trabajo) opera el principio de autonomía de la voluntad, es decir que las partes acuerdan las condiciones de una tarea a su albedrío. Yo recomiendo estipular un plazo de pago; fijar una fecha en que este se haga exigible (por ej.: “no más de 60 días”). En tal sentido, es bueno escriturar contratos de prestación de servicios a honorarios ya que reducen la posibilidad de inconvenientes, y aun cuando no son garantía absoluta de que cliente cumpla lo pactado, facilitan pruebas en favor del diseñador o artista cuando no queda otra opción que emprender un Juicio por cobro de honorarios. Los acuerdos verbales, en cambio, son muy difíciles de probar pues cada parte podría contar su versión y alterar los hechos.

 

2) Es habitual que agencias soliciten los servicios de freelancers para un determinado encargo temporal (p. ej., campaña publicitaria), ejerciendo ellas como intermediario entre dichos trabajadores independientes y el cliente (empresa, institución, etc). ¿Corresponde que agencia se excuse de pagarnos “porque cliente todavía no suelta el pago”? ¿Quién es legalmente nuestro cliente: el que encarga el trabajo o el que lo paga? 

AM: Es lícito que una agencia ejerza como intermediario, pero entonces debería ser ella quien pague. No obstante, si al comienzo de una negociación la agencia advierte al diseñador que “el pago será efectivo cuando cliente pague” y el diseñador acepta, cualquier reclamo posterior está fuera de lugar. Como dije antes, en acuerdos civiles y/o contratos consensuales (verbales, sin escriturar) son las partes involucradas quienes definen las reglas del juego. Eventualmente un diseñador puede demandar a la agencia y a cliente, pero para eso es importante distinguir quién de ellos le ha dado instrucciones o encargado tareas. Si el cliente solicita directamente un determinado encargo al diseñador, entonces la agencia ya no es la única responsable.

 

3) En caso de demanda por cobro de honorarios, ¿Sirve el contenido de un mail como prueba o evidencia de lo pactado en una negociación?

AM: Sí. Aunque no tiene el mismo peso que las cláusulas de un contrato firmado, permite llegar a establecer presunción de las condiciones acordadas, y tratándose de negociaciones informales cualquier documento o mail podría servir como prueba. Un correo electrónico indica fecha, hora y otros datos fidedignos que de ser alterados constituyen figura penal.

 

4) Si gana una demanda contra cliente, ¿El profesional gráfico recupera solamente los honorarios que exigía?

AM: Los honorarios y eventualmente las costas del juicio.

 

Esperamos que esta lectura sea de utilidad para productores gráficos y sus clientes, pues como hemos visto, una negociación formal, transparente e informada es el mejor camino para evitarles a todos un amargo contratiempo.