modelo
Home  »  Blog  »  modelo
Ago
8
Grafiscopio
¿Cuál es tu propuesta de valor?
Cliente, Metodológico, Negociación
0
, , ,

¿Cuál es tu aporte? ¿Por qué debería pagarte el doble que a tu competencia? Parecen preguntas simples pero no lo son, y si varios creativos tienen problemas para vender es porque no han sabido responderlas.

Prosperar en un mar de competidores exige tener claro lo que ofreces y sus ventajas desde la óptica del cliente, no de tus colegas. En una palabra, tu Propuesta de Valor (PdV).

► ¿QUÉ ES UNA PROPUESTA DE VALOR?

Al decir que ofreces “diseño”, “retoque digital” o “ilustraciones” estás describiendo tu actividad, pero no comunicando valor. Muchos clientes ni siquiera entienden qué hace un diseñador, mucho menos para qué sirve. La PdV puede definirse como promesa de entrega de algo valioso, útil. Si un cliente ha de pagar por tu producto o servicio, es porque percibe valor (en otras palabras, porque puede comprender de qué manera le sirve lo que haces).

Según Peep Laja (Conversion XL), la PdV es un resumen que transmite claramente:

1) Relevancia: cómo resuelves problemas del cliente o mejoras su situación
2) Valor concreto: qué beneficios específicos entregas
3) Diferenciación: por qué un cliente debería preferirte (y no a tu competencia)

► ¿CÓMO ARMAR TU PROPUESTA DE VALOR?

Al intentar definir una PdV es natural querer impresionar, lo que puede conducir a errores. Por ello es importante considerar 2 aspectos:

1) Claridad: nada de poesía, tecnicismos o palabrería enredada («aporto customización de SEO para incrementar el ROI, bla, bla…»). La PdV es simple, directa y puede entenderla cualquier persona. Tampoco es un eslogan («está pasando, lo estás viendo», etc.), sino una frase que resume lo que ofreces y para qué (quién) sirve.

2) Foco: está dirigida al cliente y expresada en su lenguaje, no en tu argot profesional ni el de tus colegas. Por tanto debes aprender quién es, dónde se mueve y cómo habla tu cliente. Visita los lugares donde opera, o bien usa las redes sociales para entrevistarlo y conocer su opinión.

Elementos-propuesta-de-valor-Infografia-Neil-Patel-Quicksprout-Innokabi

► ESTRUCTURA DE LA PROPUESTA DE VALOR

Una buena PdV debería resumirse en 4 puntos, según Neil Patel (Quick Sprout):

1) Titular: frase que describe el principal beneficio ofrecido al cliente. Puede describir el producto o servicio y debería capturar la atención.

2) Bajada de texto (o párrafo): explicación detallada pero no muy extensa de lo que ofreces, a quién y por qué.

3) Tres puntos clave (opcional): listado de beneficios y/o características de tus servicios o productos.

4) Apoyo visual: video o imagen que potencie tu mensaje (piensa en tu portafolio o web).

► POTENCIADORES DE TU PROPUESTA DE VALOR

Si no sabes bien cómo armar tu PdV, puedes empezar en torno a 2 tipos de valor:

a) Cuantitativos: precio módico, descuento (o algún servicio gratis, como envío), velocidad de entrega, etc.
b) Cualitativos: comodidad, innovación, estatus, desempeño, utilidad, algo “único” (esto último debe ser útil: nadie va a pagar por neumáticos cuadrados sólo porque sean “únicos”).

► EJEMPLOS DE PROPUESTA DE VALOR

Dicen que el ejemplo es mejor que el consejo. Aquí tienes mi PdV como artista gráfico:

“Una imagen a la medida, para comunicar mejor tu mensaje.”

Fíjate que esta frase aun es amplia, pero en seguida el párrafo y puntos clave la acotan a mi segmento objetivo (empresas o emprendimientos, agencias publicitarias, Productoras) y explican la ventaja de mi servicio por sobre la fotografía:

“Da a conocer tu marca, producto, servicio o idea con una ilustración didáctica, memorable y al estilo que necesite tu audiencia.”

3 puntos clave:

– Economía: “ahorras en producción (locaciones, modelos, estudios, traslados). Todo se hace en mi escritorio.”
– Versatilidad: “desde el estilo más simple hasta el más complejo, según requiera tu audiencia. Soy 5 artistas por el precio de uno.”
– Distinción: “cualquiera puede recurrir a un banco de imágenes en la red, incluso tu competencia. Mi trabajo te destaca.”

Puedes estudiar otros ejemplos reales de PdV exitosa aquí:

mpd-portfolio

► A TENER EN CUENTA

1) Una PdV debe ser comprobable. No basta una promesa espuria (“soy el mejor creativo que ud. puede encontrar”). Debe garantizar credibilidad y por ello se recomienda cotejarla con la percepción del cliente: ¿qué opina de tu PdV? ¿Cómo la percibe?

2) Teniendo claro lo que ofreces y tus ventajas será mucho más fácil persuadir y vender lo que haces.

3) Si no tienes experiencia comprobable: intenta reforzar tu PdV (y portafolio) con ejemplos, soluciones visibles, por medio de comparación o encargos ficticios donde se aprecie tu potencial.

4) Una PdV no es infalible ni puedes ser el mejor prestador de servicios creativos del planeta. Enfócate en el área en que destacas. Como dice este artículo: Apple no tiene los mejores precios, ni Amazon el más atractivo diseño web, pero continúan liderando en ventas porque sus consumidores los valoran por otras razones.

5) Procura que tu PdV sea visible en tu web, portafolio o donde quiera que ofrezcas productos o servicios profesionales. Como digo al comienzo, una simple colección de imágenes muestra lo que sabes hacer, pero un cliente podría no entender de qué forma le sirves a su negocio, por qué tu trabajo es más caro o en qué te distingues de tu competencia.

► INFORMACIÓN Y FUENTES ADICIONALES

Feb
2
Grafiscopio
Cómo convertir tu idea en negocio
Comercial, Metodológico, Negociación
1
, , , , , , , ,

Cuando hablan de «armar proyectos», muchos creativos se refieren a soñar, intercambiar ideas en la servilleta de un café, pero pocos tienen la voluntad o conocimientos para concretar, dar el salto de lo imaginado (o deseable) al mundo real, empezando por algo tan básico como obtener financiamiento o retorno a mediano y largo plazo para los recursos invertidos (tiempo, esfuerzo, materiales). Y los que saben producir una idea no entienden muy bien cómo venderla. Este artículo pretende abordar un tema que complica a los artistas: conseguir dinero y multiplicarlo.

1) ESTUDIAR A LA COMPETENCIA

Todos creemos que nuestras ideas son geniales, deseables u originales per se. La verdad es que pocas lo son si miramos hacia el lado y comparamos nuestro proyecto, servicio, producto o nivel con el de la competencia: tus pares que ya pensaron lo mismo y están haciéndolo igual, mejor, más rápido o más barato. El siguiente me pareció un autoexamen bastante objetivo para saber el lugar que ocupa tu idea:

autoexamen

A eso agrego la opinión del director creativo mexicano Eduardo Salles, quien advierte en este artículo para Medium: «Si ofreces lo mismo que otras 30 agencias sólo podrás sobrevivir siendo más barato, trabajando más por el mismo precio». Es la llamada competencia por precio, conocida entre quienes ingresan a un nicho de mercado saturado o insisten en modelos de negocio agotados.

2) HABLAR EL IDIOMA DEL MERCADO

En un interesante artículo titulado “¿Existe industria cultural en Chile?”, Carlos Ossa, académico de la Facultad de Artes de la U. de Chile, dice: «el artista debe ser educado en la lengua de la que quiere participar» (entiéndase, la del mercado y negocios). «Es una segunda alfabetización en la que la obra, para que pueda circular, aunque no tenga campo, tiene que ser proyecto». Si bien habla puntualmente sobre los Fondart, sus dichos son aplicables a todo escenario donde el creativo pretenda obtener financiamiento o ventas para su proyecto. Y tampoco es menor cuando apunta: «la multiplicación de productos es desproporcionada a su uso social», o sea un exceso de productos culturales que no se traducen en utilidad o rentabilidad a largo plazo.

3) NO TROPEZAR DONDE OTROS CAYERON

Según el sitio PYMEs y autónomos, 50% de emprendimientos en España muere a 5 años de su creación. Ese porcentaje puede variar entre países, pero las razones para el fracaso son más o menos parecidas e incluso familiares para quienes han visto proyectos o negocios truncados:

– Falta de preparación en áreas comerciales y de gestión empresarial.
– Falta de capital o financiamiento
– Modelos de negocio que no funcionan en el mercado

Por su parte, en una charla para la UC Berkeley (2013) el célebre agente y evangelista de Canva y Apple -y estrecho colaborador de Steve Jobs- Guy Kawasaki advierte sobre 10 errores cometidos por emprendedores. Entre otros: a) rodearse de colaboradores de tu misma área (en lugar de armar equipo con personas que complementen tus conocimientos o habilidades), b) enfocarse demasiado en crear vínculos (partnerships) en lugar de generar ventas y c) hacer las cosas en forma serial (una después de otra, en vez de atender múltiples tareas en paralelo: «Sólo en cuentos de hadas tienes todo el tiempo para dedicarte a una sola cosa»).

4) ¿CUÁL ES TU MODELO DE NEGOCIO?

Varios freelancers, creadores o emprendedores piensan que tienen un modelo de negocio porque hacen cosas y de alguna forma las venden. Pero tal como Benjamin Franklin advertía que «no debemos confundir movimiento con acción», así tampoco debemos confundir la simple producción y/o venta (táctica) con un modelo de negocio (estrategia). Porque el modelo es justamente una planificación global sobre la manera en que un determinado proyecto o emprendimiento aspira servir a sus clientes, y de qué forma piensa implementarlo. El sitio Innokabi expone una descripción detallada del popular método Canvas (“lienzo”), creado por el suizo Alexander Osterwalder, para armar un modelo de negocio: “esta metodología contempla los aspectos clave que la organización debe tener en cuenta antes de lanzar su producto o servicio al mercado.”

El siguiente video ayuda a entender mejor cómo opera el método Canvas:

Otra lectura imprescindible es el estudio Modelos de negocio para empresas emergentes de Diseño (MNEeD), creado por Rodrigo Gajardo, quien propone y explica diferentes alternativas para que profesionales -sobre todo freelancers- aprendan a estructurar y rentabilizar su negocio.

5) ¿QUÉ ES UN PLAN DE NEGOCIO?

Básicamente, el plan de negocio es un informe que resume la viabilidad de un proyecto o emprendimiento, ofreciendo datos duros para persuadir a un inversionista sobre las ventajas de apostar por él. De hecho cuando postulas a fondos tipo Fondart, el informe que debes presentar es básicamente un plan de negocio.

Un completo artículo de la consultora financiera española Kerfant describe los componentes del plan:

a) El resumen ejecutivo: Es la síntesis de todo el informe.
b) La descripción del proyecto: explica la idea y el modelo de negocio.
c) La presentación de los promotores: debe demostrar a los inversores que las personas a cargo del proyecto son las idóneas.
d) El informe comercial: explica cómo vamos a conseguir el nivel de ventas esperado.
e) El plan operativo: explica el funcionamiento de la empresa.
f) El informe económico y financiero: detalla el coste de los medios necesarios al funcionamiento del negocio (inversión, financiación, gastos).
g) En función de los proyectos, puede existir la necesidad de añadir un informe técnico, informático, legal o medioambiental.

6) CONSEJOS PARA ARMAR UN PLAN DE NEGOCIO

En Internet abundan muy buenos consejos y directrices para crear un plan de negocio eficaz. Entre otros, expertos de Forbes o The Guardian recomiendan:

a) Evalúa por qué hay un nicho de mercado para tu idea: ¿Porque es lucrativo (y hallaste una mina de oro).. o todo lo contrario (y por eso está disponible)?
b) Sé realista: al momento de hacer pronósticos sobre tu negocio es preferible ser un poco conservador antes que voluntarista.
c) No te estanques tratando de considerar todos los riesgos o cubrir todos los flancos. No existen los proyectos infalibles.
d) No temas cambiar tu idea original. Como dicen: es bueno ser obstinado en el fin, pero flexible en los medios.
e) Mientras no sean excesivas o distractivas, usa imágenes para explicar tu plan de negocio.

7) CAPACITACIÓN: CÓMO APRENDER A ADMINISTRAR TU NEGOCIO / PROYECTO

El Servicio de Cooperación Técnica (SERCOTEC) es una institución estatal que ofrece un portal de capacitación gratuito para puesta en marcha y administración de negocios. Ahí encontrarás tutoriales sobre Marketing, acceso a financiamiento, planificación de negocio, gestión financiera y de clientes, determinación de precios, contabilidad, entre otros.

8) FONDOS DE FINANCIAMIENTO: CÓMO Y DÓNDE OBTENER DINERO

a) Fondos concursables

Cada año, el Gobierno convoca al más popular medio de financiamiento de proyectos artísticos y culturales: los Fondart, cuya dinámica de evaluación y asignación no están exentas de polémica (ver aquí, aquí o aquí, por citar solo 3 casos). Pero a pesar de su popularidad, los Fondart no son la única ni la más lucrativa opción para materializar tu producto o negocio: el propio sitio web de los Fondos de Cultura ofrece un directorio con otras fuentes de financiamiento -público o privado- para toda clase de proyecto artístico o cultural. También hay alternativas internacionales como el Fondo para la Promoción de Cultura (UNESCO), que ofrece financiamiento para “creatividad artística en todas sus formas”, mediante convocatoria de “proyectos artísticos y culturales de creadores en países en vías de desarrollo”. Otorga prioridad a “artistas y creadores jóvenes (18-30 años)” y/o a “proyectos que beneficien a la juventud”.

b) Crowdfunding

Como su nombre indica (“crowd”, multitud y “funding”, financiamiento), este modelo consiste en recaudar fondos directamente de personas común y corrientes interesadas en apostar por un determinado proyecto, sobre todo vía internet. Habitualmente las donaciones son premiadas con algún beneficio proporcional a la cantidad que cada persona aporta. El sitio Universo Crowdfunding ofrece un directorio de plataformas para diversos países de Latinoamérica, entre ellos Chile. Además, en sep. 2014 nació una nueva plataforma local: Dale Impulso.

9) IDEAS FINALES

Para que tu negocio despegue es bueno librarse de prejuicios, como la creencia de que hablar de dinero corrompe el espíritu de un proyecto artístico o cultural. Al contrario. La rentabilidad permite que una buena idea y su autor subsistan y no deban dedicarse a otra cosa para poder vivir. Si esto no fuera cierto, los Fondos de Cultura no existirían. También puede que los conceptos “modelo de negocio” o “plan de negocio” te suenen propios de empresarios y ajenos a un freelancer, lo cual es inexacto: el trabajador individual no está ajeno a las reglas del mercado. Finalmente, es importante ubicarse en un punto medio donde no idealices los conocimientos o jerga de hombres de negocios (el propio Osterwalder se declara obsesionado por hacer que la estrategia, innovación y emprendimiento sean algo simple, práctico y aplicable, mientras Guy Kawasaki recomienda no prestar mucha atención a los expertos), pero tampoco subestimes la ayuda de un especialista que disfrute tanto hacer crecer tu negocio o generar ventas como tú disfrutas sentarte frente al tablero de dibujo.

Jul
22
Grafiscopio
Modelos de autorización de uso de obra
Derecho autor, Legal, Propiedad Intelectual
1
, , , , , , , , ,

El Departamento de Derechos Intelectuales (DDI) -institución dependiente de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM)- es el principal organismo a cargo del Registro de Propiedad Intelectual y de responder consultas sobre derecho de autor, derechos conexos y materias afines. Entre otros valiosos datos e instrumentos pone a disposición del público general un par de documentos (en formatos .DOC y .PDF) muy útiles para la negociación de obra gráfica o visual. Estos son:

 

¿Para qué sirven? En simple:

  • Como referencia para contratos, ya que muestra el detalle de usos expresamente autorizados para la obra, si serán remunerados o gratuitos, en qué territorio, por cuánto tiempo y si se hará en forma exclusiva o no exclusiva. En pocas palabras, enseñan cómo se gestionan y/o transfieren derechos.
  • Son de ayuda tanto para proveedores de servicios gráficos como para sus clientes. A menudo una agencia necesita obtener la autorización o cesión de derechos de quienes participaron en la creación de una obra publicitaria. Aquí pueden ver en qué consiste.
  • Se facilita el trámite para inscripción de obra colectiva. De esta forma, el “autor” (es decir, el representante -persona natural o jurídica- que tuvo la iniciativa de esta obra y bajo cuya coordinación se llevaron a cabo los diversos aportes individuales, por ejemplo, una enciclopedia) se asegura de contar con la autorización de cada creador antes de inscribir la obra.
Oct
30
Grafiscopio
Cómo elaborar cotización formal por servicios gráficos
Cotización, Metodológico, Negociación
36
, , , , , , , , , , , , , , ,

“¿Me puedes enviar cotización?”. Esta es una de las preguntas más frecuentes y complicadas en el ejercicio independiente de profesiones artísticas, sobre todo para quienes desconocen el valor de su trabajo y deben responderla con urgencia, por lo que terminan enviando un simple número que, aparte de poco serio, no refleja en absoluto el contexto, alcances y condiciones asociadas a una determinada tarifa. En suma, el proveedor queda en pésima posición para negociar, pues más de algún cliente podría aprovecharse de tal desconocimiento o pensar que la cifra es un total que abarca bocetos, modificaciones sin límite, etc. Para evitar errores vamos a estudiar la anatomía de una cotización formal y pondremos a disposición de nuestros lectores un documento editable (al final del texto).

QUÉ DEBE INCLUIR UNA COTIZACIÓN O PRESUPUESTO

1) Datos de contacto

En el extremo superior izquierdo del documento deben figurar en orden descendente: nombre completo del proveedor de servicios gráficos (o sea tú), profesión, ciudad, país, teléfono (con código de país y/o ciudad), código ZIP de tu oficina o lugar de trabajo (si va dirigida a clientes extranjeros. Puedes averiguar el tuyo mediante el sitio de Correos Chile), link a tu portafolio y dirección e-mail. Si tienes un logotipo o ícono personal o corporativo, puedes incluirlo arriba de toda esta información, siempre que sea discreto y pequeño. (Nota: el RUT no es necesario, por tratarse de un dato muy personal)

La función de tus datos es facilitar la identificación y procedencia del documento una vez que se imprima o circule fuera del servidor mail.

2) Fecha de emisión de cotización

En el extremo superior derecho anota el día, mes y año en que envías la cotización. P. ej.: “Martes 30 de octubre, 2012”. Este dato es fundamental para dejar constancia de su emisión y, como veremos más adelante, su vigencia.

 3) Título principal

Es una breve descripción -máximo 2 líneas- para dar contexto a la cotización: a qué proyecto y cliente se refiere. P. ej.: “Cotización ilustración proyecto etiqueta botella Coca-Cola”.

 4) Detalle

Es un breve bloque de texto que complementa al título y describe:

  • Las tareas o prestaciones que se realizarán, y sus respectivas tarifas. Para saber cómo presupuestar un proyecto, revisa nuestro artículo.
  • Las aplicaciones específicas que permites por la tarifa propuesta, en tu calidad de titular de derechos de autor.

NOTA:

JAMÁS se extiende una cotización ni se proponen tarifas sin antes conocer los fines o usos específicos que cliente dará a tu obra. De lo contrario, estás “firmando un cheque en blanco”. Por ello es importante que antes de preparar una cotización preguntes a tu cliente dónde, cómo, para qué y por cuánto tiempo será usada tu creación o producto.

 5) Plazos

Toda cotización debe incluir un plazo estimado para desarrollo de etapas y entrega final. Un cliente necesita saber qué está pagando y cuándo podrá ver la obra terminada. Si puede comprenderlo, estará más dispuesto a financiarla. Además, entre las variables que definen la calidad de un servicio está la prontitud. Si ofreces una buena solución de diseño en menos tiempo que el resto de tus pares, te vuelves más competitivo, ergo preferible. Por último, especificar fechas es también útil para ti, pues reduce la chance de que un proyecto se extienda innecesariamente.

Algunos profesionales incorporan a la cotización una carta Gantt, o diagrama cronológico que describe tareas, cuánto tomará hacerlas y cuáles pueden hacerse en forma paralela, para ganar tiempo. La ventaja de este gráfico es que permite programar rigurosamente el proyecto y da a cliente una perspectiva confiable sobre su desarrollo (algo que además te evita reclamos del tipo: «¿cómo sé que efectivamente trabajaste X horas?»)

6) Cobros adicionales

  • Bocetos: indicar tarifa y número máximo de diagramas o bocetos que definirán la obra final
  • Correcciones: indicar tarifa y número máximo de instancias de corrección posteriores a obra terminada.
  • Gastos asociados a cumplimiento de labores: indicar tarifa por gastos de traslación (movilización propia o transporte aéreo, terrestre o marítimo) y/u hospedaje, cuando sea necesario. Así mismo y de ser preciso, advertir que tarifas se refieren exclusivamente a la ejecución de una tarea o diseño, y no comprenden arriendo de estudios fotográficos, contratación de personal, ni compra de insumos o materiales. Otra opción es indicar que dichos gastos corren por cuenta de cliente

7) Forma de pago

Señalar que el pago por servicios gráficos -expresado en UF (Chile) o monto LÍQUIDO (extranjero)- se divide en 2 etapas:

  • Adelanto de al menos 30% de tarifa total antes de iniciar labores.
  • Pago del resto a contra-entrega (es decir, una vez que entregues el trabajo terminado) o en un plazo no superior a 30 o 60 días (dependiendo de la magnitud de la tarea).

NOTA: es MUY importante que tanto una cotización como un contrato especifiquen fechas de pago, de lo contrario queda abierto un flanco para retrasos.

8) Contrato

Para proyectos de cierta envergadura conviene indicar que trabajas con Contrato de Prestación de Servicios Profesionales a Honorarios, donde quedarán estipuladas formalmente las condiciones mencionadas en cotización, más los detalles sobre Propiedad Intelectual (y otros específicos de cada proyecto). Nunca está de más recalcar que Cotización y Contrato son documentos distintos, aunque complementarios, pero aquella no reemplaza de ningún modo a este último.

9) Vigencia

Dado que el paso del tiempo produce variaciones o depreciación en cualquier tarifa, una cotización debe tener vigencia limitada y estipulada con claridad. P. ej.: “La presente cotización tendrá una vigencia de 2 semanas contadas a partir de la fecha en que fue emitida”. De este modo, cuando un cliente tarda más del tiempo señalado en tomar una decisión, corresponde emitir una nueva cotización con tarifas actualizadas y/o reajustadas.

10) Cierre

La norma es cerrar una cotización tal como finaliza una carta: “Atte., Juan Pérez, Diseñador Gráfico”. También se recomienda agregar una línea en el extremo inferior de la última página, que mencione a tu contacto en la empresa que solicita tus servicios. P. ej.: “se extiende esta cotización a petición de Pedro González, Agencia XYZ”. Aparte de una convención de cortesía, el objeto de este punto es designar un contacto, alguien a cargo de la negociación por si el documento se “traspapela” y te preguntan con quién hablaste, como suele ocurrir en empresas grandes con múltiples departamentos o jefaturas.

11) Extensión

En la medida de lo posible, limitar cotizaciones a un máximo de 2 carillas (tamaño carta), para facilitar su lectura e impresión. No es recomendable extenderse demasiado en descripciones o condiciones que luego se detallarán en Contrato. Después de todo, y por formal que sea, una cotización no garantiza que el cliente nos asigne la tarea, por lo que debemos ser precisos y concisos.

Confiamos en que esta información sea de utilidad al momento de cobrar por tu primer o próximo encargo. Puedes descargar nuestro modelo de Cotización Formal desde estos links:

May
31
Grafiscopio
Contrato tipo de prestación de servicios gráficos a honorarios
Legal, Metodológico, Negociación, Propiedad Intelectual
71
, , , , , , , , , ,

En este artículo ponemos a disposición de nuestros lectores un modelo de contrato (o “contrato tipo”) de prestación de servicios gráficos y visuales. Antes de descargarlo, recomendamos leer lo que sigue:

Este documento permite formalizar, mediante escritura, la prestación de servicios a honorarios antes de iniciar cualquier tarea, y en él se estipulan detalladamente las condiciones de trabajo, además de aspectos legales como Propiedad Intelectual sobre la obra negociada. Por todo ello, es instrumento fundamental para garantizar una relación laboral seria, responsable y libre de reclamaciones una vez firmado. Ya hemos visto a qué se exponen cliente y/o agencia cuando no hay acuerdos formales con sus colaboradores externos. Por tanto, un contrato beneficia a ambas partes.

En la red no existía un instrumento como este, salvo la honrosa propuesta de Chris Leskovsek, diseñador y director de arte chileno, que tras haber sufrido las consecuencias de acuerdos informales tuvo la gentileza de elaborar un documento (2010) y ofrecerlo para descarga de cualquier lector. Considerando aquella iniciativa pionera, quisimos retomarla, completarla y reforzarla con una nueva propuesta revisada por abogado experto en la materia.

Si bien no es necesario escriturar todo tipo de trabajos gráficos, creemos imprescindible que esta herramienta se convierta en norma para negociar encargos relevantes, pues evitará imprevistos como retraso en los pagos, uso de la obra en aplicaciones no pactadas o cambio arbitrario de las condiciones de trabajo, que tan frecuentemente ocurren en negociaciones informales y afectan a proveedores de servicios gráficos. Huelga decir que ante un litigio, este documento será tu principal defensa, pues deja constancia escrita y firmada de lo acordado por ambas partes -proveedor y cliente- antes de empezar labores.

Los contratos no son documentos rígidos, sino susceptibles de adaptación. Al momento de negociar, clientes y proveedores pueden llegar a acuerdo para agregar, modificar o suprimir cláusulas hasta que ambas partes estén satisfechas con lo que firman. Lo importante es que quienes prestamos servicios gráficos o visuales sepamos cuáles puntos podemos transar y cuáles no.

Por su naturaleza, este contrato rige exclusivamente para aquellos casos donde la tarea otorgue al ejecutante cierta autonomía -independientes, freelancers-, y no exista subordinación o dependencia de un empleador (es decir, que no constituyan contrato individual de trabajo).

Conviene señalar que dada la gran diversidad de servicios gráficos o visuales, el modelo ofrecido intenta ser lo más genérico posible; ergo, dejamos a criterio y responsabilidad de cada quien adaptarlo según sus necesidades o tipo de trabajo (Para lo cual ofrecemos una versión “oficial” en formato .PDF y otra editable, en formato .DOC).

El anexo legal que figura en el documento está basado en la Ley Nº 17.336 de Propiedad Intelectual chilena, por tanto rige dentro de nuestro país. Recomendamos a todo lector extranjero que desee usarlo asesorarse con un abogado para hacer las adaptaciones pertinentes.

Las tarifas aparecen expresadas en UF (Unidad de Fomento chilena), con objeto de evitar la depreciación monetaria. Para conocer el valor actualizado de la UF y convertir tus tarifas a dicha unidad, puedes revisar el sitio del Banco Central de Chile.

Por último, comunicamos que nuestra propuesta de contrato (archivo .PDF) ha sido revisada, completada y aprobada por don Andrés Grunewaldt C., abogado y miembro del destacado Estudio Silva & Cía., especializados en Propiedad Intelectual y representantes en Chile de destacadas marcas como Facebook, Google y HBO, entre otras.

Nota: En cuanto al Anexo 2 (“Protección de la obra. Derechos de autor”), el abogado indica que fijar un plazo (cláusula segunda) es bastante relevante, ya que por ejemplo, en caso de estar frente a una campaña publicitaria, toda repetición que exceda el plazo fijado debiera generar ingresos adicionales al creador, según se señala en la cláusula cuarta. Por su parte, la cláusula tercera establece que no se pueden hacer modificaciones o adaptaciones a la obra sin autorización del titular de los derechos de autor.

ACTUALIZACIÓN (18-enero-2013): se agrega Anexo 4, con cláusulas sobre cancelación o interrupción de proyecto y correspondiente pago de kill fee, para beneficio de cliente y prestador de servicios gráficos o visuales.

LINKS DE DESCARGA CONTRATO TIPO PARA TRABAJOS GRÁFICOS Y VISUALES: