plagio
Home  »  Noticias de la comunidad  »  plagio
Mar
8
Grafiscopio
“Plagio Inc.”: Sobre infracciones a copyright en agencias
Debate, Propiedad Intelectual, Publicidad
1
, , ,
Featured Video Play Icon

El bullado caso de plagio (feb. 2016) en que se vio envuelta la prestigiosa agencia Porta luego de presentar un comercial de TV para CMR Falabella casi idéntico al de Cadillac, vuelve a poner en el tapete la mecánica de trabajo al interior de empresas creativas (agencias publicitarias, productoras audiovisuales, estudios de Diseño) y las repercusiones que puede tener sobre su imagen y la de sus clientes.

Por insólito que parezca, no es primera vez que Porta se ve involucrada en algo así y frente el mismo cliente (Falabella): en 2007 protagonizó el caso “Panda Punk”, verdadero hito en la historia de las licencias Creative Commons en Chile. Aquí surgen dos preguntas: ¿Es que no aprendieron la lección? Y aun más importante, ¿Por qué ocurre esto y cómo remediarlo?

1) LA CULTURA SWEATSHOP

En psiquiatría se dice que la administración de fármacos que no venga acompañada de terapia sólo alivia el síntoma, pero no el problema que lo origina. Análogamente, una multa no impedirá que sigan ocurriendo plagios. En el caso de las agencias hay que buscar las causas en su dinámica de trabajo, fuente de toda práctica viciada, fuga de talentos y/o faltas a la Ética. En este artículo vimos en qué consiste la cultura “sweatshop” y sus dramáticas consecuencias.

Dicha mecánica laboral puede poner presión sobre los ejecutantes, que muchas veces se ven forzados a seguir al pie de la letra instrucciones de directores empeñados en satisfacer las exigencias del cliente a toda costa («quieren ESTO. Hazlo igual»). Deb McAlister comenta la encrucijada en este artículo, que por cierto nos lleva al siguiente punto.

2) RESPONSABILIDAD DEL EQUIPO

Sería injusto e inexacto atribuir responsabilidad ética solamente a los directores creativos o a “la agencia”, como si fuera una entidad impersonal, un edificio operado por máquinas. La culpa en empresas creativas se extiende desde directores hasta ejecutantes, por el hecho palmario de que una campaña o pieza publicitaria no son producidas por un solo hombre. Un diseñador que siguió adelante con el encargo a sabiendas de que era plagio, o guardó silencio para no perder el empleo, o ignoraba que pudiera tratarse de una copia (por escasa cultura general sobre la competencia y/o referentes de su rubro), es igualmente responsable -aunque de nuevo, víctima de la cultura sweatshop-. A esto se refiere Mike Monteiro en su polémica conferencia How designers destroyed the world (2014).

3) DESCONOCIMIENTO SOBRE PROPIEDAD INTELECTUAL

Aparte de la presión y el miedo, un caso de plagio en agencias responde en primer término a desconocimiento (o a veces desprecio) de la Propiedad Intelectual, defecto sistémico que se hizo patente hoy, pero ya existía cuando tuvo lugar el seminario ad-hoc, a cargo del abogado Rodrigo Lavados (2009), y confesado por el entonces presidente de la ANDA (lo que es serio, teniendo en cuenta el Art. 8 de nuestro Código Civil: Nadie podrá alegar ignorancia de la ley después que ésta haya entrado en vigencia.” En Chile la Ley 17.336 sobre Propiedad Intelectual fue promulgada en 1970). Pero téngase presente que este fenómeno afecta no solo a países emergentes. Ocurre también en las “grandes ligas”: baste recordar el caso Ogilvy para Volkswagen, el de varias agencias “tributarias” de Heineken o el de Dentsu Malasia para WWF, que de todos modos no atenúa una falta simplemente porque otros la cometan.

Yo mismo fui víctima de infracción a derechos por parte de una agencia publicitaria, hace unos años. Según el abogado que me representó, los argumentos esgrimidos por la agencia para justificar su proceder no tenían sustento (empezando porque no hubo contrato escrito que hiciera referencia al tema derechos en la forma que dictamina el Art. 20 de la ley precitada), por lo que no tuvieron otra opción que indemnizarme. El punto es que todo esto pudo evitarse de haber existido conocimiento o respeto por la Propiedad Intelectual.

CONCLUSIONES

Hecho el diagnóstico, pasemos al tratamiento. De partida no pretendemos instalar ni fomentar una campaña de desprestigio contra agencias. Son parte de la Industria Creativa y no puede decirse seriamente que un puñado de plagios sean la norma o representen al conjunto. Es más, no todas las que obran mal lo hacen de forma premeditada, como advierte Mike Wolfsohn en su artículo para AdAge. Sin embargo, alertar sobre malas prácticas cumple una función de saneamiento y prevención que no puede ser soslayada.

El remedio, a nuestro criterio, pasa por al menos cuatro medidas:

a) Fortalecimiento y presencia efectiva del tribunal de Ética de la CONAR, para que opere con el mismo rigor que ACID en el Reino Unido, ojalá mediante educación, fiscalización y/o auditoría previas a cualquier infracción.

b) Capacitación en materia de Propiedad Intelectual. A este respecto, Grafiscopio ofrece desde ya sus servicios para dictar taller sobre el tema, exclusivo para agencias, productoras, estudios y/o empresas afines.

c) Formación académica profesional con enfoque holístico y énfasis en materias humanistas, no solamente técnicas o comerciales. Tarea que compete a las Escuelas de Publicidad.

d) Difusión pública y sistemática de este tipo de incidentes, (Ej., Copy Anticopy) para disuadir cualquier reincidencia. Gracias a internet hoy “todo se sabe” y como bien afirmó el Presidente de la Corte Suprema (2014 – 2015), Sergio Muñoz: «No hay mejor antídoto contra la corrupción que la publicidad (en el sentido de difusión) y la transparencia

ANEXOS:

Jun
25
Grafiscopio
Guía: qué hacer si tu obra está siendo usada sin permiso
Legal, Metodológico, Propiedad Intelectual
2
, , , , , ,

Navegando en internet, viendo tv o pasando frente a una vitrina, de pronto notas que tu obra ha sido usada sin permiso (como recientemente ocurrió al ilustrador chileno Sephko) o ha sido plagiada. A la sorpresa sigue un sentimiento de desorientación: no sabes bien qué hacer para detener la infracción y que los implicados paguen (en todo sentido de esta palabra). Aunque ya expuse el tema en mi entrevista a abogado, quiero desarrollarlo para despejar toda duda y presentar un plan de acción.

1) MANTÉN LA CALMA

Tranquilo. Como tú, también fui víctima de infracción a mis Derechos de Autor y parece como si el agravio y usufructo de tu trabajo creciera a cada minuto. La rabia y ansiedad que esto genera pueden hacer que tomes decisiones equivocadas. Para enfrentar el problema debes actuar con cabeza fría, armar el caso ordenadamente .

2) RECOLECTA PRUEBAS

Como recomienda el abogado Sebastián Alvarado, lo primero que debes hacer es guardar prueba de la infracción, que pueda servirte en caso de demanda, pues naturalmente el infractor tratará de borrar toda evidencia, así que no le avises sin antes tomar esta precaución. Un pantallazo (o screen cap, si hablamos de internet), una fotografía (si es en lugar público, o pidiendo permiso si es un recinto privado), algún recorte (si es revista, prensa escrita) o grabación (si es video). Siempre que sea posible, procura registrar la fecha y hora en que el infractor publicó tu obra. (ej.: en Facebook, cada post va acompañado de ambos datos: fecha y hora).

3) EVALÚA LA MAGNITUD DEL DAÑO EMERGENTE

Investiga si se trata de un plagio, uso no permitido o falsificación (delitos tipificados de manera diferenciada), por cuánto tiempo y en qué canales se ha producido la infracción. Mientras más extenso (o relevante) el perjuicio, mayor la sanción y multa a que se expone el autor del delito.

Comprueba que la supuesta infracción no figure entre las excepciones y limitaciones del Derecho de Autor. (usos legítimos de obra ajena sin necesidad de pedir permiso ni pagar al autor o titular de derechos). De nuevo, investiga si tu obra ha sido usada en un solo medio, por espacio de tiempo puntual o si ha tenido amplia cobertura mediática y usufructo comercial. Esto permitirá decidir la mejor forma de abordar el asunto y si necesitas ayuda profesional calificada (ver punto #6).

ompi-do-autor

4) DETERMINA TU GRADO DE AUTORÍA Y/O PROPIEDAD DE LA OBRA

Antes de poner el grito en el cielo, considera si la obra te pertenece únicamente a ti o si en cambio se trata de una colaboración, o si es colectiva.

Si fue creada mientras eras empleado de una empresa, revisa las condiciones del contrato (p. ej., si alguna cláusula menciona que toda creación hecha para la empresa es de propiedad de ellos) y por último sopesa la medida en que dicha obra existe gracias al equipamiento, insumos o servicios básicos (electricidad, etc) que te facilitaron.

Si hubo Contrato de prestación de servicios a honorarios, chequea los usos que permitiste. Por ejemplo, la artista chilena Marcela Donoso denunció al director de la película “Caleuche” por usar su obra en modos no permitidos por el contrato.

4) INSCRIBE TU OBRA AFECTADA

Si no lo has hecho, inscríbela en el Departamento de Derechos Intelectuales (DDI). Puedes hacerlo vía internet o en forma presencial. Si bien el Derecho de Autor no requiere formalidades para existir (surge por la mera creación de una obra), al inscribir refuerzas públicamente tu titularidad, pues deja constancia pública sobre la fecha y hora en que fue creada, y quien quiera refutarlo tendrá que demostrarlo. Un ejemplo de la importancia de inscribir una obra fue el de los libretistas afectados en el plagio perpetrado por el Jefe de guionistas de Canal 13 de Televisión (Chile).

Nota: si tu obra violada está acogida a una licencia Creative Commons, recuerda que esta NO reemplaza a la inscripción y además, tal entidad no puede representarte legalmente en una reclamación, por lo que en último término tendrás que recurrir al punto #6 de este artículo.

5) CONSIGUE TESTIGOS. VIRALIZA.

Hecho todo lo anterior, es hora de aprovechar el potencial de las redes sociales: difunde la noticia y alerta sobre la infracción. Esto dará relevancia pública al caso y puede ser un atajo para llegar directamente al infractor o disuadirlo (lograr que retire el contenido usado sin permiso y/o te indemnice).

Visibilizar públicamente una infracción a través de redes sociales ha probado ser un método más eficaz y eficiente que los canales tradicionales, incluido el judicial (sobre todo para quienes no pueden costear los servicios de un abogado). Ejemplos sobran: Francisco J. Olea vs Le Fournil (Sep. 2015), Katie Rodgers + Inslee Haynes vs Pilar Castaño (Nov. 2013), Loish vs Editorial Puerto de Escape (Ene. 2013), campaña Change vs concurso portada Olvidado Rey Gudú (Jul. 2014), Tuesday Bassen vs Zara (Jul. 2016, que incluso dio lugar al portal “Shop Art Theft.com” donde varios artistas afectados denuncian y venden directamente la obra que les fue copiada), Sephko vs Maruchan (Nov. 2016), entre otros casos que prueban que viralizar es una medida que obtiene resultado veloz y concreto.

Por cierto, evita todo tipo de descargos, amenazas o injurias que puedan jugarte en contra si el asunto se complica (el infractor podría llevarte a tribunales, sobre todo si tus acusaciones son inexactas o infundadas). Simplemente expone los hechos: “mi obra está siendo usada sin permiso”, “mi obra ha sido plagiada”, etc.

Que alguien te haya comprado una obra intelectual no significa que pueda usarla a su antojo. Un contrato entre las partes debería especificar de qué forma se ha permitido el uso.

6) CONTACTA A UN ABOGADO

Es verdad que algunas infracciones parecen menores como para molestar a un abogado, pero ¿Cómo saberlo? Tal vez ignoras los alcances del caso, cuánto dinero hay en juego o qué ley se puede aplicar a tu favor. Un abogado es quien mejor sabe ambas cosas, por lo que siempre recomiendo invertir en una hora de consulta. Además, puede actuar en representación tuya -sin compromiso emocional- y enviar al infractor una carta de intimación o “Cease and Desist” (ver pág. 11) para que cese la conducta y/o te indemnice por perjuicios. Si no dispones de dinero para costear los honorarios de un estudio jurídico para que te represente, prueba buscar portales de abogados freelance, como Derecho-Chile.cl que ofrece consulta gratis y tarifas asequibles para particulares.

Es posible que algunos infractores ignoren tu reclamo personal o viral, pero difícilmente harán caso omiso a la carta de un abogado.

7) NEGOCIA

Dicen que “es preferible un mal acuerdo que un buen juicio”: la gente sensata siempre optará por negociar antes que ir a tribunales, proceso engorroso que empaña la reputación de cualquiera y podría terminar siendo más costoso que una indemnización. Es más, no todos los infractores son villanos. En ocasiones lo hicieron por simple ignorancia de la Propiedad Intelectual.

Extrajudicialmente se puede llegar a buen puerto. Hace años un diario publicó sin permiso una de mis ilustraciones. Les informé de multas y sanciones a que se exponían. Me hicieron una oferta que acepté de buena gana. La clave es negociar con altura y profesionalismo, porque nunca sabes si de ahí puede salir un futuro cliente. No se trata de ponernos complacientes, pero de actuar con diplomacia.

8) CUANDO EL INFRACTOR ESTÁ EN EL EXTRANJERO

En este caso, la sensación de desamparo aumenta (como ocurrió al ilustrador y diseñador viñamarino Álvaro Tapia), pero no desesperes. De partida, y como dice el documento “La protección internacional del Derecho de Autor y de los Derechos Conexos” (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, OMPI):

«Una de las ventajas prácticas más importantes para un país que se adhiere al Convenio de Berna es que las obras de sus autores están automáticamente protegidas en todos los países parte en el Convenio.

El hecho de que un país pase a ser miembro de la Unión de Berna es prueba de que éste está dispuesto a ejercer la voluntad política necesaria para proteger los derechos de los autores de los demás países.»

Ante una infracción internacional puede ser muy útil el punto #5 (las redes sociales ayudaron a la ilustradora holandesa Loish a denunciar el uso no autorizado de su obra por parte de Editorial chilena. Incluso twitteros chilenos corrieron la voz) y, desde luego, el punto #6 si la cosa pasa a mayores. Un abogado de tu país SÍ puede representarte en incidentes fuera de sus fronteras. Es importante escoger un Estudio Jurídico que tenga contactos en el exterior.

Para más información sobre Derecho de Autor Internacional:

9) APÉNDICES

Sep
11
Grafiscopio
¿A qué se expone el infractor de Derecho de Autor?
Derecho autor, Legal, Propiedad Intelectual
7
, , , , , , , , , , , ,

Muy seguido se cometen infracciones al Derecho de Autor, en forma involuntaria o deliberada, relevante o menor, con notoriedad pública o inadvertidas, pero infracciones al fin. Quienes las cometen piensan que no es gran cosa, que pueden “salirse con la suya” o ampararse en ignorancia de las leyes de Propiedad Intelectual. No importa lo que piensen: su acción puede costarles muy caro.

Internet permite publicar, compartir y acceder fácilmente a imágenes, diseños, videos y archivos de audio o texto, lo que lleva a muchos a creer que por estar al alcance de la mano son de total dominio público y susceptibles de todo tipo de uso, incluido el comercial. Lo cierto es que no es así, o no necesariamente. Para poder usar lo que vemos en una página web debemos estudiar las condiciones de la licencia (si es que la hay) y aunque no cuente con una o no sea visible, debemos pedir autorización al titular de Derecho de Autor correspondiente, sobre todo si queremos usar esa obra, o parte de ella, con fines comerciales. Dos casos relevantes que incurrieron en esta falta fueron el de la editorial chilena Puerto de Escape que usó sin permiso obra de la ilustradora holandesa Lois Van Baarle, y tiempo atrás, el de Agencia Porta4 (a cargo de la cuenta Falabella) que hizo lo mismo con el diseño del oso panda punk, creado por Armando Torrealba, diseñador gráfico chileno.

Entre empresas, agencias o editoriales que solicitan los servicios de profesionales gráficos, visuales o audiovisuales también ocurren infracciones que ambas partes desestiman por desconocimiento o costumbre, como la suposición errada de que el comprador de obra artística (diseño, ilustración, fotografía, etc) pasa automáticamente a ser titular de derecho de autor, ergo puede usarla como desee. Otro equívoco habitual consiste en la creencia de que las instrucciones dadas por un director creativo o editor bastan para que este se atribuya la autoría o coautoría de la obra encomendada al proveedor, cosa que, según vimos, es incorrecta.

Además, están las infracciones flagrantes, como el plagio, la falsificación o el uso sin consentimiento ni atribución de autoría, caso este último del que fue víctima la pintora chilena Marcela Donoso, motivo por el que emprendió acciones legales contra el cineasta Jorge Olguín (por la película Caleuche), la Productora Chile Films y la empresa Buena Vista Internacional.

La ley es clara. Todas las infracciones antes citadas se encuentran tipificadas como delitos, con sus respectivas sanciones y multas (dependiendo del monto del perjuicio), según detalla El Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INAPI), a cargo del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo del Gobierno de Chile. En cuanto al Derecho de Autor, pasamos a detallar las conductas, artículo y sanción:

CONDUCTAS INFRACTORAS DEL DERECHO DE AUTOR

Conductas sancionadas por la ley 17.336

  • Conducta: Utilización de obra ajena sin autorización

Artículo: 79 No 1 y 2

Sanción: 5-1000 UTM dependiendo del monto del perjuicio

  • Conducta: Falsificación de obra protegida

Artículo: 79 bis

Sanción: Reclusión en su grado mínimo y multa 10-1000 UTM

  • Conducta: Plagio

Artículo: 79 bis

Sanción: Reclusión en su grado mínimo y multa 10-1000 UTM

  • Conducta: Piratería

Artículo: 81

Sanción: Reclusión en su grado mínimo y multa 50-800 UTM

Conviene recordar al infractor que excusarse argumentando desconocimiento de las leyes de Propiedad Intelectual (en Chile, la Nº 17.336) es más agravante que atenuante, pues como indica el Art. 8 del Código Civil chileno: “Nadie podrá alegar ignorancia de la ley después que ésta haya entrado en vigencia”, y la ley en cuestión se promulgó en 1970, hace 43 años.

Finalmente, si hemos sido víctimas de infracción a nuestro Derecho de Autor, la primera medida es contactar a un abogado especialista en Propiedad Intelectual, siguiendo los pasos que describe este artículo.

May
23
Grafiscopio
Dicen vs. quieren decir
Cliente, Editorial, Metodológico
7
, , , , , , , , , , , , , , ,

Todos conocemos esas frases ingenuas o astutas que salen de boca de clientes o gente poco versada en diseño. A continuación comparamos el mensaje mismo con su real significado, para alertar a quienes puedan “pisar el palito” o confundirse por inexperiencia o buena fe:

1)
Dicen: “Feria de Diseño”
Quieren decir: Feria de Decoración.

2)
Dicen: “Queremos algo como esto”
Quieren decir: Queremos un calco de esto.

3)
Dicen: “¿Para cuándo lo puedes tener?”
Quieren decir: lo necesito para ayer.

4)
Dicen: “Boceto”
Quieren decir: dibujo con pinta de trabajo terminado (a mitad de precio).

5)
Dicen: “Te pusiste complicado”
Quieren decir: Tu formalidad nos puso en aprietos. Necesitamos a un tipo más ingenuo.

6)
Dicen: “Se busca diseñador / estudiante en práctica proactivo, jugado…”
Quieren decir: Buscamos operario que haga mucho por poca plata.

7)
Dicen: “No tenemos mucho presupuesto por ahora, pero viene más pega”
Quieren decir: No habrá más pega que esta, y la queremos barata.

8 )
Dicen: “Monito”
Quieren decir: logotipo, sitio web, afiche, maqueta, boceto, retoque, animación, ilustración, diseño, etc.

9)
Dicen: “¿Me puedes mandar una muestra para conocer tu mano?”
Quieren decir: ¿Me puedes hacer la pega gratis?

10)
Dicen: “Lo usaremos en 2 ó 3 aplicaciones”
Quieren decir: Lo vamos a imprimir hasta en papel higiénico.

11)
Dicen: “Falta solo una firma para que salga el cheque”
Quieren decir: Estamos cubriendo nuestros compromisos financieros primero; después haremos tu cheque.

12)
Dicen: “Necesitamos unos cambios”
Quieren decir: Hazlo de nuevo. Y gratis.

13)
Dicen: “Tu cotización está muy por encima de nuestro presupuesto”
Quieren decir: Sabes demasiado sobre precios de mercado. Te confundimos con un principiante.

14)
Dicen: “Ya veo que sólo te interesa el dinero”
Quieren decir: Ya veo que el dinero te interesa tanto como a nosotros.

15)
Dicen: “Queremos algo jugado, novedoso. Queremos que te vueles”
Quieren decir: Queremos algo igual de formal, pero desabróchale el primer botón de la camisa.

16)
Dicen: “…pero si sale algo a futuro, te aviso.”
Quieren decir: hasta nunca.

17)
Dicen: “acuérdate lo que hablamos / acordamos / dijimos / conversamos”
Quieren decir: Lo que no hablamos / no acordamos / no dijimos / no conversamos.

18)
Dicen: “El proyecto se encuentra en stand-by
Quieren decir: El proyecto no va. O no contigo.

19)
Dicen: “¿Cuánto me saldría..?”
Quieren decir: ¿Cuánto es lo máximo que puedes bajarte..?

20)
Dicen: “Tengo a otro que lo haría por la mitad del precio”
Quieren decir: Sólo te tengo a ti, pero sin descuento no hay trato.

21)
Dicen: “¿Me puedes mandar el archivo en capas?”
Quieren decir: Queremos hacer nuevos cambios sin tener que pagarlos.

22)
Dicen: “¿Te puedo pedir una peguita? Es algo super simple.”
Quieren decir: Necesito alguien para endosarle este cacho.

23)
Dicen: “¿Te puedo llamar?”
Quieren decir: Por teléfono te ablando.

23)
Dicen: “Ya estamos a punto de llegar a lo que quiere cliente. Hazte estos cambios y estamos:”
Quieren decir: Sé que te tengo chato, pero con buena onda seguro no me cobras todas las correcciones.

24)
Dicen: “El proyecto es una apuesta en la que vamos todos”
Quieren decir: No hay plata para ti.

25)
Dicen: “Pagamos cuando cliente suelta el pago.”
Quieren decir: Pagamos a 120 días. Mínimo.

¿Conoces otras frases? Déjanos un comentario y ayúdanos a completar esta colección.

Por sus aportes y sugerencias, agradecemos a: Yerely Fonseca, Elizabeth Hunt, Christian Dittmann, Daniel Rodríguez, Gabriel Rodríguez y Felipe Suanes.