precio
Home  »  Blog  »  precio
Oct
29
Grafiscopio
Calculadoras, convertidores e indicadores de valores
Metodológico, Tarifas, Tributario
1
, , , , , , , ,

El trabajo creativo va de la mano con tareas como el cobro de honorarios y pago de impuestos. Sea que tengamos clientes locales o extranjeros, debemos emitir boletas o facturas y calcular los montos respectivos. Este proceso puede simplificarse gracias a las herramientas disponibles en la red, que hemos compilado en un solo artículo (en permanente actualización), para hacerlo aun más práctico y sencillo.

Agradecemos cualquier aporte o corrección a los datos aquí expuestos (sean plataformas en línea o Apps). Idealmente incluir una descripción para explicar en qué consiste y/o cuál es la contribución a la información ya publicada.

1) CALCULADORAS DE IMPUESTOS PARA LLENAR BOLETA DE HONORARIOS (10%)

Bolettta
Calculadora para llenado de boleta de honorarios. Expresa montos según cómo hayan sido pactados los honorarios con el cliente (en valores brutos o líquidos).
http://silogismo.com/bolettta/
Autor: @juque / silogismo.com

Calculadora de Impuestos en Chile
Boletas (10%) y Facturas (19%)
http://www.buscavina.com/iva.html

2) CONVERTIDORES: PESO A UF / UF A PESO

Calculadora de presupuesto en UF
Válida dentro de Chile. Permite expresar presupuesto en Unidad de Fomento (UF), que es un valor reajustable de acuerdo con la inflación. A diferencia de montos expresados en pesos, evita la depreciación en el tiempo y presenta al cliente un valor perceptualmente más fácil de digerir (40 UF suena menos duro que $1.000.000, pero es lo mismo).
https://franciscoamk.com/calcular-presupuesto-en-uf/
Autor: Francisco Aguilera / FranciscoAMK

UFaPesos
Válida dentro de Chile. Convertidor de UF a peso, de UTM a peso y de Dólar a peso.
http://www.ufapesos.cl/

3) CALCULADORAS DE IVA (en Chile 19%)

Calculadora de IVA
Cuanto impuesto se paga sobre bienes inmuebles y servicios de personas y empresas. Puede servir para calcular el precio efectivo de insumos o servicios (p. ej. impresión) a cuyos valores originales debes sumar el IVA (“+ IVA”). Ojo: si vas a emitir una boleta de honorarios no corresponde hablar de IVA, ya que este valor es para facturas.
http://www.iva.cl/

Calculadora de Impuestos en Chile
Boletas (10%) y Facturas (19%)
http://www.buscavina.com/iva.html

4) CALCULADORA DE IPC

Calculadora IPC
Aplicación que permite calcular la tasa de variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) entre dos periodos y actualizar (o “reajustar”) valores monetarios expresados en pesos. En pocas palabras, si te deben un pago hace 1 año ¿A cuánto equivale ese valor hoy?
Autor: Instituto Nacional de Estadísticas (INE)
http://encina.ine.cl/CALCULADORA/

5) CONVERTIDORES DE DÓLAR A PESO / PESO A DÓLAR
Para negociar con clientes extranjeros.

Valor-Dólar
Calculadora e indicador Valor del Dólar actual en Chile
http://www.valor-dolar.cl/

Conversor.cl
http://www.conversor.cl/

6) CONVERTIDORES DE EURO A PESO / PESO A EURO (€)

Valor-Dolar/Euro
http://www.valor-dolar.cl/valor-euro

Money Converter
http://themoneyconverter.com/ES/CLP/EUR.aspx

Nacionales.cl
http://www.nacionales.cl/valor-euro

7) CALCULADORAS DE VALOR POR HORA DE TRABAJO

Calculadora Freelance
Autora: Laura López (España)
http://www.calculadorafreelance.com/

Cuánto cobrar por hora de servicios
Autor: Cosmonauta (México)
http://cosmonauta.mx/toolbox/precioporhora.html

8) CALCULADORAS DE SUELDO

Calculadora de sueldo líquido / herramienta de liquidación de sueldo
Para saber cuál será el dinero que recibirás mensualmente en tu bolsillo (sueldo “líquido”). También útil si estás negociando un sueldo y no sabes el sueldo bruto que debes pedir.

Oct
21
Grafiscopio
Ofertones de Diseño
Académica, Debate, Tarifas
1
, ,

En nuestra disciplina no solo existen sino que abundan las «liquidaciones» de servicios profesionales. La sobreoferta obliga a competir por precio (con los inconvenientes que ello implica), produciendo una suerte de efecto dominó que echaría al suelo las tarifas y estatus de todo el gremio. ¿Cuál es el impacto real del problema, si lo hay?

TU LOGO POR 5 LUCAS

Varios lectores me han alertado sobre el polémico caso de Lo Haría.com, portal de crowd-sourcing que ofrece todo tipo de servicios por $5.000 pesos (poco menos de 10 dólares), incluyendo desde luego diseño gráfico. Personalmente no prestaría servicios creativos por esa tarifa. A lo más me limitaría a labores técnicas (recorte, impresión, coloreado, etc) muy puntuales o que impliquen alto grado de automatización (a la manera de un action de Photoshop). En este último caso creo que tanto clientes como creativos -e incluso administradores del portal- saldrían beneficiados: los primeros con un precio módico y los segundos con un ingreso adicional por tareas de mínimo razonamiento. Pero el hecho es que varios diseñadores están dispuestos a crear piezas gráficas -como logotipos- ¡por apenas $5.000!

ESTUDIA DISEÑO… ¡EN 1 AÑO!

Por medio de un lector supe que el Instituto Crearte de Viña del Mar imparte un curso intensivo de Diseño Gráfico, de apenas 1 año de duración. Como declaran en su sitio web: «Nuestro objetivo es brindar en corto plazo, una formación dinámica y actualizada…Muchos de nuestros ex-alumnos han iniciado su emprendimiento gracias a la rapidez y simpleza de nuestras técnicas de enseñanza, aplicando la creatividad. Con una modalidad única de enseñanza que combina la teoría con la práctica.» Lo que más me preocupa no es la brevedad del curso, ni la cantidad de alumnos que pueda tener, sino que alguno de ellos -o sus clientes / empleadores- piense que un título técnico de esa índole tiene el mismo peso que uno profesional (confusión parecida a la de quienes piensan que un diplomado tiene valor académico equivalente a un posgrado).

¿DEBEMOS PRENDER ALARMAS?

Los ejemplos anteriores (notorios pero en ningún caso únicos, si sumamos otras plataformas de crowd-sourcing) naturalmente generan alarma o molestia entre colegas que los consideran amenaza para la industria creativa. Eso depende de qué entendamos por amenaza, o mejor dicho, a quién afecta. En entrevista para The Rise To The Top, Seth Godin declara que las oportunidades son escasas para freelancers de habilidad mediana, mientras que el mercado está en su mejor momento para un freelancer extraordinario. De esto se deduce que los ofertones de Diseño no intimidan a un profesional competente y talentoso (que ni siquiera debe mendigar trabajo, pues es buscado por clientes). El problema, sin embargo, es que la mayoría de los diseñadores no son extraordinarios, quedando a merced de esta “ley de la selva”.

Ahora bien, el cliente que busca precio módico está en todo su derecho y las plataformas de crowd-sourcing buscan satisfacer justamente las necesidades de ese nicho de mercado. Aceptémoslo: no todo mundo necesita un Paul Rand, ni un BMW para desplazarse desde casa hasta la oficina. Los servicios profesionales no están exentos de segmentación de mercado (“línea económica”, “estándar” y “premium”, para distintos bolsillos). Lo importante es que tanto cliente como diseñador conozcan la diferencia entre amateur y profesional, pues la tarifa elevada de un diseñador no solo guarda relación con su calidad estética o técnica, sino además con su experiencia, velocidad, conocimientos y ética, entre otras cualidades. Es bueno tener claro que cualquier cosa demasiado económica implica un riesgo: baja calidad e incluso delito (como advierte Steve Berry en su video para Topic Simple, sobre proliferación de plagio en portales de crowd-sourcing, donde el diseño está a cargo de amateurs más interesados en hacer dinero fácil que en respetar normas básicas de ética profesional). En suma, los ofertones terminan siendo una amenaza para el cliente más que para los propios diseñadores competentes.

Jul
1
Grafiscopio
¿Cómo se aplica el pago por Derechos de Autor en el rubro editorial?
Derecho autor, Editorial, Metodológico
11
, , , , , , , , , , ,

En mi entrevista a Miguel Ángel Ferrada ya toqué el tema del Derecho de Autor en el medio editorial. Sin embargo, quedó fuera un punto no exento de controversia (y que vine a saber tiempo después): la forma en que se pagan tales derechos.

Por diversas fuentes -conversaciones, foros, artículos, redes sociales, etc- supe que ilustradores y escritores encuentran difícil vivir de los derechos de autor a menos que las ventas de un libro sean exorbitantes, con el agravante -y aquí apunta este artículo- de que varios autores no estarían recibiendo el monto íntegro por concepto de derechos que fija la Ley. Me interesó estudiar un problema que desconozco, pues mi trabajo para editoriales ha sido ocasional, y la mayoría de los contratos que firmé fueron por Obra antes que de Edición (la diferencia entre uno y otro, aquí). Para quienes, en cambio, sueñan con publicar libros o cuentan entre sus principales clientes -e ingresos- a editoriales, es motivo razonable de preocupación (y a veces, de hermetismo). A continuación expongo lo que he podido averiguar y desde luego estoy abierto a opiniones o datos que rectifiquen, complementen o confirmen esta información.

1) QUÉ DICE LA LEY

El Capítulo VI de la Ley Nº17.336 de Propiedad Intelectual chilena se refiere al Contrato de Edición. Puntualmente, en su Art. 50º, aborda el caso de remuneración consistente en participación sobre el producto de la venta (también conocida como royalties o regalías por derecho de autor):

“Artículo 50°- Cuando la remuneración convenida consista en una participación sobre el producto de la venta, ésta no podrá ser inferior al 10% del precio de venta al público de cada ejemplar.

En tal caso, el editor deberá rendir cuenta al titular del derecho por lo menos una vez al año, mediante una liquidación completa y documentada en que se mencione el número de ejemplares impresos, el de ejemplares vendidos, el saldo existente en bodegas, librerías, depósito o en consignación, el número de ejemplares destruidos por caso fortuito o fuerza mayor y el monto de la participación pagada o debida al autor.

Si el editor no rindiere cuenta en la forma antes especificada, se presumirá vendida la totalidad de la edición y el autor tendrá derecho a exigir el pago del porcentaje correspondiente a dicho total.”

2) CÓMO INTERPRETAN LA LEY ALGUNAS EDITORIALES Y CÓMO INCIDE EN EL PAGO DE DERECHOS DE AUTOR

El texto parece suficientemente claro. Sin embargo, algunas editoriales lo interpretan a su manera, pues aquel no definiría quién es propiamente el “público” que compra el libro. Así, optan por considerar “público” no al lector, sino a la Librería (a la que abastecen de libros), lo que obviamente incide en el 10% que finalmente recibe el autor (ilustrador, escritor, etc), como explico a continuación:

Según esta lógica, si en librerías encontramos un libro a $11.900, el desglose producto de su venta sería el siguiente: $1.900 corresponden al IVA (19% que pasa directamente al Servicio de Impuestos Internos). De los $10.000 restantes, el 40% ($4.000) pertenece a la Librería (para pagar arriendo, sueldos, servicios básicos, publicidad, etc.) y 60% ($6.000) pertenece a la Editorial (para pagar arriendo, sueldos, servicios básicos, bodegaje, distribución, imprenta… y derechos de autor).

Por tanto, bajo este sistema, el Autor NO recibe el 10% del precio de venta A PÚBLICO de cada ejemplar (como indica la Ley), sino el 10% del precio de venta NETO de la Editorial: o sea, el 10% de 60% del valor del libro, descontado el IVA. En resumen: por cada libro vendido a $11.900 en librerías, el Autor recibirá -en el mejor de los casos- $600 por cada ejemplar (en vez de $1.190, como indica la Ley. Multiplicando esto por un tiraje -vendido- de 1000 ejemplares, notamos bastante diferencia entre recibir $600.000 y recibir $1.190.000 ¡Prácticamente el doble!). Ahora, si el Autor (escritor) comparte derechos con un ilustrador o traductor, puede que esos $600 se reduzcan a la mitad.

Si a lo anterior agregamos que una Editorial puede realizar ventas especiales al Gobierno, a bibliotecas, a clientes especiales, o transar libros al precio que estime conveniente, tendríamos que volver a calcular los montos según la rebaja al precio de venta a público decidido por la Editorial. Es decir, si esta opta por vender el libro a una biblioteca a la mitad o un cuarto del precio de venta a público, el 10% de Derecho de Autor se calculará sobre esa mitad o ese cuarto.

3) CONCLUSIONES

Grafiscopio existe, entre otras razones, para informar y transparentar el modo en que se negocia Propiedad Intelectual, por su importancia cardinal para la industria creativa, como advierten el British Council, CERLALC o el BID: los creativos subsisten gracias a la explotación comercial de los derechos asociados a su obra. Es necesario respetar y valorar su trabajo para que sigan siendo un agente que ayude a clientes -empresas privadas, instituciones públicas, editoriales, etc- a multiplicar ventas y a difundir la Cultura. Si en cambio se ven perjudicados o amenazados, esto redundará negativamente en el crecimiento y desarrollo de su industria y del país. Ni más, ni menos.

Muchos creativos ingresan cada año al mercado. Lamentablemente suelen hacerlo con poco o ningún conocimiento sobre las leyes que los amparan, el valor de lo que hacen o cómo funciona el medio. Esto deja campo abonado para toda clase de vicios o defectos, que en parte pueden atribuirse a clientes inescrupulosos, pero también al hermetismo o miedo entre colegas, que dificulta la fijación de una doctrina de conducta y desempeño profesional común a todos(*).

Por último, debe admitirse que no todos incurren en prácticas irregulares en forma deliberada. A veces solo se ha perpetuado una norma viciada por negligencia involuntaria de clientes y proveedores, que seguramente ambos estarían dispuestos a corregir si se les enseña cómo y en qué están fallando. Confío en que sea el caso mayoritario entre las editoriales a que apunta este artículo, y que ellas entiendan el espíritu de lo que he analizado: informar más que sentenciar.

(*) Esto excluye la fijación de tarifas mínimas o estandarizadas, acto sancionado por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), Decreto Ley Nº 211 de 1973, Art. 3º, inciso a.

NOTA: en Grafiscopio nos interesa seguir recopilando datos sobre este asunto. Si has trabajado para editoriales (dentro o fuera de Chile), por favor responde a estas preguntas:

1) ¿Has recibido pago de Derechos de autor por los libros en que se ha publicado tu trabajo?

2) En caso afirmativo, ¿Qué rol cumpliste en la ejecución del libro (ilustrador, escritor, colorista, traductor, etc)?

3) ¿Qué porcentaje te asignó la editorial por ese rol? ¿El porcentaje que recibes por Derecho de Autor es sobre el precio de venta final del libro (PVP – Precio de Venta a Público) o sobre el precio de venta neto de la editorial?

Abr
22
Grafiscopio
La importancia de reajustar tarifas
Comercial, Negociación, Tarifas
1
, , , , , , , , , ,

“El costo de la vida sube otra vez”, reza una popular canción, y los servicios profesionales no escapan a la regla. Puede que ejecutar un diseño nos tome la misma cantidad de horas que hace 1 año, pero mientras tanto vemos cómo sube el precio de los servicios básicos (electricidad, gas, agua, etc), gastos fijos (arriendo, locomoción colectiva o bencina) y hasta los insumos (papel, tinta, libros, materiales, etc); todos gastos inherentes a nuestro trabajo. Por ello es importante reajustar tarifas de acuerdo a la realidad en que vivimos.

UNIDAD DE COBRO

Los freelanceros tendemos a expresar tarifas en unidad monetaria (pesos) y mantenerlas fijas por años, incluso décadas, sin considerar la inflación (es decir, el aumento de los precios del mercado) o el IPC. De pronto nos damos cuenta de que antes hacíamos el mes con 3 encargos, y hoy no alcanzan. O bien recibimos un pago pendiente hace meses y notamos que ya no vale lo mismo que cuando propusimos la cifra. Por ello algunos veteranos recomiendan cobrar en Unidad de Fomento (UF), para compensar la depreciación monetaria y hacer que tus honorarios tengan el mismo valor a medida que pasa el tiempo. Es verdad: la UF es una unidad de cuenta variable, pero si la estudias históricamente verás que sube en forma estable. Además, y como advierten algunos colegas, los montos expresados en UF no suenan tan abultados como aquellos en pesos, aunque sean equivalentes. Por lo tanto ofrecen una ventaja estratégica.

PEDIR UN AUMENTO

En el universo del empleo fijo, con contrato indefinido, es normal e incluso lógico pedir un aumento de sueldo, por las razones que explico al comienzo y porque denota ambición profesional. Sin embargo, expertos laborales recomiendan NO pedirlo antes de 6 meses de pertenencia a una compañía. El mismo criterio debe orientar el reajuste tarifario de servicios profesionales autónomos: si llevas 6 meses o 1 año trabajando para el mismo cliente, puedes avisarle con tiempo que a partir del siguiente período elevarás tus tarifas. Pero ojo: es MUY importante obtener feedback previo y ojalá continuo, para saber si tu trabajo ha tenido impacto o reportado ganancias comprobables.

¿CUÁNTO SUBIR?

¿Está bien subir 5 mil pesos?, ¿10 mil?, ¿No será mucho?, ¿Es mejor un porcentaje? Aquí no existen fórmulas de validez absoluta. Cada profesional definirá un incremento según su realidad (relevancia del cliente, capacidades, experiencia y necesidades propias) y las posibilidades de su contraparte. Un buen artículo de PlaceHunter.cl indica que para aumentos de sueldo en empleos fijos es razonable pedir entre un 15% y 30% (considerando que un incremento de 15% representa tres veces la inflación). Por cierto no conviene aplicar equivalencia demasiado literal entre empleo fijo y encargo puntual o temporal, pero sí tener en cuenta el otro consejo de la misma fuente: saber la escala de salarios (o tarifas) en que te mueves: investigar cuánto cobra un profesional con tus mismas o similares características (experiencia, habilidades, cartera o relevancia de clientes, país o ciudad en que reside, etc), para que un eventual alza de tus precios no te haga inalcanzable, sobrestimado y/o poco competitivo.

COTIZACIONES PREVISIONALES

Como sabes, a partir del año 2015, quienes trabajamos en forma independiente y/o a honorarios estamos obligados a cotizar. Algunos colegas lo consideran motivo suficiente para elevar tarifas y compensar la parte de nuestra devolución de impuestos que irá forzosamente destinada a ese fin. Analizaré este punto en un próximo artículo.

NO TEMAS

A muchos freelanceros les acompleja cobrar. Y de subir tarifas, ni hablar. Piensan que perderán clientes y esas cosas. La verdad no hay nada qué temer, salvo que tu trabajo no esté a la altura. Por si no sabes, los trabajadores independientes somos más económicos que un empleado, ya que nuestro empleador no está obligado a pagarnos cotizaciones, vacaciones, etc., así que una pequeña alza en tus tarifas sigue siendo rentable, sobre todo si tu cliente es extranjero y de países desarrollados, donde tu equivalente cobra 2 o 3 veces lo que tú. Y como digo al comienzo, lo que haces al reajustar no es encarecer tus servicios, sino simplemente asegurarte de que valgan lo mismo que hace dos, tres o más años.

Nota: reajustar tarifas no siempre implica un alza. A veces la situación económica o política de un país o de un cliente (p. ej., una crisis) obliga a bajar precios para seguir siendo competitivo. Por ello es bueno estudiar las condiciones que rodean a nuestro trabajo y no olvidar que de pronto es mejor ganar un poco menos pero que nos encarguen con frecuencia, antes que cobrar una fortuna y que no vuelvan a llamarnos. Lo importante es saber hallar el punto de equilibrio en que nuestro negocio sea siempre rentable.

Ene
17
Grafiscopio
¿Tiene sentido un tarifario en Chile?
Debate, Negociación, Tarifas
6
, , , , , ,

¿Cuánto cobrar por un logotipo, afiche, anuario corporativo, ilustración, video y un largo etcétera? ¿Existe algún tarifario específicamente chileno donde consultar precios?

Créanlo o no, estas preguntas fueron la inspiración para fundar Grafiscopio. Antes que cualquier otra información de utilidad para el ejercicio profesional, Carolina López (Diseñadoras.cl) y yo nos propusimos crear el primer tarifario de artes gráficas y visuales chileno. Incluso desarrollamos un anteproyecto que luego quedó congelado, no solo por motivos presupuestarios o administrativos, sino que mientras más he investigado sobre el tema, más me convenzo de que un tarifario parece útil, pero en la práctica es inoperante.

1) ¿Y CÓMO ALLÁ AFUERA?

En otros países hispano-parlantes existen tarifarios -por ejemplo el del CDGM (Misiones, Argentina), ADGORA (Colombia), Aprovisual (México) o CDCV (Rafaela, Argentina)- mientras en países de habla inglesa son bastante más escasos. Uno de los pocos parece haber sido FreelanceSwitch (Australia), aunque el formato original ha cambiado. Otros sitios como FireBubble (UK) solo se aventuran a sugerir precios aislados: por ej., rangos de tarifa por logotipo (250-450 Libras para clientes pequeños, 350-1000 para clientes medianos y grandes). Lo importante, sin embargo, no es replicar una herramienta porque otros países la tengan, sino porque cumple el fin que se propone. Y es ahí donde el asunto me merece reparos.

2) ¿SIRVE UN TARIFARIO?

Hay por lo menos 3 grupos especialmente interesados en que exista un tarifario: estudiantes recién egresados que ignoran cuánto cobrar, profesionales que comienzan en el negocio freelance y veteranos que desean reducir o eliminar la competencia desleal proponiendo tarifas mínimas. Sus motivos son razonables, pero cabe preguntarse si la solución es un tarifario, por lo que explico a continuación:

PRINCIPALES FALENCIAS DE TARIFARIOS

  • Descripción demasiado genérica: cuando proponen precio de, digamos, un logotipo, pasan por alto el destino de dicha pieza gráfica: ¿almacén de barrio o empresa multinacional?, ¿Logotipo de campaña de temporada o institucional?, ¿Pensado para institución con o sin fines de lucro? Recordemos que el trabajo gratis o a bajo precio (modalidad pro bono) para fines benéficos o humanitarios no se considera especulativo y hay quienes sugieren reducir el precio en estos casos.
  • Alcance limitado: las tarifas genéricas pueden -y suelen- no ser válidas en distintas ciudades de un mismo país, como es el caso de Chile, donde los presupuestos que se manejan en la capital difieren considerablemente de regiones. Al menos el tarifario CDCV (Rafaela, Argentina) advierte al lector sobre su alcance únicamente regional. Está de más decir que en razón de lo anterior, la simple conversión a moneda nacional de valores expresados en un tarifario extranjero pueden ser de poca utilidad.
  • Ausencia de perfil profesional: al proponer un precio fijo y transversal no queda claro si vale por igual para un novato o un veterano. Este último tiene experiencia comprobable sobre la efectividad de sus servicios profesionales, por tanto es lógico que su trabajo cueste más. Hasta donde sé, la variable perfil es abordada únicamente por la aplicación CuantoCobrar. (Nota: fuentes cercanas me han contado que la aplicación es buena, pero ofrece conversión de precios para diferentes países y la de Chile no es 100% exacta/ confiable)
  • Segmentación por tamaño de cliente: al dividir la escala de cobros en clientes pequeño, mediano y grande, desestiman el hecho de que el presupuesto para Diseño no es siempre proporcional al tamaño de una empresa. A veces un cliente pequeño quiere apostar agresivamente por Diseño, como vimos en este artículo.
  • Incapacidad de cubrir todo el espectro posible de servicios profesionales: son tantas las variedades de encargos y tareas solicitadas a un profesional creativo que es casi imposible cubrir todas, por lo que se tiende a equiparar algunas no consideradas con las que sí figuran en el tarifario, lo que podría ser inexacto.
  • Ausencia de variable Propiedad Intelectual: son poquísimos los tarifarios que incorporan el tema derechos, fundamental en negociación por obra gráfica o visual, como advierte el Nuevo Libro Blanco de la Ilustración (FADIP, España). En tal sentido, los únicos relativamente eficaces serían el de la ANIGP (España) o Calkulator 2.3

3) NATURALEZA DE LOS SERVICIOS PROFESIONALES

Este es otro factor que podría agregarse a las falencias de tarifarios, pero dada su importancia prefiero aislarlo. Tanto quienes exigen como quienes ofrecen tarifarios descuidan las particularidades de los servicios, desde el punto de vista de la Economía.

A diferencia de ciertos productos que tienen más o menos las mismas propiedades u ofrecen prestaciones similares, los servicios se caracterizan por incluir algún nivel de habilidad, ingenio y experiencia. Así, 3 profesionales que egresan simultáneamente de la misma universidad, instituto o curso ofrecerán servicios de distinta calidad. Y la diferencia es aun mayor entre cualquiera de ellos y un colega con varios años de experiencia (y trato con clientes). Es más, el servicio no consiste únicamente en la ejecución de una tarea o entrega de un producto, sino también en la forma cómo se atiende al cliente y otras habilidades blandas que un tarifario no refleja (y que justifican que un diseñador cobre cierto monto o sea preferido, por sobre otro colega). Como dice el contrato modelo ofrecido por la American Institute of Graphic Arts (AIGA):  “Cada proyecto de diseño es diferente y lo mejor resultará de la confianza entre cliente y diseñador.” Una definición precisa y concisa de lo que implica un servicio.

A propósito, el problema con establecer tarifas “mínimas” (para evitar la competencia desleal de profesionales inexpertos y a veces talentosos que trabajarán por precio botado con tal de ganar experiencia, clientes o dinero) es que pueden ser un remedio peor que la enfermedad, pues validan a colegas mediocres que cobrarán lo mismo que sus pares, a pesar de entregar un producto y/o servicio deficiente, lo cual termina desprestigiando a todo el sector.

4) ¿SON LEGALES LOS TARIFARIOS?

El principal escollo que debe sortear cualquier tarifario es la legalidad de proponer valores fijos, transversales o mínimos, lo que en Economía puede considerarse un cartel de precios o colusión, prácticas penadas por las leyes de libre competencia de varios países. Todos conocemos el caso de la Asociación de Diseñadores Gráficos de Asturias (AGA) y la Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana (ADCV), organismos españoles multados por la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) precisamente por “recomendar” tarifas mínimas de diseño (Gráffica.info, 6 Feb. 2013)

En el caso de Chile, un tarifario debe tener muy en cuenta la Normativa del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), particularmente el Art. 3º inciso a, del Decreto Ley Nº 211 de 1973:

TITULO I 
DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1º.- La presente ley tiene por objeto promover y defender la libre competencia en los mercados.
Los atentados contra la libre competencia en las actividades económicas serán corregidos, prohibidos o reprimidos en la forma y con las sanciones previstas en esta ley.

Artículo 2º.- Corresponderá al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia y a la Fiscalía Nacional Económica, en la esfera de sus respectivas atribuciones, dar aplicación a la presente ley para el resguardo de la libre competencia en los mercados.

Artículo 3º.- El que ejecute o celebre, individual o colectivamente, cualquier hecho, acto o convención que impida, restrinja o entorpezca la libre competencia, o que tienda a producir dichos efectos, será sancionado con las medidas señaladas en el artículo 26 de la presente ley, sin perjuicio de las medidas preventivas, correctivas o prohibitivas que respecto de dichos hechos, actos o convenciones puedan disponerse en cada caso.
Se considerarán, entre otros, como hechos, actos o convenciones que impiden, restringen o entorpecen la libre competencia o que tienden a producir dichos efectos, los siguientes:

a) Los acuerdos expresos o tácitos entre competidores, o las prácticas concertadas entre ellos, que les confieran poder de mercado y que consistan en fijar precios de venta, de compra u otras condiciones de comercialización, limitar la producción, asignarse zonas o cuotas de mercado, excluir competidores o afectar el resultado de procesos de licitación.

b) La explotación abusiva por parte de un agente económico, o un conjunto de ellos, de una posición dominante en el mercado, fijando precios de compra o de venta, imponiendo a una venta la de otro producto, asignando zonas o cuotas de mercado o imponiendo a otros abusos semejantes.

c) Las prácticas predatorias, o de competencia desleal, realizadas con el objeto de alcanzar, mantener o incrementar una posición dominante.

Artículo 4º.- No podrán otorgarse concesiones, autorizaciones, ni actos que impliquen conceder monopolios para el ejercicio de actividades económicas, salvo que la ley lo autorice.

5) ENTONCES, ¿CUÁNTO COBRAR?

Aunque no sean recomendables o se impida el establecimiento de tarifas fijas, sería poco serio dejar sin respuesta una pregunta que la merece, y que en nuestro caso está orientada por un fin noble: ayudar a colegas y educarlos para que cobren lo que vale su trabajo, por el impacto que en todo el sector puede tener la caída de precios de mercado por competencia desleal (involuntaria o deliberada).

Personalmente aprendí a cobrar usando 3 métodos:

a) Aplicando las técnicas que recopilo en este artículo.

b) Cotejando precios con colegas (de mi mismo nivel profesional o bien solicitando orientación de otros más experimentados, para tener referencia y estimar un precio proporcional) y

c) “horquillando”: un término de guerra naval que se refiere a calcular la distancia de un barco enemigo disparando un primer proyectil muy lejos y el siguiente más cerca. Si ninguno de los dos lo toca, significa que el contendor se encuentra entre medio de ambas distancias, y así se ajusta el cañón hasta darle. En el caso de los servicios profesionales, horquillar implica partir proponiendo una tarifa alta, excesiva incluso, y si es recibida con escándalo, negociar hasta lograr un monto que nos deje satisfechos al cliente y a mí, pero jamás empezar regalando trabajo a precio botado. Tener claro tu disparo más cercano, es decir, la cifra mínima por la que vale la pena tomar un encargo.

La combinación de estas 3 técnicas ha sido mi mejor tarifario. Y por lo mismo considero importante generar comunidad y deliberación entre colegas, con objeto de asistirse mutuamente en asuntos como consulta o comparación de precios adecuados. En muchos casos pueden ser la mejor referencia.

Ene
10
Grafiscopio
Lector pregunta: cómo cobrar por afiche para evento masivo
Cotización, Negociación, Pregunta
3
, , , , , , , ,

A través de un mensaje privado por Facebook, un lector nos pregunta:

“necesito saber cómo cobrar por un afiche para una fiesta masiva. Estoy algo confundido. Espero me ayuden.”

Estimado,

para presupuestar debes considerar varios aspectos:

1) TU EXPERIENCIA DISEÑANDO AFICHES DE ESE TIPO

El cobro es distinto para un primerizo que para alguien con un portafolio robusto de afiches para eventos masivos o relevantes, ya que este último tiene pruebas comprobables de éxito comercial de sus servicios profesionales.

2) EL PROBLEMA CON LA HORA-HOMBRE

Un método bastante popular es el de calcular el valor de nuestra Hora-Hombre (HH) y según eso cobrar. Pero este sistema tiene limitaciones. Supongamos que tardas 2 horas en diseñar el afiche para un almacén de barrio, y luego te encargan diseñar otro para una empresa multinacional, que también toma 2 horas. ¿Vas a cobrarles lo mismo? Obviamente no. Esto explica porque algunos recomiendan descartar de plano el cobro por HH.

3) DERECHOS

Al momento de cobrar, los derechos son tan o más importantes que la simple ejecución de una tarea, por cuanto el trabajo se realiza una sola vez, pero el uso de esa obra puede extenderse a diversos formatos, difusión internacional, o reediciones y adaptaciones consecutivas. Debes asegurarte de cubrir tales eventualidades cobrando derechos en una de las siguientes formas: de una sola vez, por un monto total estimado (“tanto alzado”), o bien regalías (“royalties” o participación en el producto de la venta, que puede ser un porcentaje acordado entre tú y cliente).

Antes de proponer una cifra, pregunta a tu cliente cómo piensa usar el afiche:

– ¿Sólo en impreso o también en medio web y móviles, televisión, etc?
– ¿Difusión local, regional, nacional o internacional?
– ¿Qué vigencia tendrá? Terminada la fiesta no volverá a ser usado o quieren seguir mostrándolo en algún canal?
– ¿Piensan reproducirlo en otros formatos impresos como flyers, insertos de prensa o revistas, etc?

En cuanto a la negociación misma:

3) REFERENCIA DE TARIFA

Para que te hagas una idea, el premio por concurso nacional para diseñar afiche del Festival de Viña pagaba cerca de $1,5 millones cuando gané el 1er lugar (2004). Por su parte, el concurso afiche Lollapalooza Chile 2014: $1 millón. Afiches de marketing interno en empresas grandes rondan los $700~$800 o más. Las cifras son referenciales y pueden aumentar o disminuir dependiendo de todas las condiciones que señalo más arriba.

Para conocer un modelo de contrato con licencia de uso, revisa el disponible aquí en Grafiscopio.

Para saber cómo negociar derechos, revisa estos 2 links:

Material adicional:

Ago
31
Grafiscopio
El tiempo tiene precio
Comercial, Metodológico, Negociación
3
, , ,

El tiempo es un recurso tan valioso como cualquier material o capital. No solo es importante aprender a administrarlo, sino también convertirlo a precio. Hay actividades que no implican gran esfuerzo, pero toman tiempo que podría dedicarse a otro encargo o cliente. Por eso, NO LO REGALES.

Abr
2
Grafiscopio
Calidad, precio, tiempo
Cliente, Metodológico, Negociación
2
, , , , , , , , , , ,

El sueño de todo cliente es que su proveedor le ofrezca un trabajo de primera calidad en tiempo récord y a precio botado. Nosotros somos su reloj despertador. Y claro, si nos preguntan, también querríamos hacer un trabajo sencillo en un plazo holgado y a cambio de una fortuna. Pero ambas partes debemos ser realistas.

En la práctica existe una regla metodológica según la cual tu cliente sólo puede optar por 2 vértices de un triángulo compuesto por calidad, precio y tiempo. Es decir:

– Si desea alta calidad a precio módico, debe darnos más tiempo.

– Si desea alta calidad en poco tiempo, debe pagarnos un precio mayor.

– Si desea precio módico en poco tiempo, debe sacrificar la calidad.

Es importante señalar esto en reuniones previas a cualquier proyecto, porque a menudo nuestra contraparte piensa que por financiar el encargo está facultada para plantear exigencias inviables (especialmente cuando piden resultados urgentes, sin tomar en cuenta que podríamos estar a mitad de camino con otros proyectos, incluso mejor pagados).

Administración de recursos calidad, precio y tiempo en nuestra labor cotidiana.

En Economía existe el denominado Principio de Pareto, o “regla 80/20”, que dice relación con la forma en que administramos recursos para producir algo. En pocas palabras: el 80% de nuestro esfuerzo sólo produce un 20% de resultados, mientras que el 80% de los resultados se obtienen con tan solo un 20% de esfuerzo. Lo que en principio parece absurdo, tiene sentido cuando observamos que muchas veces el perfeccionismo o dedicación excesiva a detalles al comienzo del trabajo nos vuelve improductivos. En vez de enfocarnos en resolver pronto lo macro (sustantivo, visible), nos tardamos demasiado resolviendo lo micro (adjetivo, pasa inadvertido); cosa que también sucede cuando gastamos demasiadas energías en un mal cliente, en desmedro de otro mejor o más rentable.

Eficacia y eficiencia

Aunque tienden a usarse como sinónimos en el habla popular, son conceptos distintos; algo que aprendí en una asignatura universitaria llamada justamente Procesos de producción. Eficacia es la capacidad de lograr objetivos. Eficiencia, en cambio, es la capacidad de optimizar recursos para lograr objetivos. Un ejemplo: Juan y Pedro construyen dos casas idénticas, pero a Juan le toma 3 semanas y a Pedro, un año. Ambos son eficaces, pero Juan es mucho más eficiente que Pedro. La idea, por supuesto, es que un buen profesional sea tan eficaz como eficiente.

Considera todo lo anterior para administrar de manera óptima los 3 recursos que dan nombre a este artículo. Y recuerda que si cobras poco por una obra de gran calidad, nunca te faltará trabajo, pero siempre te faltará dinero (y también tiempo libre).