término
Home  »  Noticias de la comunidad  »  término
Dic
28
Grafiscopio
Qué hacer cuando se cae un proyecto
Cliente, Metodológico, Negociación
2
, , , , , , , , ,

Entre los gajes del oficio hay uno bien conocido por quienes llevamos años de circo: cuando un proyecto se cae, es decir, cuando es cancelado o puesto en “stand-by” –simple eufemismo- por cualquier motivo (fuerza mayor, falta de fondos, cambio de planes, de jefatura o de equipo, insatisfacción con nuestros servicios profesionales, etc.) y en cualquier etapa (al comienzo, sobre la marcha o a poco de terminar). Independiente de la forma en que suceda, debemos estar preparados para enfrentar y anticipar las repercusiones del caso. Veamos cómo:

1) No poner todos tus huevos en una sola canasta

Aunque es ético y profesional concentrarse en un proyecto para ofrecer a cliente el mejor resultado, tampoco es aconsejable dejar todo de lado por un solo encargo, ya que si se cae nos deja sin pan ni pedazo. Esto debe saberlo quien solicita los servicios de un freelancer: la exclusividad tiene un precio.

2) Guardar una sana distancia emocional 

No cantes victoria hasta no haber cerrado el trato. Muchos proyectos se caen justo cuando ya empezabas a festejar, hacer planes o pagar deudas con dinero que aun no ingresó a tu cuenta. Lo mejor es seguir el sabio consejo del cineasta Raúl Ruiz: “cuando está firmado, recién entonces le llamo proyecto”. Lo demás son castillos en el aire.

Por otro lado, no te eches a morir si cliente opta por desistir de tus servicios profesionales para asignar la tarea a otro diseñador o artista. Esto no implica que seas incompetente. Quizás no eres el indicado para un proyecto puntual. Eso es todo. Y por último recuerda que Stanley Kubrick rechazó varios bocetos para el afiche de su película The Shining presentados por un coloso del diseño gráfico como Saul Bass.

3) Fijar condiciones antes de empezar. Importancia del kill fee 

La mejor forma de evitar sorpresas desagradables o trabajo en vano es pactar -por escrito- las condiciones de pago antes de empezar un proyecto, especialmente aquellas referidas a la eventualidad de que se caiga.

El acuerdo respecto a pago de un anticipo (normalmente el 50% de la tarifa total, o bien una cifra no inferior al 30%) garantiza que tus servicios sean recompensados aun si el proyecto es interrumpido, postergado o se cae. Como indica Jacqueline Howard, diseñadora gráfica freelance, escritora y artista norteamericana en este valioso artículo, “algunos diseñadores pactan que el anticipo equivale a kill-fee (pago por término, interrupción o rechazo). Además, tu contrato podría especificar que el kill fee sea equivalente al anticipo más los gastos adicionales en que se incurra una vez comenzado el proyecto.”

4) Cobrar el tiempo invertido 

Algunos freelancers no se atreven a cobrar -o sus clientes no desean pagar- el tiempo dedicado a un proyecto que no generó mucho trabajo gráfico. Esto depende de lo que ambos entiendan por trabajo, pues las horas de investigación también cuentan como tal, y además es justo compensar al proveedor por el costo de oportunidad derivado de abordar un encargo, aunque sea interrumpido.

5) Cláusulas sobre cancelación de proyecto 

Jacqueline Howard sugiere agregar a un contrato por lo menos 3 cláusulas sobre cancelación de proyecto:

  • Todos los materiales entregados a cliente (en relación al proyecto específico) deben ser devueltos.
  • El uso no autorizado de la obra entregada implicará pago adicional o acciones legales.
  • El proveedor -es decir, tú- conservará los diseños originales, archivos digitales o material de almacenamiento (discos, etc) desarrollados para el proyecto.

6) Si no acordaste nada respecto a cancelación de proyecto 

A veces cliente y freelancer negocian “a lo compadre”, y pasan por alto este escenario hasta que ocurre. Entonces se miran sin saber qué hacer, o el primero se niega a pagar. Desafortunadamente los acuerdos de palabra y/o condiciones negociadas sobre la marcha dejan al freelancer en pésima posición, y dependiendo del criterio o buena voluntad de su contraparte. Con todo, es oportuno advertir a cliente que el uso no autorizado del material entregado hasta la cancelación del proyecto podría implicar acciones legales, máxime si no fue pagado. Por supuesto, conserva todo archivo original que no hayas entregado aun o que no haya sido remunerado.