¿Tienes un "Plan B"?
Home  »  Community News  »  ¿Tienes un "Plan B"?...
oct
24
Grafiscopio
¿Tienes un “Plan B”?
Debate, Editorial, Metodológico
2
, , , , , , , , , , ,
plan_b

En lo que llevo ejerciendo como profesional -empleado e independiente- he visto que varios colegas tienden a poner todos sus huevos en una sola canasta y descuidan la elaboración, al menos teórica, de planes de contingencia. Se aferran a ciertos pilares que estiman seguros o posibles hasta que un mal día las certezas desaparecen y recién entonces -cuando el apremio financiero impide pensar fríamente- comienzan a buscar qué hacer. Yo mismo fui víctima del exceso de confianza y aprendí una importante lección que deseo transmitir a modo de consejos en este artículo.

 

EMPLEADO

  • No te duermas en los laureles de la estabilidad. Contrato indefinido no significa eterno. Hace años entré a trabajar a cierta empresa bajo este régimen, y debido a problemas administrativos hubo un despido masivo que significó mi salida -y la de otros empleados- a tan solo un año de haber ingresado. Nada sorprendente, en todo caso, si tenemos en cuenta la alta rotación laboral (voluntaria e involuntaria) de nuestro país. (Artículo relacionado, Sección Negocios, Diario La Tercera).
  • Actualiza conocimientos teóricos y prácticos. Muchos empleados se limitan a hacer la misma labor durante años, con la consiguiente atrofia en conocimientos o habilidades técnicas y sociales (negociar, tomar decisiones). En caso de despido tendrán problemas para insertarse en otro empleo, pues se han vuelto inflexibles, obsoletos. Mantén al día tu cerebro y atento a lo que sucede más allá del escritorio, sobre todo en el área gráfica, donde cada día aparecen nuevas aplicaciones para desarrollar una misma tarea. Actualiza tu portafolio, en caso de que debas postular a otro trabajo.
  • Ahorra. ¿Qué tal si pierdes tu puesto mañana?, ¿Tienes ahorros para enfrentar el lapso de tiempo hasta que encuentres otro empleo, o estás obligado a buscar ofertas de inmediato? No mires tu salario como un saco sin fondo del que siempre podrás extraer dinero, porque no es así, y prácticamente nadie se jubila del mismo sitio donde entró a trabajar.
  • Cultiva otra fuente de ingresos. Hace años vi un reportaje sobre profesionales cesantes. Uno de ellos dijo: “siempre mantuve un negocio paralelo a mi empleo. Cuando me despidieron, tenía un bote salvavidas. Muchos de mis antiguos compañeros no, y sé de varios que cayeron en depresión”. No veas tu “plan B” como una carga pesada. Basta tener un puñado de clientes o desarrollar una línea de productos que te ayuden a ejercitar la creatividad y, eventualmente, a capear el embate de un despido.

 

FREELANCER

  • Ojo con los clientes fijos. Corría el 2010 y uno de mis principales clientes era esta publicación internacional. Me convertí en su “proveedor estrella”, generando material para 6 ediciones distintas. Incluso me ofrecieron un cargo que en la práctica significaba Dirección de Arte. Tras 4 años de bonanza y crecimiento, con ingresos estables, el panorama se nubló: desaparecieron filiales, renunciaron directores y de pronto las entradas de dinero a mi cuenta -por esa fuente- eran cada vez menores y más esporádicas. ¿Moraleja? No apuestes demasiadas fichas a un cliente fijo, porque un día podría venirse abajo o prescindir de tus servicios.
  • No dependas de fondos concursables o proyectos titánicos. He visto a varios colegas jugárselas por un proyecto enorme, que suponen traerá el anhelado fondo de financiamiento para ponerlo en marcha y generar salarios. El problema surge cuando no ganan y se dan cuenta de que gastaron demasiado tiempo, energía y presupuesto en una posibilidad, no una certeza. Mi consejo es que optes por varios proyectos pequeños y factibles antes que uno tan grandioso como incierto.
  • Diversificar. Un amigo ingeniero me decía que pusiera atención a esas boletas de pequeños empresarios con varios rubros en el encabezado: “expendio de bebidas, amasandería, calzado, etc”. Suenan chistosas, pero en la práctica ese empresario se está embolsando ganancias que emanan de distintas fuentes. Es lo que recalca este interesante artículo: diversificar es la mejor forma de que un freelancer genere ingresos estables y permanentes.
  • No te duermas en los laureles de la independencia. Muchos freelancers se autodenominan “independientes” o “emprendedores”, pero en realidad son cómodos e indisciplinados. Un freelancer que no sea proactivo (dispuesto a golpear puertas para ofrecer sus servicios a cliente, o al menos generar un producto o proyecto con perspectivas) está perdido, y nunca debería descartar como “plan B” volver a trabajar a una oficina. Incluso puede descubrir -o confirmar- que funciona mejor empleado que siendo su propio jefe. Nada de qué avergonzarse, por cierto.


  1. Tan doloroso como cierto…..y digo doloroso porque hay piedras que me pasaron a rosar y no a golpear porque no estamos tan tan Hundidos en el meollo…almenos es mi caso… REALEMNTE GRACIAS POR EL CONSEJO

Deja tu respuesta

INGRESA CON:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1 trackback